Alerta de Género en Edomex, mecanismo de papel sin resultados, denuncian activistas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Alerta de Género en Edomex, mecanismo de papel sin resultados, denuncian activistas

La Alerta se declaró por primera vez en el Estado de México y a partir de ahí otras entidades lo han replicado, pero el mecanismo no ha logrado bajar la tasa de violencia contra las mujeres en la primera entidad en instrumentarla.
Cuartoscuro
Por Andrea Vega
20 de noviembre, 2017
Comparte

El 5 de febrero de 2015, Fátima Quintana regresaba de la secundaria cuando unos hombres la interceptaron. Abusaron de ella sexualmente, la torturaron y la asesinaron. Tenía 12 años. Vivía en la comunidad La Lupita Casas Viejas, en el municipio de Lerma, en la zona metropolitana de Toluca, Estado de México. Su madre, Lorena Gutiérrez, acusa que por ineficiencia y corrupción de las autoridades uno de los tres responsables del feminicidio está libre.

Fátima fue asesinada y la investigación sobre su muerte resultó ineficiente con todo y que en el Estado de México se encontraba en marcha por primera vez el proceso para emitir la Alerta de Violencia de Género Contra las Mujeres (AVGM).

Después de esta entidad la han emitido Nuevo León, Morelos, Nayarit, Chiapas, Michoacán, Veracruz, Sinaloa, Colima, San Luis Potosí, Guerrero y Quintana Roo. El mecanismo se encuentra en plazo de revisión en Jalisco, Campeche, Zacatecas y Yucatán, mientras que en Oaxaca, Durango, Coahuila y Ciudad de México se acaba de iniciar el procedimiento.

La Alerta, sin embargo, no ha logrado bajar la tasa de violencia contra las mujeres en el Edomex, la primera entidad en declararla. De acuerdo a cifras del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicio (OCNF), de 2015 a 2016 fueron asesinadas 626 mujeres en el Estado de México, pero solo en el 47 % de los casos (296) se inició una investigación por feminicidio. De estos sólo el 10 % tiene una sentencia.

La violencia sigue, dice María de la Luz Estrada, directora del OCNF, porque los mecanismos que dicta la Alerta existen pero hace falta que sean contundentes y más amplios. “Hay problemas estructurales muy fuertes en los que no se ha logrado incidir”.

De acuerdo con el artículo 22 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (Ley General de Acceso), la AVGM es el conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida en un territorio determinado.

La solicitud de AVGM la pueden presentar organizaciones de la sociedad civil legalmente constituidas u organismos de derechos humanos internacionales, nacionales o de las entidades federativas. En el Estado de México la presentaron la Comisión Mexicana para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) y el OCNF, en diciembre de 2010.

Cuando se presentó la solicitud, empezó el largo camino de la burocracia. En enero de 2011, el Sistema Nacional de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres declaró improcedente la investigación para hacer la declaratoria de la Alerta. Las organizaciones se inconformaron. Fue hasta el 28 de marzo de 2014 cuando se declaró la procedencia.

Mientras tanto, la violencia para las mujeres se incrementó en la entidad. El gobierno del Estado de México reportó que de 2011 a agosto de 2014 se registraron 159 feminicidios, de esos solo 52 tenían sentencia, uno de ellos absolutoria.

Reprobado en seguridad

Cuando finalmente se conformó el grupo de trabajo para analizar la procedencia de la solicitud de AVGM -con representantes del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), de la Comisión Nacional de Víctimas (Conavim), la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), académicos y organizaciones de la sociedad civil- y éste realizó investigaciones y visitas de campo, el Estado de México quedó reprobado.

Respecto a la obligación del estado de respetar los derechos humanos de las mujeres, el informe del grupo de trabajo reportó que las autoridades encargadas de la procuración de justicia revictimizaban a las mujeres víctimas de violencia al minimizar su situación, culparlas de lo sucedido o atenderlas bajo prejuicios de género.

