Trump califica a Irán de dictadura fanática y amaga con no certificar el pacto nuclear
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Trump califica a Irán de dictadura fanática y amaga con no certificar el pacto nuclear

Donald Trump descalificó al régimen de Irán y amenazo con no certificar el pacto internacional nuclear, lo que ha sido criticado por otros países.
AFP
Por Redacción Animal Político
13 de octubre, 2017
Comparte

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, calificó al régimen de Irán como “fanático” y anunció que no certificará el pacto nuclear internacional, firmado en 2015, y criticó el comportamiento de lo que llamó “la dictadura iraní” en Medio Oriente y aseguró que este país asiático es el principal patrocinador del terrorismo en el mundo.

“Anuncio que no podemos ni haremos esta certificación”, declaró el mandatario. “No seguiremos por un camino cuyo previsible final es más violencia y terror y la verdadera amenaza de un Irán nuclear”.

Su retórica bélica fue rechazada inmediatamente por el presidente de la República Islámica, Hasan Rohani, quien aseguró que “Estados Unidos está más solo que nunca contra el acuerdo nuclear y más solo que nunca en sus complots contra el pueblo iraní”.

“El acuerdo nuclear no es modificable, no se le puede agregar ni un artículo ni una nota”, precisó el dirigente. Trump “no leyó el derecho internacional (…) Aparentemente no sabe que este acuerdo no es un acuerdo bilateral entre Irán y Estados Unidos”.

Aunque Estados Unidos no abandona el acuerdo, el giro estratégico de Trump puede abrir un período de incertidumbre al no secundar la posición de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), que hasta ahora ha confirmado que Teherán cumple sus compromisos.

El pacto –que también suscribieron Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China– tiene el objetivo de garantizar el carácter exclusivamente civil del programa nuclear iraní.

El pacto, aprobado bajo la presidencia de Barack Obama, “es revisado continuamente y yo, como presidente, puedo cancelar nuestra participación en cualquier momento”, aseguró Trump.

Paralelamente a la declaración presidencial, el Departamento del Tesoro dio a conocer medidas económicas contra los Guardianes de la Revolución, el Ejército de élite iraní, a través de una orden ejecutiva de 2001 y agregó cuatro empresas a su lista negra.

Trump evitó así nombrar a este cuerpo como grupo terrorista. Además de estar involucrados en la economía y el programa balístico iraní, los Guardianes de la Revolución están acusados de ayudar a Hezbolá en Líbano, los hutíes en Yemen y las milicias chiitas en Siria e Irak.

Las reacciones en el mundo

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, celebró la “valiente decisión” del mandatario estadounidense a la hora de “enfrentarse el régimen terrorista iraní”.

En la misma línea se pronunció Arabia Saudita, contenta de la “estrategia firme” de Estados Unidos.

Francia, Alemania y Reino Unido emitieron un comunicado conjunto en el que se declararon “comprometidos” con el acuerdo nuclear.

“Alentamos al gobierno y al Congreso estadounidense a tomar en cuenta las implicaciones que su decisión tendría para la seguridad de Estados Unidos y sus aliados”, subrayaron.

Rusia, de su lado, denunció la estrategia del mandatario estadounidense y consideró que el pacto sigue intacto.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, manifestó su esperanza de que el acuerdo sobreviva, al considerarlo “un logro muy importante para consolidar la no proliferación nuclear y avanzar hacia la paz y la seguridad globales”.

Casi en los mismos términos se posicionó China horas antes del discurso de Trump, que consideró el acuerdo “importante para asegurar el régimen internacional de no proliferación nuclear” y “la paz y la estabilidad de la región”.

Nobel de la Paz 2017 lo considera un error

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, incita a la proliferación atómica en lugar de trabajar para reducir el riesgo de una guerra nuclear, advirtió hoy la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN), galardonada con el Premio Nobel de la Paz 2017.

“En un momento de gran tensión mundial, con crecientes amenazas de guerra nuclear, el presidente de Estados Unidos está alentando nuevos conflictos en lugar de trabajar para reducir el riesgo de una guerra nuclear”, indicó la directora de la ICAN, Beatrice Fihn.

La decisión del presidente Trump de descertificar a Irán por supuestamente incumplir con el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) para detener su programa de armas nucleares, incita a la proliferación atómica, advirtió Fihn a través de un comunicado.

El rechazo de Trump al JCPOA -suscrito en 2015 por Irán y el Grupo 5+1 (compuesto por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China más Alemania)- dificultará además nuevos acuerdos para controlar la amenaza nuclear, consideró la directora del organismo.

La activista señaló que el intento del presidente estadunidense de vulnerar el acuerdo con Irán, a pesar del hecho de que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) ha certificado que este país cumple con sus términos, es un recordatorio del inmenso peligro nuclear que enfrenta el mundo.

