La cara opuesta de la solidaridad: el robo en departamentos de zonas de derrumbe en la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Imagen de archivo.

La cara opuesta de la solidaridad: el robo en departamentos de zonas de derrumbe en la CDMX

De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, sólo se han registrado tres denuncias por el delito de robo en casa habitación después del sismo. Vecinos cuentan sus historias:
Imagen de archivo.
Por Nayeli Roldán
4 de octubre, 2017
Comparte

El 19 de septiembre, Raúl Solís trabajó desde casa. Durante el sismo, que comenzó a las 13:14 horas, escuchó un estruendo: era el edificio aledaño desmoronándose, el número 286 de la avenida Álvaro Obregón.

Su edificio de ocho pisos quedó intacto, pero al ver el daño que el temblor había causado a unos metros, comenzó a ayudar para sacar a la gente de entre los escombros. Sabía que en ese edificio había oficinas y, siendo horario laboral, habrían decenas de personas que no lograron salir.

A ese punto llegó ayuda durante los siguientes minutos, incluyendo a la Marina, Policía Federal y local. Establecieron un cerco en el perímetro en las calles aledañas: Álvaro Obregón, Oaxaca y Ámsterdam, para que los rescatistas maniobraran en el edificio derrumbado. Así continuaron en los siguientes días y sólo se permitía el acceso a uniformados y voluntarios para trabajar en el rescate de personas.

Raúl, como el resto de sus vecinos que viven en los edificios contiguos al derrumbe no pudieron entrar a su casa desde el 19 de septiembre. Entendían que la prioridad era salvar a las víctimas y comprobar primero si sus viviendas no habían sufrido daños mayores para poder regresar.

Sin embargo, la falta de protocolos de comunicación y operación en los lugares siniestrados no sólo afectó a familias de las víctimas, sino también a quienes vivían en la zona. No hubo ningún uniformado ni representante del gobierno federal o de la Ciudad de México que atendiera a los vecinos.

Primero les dijeron que los edificios contiguos no habían sido revisados por protección civil y por eso no podían entrar. Después, al conseguir la revisión, siguieron negándoles el acceso.

El 26 de septiembre, Raúl consiguió colarse y entró a su departamento para sacar algunas pertenencias. La sorpresa fue que pese a las grandes muestras de solidaridad de la sociedad civil en medio de la catástrofe, también hubo delincuentes.

La bicicleta que se volvió su proyecto personal durante cinco meses fue robada. Estaba en el estacionamiento con cadena de seguridad, pero la cortaron. La chapa de su departamento fue forzada y ya no estaba su computadora, ni su iPad y una cartera con tarjetas; un estante que tenía con candado también fue abierto, aunque ahí sólo guardaba fotografías y cosas personales.

“Evidentemente entraron a robar”, dice Raúl, por eso denunció ante el Ministerio Público.

También pidió volver a entrar para “poder barricar la puerta con algo y que no sigan entrando”, pero no lo consiguió. “Ha sido una pesadilla”, insiste el joven, sobre todo porque no puede creer que fue víctima de robo en un lugar que estuvo vigilado las 24 horas por decenas de marinos y policías.

Robos tras el sismo

Raúl, Hilda y Mariela nos comparten cómo después de desalojar sus departamentos sufrieron robo en zonas que estuvieron vigiladas 24 horas tras el sismo.

Hilda Hernández, de 61 años, intentó entrar a diario a su departamento y también lo logró hasta el 26 de septiembre acompañada de un brigadista. Su sorpresa fue mayor porque su casa ni siquiera tenía puerta y la quitaron con tal brusquedad que faltan pedazos de pared.

Todavía sin servicio de luz, Hilda sólo recogió documentos personales, pero alcanzó a ver los cajones revueltos. “Esculcaron todo” porque todo estaba tirado, desordenado, aunque no pudo revisar con calma qué le faltaba.

“Si pudieron sacar gente por ahí, está bien, ojalá hubiera servido” haber destrozado parte de su patrimonio, dice Hilda, pero por el estado de su departamento, también levantó una denuncia. Con la ayuda de su yerno puso un pedazo de triplay como puerta provisional para evitar que siguieran entrando a su departamento.

El robo en Escocia

El caso de Mariela Gómez es similar. El edificio en el que vivía, en la calle de Escocia, cercano al edificio que se derrumbó, resultó dañado y, por tanto, no es habitable. Apenas la semana pasada, la delegación Benito Juárez organizó la entrada de los vecinos de los 24 departamentos por 15 minutos, para sacar los objetos más importantes.

Cada vecino debía anotar las cosas que sacaría y al finalizar firmaron ante el jurídico la entrada y salida del edificio. Después, sellaron la entrada principal con madera y acordonaron el edificio. Por protocolo de la delegación, el vigilante se retiró y la seguridad quedó a cargo de policías capitalinos en la zona.

Este lunes, los vecinos recibieron una llamada de la delegación para que entraran de nuevo a sus casas a sacar la comida descompuesta por cuestión sanitaria. El protocolo se repitió.

Sin embargo, cuando Mariela entró este martes 3 de octubre a su departamento se dio cuenta que le faltaban cosas, pese a que la chapa no fue forzada: “tenía un botellón con monedas de diez pesos, pero cuando entré a mi cuarto estaba vacío sobre mi cama. El cajón de los anillos estaba abierto y las cajas, vacías. Tampoco estaba la cámara de video”.

No puede entender que haya sido víctima de robo en un lugar vigilado por policías 24 horas y, sobre todo, que alguien se haya atrevido a vulnerar su espacio. “Es súper triste. Ni siquiera me alcancé a enojar. ¿Cómo son capaces de meterse a una casa en una situación como esta?”, dice Mariela.