Irinea Buendia sostiene la foto de su hija Mariana Lima Buendía, quien fue asesinada en el 2010 por su esposo, el policía judicial estatal Julio Cesar Hernández Ballinas. El caso tuvo que llegar hasta la Suprema Corte de Justicia para obligar a las autoridades judiciales del Edomex a investigar el asesinato como feminicidio. El asesino fue aprehendido seis años después del homicidio.
FOTO: Cuartoscuro

Además, pese a que el Estado de México aseguró que capacitaba a sus funcionarios enviándolos a cursos y talleres sobre género, el grupo de trabajo en sus visitas in situ constató conductas y expresiones de violencia institucional hacia las mujeres.

También se encontró falta de infraestructura y falta de atención adecuada en los Centros de Atención y Reeducación a Personas que Ejercen Violencia de Género, así como instancias de atención e investigación sin protocolos claros ni personal suficiente en relación con la demanda de los servicios.

Otro hallazgo fue que no se sistematizaba la información sobre la situación de violencia y en el ámbito de procuración de justicia, la investigación encontró un grave problema de impunidad. Frente a la contundencia del informe se declaró la procedencia de la solicitud y la AVGM se emitió el 31 de julio de 2015 para 11 municipios, entre ellos Chalco, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec de Morelos, Ixtapaluca, Naucalpan, Nezahualcóyotl y Tlalnepantla.

Las medidas que debieron implementarse como parte de la Alerta en el Estado de México tenían que incluir investigación y resolución de casos de violencia contra mujeres; mecanismo de denuncia, supervisión y sanción contra autoridades que incumplan con la debida diligencia, y fortalecimiento a instituciones encargadas de la localización de mujeres y niñas, de acuerdo con el diagnóstico de la CNDH como integrante de los grupos de trabajo que dan seguimiento a los procedimientos de AVGM

También se debió brindar capacitación a funcionarios y funcionarias que atienden a mujeres víctimas de violencia; establecer un banco estatal de datos; crear una estrategia educativa transversal en materia de derechos humanos de las mujeres y perspectiva de género, y emitir órdenes de protección y generar campañas de prevención.

Pero de eso poco pasó del papel a la práctica. De hecho, justo estaban corriendo los seis meses que el grupo de trabajo había dado al Edomex para establecer medidas que revirtieran la situación de violencia contra las mujeres en la entidad, cuando asesinaron a Fátima Quintana Gutiérrez en la zona metropolitana de Toluca.

Sin retorno de la escuela

Fátima iba para su casa, de regreso de la secundaria. Su escuela estaba a 20 minutos. Cuando a las 15 horas con 40 minutos la niña no llegó a su domicilio, sus padres se alarmaron y salieron a buscarla.

Lorena, la madre, tocó las campanas del pueblo y la gente se volcó en su ayuda. Entre la búsqueda de la niña, “de pronto vi a Luis Ángel Atayde Reyes (su vecino desde hace mucho tiempo) y a José Juan Hernández Cruceño salir corriendo por la parte de atrás de la casa de Luis. Alcancé a ver que llevaban la mochila de mi hija y me eché a correr tras ellos por la ladera de la carretera Naucalpan – Toluca, pero los perdí en la zona boscosa”.

Entonces Lorena dio la alerta a su familia y vecinos. Entraron a la casa de Luis Ángel a buscar algún rastro de Fátima. Encontraron ropa de hombre ensangrentada y llena de lodo. Para la comunidad no había duda, Luis Ángel Atayde y el hermano de éste, Josué Misael, junto con José Juan Hernández Cruceño (a quienes muchos habían visto drogándose desde las 6 de la mañana de ese día) habían asesinado a la menor.

Los vecinos de la comunidad se dieron a la tarea de buscar el cuerpo y lo encontraron, a las 17:45 horas. Luego quisieron ubicar a los presuntos asesinos y lo lograron. A las 10 de la noche de ese jueves 5 de febrero ya los habían puesto a disposición de las autoridades. Ahí empezaron las ineficiencias, dice Lorena. “Como Misael era menor de edad, tenía 17 años cuando los hechos, intervino la Fiscalía Especial para Combatir los Delitos Cometidos por Menores. El personal de ésta fue hasta 15 días después a hacer los peritajes”, dice la madre de Fátima.

