close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Proyecto La Cana

Presas en el Edomex tejen perritos de rescate para ayudar a damnificados por el sismo

Parte del dinero recabado con los perritos rescatistas que tejen las reclusas se destinará a reconstruir viviendas en poblaciones afectadas por el sismo, como San Dionisio del Mar, Oaxaca.
Proyecto La Cana
Por Erendira Aquino
1 de octubre, 2017
Comparte

Desde prisiones del Estado de México, un grupo de 80 mujeres muestra su apoyo a los damnificados por los sismos que azotaron en el mes de septiembre al país: tejen perritos rescatistas y los venden para recaudar fondos, que serán utilizados para reconstruir casas en comunidades afectadas.

Estas mujeres, privadas de la libertad en los penales de Barrientos, Nezahualcóyotl Sur y Ecatepec, reciben capacitación laboral, “para que puedan solventar sus gastos personales en prisión y también apoyar a la economía de sus familias”, explica Daniela Ancira, socia y fundadora del proyecto La Cana.

La tarde del 19 de septiembre, cuenta Daniela, varias de las mujeres presas la estuvieron llamando por teléfono: “estaban muy agobiadas, ya te imaginarás, sobre todo porque no tienen acceso fácil para saber qué estaba pasando con los derrumbes y los damnificados”.

Pasado el momento de angustia, se preguntaron cómo podían ayudar a las personas afectadas por el sismo; una de las presas recordó que sus familiares le contaron de los perros que participaban en las labores de rescate, y propuso a sus compañeras realizar muñequitos de ellos para venderlos, y recaudar fondos.

“Cuando me contaron la idea yo les conseguí un recorte de periódico con la foto de Frida, porque ellas no tienen acceso a televisión para poder verla, y con eso sacaron la muestra”, narra Daniela.

Ahora los perritos de rescate de estambre están agotados, pero, de acuerdo con la fundadora de La Cana, “los seguiremos haciendo hasta que la gente los deje de pedir”.

Tejiendo futuros fuera de la delincuencia

La Cana es una empresa social “cuyo fin último es lograr la reinserción de mujeres presas. Buscamos que ellas tengan las herramientas para construir un futuro lejos de la violencia y de la delincuencia”, cuenta Daniela.

Sus cinco fundadoras, cuatro abogadas y una psicóloga, se conocieron en la Universidad Anáhuac, donde eran estudiantes. Un proyecto las llevó a visitar un centro de reclusión, y fue así que decidieron comenzar a trabajar en favor de las mujeres presas, inicialmente con asesorías jurídicas y atención psicológica.

Al conocer las necesidades de las reclusas, decidieron ofrecerles la oportunidad de aprender un oficio y de generar ingresos que les permiten pagar servicios como agua caliente, comida y productos de higiene personal en prisión.

Fue así como se constituyó La Cana, una asociación civil que brinda a las reclusas talleres de desarrollo humano, de maternidad en prisión, de empoderamiento, para aprender a leer y escribir, además de ofrecerles atención psicológica, y constituir una empresa social en la que ellas colaboran y reciben ingresos para solventar sus gastos, y los de sus familias.

Además, La Cana ofrece la posibilidad a las mujeres de que, una vez recobrada su libertad, continúen trabajando en la elaboración y venta de los muñecos, lo que, de acuerdo con Daniela Ancira, las ayuda a integrarse de mejor manera a su vida fuera de prisión.

Muñecos con causa

Desde hace tiempo, las mujeres que participan con La Cana decidieron que parte de las ganancias por los muñecos que tejen serían destinadas a alguna causa: han tejido pulpos para bebés prematuros y apoyado a niños con cáncer.

Esta vez, decidieron que parte del dinero recabado con los perritos rescatistas se destine para reconstruir viviendas en poblaciones afectadas por el sismo, por lo que lo donarán a ‘¡Échale a tu casa!’, una empresa dedicada a la construcción de viviendas dignas con ‘ecoblocks’, tabiques ecológicos y resistentes de bajo costo.

Con las aportaciones recibidas, ‘¡Echale a tu casa!’ apoyará en la reconstrucción de viviendas en Huamúchil, San Dionisio del Mar, Oaxaca, una de las comunidades más afectadas por el sismo del pasado 7 de septiembre.

En esta reconstrucción, de acuerdo con la empresa, la comunidad es fundamental, pues los pobladores realizarán un comité de vivienda y se impartirán talleres de diseño y construcción de casas, considerando usos y costumbres, para que las viviendas sean pertinentes con su cultura y formas de vida.

Hasta ahora, ‘¡Échale a tu casa!’ ha recibido donaciones que permiten solventar la construcción de 48 viviendas.

En la siguiente página puedes conocer el catálogo completo de los muñecos tejidos que realiza La Cana (https://lacana.mx ).