Si bien lo más importante es que pudo salir del inmueble durante el sismo y las cosas materiales están en “un segundo plano, se trata de tu espacio”, por lo que interpondrá una denuncia.

Hasta este martes 3 de octubre, las labores de rescate en Álvaro Obregón continuaban para sacar el último cuerpo. Después de eso, como ha ocurrido con otros puntos de colapso, comienza el levantamiento de escombros. Los vecinos esperan que después de eso, les permitan entrar a sus departamentos.

Raúl ofrece una recompensa de 10 mil pesos por su bicicleta plegable cuyo costo, después de las modificaciones que le hizo durante cinco meses, por las piezas de titanio y el sistema de suspensión, es de 100 mil pesos. “Ha sido mi proyecto personal, cuando me subía en esa bicicleta yo era feliz porque significaba algo muy especial para mí”.

Si bien cientos de familias perdieron a un integrante a causa del sismo y miles más se quedaron sin patrimonio, los robos de pertenencias es un daño colateral que no debió existir.

“Siempre hay alguien que tiene más pérdidas que uno, claro que hay cosas prioritarias, pero no deja de ser importante para mí. Es una violación a mi intimidad, mi espacio”, explica Raúl.

De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, sólo han registrado tres denuncias por el delito de robo en casa habitación después del sismo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El niño que ganó una criptoriqueza en vacaciones creando imágenes digitales de ballenas

Benyamin Ahmed, de 12 años, hizo un conjunto de más de 3.000 imágenes de ballenas y vendió tokens digitales, más conocidos como NFT, de ellas.
28 de agosto, 2021
Comparte

Sólo tiene 12 años, pero ya acumula un capital que roza los US$400.000.

Benyamin Ahmed decidió usar las vacaciones escolares para crear con su computadora una serie de obras de arte pixeladas titulada Weird Whales (“Ballenas raras”) y venderlas como tokens no fungibles (NFT).

Con los NFT, las obras de arte se pueden “tokenizar” para crear un certificado digital de propiedad que se puede comprar y vender.

Los NFT son un activo inimitable en el mundo digital que puede ser comprado y vendido como cualquier otro tipo de propiedad, pero no tienen forma tangible en sí mismos. Son digitales.

Pueden ser entendidos como certificados de propiedad de activos virtuales o físicos.

Por lo general, no le dan al comprador la obra de arte real o sus derechos de autor.

Como nunca ha tenido una cuenta bancaria tradicional, Benyamin Ahmed mantiene sus ganancias en forma de Ethereum, la criptomoneda en la que se vendieron.

Los compañeros de clase de Benyamin aún desconocen su criptoriqueza recién conseguida, aunque ha hecho videos en YouTube sobre su pasatiempo, que disfruta junto con la natación, el bádminton y el taekwondo.

Weird Whales

Benyamin Ahmed
La colección de Weird Whales tiene más de 3.000 imágenes de ballenas.

“Mi consejo para otros niños que tal vez quieran entrar en este espacio es que no se sientan obligados a programar tal vez porque los compañeros lo presionen. Tanto si te gusta cocinar como si te gusta bailar, hazlo lo mejor que puedas“, dijo.

El padre de Benyamin, Imran, un desarrollador de software que trabaja en finanzas, alentó a Benyamin y a su hermano, Yousef, a comenzar a programar a los cinco y seis años respectivamente.

Los niños han tenido la ventaja de contar con una sólida red de expertos en tecnología a los que pedir consejo y ayuda, pero él está muy orgulloso de ellos.

Proyecto serio

“Era un ejercicio un poco divertido, pero me di cuenta de que estaban muy receptivos y que eran realmente buenos”, contó Imran.

“Entonces empezamos a ponernos un poco más serios, y ahora practicamos todos los días. Pero no les puedes agobiar con estas cosas, no puedes decir que van a aprender a programar en tres meses”.

Los chicos hacían 20 o 30 minutos de ejercicios de codificación al día, incluso durante las vacaciones, explicó.

Benyamin Ahmed

Benyamin Ahmed

Weird Whales es la segunda colección de arte digital de Benyamin, después de un set anterior inspirado en el videojuego Minecraft.

También se vendió, aunque no por tanto como Weird Whales.

Esta vez, se inspiró en el conocido meme de una ballena pixelada y un popular estilo de arte digital, pero utilizó su propio programa para crear el conjunto de 3.350 ballenas tipo emoji.

“Fue interesante verlos eclosionar a todas todos, ya que fueron generándose y apareciendo en mi pantalla lentamente”, dijo.

Benyamin ya está trabajando en su tercera colección con temática de superhéroes.

También le gustaría hacer un “juego submarino” con las ballenas.

“Eso sería asombroso”, dijo.

Christie's

Getty Images
Cuando Christie’s subasta una obra, el ganador se la lleva a casa, pero los NFT solo son digitales

Imran está “100% seguro” de que su hijo no ha infringido la ley de derechos de autor y ha contratado abogados que “auditen” su trabajo, además de recibir asesoramiento sobre cómo registrar sus propios diseños.

El mundo del arte está dividido sobre la tendencia actual de los NFT.

Hay artistas que dicen que son una vía adicional de ingresos.

Y hay muchas historias de ventas por sumas increíblemente altas.

Pero también existe escepticismo sobre si se trata de una inversión realista a largo plazo.

El exsubastador de Christie’s Charles Allsopp le dijo a BBC News que comprarlos “no tiene sentido”.

“La idea de comprar algo que no está ahí es simplemente extraña”, dijo a principios de este año.

“Las personas que invierten en esto no son muchas, pero aun así espero que no pierdan su dinero”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=z074SRnf2lY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.