Viridiana Valguñón, abogada de la Oficina de Defensoría de la Infancia (ODI), dice que una falla sistémica en esta entidad es la falta de debida diligencia por parte de los servidores públicos para hacer las investigaciones. “No son capaces de resguardar y recabar evidencia que resulta crucial para la averiguación de un ilícito”. La abogada ha llevado el caso del feminicidio de Nadia Muciño en el Estado de México, ocurrido en 2004, y para el que apenas, 14 años después, se dictó sentencia a uno de los presuntos asesinos.

La juez Aremi Pérez negó en tres ocasiones la orden de presentación de Misael, acusa Lorena. “Él se fugó por culpa de la ineficiencia de la fiscalía de menores, y apenas el 15 de junio de este año lo aprendieron, pero va a ser juzgado como menor, aunque ya va a cumplir 21 años. Si lo llegan a sentenciar será solo por dos años”.

Lorena se queja de peores irregularidades en el caso de José Juan Hernández Cruceño. “Yo lo vi ese día en la comunidad, a donde llegó a vivir dos años antes. Muchos vecinos lo vieron drogándose desde las 6 de la mañana y fueron a declararlo así ante las autoridades. Pero la Escuela Sierra Nevada, plantel San Mateo, donde José Juan trabajaba como vigilante, envió al director administrativo y al personal de seguridad a declarar que José Juan había estado trabajando en el plantel ese día”.

Lo hicieron para que el nombre de la escuela, de prestigio internacional, dice Lorena con tono de sarcasmo y rabia, no se ventilara en el caso. “Eso me dijeron las propias autoridades de la procuraduría”. Y José Juan salió libre. “Al fin era fácil encubrirlo, agrega la madre de Fátima, porque las autoridades no tenían tiras reactivas para hacerle pruebas de ADN al cuerpo y la ropa de mi hija”.

Ahora Lorena y su familia están viviendo en un lugar de la frontera de México, en espera de que les concedan asilo en Canadá, por las amenazas de muerte que, acusa ella, le ha hecho la familia de José Juan.

Sin blindaje contra la impunidad

La Alerta de Género en el Estado de México ha permitido sentar a la autoridad y presionarla para que haga su trabajo, pero la situación sigue grave, dice María de la Luz Estrada, la directora del OCNF. Ha empeorado, de hecho, porque hay mucha corrupción e ineficiencia de las autoridades y “tenemos un mecanismo muy débil para sancionar a funcionarios corruptos, prácticamente no hay sanciones y cuando las hay son mínimas: amonestaciones o seis meses de suspensión, eso no sirve”.

Otro punto crítico que no permite bajar la violencia contra las mujeres es la falta de órdenes de protección contra las víctimas de violencia familiar. “Cuando las mujeres acuden a denunciar esta situación ante las autoridades no se hacen análisis de riesgos y no se emiten órdenes de protección. Hay muchos feminicidios que se pudieron evitar, pero de 2 mil casos de violencia familiar que se denuncian, apenas se emiten órdenes de protección para el 5 %”.

Si esto no se ha logrado revertir, asegura la directora del OCNF, “es porque el poder judicial y la procuraduría se echan la bolita de a quién le toca y luego lo que hacen es sólo mandar rondines, y claro, cuando se acaba el rondín, el agresor mata a su víctima. Estamos frente a problemas estructurales de corrupción, impunidad y falta de perspectiva de género”.

Sin embargo, las organizaciones defensoras de derechos humanos y especializadas en el tema del feminicidio coinciden: no se trata ahora de eliminar la AVGM, sino de reforzarla y llevar a la práctica las acciones necesarias. En el caso del Estado de México, “hay que hacer un diagnóstico más minucioso y en base a eso generar medidas específicas integrales”, considera Isabel Erreguerena, del área de Políticas Públicas de EQUIS Justicia para las Mujeres.

Por ejemplo en el tema de capacitación, agrega, “el Estado de México reporta que se les dan cientos de capacitaciones a sus funcionarios, pero luego no hay resultados positivos. Hay que ver quién está dando esas capacitaciones y a quién, ver si llevan un objetivo específico y si están contribuyendo a reducir el problema en el que debían incidir”. Mientras ese diagnóstico profundo no se haga y no haya indicadores para medir los resultados, la Alerta seguirá sin dar resultados, coinciden las organizaciones.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Aborto en América Latina: ¿puede la legalización en Argentina impulsar un cambio en toda la región?