Si quieres apoyar a la iniciativa ‘¡Échale a tu casa!’, visita su sitio web (http://www.echale.com.mx ).

Cobijas y apapachos

Cuatro mujeres se sientan a la mesa, rodeadas de estambres de colores, agujas y ganchos. Dedicarán las próximas horas a tejer cobijas para luego donarlas a quien se ha quedado sin hogar, debido al sismo del 19 de septiembre.

“Hay necesidades ante esta tragedia, por ejemplo: tener un hogar, que no falte comida, poseer ropa; pero también, hay que admitir que necesitamos apapachos. Por eso lo hago, porque al tejer me siento capaz de forjar nuevas redes de apoyo con las mujeres, de hacerlas sentir que estamos con ellas”, asegura Margarita, una de las participantes.

La escuela de defensa personal feminista Comando Colibrí lanzó esta iniciativa en la que invitan a mujeres, sepan o no tejer, a confeccionar cobijas.

“La iniciativa de entregar algo tejido nació porque pienso que cuando creas algo con tus propias manos estás pensando en la persona que lo va a tener”, dice Darinka.

Margarita enseña a quienes tienen las ganas de participar pero no saben tejer. Les dice cómo se hacen los nudos, cómo calcular la medición de la altura de la base de la cobija.

Una vez terminadas las primeras cobijas, se entregarán en los refugios de la Ciudad de México y lo harán por medio de entrega presencial, con el objetivo de que la cobija no vaya sola sino que también la acompañe un abrazo e inclusive una charla.

Esta primera reunión se realizó en el Café La Raíz, ubicado en la calle Mérida 132 de la Colonia Roma.

Si quieres unirte a la iniciativa puedes consultar las convocatorias a través de sus páginas oficiales: en Facebook como Comando Colibrí y en Twitter como @ComandoColibrí.

Con información de Montserrat Sánchez

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cuán bueno es para la salud comer huevos?

¿Son los huevos beneficios para nuestra salud... o son una causa de enfermedad cardíaca? La BBC examina la evidencia.
Getty Images
25 de septiembre, 2019
Comparte

Si hubiera algo que definiera una comida perfecta, los huevos estarían en la lista de candidatos.

Son fáciles de conseguir, sencillos de cocinar, asequibles y llenos de proteínas.

“El huevo tiene todos los ingredientes correctos para hacer crecer un organismo, por lo que obviamente es muy rico en nutrientes”, dice Christopher Blesso, profesor de Ciencias de la Nutrición en la Universidad de Connecticut en Estados Unidos.

Comer huevos junto con otros alimentos también puede ayudar a nuestros cuerpos a absorber más vitaminas.

Por ejemplo, un estudio asegura que agregar un huevo a la ensalada puede aumentar la cantidad de vitamina E que obtenemos de ese plato.

Pero la conveniencia o no de comer huevos ha sido un tema controvertido durante décadas, ya que tienen un alto contenido de colesterol, que varios estudios han relacionado con un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca.

Una yema de huevo contiene alrededor de 185 miligramos de colesterol, que es más de la mitad de la cantidad diaria de colesterol (300 mg) que las pautas dietéticas de Estados Unidos recomendaban hasta hace poco.

¿Eso significa que los huevos, en lugar de ser un alimento ideal, en realidad podrían estar haciéndonos daño?

El dilema del colesterol

Un bife asándose a la parrilla.
Getty Images

El colesterol está presente en los productos animales como en la carne roja y en los huevos.

El colesterol, una grasa amarillenta producida en nuestro hígado e intestinos, se puede encontrar en cada una de las células de nuestro cuerpo.

Normalmente lo consideramos “malo”.

Pero el colesterol es un componente fundamental en nuestras membranas celulares. También es necesario para que el cuerpo produzca vitamina D y las hormonas testosterona y estrógeno.

Producimos todo el colesterol que necesitamos, pero también se encuentra en los productos animales que consumimos, incluida la carne de vaca, los camarones y los huevos, así como el queso y la manteca.

El colesterol es transportado alrededor de nuestro cuerpo por las moléculas de lipoproteína en la sangre.

Cada persona tiene una combinación diferente de varios tipos de lipoproteínas, y nuestra composición individual juega un papel en la determinación de nuestro riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

El colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL, por sus siglas en inglés), denominado colesterol “malo”, se transporta desde el hígado a las arterias y los tejidos corporales.

Los investigadores dicen que esto puede provocar una acumulación de colesterol en los vasos sanguíneos y aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Variedad de comida que incluye hamburguesa, pollo, papas fritas, etc.

Getty Images
Algunos alimentos fritos, que contienen grasas trans, pueden aumentar nuestros niveles de colesterol LDL (o “malo”)

Por ello, la autoridad sanitaria de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés), recuerda que el alto contenido de colesterol en sangre aumenta el riesgo de enfermedades coronarias.

