El gobierno nos prometió reconstruir el multifamiliar de Tlalpan en un año: vecinos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Paris Martínez

El gobierno nos prometió reconstruir el multifamiliar de Tlalpan en un año: vecinos

Ante la promesa de una reconstrucción, vecinos del multifamiliar en Tlalpan cuentan cómo se han organizado para exigir resultados a las autoridades de la CDMX.
Foto: Paris Martínez
Por Paris Martínez
1 de octubre, 2017
Comparte

El pasado viernes, el secretario de Desarrollo Social de la Ciudad de México, José Ramón Amieva, se comprometió con vecinos damnificados del Multifamiliar Tlalpan a construir “tal cual estaba” el edificio C1 –que se derrumbó durante el sismo del pasado 19 de septiembre– a más tardar en un año, para que éste sea no solo el primer inmueble de la capital del país puesto nuevamente en pie, sino también emblema de todas las acciones de reconstrucción.

Propietarios de los departamentos del edificio C1, entrevistados por Animal Político, informaron que esta promesa fue formulada por el titular de Sedeso-CDMX en reunión sostenida con ellos el pasado 29 de septiembre, en la cual “nos explicó que, como ha evolucionado la tecnología, pueden construir de nuevo el edificio ahora diseñado para resistir sismos, y que el plan es que no sea de cinco pisos (como era originalmente) sino de ocho, para que los tres últimos pisos se vendan a la gente que rentaba, o a quien tenga posibilidad de adquirirlos, para financiar la edificación”.

A partir de esta promesa, los vecinos comenzaron este sábado un proceso de diálogo, para decidir cuál es la mejor forma para organizarse y mantenerse unidos como bloque.

“Nos presentaron una hoja muy general, con un calendario de acciones –explicó otro de los condóminos del C1–. Nos dijeron que si se empiezan las obras el próximo mes, van a terminar el edificio en septiembre de 2018, y que sería el símbolo de la reconstrucción.”

–Y, en tanto se reconstruye el edificio, ¿les dijeron cómo van a solucionar su necesidad de vivienda? –se consultó al vecino.

–Primero nos dijeron que iban a construir aquí (en los terrenos del multifamiliar Tlalpan) un albergue en forma, pero luego, cuando les pedimos que nos especificaran cómo va a estar lo del albergue, nos dijeron que que apenas estaban viendo. Entonces, hay muchas promesas, y mucha confusión. Y nosotros estamos viendo si creamos una asociación civil o qué, para mantenernos organizados. Y mientras, pues aquí, en el albergue temporal (levantado con lonas en un espacio deportivo del conjunto) están todas las familias que no pudieron refugiarse con algún pariente o amigo. Son sobre todo personas mayores, o sea, las personas que más nos interesa que esté en buenas condiciones.

Cabe destacar que, aún cuando durante el sismo sólo se derrumbó uno de los diez edificios que conforman el multifamiliar, todos los inmuebles fueron evacuados, ante el temor de que puedan presentarse nuevos derrumbes, ya que la mayoría de ellos están afectados.

“Vino el delegado de Coyoacán (el mismo viernes que acudió el secretario de Desarrollo Social), y nos dijo que hay seis edificios en semáforo amarillo, y tres en verde –explicó Edson, un joven morador del edificio 3B–. Esos tres edificios en verde sí pueden habitarse, según las autoridades, pero en realidad no nos han entregado dictámenes estructurales de ninguno de los edificios, por eso, ni siquiera los habitantes de los tres que están en verde han querido volver a sus departamentos, por el temor.”

La de Edson es una de las 90 familias que habitaban el edificio 3B, que es “de los edificios que están en amarillo, el que mayor riesgo presenta. Nos dijeron que nuestro edificio está en ‘amarillo intenso’. Han venido muchos técnicos, a hacer revisiones que definen como ‘superficiales’, y lo que nos aseguran es que el 3B tiene daño estructural, tan peligroso, que a nosotros no nos han permitido siquiera subir para recuperar pertenencias o papeles importantes”.