Las activistas a favor del aborto en América Latina aseguran que la discusión no debería ser sobre el apoyo o la oposición al aborto, sino centrarse en la salud de la mujer.
7 de marzo, 2021
Comparte

Cuando el Congreso de Argentina votó para legalizar el aborto hasta la semana 14 de embarazo, Renata (no es su nombre real) se sintió emocionada.

“Qué genial”, recuerda haber pensado la joven de 20 años del norte de Brasil a finales de diciembre. Renata, estudiante y trabajadora de un supermercado, vio el cambio en Argentina como el inicio de algo nuevo en América Latina, donde el aborto es mayoritariamente ilegal.

Renata no pensó mucho en el tema hasta una semana después, cuando descubrió que ella misma estaba embarazada. Luego, relató, sintió que “su mundo colapsaba”.

“Bajo ninguna circunstancia podría tener al bebé”, me dijo, y me explicó que en la ciudad donde vive es imposible conseguir trabajo, más aún en el contexto de la pandemia. Renata tenía además la certeza de que en su trabajo la darían de baja con un salario menor si contaba la noticia a su jefe.

“Todo tiene que estar bien para traer un niño a este mundo”, afirmó. La joven agregó que después de haber visto a su madre criar a dos niños sola, nunca quiso tener que pasar por eso.

Mujeres en Argentina con un gran pañuelo verde que dice "Aborto legal, seguro y gratuito"

Reuters
Argentina se sumó en diciembre a la lista reducida de países en América Latina en los que el aborto es legal.

Pero Renata tenía pocas opciones.

El aborto está prohibido en Brasil a menos que el embarazo sea resultado de una violación, la vida de la madre esté en peligro o el feto sea anencefálico, una condición poco común que impide el desarrollo de parte del cerebro y el cráneo.

Renata decidió que viajaría a Colombia. Si bien las restricciones allí son similares a las de Brasil, la interpretación de la ley es más amplia y, por lo tanto, es más fácil acceder a abortos legales.

La joven incluso había pedido dinero prestado para pagar el vuelo, que iba a ser su primer viaje al extranjero.

Pero Colombia prohibió los vuelos desde Brasil debido a una nueva variante de covid-19 detectada en Manaos.

“Empecé a llorar”, recordó Renata. “Era mi última esperanza, estaba inconsolable”.

Ahora, con la ayuda de una organización benéfica llamada “Milhas pela vida das mulheres” (Millas por la vida de las mujeres), mediante la cual las personas donan millas aéreas para ayudar a mujeres a acceder a abortos seguros en el extranjero, Renata viajará a la Ciudad de México, donde el aborto durante las primeras 12 semanas de embarazo es legal.

“Es la mejor decisión para mí”, aseguró sin vacilar.

Poderoso movimiento por los derechos de las mujeres

Solo en Brasil, se estima que un millón de mujeres acceden a abortos clandestinos cada año. Los únicos lugares donde los abortos son legales actualmente en América Latina son Uruguay, Cuba, Guyana y partes de México. Y ahora, por supuesto, Argentina.

Muchas activistas proaborto esperan que el cambio de ley en Argentina presione a otros países para que sigan el ejemplo.

En Argentina, quienes apoyaron la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito lucían un pañuelo verde.

Es un símbolo que desde entonces ha sido adoptado por muchas otras activistas en la región. El pañuelo representa la resistencia pacífica de un creciente movimiento por los derechos de las mujeres que asegura que la sociedad debe cambiar.

Mujeres en Argentina muestran sus pañuelos verdes

Reuters
El símbolo del pañuelo verde usado en Argentina ha sido adoptado por muchas otras activistas en la región.

Debora Diniz, profesora de antropología de la Universidad de Brasilia, señaló que es inusual que un símbolo se extienda a otros países de esta manera.

“Tradicionalmente, América Latina no opera de esta manera”, afirmó la destacada activista feminista.

Era una región colonizada, que miraba mucho más al norte global. Y ahora nos miramos los unos a los otros. Incluso un país que se entiende a sí mismo como un continente, como Brasil, está usando el pañuelo verde para representar las causas de las mujeres”.

El conservadurismo y la Iglesia

Pero América Latina está profundamente dividida. Es una región donde reinan la religión y el conservadurismo.

