close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Facebook Leticia Lopez Zamora
Sismo partió la tierra en Tláhuac; denuncian que autoridades han ignorado la falla 30 años
El 19 de septiembre, el sismo magnificó una falla en el suelo de Tláhuac que durante las últimas tres décadas las autoridades no han atendido.
Facebook Leticia Lopez Zamora
Por Francisco Sandoval Alarcón
19 de octubre, 2017
Comparte

El pasado 19 de septiembre, tras el sismo que sacudió a la Ciudad de México y otras 3 entidades del centro del país, la calle Camarón, ubicada en la colonia del Mar, delegación Tláhuac, se convirtió en noticia nacional luego que una enorme grieta la partiera en dos.

A un mes de la catástrofe, los trabajos de reconstrucción en la calle Camarón continúan, pero se trata de un problema de mayores dimensiones, ya que esa falla ha estado bajo los hogares de cientos de familias y en las últimas tres décadas ninguna autoridad ha querido solucionar, como señalaron a Animal Político.

“Tengo viviendo aquí más de 30 años. Tenemos folders, tenemos oficios, tenemos escritos que el problema viene del 85. Tenemos una grieta, que siempre ha permanecido desde hace tiempo. Vivimos con ella. Tratamos de mantenerla, pero… siempre cuando hay un hundimiento o un temblor, se colapsa el drenaje y ahí está el problema”, reconoció José Alfredo Hilario Carrión, jefe de manzana y vecino de la calle Camarón.

Con el sismo del 19 no sólo se colapsó el drenaje, sino que la grieta partió el asfaltó en dos, se extendió por 250 metros y levantó el piso casi medio metro. Además, brotaron nuevas ramificaciones de la falla hacia las banquetas de las viviendas.

Tres décadas de demanda

Por más de tres décadas, los vecinos de la calle Camarón han enviado una serie de escritos a las autoridades de la delegación Tláhuac, incluidas las que gobiernan actualmente, para solicitar una solución “sensata” al tema de la grieta, pero en todos los casos los atienden únicamente por fallas del drenaje.

“Cuando hay un hundimiento o tiembla, ellos (las autoridades) dicen drenaje. Se van al drenaje, rompen la red primaria. Sacan el tubo de polietileno, porque no tenemos de asbesto… Pero siempre se colapsa. Se colapsa 40, 50 centímetros y es donde hay problemas. Entonces al romperse jala las descargas y todo el drenaje se va hacia la grieta”, explicó José Alfredo.

Una vez que las descargas del drenaje se filtran por la grieta, el suelo se reblandece. En años anteriores, en la calle de Camarones, se han abierto socavones por lo mismo, lo que ha provocado que vehículos repartidores de mercancías se queden atrapados en ellos.

Ese el problema, que de acuerdo con José Alfredo y la documentación oficial que lo respalda, no han querido resolver las autoridades delegaciones.

“Que se pongan de acuerdo”

En el momento que Animal Político platicaba con José Alfredo, una comitiva de autoridades que portaba chalecos rosas y naranjas con logotipos y letras de la CDMX y Protección Civil, así como civiles que se identificaron como funcionarios públicos, realizaba un recorrido por la calle Camarones, en tanto una maquina cargadora con cadena removía la tierra de la grieta.

En el grupo, un civil que encabezaba la comitiva y se identificó verbalmente como el Ingeniero Javier Vertiz Macías, recomendó a los vecinos del lugar bajar la intensidad de los trabajos de la máquina, ante la posibilidad de que algunas bardas colapsaran o se abriera un socavón.

Las palabras de ingeniero Vertiz (quien hasta el 2015 se desempañaba como Director General de Obras en la delegación Álvaro Obregón), causaron malestar entre los vecinos allí presentes, quienes salieron de sus casas al notar la presencia de la comitiva.

Pilar, vecina de Camarones, es la que mayor oposición puso a las palabras del ingeniero.  “Vienen a querer parar la obra personas que ni siquiera se identifican. La maquinaria, obviamente, es pesada… Pero ellos tienen otros intereses. Quieren ganar el presupuesto que le van a dar a la delegación… Esas personas no son de aquí… Que se pongan de acuerdo y que nos den la ayuda que necesitemos”.

De acuerdo con los vecinos, la constructora que está a cargo de la reparación de la grieta, contratada por el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX), que depende del Gobierno de la CDMX, ha trabajado de manera coordinada con ellos y en todo momento los han mantenido informados sobre las labores.

“Esta empresa desde que llegaron emitió dictámenes, peritajes… Trajo geólogos, trajo mucha gente, no nada más entraron por entrar, y cuando ya rascaron y dijeron está máquina va a rascar era porque sabían de antemano que no se iba a caer nada. Que no se iba a agrietar”, aseguró José Alfredo.

Pero con todo y que SACMEX trabaja en la calle de Camarones, los vecinos no tienen la certeza de que el rellenado que están haciendo sea lo mejor. “Yo no sé si eso sea lo más viable, pero bueno, van a rellenar”, dijo Pilar.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Everest: glaciares que se derriten por primavera exponen decenas de cadáveres
Debido al calentamiento global, los glaciares se están derritiendo rápidamente y los cuerpos que estuvieron enterrados todos estos años están quedando expuestos.
21 de marzo, 2019
Comparte

Es algo que inquieta a los organizadores de las expediciones al Everest. Cada vez más cadáveres están quedando expuestos en las laderas de la montaña a medida que avanza el derretimiento de los glaciares.

Más de 4.800 personas han escalado el monte Everest que, con una altitud de 8.848 metros, es la montaña más elevada del planeta.