Aunque la mayoría de los habitantes del edificio 3B están instalados en el albergue temporal de la unidad habitacional, frente a este inmueble debieron instalar un pequeño campamento de vigilancia, ya que, lamentó, “nosotros le pusimos candado a las puertas de acceso al edificio luego del temblor, para evitar que se metieran a robar, pero al día siguiente (20 de septiembre), nos percatamos de que arrancaron las puertas del edificio, con todo y candados, entonces, tuvimos que venir aquí a vigilar, las 24 horas, para asegurarnos de que nadie nos robe lo poco que nos queda.”

–¿Qué ha representado para usted, para sus vecinos, estar diez días fuera de sus domicilios? –se consultó a Edson.

–En primera, sentimos inseguridad. Hoy (30 de septiembre) nos despertamos con la novedad de que la Marina y el Ejército ya no están vigilando el área, sólo quedaron algunos policías preventivos, pero pocos. Hay algunos puntos de la unidad que de plano ya quedaron sin vigilancia… Por otra parte, pues estamos aquí, en la calle, a merced de las inclemencias del tiempo, y se nos han mojado las cosas; afortunadamente nos hicieron el favor de donar colchonetas y tarimas. Pero también es importante recalcar que aquí no podemos estar mucho tiempo, y no porque no queramos, sino porque es insalubre vivir en una tienda de campaña más de 15 días. Necesitamos saber qué va a pasar con nosotros.

Según los informes verbales que les han proporcionado los técnicos que han revisado el edificio 3B, éste podría tener daño estructural y, aún cuando hay posibilidades de que sea restaurado, el inmueble será inhabitable al menos durante los próximos ocho meses.

“Y no nos pueden tener viviendo en una tienda de campaña ocho meses –advirtió Edson–. Necesitamos ver qué va a pasar: hemos aceptado los 3 mil pesos que ofreció el gobierno como apoyo para pagar rentas, pero ese apoyo es sólo por tres meses, entonces, si vamos a estar por lo menos ocho meses fuera de nuestros departamentos, ese programa va a resultarnos inútil”.

Entrevistado junto a su casa de campaña en la calle, mientras se cubre de la lluvia bajo una lona, se pregunta a este joven habitante del multifamiliar Tlalpan cuál es su estado anímico y el de sus vecinos.

“Estamos cada uno triste –reconoce–, pero entre todos nos estamos dando fuerza, nos estamos organizando con los demás vecinos de la unidad, tenemos una asamblea de vecinos, y aunque el ánimo está por los suelos, tratamos de darnos fuerza entre todos. De esto vamos a salir adelante todos unidos, por eso somos una ‘unidad’. Esto va a ser largo, pero el compromiso de todos es salir adelante unidos, si no es así, nos vamos a volver a ir para abajo todos juntos.”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los genes que ayudan a explicar por qué algunas personas enferman gravemente de COVID-19

Un estudio ha identificado genes que ofrecen pistas sobre por qué algunas personas enferman gravemente cuando se contagian de covid-19.
12 de diciembre, 2020
Comparte

Uno de los mayores enigmas de la pandemia es por qué algunas personas con covid-19 no presentan síntomas y otras sí se enferman gravemente.

Pero un estudio publicado recientemente en Nature analizó a más de 2,200 pacientes de cuidados intensivos e identificó genes específicos que pueden ofrecer respuestas.

Estos genes hacen que algunas personas sean más susceptibles a los síntomas graves de covid-19.

Los hallazgos arrojan luz sobre dónde falla el sistema inmunológico, lo que podría ayudar a identificar nuevos tratamientos.

Y estos seguirán siendo necesarios a pesar de que se están desarrollando vacunas, dijo el doctor Kenneth Baillie, consultor de medicina en la Royal Infirmary de Edimburgo y director del proyecto GenOMICC, cuyos resultados se recogen en el estudio publicado en Nature.

“Las vacunas deberían reducir drásticamente el número de casos de covid-19, pero es probable que los médicos sigan tratando la enfermedad en cuidados intensivos durante varios años en todo el mundo, por lo que existe una necesidad urgente de encontrar nuevos tratamientos”, señaló Baillie, también coautor del estudio.

Células “molestas”

Los científicos analizaron el ADN de pacientes en más de 200 unidades de cuidados intensivos en hospitales de Reino Unido.

ADN

Getty Images
El estudio sugiere que hay genes que hacen que algunas personas sean más susceptibles a los síntomas graves de covid-19.