Si bien Argentina avanzó en una dirección en diciembre, un mes después, el Congreso de Honduras agregó una prohibición del aborto a su Constitución, lo que hace que sea más difícil que nunca legalizar el procedimiento en el futuro.

Por tanto, no es un camino sencillo.

Mujeres en Honduras protestando contra la la incorporación a nivel constitucional de la prohibición del aborto

Reuters
Grupos de mujeres salieron a las calles en Honduras para protestar contra la incorporación a nivel constitucional de la prohibición del aborto.

“Cuando se aprobó la ley en Argentina, la gente en Honduras comenzó pensar si la presión para legalizar el aborto se extendería en la región y tal vez habría un cambio aquí”, afirmó Álvaro Hernández de “Ola Celeste”, un grupo antiaborto que respaldó el cambio a la Constitución.

“Honduras es un país cristiano y el aborto no ha sido un tema de debate a nivel local”, aseguró. Aunque la Iglesia puede ser muy influyente en Honduras, algunos grupos de mujeres salieron a las calles para protestar contra la prohibición del aborto.

En Argentina, muchos observadores dieron crédito al presidente de centroizquierda Alberto Fernández por contribuir a impulsar la legalización del aborto.

Pero en el vecino Brasil, el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro condenó la medida argentina, y los grupos conservadores siguen siendo fuertes.

No creo que vaya a ser tan fácil legalizar el aborto en Brasil“, señaló Celene Salomão, activista del capítulo de São Paulo de “40 Días por la Vida”, una campaña religiosa internacional contra el aborto.

Salomão opina que los senadores en Argentina “fueron sometidos a mucha presión” de grupos de izquierda para legalizar el aborto. Pero cree que el presidente Bolsonaro se mantendrá firme sabiendo que cuenta con el respaldo de grupos religiosos.

“Muchos brasileños son cristianos, no solo católicos sino también de otras denominaciones, y todos estamos en contra”.

Chile impulsa el cambio

En Chile, el presidente de derecha Sebastián Piñera también dejó en claro que se opone a un cambio en la ley, aunque en enero, a raíz de la decisión de Argentina, el Congreso comenzó a debatir la despenalización del aborto en las primeras 14 semanas de embarazo.

Uno de los temas que une a las activistas proaborto es el argumento a favor del acceso seguro.

Las activistas afirman que la discusión no debería ser sobre el apoyo o la oposición al aborto, sino centrarse en la salud de la mujer.

Y argumentan que las mujeres se someterán a abortos, sean legales o no, por lo que permitirles el acceso legal a la interrupción será más seguro y reducirá el número de muertes como resultado de abortos clandestinos.

La Dra. Karla Figueroa de la clínica GineClinic en México dice que desde que se despenalizó el aborto en la Ciudad de México, ninguna mujer ha muerto por este procedimiento.

“Eso es lo más importante en términos de salud pública”, agregó.

Pancarta en Argentinca que dice "Ni una muerte más por aborto clandestino"

Getty Images
Para muchos, el debate debe centrarse en la salud de la mujer. Desde que se despenalizó el aborto en la Ciudad de México ninguna mujer ha muerto por este procedimiento, afirmó la Dra. Karla Figueroa.

Y es un mensaje que se extiende por toda la región.

“El ángulo de la vida y la salud de las mujeres está muy presente en la discusión en Colombia”, afirmó Mariana Ardila, abogada de la organización Women’s Link Worldwide.

Ardila está haciendo campaña para eliminar la criminalización del aborto y asegurar que las mujeres que se someten a abortos y los equipos médicos que los realizan no sean procesados.

“El derecho penal es en realidad el peor instrumento en este caso y tiene muchas consecuencias como imponer un estigma y generar miedo entre el personal sanitario”, señaló.

Activistas a favor del aborto en la región aseguran que la legalización en Argentina ha galvanizado su lucha.

“Espero que el cambio en Argentina sirva como un punto de inflexión”, afirmó la Dra. Figueroa en la Ciudad de México.

Para Debora Diniz, la decisión argentina proporciona una mayor motivación.

“En Brasil, tenemos algunas de las feministas negras más activas y vibrantes de la región”, afirmó.

“Tenemos un feminismo diverso, y tal vez algo salga de él”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dC7xjJ7eIBk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.