Casi 300 montañistas han fallecido intentando llegar a la cumbre. Se cree que al menos dos tercios de los cuerpos están enterrados en la nieve y el hielo.

Ante el inicio de la temporada de primavera, algunos restos están siendo retirados en la arista china de la montaña, en la cara norte.

Debido al calentamiento global, los glaciares se están derritiendo rápidamente. Y los cuerpos que estuvieron enterrados allí todos estos años están quedando expuestos”, señaló Ang Tshering Sherpa, expresidente de la Asociación de Montañismo de Nepal.

“Hemos retirado cadáveres de montañistas que murieron recientemente, pero los que estaban enterrados hace muchos años también están apareciendo”.

Glaciar Khumbu

Getty Images
La mayoría de los cuerpos quedaron expuestos en el glaciar Khumbu.

Un funcionario del gobierno de Nepal relató: “Yo mismo he bajado de distintos sitios del Everest cerca de 10 cuerpos en años recientes y muchos más están emergiendo”.

La Asociación de Operadores de Expediciones de Nepal (EOAN, por sus siglas en inglés) señaló que lidiar con la aparición de los restos no es fácil.

La ley nepalesa requiere la participación de agencias oficiales para cualquier acción relacionada con cadáveres humanos.

“Este problema debe convertirse en una prioridad tanto para el gobierno como para la industria del montañismo”, afirmó Dambar Parajuli, presidente de EOAN.

“Si están retirando los restos en la ladera tibetana de la montaña, nosotros podríamos hacer lo mismo en nuestro lado”.

Cuerpos expuestos

En 2017 la mano de un montañista muerto emergió del hielo en un sitio conocido como Campamento 1.

Los operadores aseguran que enviaron a escaladores profesionales de la comunidad sherpa a restirar el cuerpo.

Laguna en el glaciar Khumbu

C. SCOTT WATSON/UNIVERSITY OF LEEDS
Los científicos constataron que las lagunas en el glaciar Khumbu se están extendiendo y uniendo.

Ese mismo año, otro cadáver fue avistado en el glaciar Khumbu, la zona en la que más cuerpos han aparecido.

Varios restos fueron hallados además en el Campamento 4, que es relativamente plano.

“También han emergido manos y piernas en el campamento base en los últimos años”, señalo el representante de una organización no gubernamental que opera en la región.

“Hemos percibido que el nivel del hielo en el campamento base y en sus alrededores sigue bajando y por ello los cuerpos están apareciendo”.

Glaciares cada vez más finos

Varias investigaciones constataron que los glaciares de la región del Everest, al igual que los de gran parte del Himalaya, se están derritiendo velozmente y perdiendo volumen.

Un estudio reveló en 2015 que las lagunas en el glaciar Khumbu, que los montañistas deben cruzar camino a la cumbre, se están extendiendo y uniendo debido al rápido deshielo.

El ejército de Nepal drenó el Lago Imja cerca del Everest en 2016, cuando el nivel del agua subió peligrosamente debido al derretimiento del hielo.

Dos montañistas en una ruta hacia la cumbre del Everest y un cartel que señala "Camino hacia el Everest"

Getty Images
Muchos montañistas expresan su deseo de que, si mueren en el ascenso, sus cuerpos sean dejados en la montaña.

Otro equipo de científicos, incluyendo investigadores de las universidades de Leeds y Aberystwyth en Reino Unido, extrajeron cilindros de hielo del glaciar Khumbu y encontraron que la temperatura era mayor de la esperada.

La temperatura mínima registrada del hielo era de −3,3C, dos grados mayor que la temperatura anual promedio del aire.

Pero no todos los cuerpos están emergiendo debido al deshielo.

“También vemos restos debido al movimiento del glaciar Khumbu”, señaló Tshering Pandey Bhote, vicepresidente la Asociación de Guías de Montaña de Nepal.

“La mayoría de los montañistas están preparados para un avistamiento de ese tipo”.

Cadáveres como mojones

Algunos de los cuerpos en los sectores más elevados del Everest se transformaron en puntos de referencia para los montañistas.

Un ejemplo es un sitio llamado “botas verdes” cerca de la cumbre.

Los restos pertenecen a un escalador que falleció bajo una roca que sobresale. Sus botas verdes, aún en sus pies, miran hacia el camino que lleva a la cumbre.

Rescatistas retiran restos de un montañista en un helicóptero

ANG TASHI SHERPA
La mayoría de los restos retirados son de escaladores que fallecieron recientemente.

Retirar los cadáveres de los campamentos más elevados puede ser tan difícil como costoso.

Bajar los restos de la montaña puede costar entre US$40.000 y US$80.000, según expertos.

“Uno de los operativos más complejos que enfrentamos fue retirar un cuerpo que estaba a 8.700 metros, cerca de la cumbre”, señaló Ang Tshering Sherpa.

“El cuerpo estaba totalmente congelado y pesaba 150 kilos”.

Cualquier decisión relacionada con los restos es además una cuestión muy personal.

“La mayoría de los montañistas expresan su deseo de que, si mueren en el ascenso, sus cuerpos sean dejados en la montaña“, afirmó Alan Arnette, un conocido escalador y autor sobre montañismo.

“Por ello sería irrespetuoso retirar sus cuerpos, a menos que deban ser movidos porque obstruyen una ruta, o que sus familiares quieran recuperar sus restos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.


https://www.facebook.com/bbcmundo/posts/10157460396404665


https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=

https://www.youtube.com/watch?v=cyKX3E21fLA&t=

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.