Escanearon los genes de cada persona, que contienen las instrucciones para cada proceso biológico, incluido cómo combatir un virus.

Luego, sus genomas se compararon con el ADN de personas sanas para identificar cualquier diferencia genética, y se encontraron varias. La primera, en un gen llamado TYK2.

“Es parte del sistema que hace que las células inmunitarias estén más ‘enojadas’ y que sean más inflamatorias”, explicó el doctor Baillie.

Pero si el gen es defectuoso, esta respuesta inmune puede acelerarse, poniendo a los pacientes en riesgo de sufrir una inflamación pulmonar dañina.

Un tipo de medicamentos antiinflamatorios que ya se usan para afecciones como la artritis reumatoide se dirige a este mecanismo biológico, incluido un fármaco llamado Baricitinib.

“Puede ser un candidato muy plausible para un nuevo tratamiento”, dijo el doctor Baillie. “Pero, por supuesto, necesitamos realizar ensayos clínicos a gran escala para saber si eso es cierto o no”.

Muy poco interferón

El estudio encontró otras diferencias genéticas en un gen llamado DPP9, que juega un papel en la inflamación, y en un gen llamado OAS, que ayuda a evitar que el virus haga copias de sí mismo.

Dosis de tratamiento con interferones inyectables

BBC
Los interferones son producidos de manera natural por el cuerpo humano, pero también se aplican como fármacos.

También se identificaron variaciones en un gen llamado IFNAR2 en los pacientes de cuidados intensivos.

El gen IFNAR2 está vinculado a una potente molécula antiviral llamada interferón, que ayuda a activar el sistema inmunológico tan pronto como se detecta una infección.

Se cree que producir muy poco interferón puede darle al virus una ventaja temprana, lo que le permite replicarse rápidamente y provocar una enfermedad más grave.

Otros dos estudios recientes publicados en la revista Science también han implicado al interferón en casos de covid-19, a través de mutaciones genéticas y un trastorno autoinmune que afecta su producción.

El profesor Jean-Laurent Casanova, quien llevó a cabo las investigaciones, de la Universidad Rockefeller en Nueva York, dijo: “ representó casi el 15% de los casos críticos de covid-19 registrados internacionalmente en nuestro grupo”.

El interferón se puede administrar como tratamiento, pero un ensayo clínico de la Organización Mundial de la Salud concluyó que no ayuda a los pacientes muy enfermos. Sin embargo, el profesor Casanova dijo que el momento de la administración era importante.

“Espero que si se administra en los primeros dos, tres o cuatro días de la infección, el interferón funcione, porque esencialmente proporcionaría la molécula que el no produce por sí mismo o por sí misma”, explicó.

“Cuando las cosas van mal”

La doctora Vanessa Sancho-Shimizu, genetista del Imperial College de Londres, dijo que los descubrimientos genéticos estaban proporcionando una visión sin precedentes de la biología de la enfermedad.

Sala de un hospital

Getty Images
“Es probable que los médicos sigan tratando el covid-19 en cuidados intensivos durante varios años en todo el mundo”, dice el doctor Kenneth Baillie.

“Realmente es un ejemplo de medicina de precisión, donde podemos identificar el momento en el que las cosas salen mal en un individuo”, dijo a BBC News.

“Los hallazgos de estos estudios genéticos nos ayudarán a identificar vías moleculares particulares que podrían ser objetivos para la intervención terapéutica”, indicó.

Pero el genoma aún guarda algunos misterios.

El estudio GenOMICC y otras investigaciones han revelado un grupo de genes en el cromosoma 3 fuertemente vinculados a síntomas graves de covid-19. Sin embargo, la biología que sustenta esto aún no se comprende.

Ahora se pedirá a más pacientes que participen en esta investigación.

El doctor Baillie dijo: “Los necesitamos a todos, pero estamos particularmente interesados ​​en reclutar personas de grupos étnicos minoritarios que están sobrerrepresentados en la población críticamente enferma”.

“Todavía hay una necesidad muy urgente de encontrar nuevos tratamientos para esta enfermedad y tenemos que tomar las decisiones correctas sobre qué tratamientos probar a continuación, porque no tenemos tiempo para cometer errores”, añadió.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.