Pero subraya que la cantidad de grasa saturada que comemos tiene más efecto en el nivel de colesterol en sangre que el colesterol prodecente de los huevos.

Los alimentos que contienen grasas trans, en particular, aumentan nuestros niveles de LDL.

Aunque algunas grasas trans se producen naturalmente en productos de origen animal, la mayoría se elaboran artificialmente y se encuentran en los niveles más altos en margarinas, bocadillos y algunos alimentos fritos y horneados, como pasteles y donas.

El cuerpo regulador

“Si tu médico de familia o profesional sanitario te dijo que vigiles tu nivel de colesterol, tu prioridad debería ser eliminar las grasas saturadas de tu dieta”, se lee en la página del NHS.

“Si mantienes una dieta balanceada, solo deberías eliminar los huevos de ella si así te lo indicó el médico”.

Junto con los camarones, los huevos son el único alimento rico en colesterol y bajo en grasas saturadas.

“Si bien el colesterol en los huevos es mucho más alto que en la carne y otros productos animales, las grasas saturadas aumentan el colesterol en la sangre. Esto fue demostrado por muchos estudios durante años”, dice María Luz Fernández, profesora de Ciencias Nutricionales de la Universidad de Connecticut, en EE.UU.

Su última investigación no encontró relación entre comer huevos y un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Huevo frito.

Getty Images
El colesterol es dañino cuando se oxida, pero los antioxidantes en los huevos evitan que ese proceso ocurra.

La discusión sobre los efectos de los huevos en la salud ha cambiado en parte porque nuestros cuerpos pueden compensar el colesterol que consumimos.

En una revisión de 40 estudios de 2015, investigadores de la Universidad de Tufts en Boston, EE.UU., no pudieron encontrar ninguna evidencia concluyente sobre la relación entre el colesterol en la dieta y las enfermedades cardíacas.

“Los humanos tienen una buena regulación cuando consumen colesterol en la dieta y producirán menos colesterol por sí mismos”, asegura Elizabeth Johnson, profesora de investigación de Ciencias Nutricionales de esa universidad.

Beneficios del colesterol

Y cuando se trata de huevos, el colesterol puede representar un riesgo aún menor para la salud.

El colesterol es más dañino cuando se oxida en nuestras arterias, pero no es algo que le ocurra al colesterol procedente de los huevos, dice Blesso.

“Cuando el colesterol se oxida, puede ser inflamatorio, y hay todo tipo de antioxidantes en los huevos que lo protegen de la oxidación”, dice.

Además, algo de colesterol puede ser bueno para nosotros.

El colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) viaja al hígado, donde se descompone y se elimina del cuerpo.

Un huevo duro cortado a la mitad.

Getty Images
Un estudio encontró que consumir medio huevo adicional por día estaba relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca…

Se cree que el HDL tiene un efecto protector contra las enfermedades cardiovasculares al evitar que el colesterol se acumule en la sangre.

“Las personas deberían preocuparse por el colesterol que circula en la sangre, que es el que conduce a las enfermedades del corazón”, dice Fernández.

Lo que importa es la proporción de HDL y LDL en nuestros cuerpos, ya que el HDL elevado contrarresta los efectos de LDL.

Sin embargo, aunque la mayoría de nosotros somos capaces de amortiguar el colesterol que consumimos con el colesterol que se descompone en nuestros hígados, Blesso dice que alrededor de un tercio de las personas experimentaremos un aumento en el colesterol en la sangre de 10% a 15% después de consumirlo.

Los ensayos clínicos revelaron que las personas delgadas y saludables tienen más probabilidades de ver un aumento en el LDL después de comer huevos.

Y los que tienen sobrepeso, obesidad o diabetes podrían ver un aumento menor en LDL y más moléculas de HDL, dice Blesso.

Entonces, si eres una persona saludable, los huevos podrían tener un efecto más negativo que si tienes sobrepeso.

Pero también si eres saludable, es más probable que tengas buenos niveles de HDL, por lo que un aumento en LDL no sería muy dañino.

Contradicciones

Huevos revueltos con hierbas.

Getty Images
…pero otros estudios hallaron que los huevos están asociados con un menor riesgo de enfermedad cardíaca.

Una investigación publicada a principios de este año desafía el consenso reciente de que los huevos no representan ningún daño para nuestra salud.

Tras observar datos de 30.000 adultos durante un promedio de 17 años, los investigadores descubrieron que cada medio huevo adicional por día consumido existió una significativa relación con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y con la muerte.

El estudio monitoreó los patrones de dieta de los pacientes, la salud general y la actividad física para tratar de aislar los efectos de los huevos.