De acuerdo con Fihn, el JCPOA es una demostración de lo bien que puede funcionar la diplomacia, y llamó a que la comunidad internacional se una para declarar su oposición inequívoca a las armas atómicas al ratificar el Tratado sobre la Prohibición de Armas Nucleares.

Con información de AFP y Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Qué dice el documento sobre la investigación del 11-S recién desclasificado por el FBI

El memorando enumera algunos contactos entre varios ciudadanos sauditas y los secuestradores de los aviones, pero no implica directamente al gobierno de Riad.
EPA
12 de septiembre, 2021
Comparte

En el vigésimo aniversario del atentado más mortífero en suelo estadounidense, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) publicó un documento que analiza las posibles conexiones entre varios ciudadanos sauditas en Estados Unidos y dos de los atacantes del 11 de septiembre de 2001.

Los familiares de las víctimas de los ataques de las Torres Gemelas llevaban años solicitando la divulgación de estos archivos clasificados, argumentando que los funcionarios sauditas habrían tenido conocimiento previo del atentado pero que no intentaron detenerlo.

15 de los 19 secuestradores de los aviones eran ciudadanos sauditas.

Sin embargo, el documento —el primero de varios que se espera que sean hechos públicos— no proporciona ninguna evidencia de que el gobierno saudita hubiera estado vinculado o tuviera conocimiento del complot contra las Torres Gemelas.

Antes de la desclasificación, la embajada saudita en Washington se mostró a favor de que los archivos se sacaran a la luz, y una vez más negó cualquier vínculo entre su país y los secuestradores, señalando que tales afirmaciones son “falsas y maliciosas”.

¿Qué dice el documento?

El documento del FBI de 16 páginas se basa en entrevistas con una fuente cuya identidad está clasificada (nombrada como PII) y describe los contactos entre varios ciudadanos sauditas y dos de los secuestradores, Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Midhar.

Ambos se hicieron pasar por estudiantes para ingresar a Estados Unidos en el año 2000.

El memorando del FBI dice que luego recibieron un apoyo logístico significativo de Omar al-Bayoumi, quien, según testigos, era un visitante frecuente del Consulado de Arabia Saudita en Los Ángeles a pesar de que su estatus oficial en ese momento era el de estudiante.

Según la fuente del FBI, Bayoumi tenía “un estatus muy alto” en el consulado.

“La asistencia de Bayoumi a Hamzi y Midhar incluyó traducción, viajes, alojamiento y financiación”, dice el documento.

Ataque torres gemelas

Getty Images

Por otra parte, el archivo del FBI también asegura que hubo vínculos entre los dos secuestradores y Fahad al-Thumairy, un imán (líder musulmán) de la mezquita del rey Fahad en Los Ángeles, a quien las fuentes citadas describen como “de creencias extremistas”.

Tanto Bayoumi como Thumairy abandonaron Estados Unidos semanas antes de los ataques del 11 de septiembre, según la agencia de noticias AP.

La agencia también citó a Jim Kreindler, un abogado de los familiares de las víctimas del 11 de septiembre, diciendo que el documento publicado “valida los argumentos que presentados en el litigio sobre la responsabilidad del gobierno saudí en los ataques del 11 de septiembre”.

El mes pasado, una demanda iniciada por familiares llevó a que varios altos exfuncionarios sauditas fueran interrogados bajo juramento.

Joe Biden en el Pentágono

EPA
Las familias de algunas víctimas llevaban tiempo presionando al presidente Joe Biden para que desclasificara los documentos.

Las administraciones precedentes, las de George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump,se negaron a desclasificar los documentos, citando como argumento la seguridad nacional.

Pero el actual presidente Joe Biden ordenó la semana pasada una revisión de los documentos y les pidió a los funcionarios que publicaran lo que pudieran durante los próximos seis meses.

Durante mucho tiempo se ha especulado sobre vínculos oficiales sauditas con el atentado, dado el número de ciudadanos de ese país involucrados y los antecedentes del líder de al Qaeda, Osama bin Laden.

El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Getty Images
El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Estados Unidos y Arabia Saudita han sido aliados durante mucho tiempo, aunque a veces la relación ha sido compleja.

El anterior presidente estadounidense, Donald Trump, fortaleció los lazos entre su país y la monarquía absoluta.

Pero Biden calificó a Arabia Saudita de “paria” después de que en febrero de este año un informe de inteligencia de Estados Unidos implica al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido en 2018. Bin Salman niega haber ordenado el asesinato, que tuvo lugar en el consulado saudita en Estambul.

El corresponsal de seguridad de la BBC, Frank Gardner, afirma que desde entonces Biden ha suavizado su postura hacia el que es el hombre más poderoso de Arabia Saudita, reflejando la importancia de la alianza entre ambos países.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LOgy5j2Z8vw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.