“Descubrimos que, por cada 300 mg de colesterol adicional que consumía una persona, independientemente de los alimentos de los que provenía, tenían un riesgo 17% mayor de enfermedad cardiovascular y un riesgo 18% mayor de mortalidad por todas las causas“, dice Norrina Allen, una de las autoras del estudio que es profesora de Medicina Preventiva en la Universidad Northwestern en Illinois, EE.UU.

“También encontramos que cada medio huevo por día existió un 6% más de riesgo de enfermedad cardíaca y a un 8% más de riesgo de mortalidad”.

A pesar de que el estudio es uno de los más grandes de su tipo para abordar esta relación específica entre los huevos y la enfermedad cardíaca, se trató de un trabajo de observación, sin dar indicación de causa y efecto.

Se basó en un solo conjunto de datos que los pacientes dieron: se les preguntó a los participantes qué comieron durante el mes o año anterior, y luego hicieron un seguimiento de sus resultados de salud durante un máximo de 31 años.

Cartón de huevos.

Getty Images
Existen numerosas contradicciones en cómo afectan los huevos a la salud.

Esto significa que los investigadores solo obtuvieron una imagen fija de lo que estaban comiendo los participantes, a pesar de que las dietas pueden cambiar con el tiempo.

Y el estudio se contradice con resultados pasados de otras investigaciones que sugieren que los huevos son buenos para la salud del corazón.

Un análisis previo de medio millón de adultos en China, publicado en 2018, encontró exactamente lo contrario: el consumo de huevos se asoció con un menor riesgo de enfermedad cardíaca.

Los que comieron huevos todos los días tenían un riesgo 18% menor de muerte por enfermedad cardíaca y un riesgo 28% menor de muerte por accidente cerebrovascular en comparación con los que no comieron huevos.

Al igual que el estudio anterior, este también fue observacional, lo que significa que es imposible descifrar causa y efecto. (¿Los adultos en China son más saludables porque comen más huevos, o los huevos los hacen más saludables?).

Beneficios del huevo

A poached egg on toast

Getty Images
La colina, que se encuentra en los huevos, puede protegernos de la enfermedad de Alzheimer.

Si bien estos estudios reavivaron el debate sobre el impacto del colesterol que hay en los huevos en nuestra salud, sabemos que los huevos pueden afectarnos por otros motivos.

Los huevos tienen un compuesto llamado colina que puede ayudar a protegernos contra la enfermedad de Alzheimer. También protege al hígado.

Aunque también puede tener efectos negativos.

La colina es metabolizada por la flora (microbiota intestinal) en una molécula llamada TMO, que luego se absorbe en el hígado y se convierte en TMAO, una molécula asociada con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

El profesor Blesso se preguntó si comer mucha colina de los huevos podría conducir a elevaciones de TMAO y encontró estudios en los que se observó que las personas tenían niveles elevados de TMAO hasta 12 horas después de comer huevos.

Las investigaciones que miden el consumo de huevos y TMAO hasta ahora solo han encontrado aumentos transitorios en TMAO. Sin embargo, la TMAO se mide como un marcador de enfermedad cardíaca solo a nivel básico, que se puede detectar cuando las personas están en ayunas.

Blesso compara esto con la forma en que nuestros niveles de azúcar en la sangre aumentan temporalmente después de comer carbohidratos, pero los niveles elevados de azúcar en la sangre solo se asocian con la diabetes cuando estos niveles son continuos.

Huevos poche.

Getty Images
Las yemas de huevo son una excelente fuente de luteína, que se la relaciona con beneficios para la vista

Esto puede deberse a que cuando comemos huevos, solo podríamos obtener los efectos beneficiosos de la colina, dice.

“El problema es cuando, en lugar de ser absorbida por la sangre, la colina continúa hacia el intestino grueso, donde puede convertirse en TMA y luego en TMAO”, dice Fernández.

“Pero en los huevos, la colina se absorbe y no va al intestino grueso, por lo que no aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca”.

Mientras tanto, los científicos empiezan a entender otros beneficios para la salud de los huevos.

Las yemas de huevo son una de las mejores fuentes de luteína, un pigmento que se lo relaciona con una mejor vista y un menor riesgo de enfermedades oculares, por ejemplo.

“Hay dos tipos de luteína que se encuentran en la retina del ojo, donde puede protegerla del daño de la luz al funcionar como un filtro de luz azul”, dice Johnson.

Si bien los investigadores están muy lejos de comprender por qué los huevos nos afectan de manera diferente, la gran mayoría de las investigaciones recientes sugieren que no representan ningún riesgo para nuestra salud y son más propensos a proporcionar beneficios para la salud.

Aun así, desayunar huevos todos los días probablemente tampoco sea la opción más saludable.

Si la recomendación es que tengamos una dieta variada, es mejor no poner todos los huevos en una misma canasta.

Huevos en canasta.

Getty Images
Es mejor no poner los huevos en una misma canasta…

DO NOT DELETE – DIGIHUB TRACKER FOR [

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.