¿Por qué el apellido Godínez se convirtió en etiqueta para discriminar a algunos oficinistas?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

¿Por qué el apellido Godínez se convirtió en etiqueta para discriminar a algunos oficinistas?

Usar el apellido Godínez para definir a quienes trabajan en las oficinas para algunos es discriminación mientras que otros se lo toman a broma.
BBC Mundo
Por Alberto Nájar BBC Mundo, Ciudad de México
14 de noviembre, 2017
Comparte

Godínez es un apellido. Pero en México es también una forma de llamar a las personas que trabajan en oficinas o dependencias gubernamentales.

Una polémica etiqueta que, sobre todo en redes sociales como Twitter, suele acompañarse de burlas y comentarios ofensivos o discriminatorios.

Lo curioso es que el término se ha generalizado, pues dejó de ser solo un tema de bromas o memes en internet.

Desde hace un par de años la definición de “Godínez” para hablar de burocraciatrabajadores con bajos sueldos o personas sin expectativas de mejor futuro se encuentra en revistas culturales, programas de radio, televisión y hasta en artículos universitarios.

Para algunos la etiqueta es despectiva. Pero otros creen que se trata de una lúdica y mexicana forma de definir la forma de vida de millones de personas. “Si te pones a pensar todos somos Godínez”, le dice a BBC Mundo Javier Torres, quien creó un portal llamado Mundo Godínez.

Letrero que dice CORTESÍA DE MUNDO GODÍNEZ
El origen de este sobrenombre es desconocido.

“Se piensa que es nada más la gente que usa corbata y traje, pero es una forma de trabajo. A lo mejor (en tu empleo) tienes otros horarios, pero no dejas de reportarle a alguien, de tener horas de entrega“.

“Gutierritos”, el antecedente

No se sabe cómo surgió la idea de usar el apellido Godínez para definir a quienes trabajan en las oficinas. Pero no es la primera vez que en México se utiliza una etiqueta similar para llamar a los empleados con horario fijo.

En los años 60, por ejemplo, a los oficinistas se les llamaba “Gutierritos”, en referencia a una popular telenovela del mismo nombre. El protagonista era un hombre humillado por su jefe y maltratado por su esposa y sus hijos, y quien a pesar de todo se esforzaba por hacer bien su trabajo.

En el caso de los “Godínez” el origen no es tan claro. Algunos mencionan programas de televisión de los años 80 como la serie “El Chavo del 8”, una de las más populares de Latinoamérica.

Fiesta en una oficinaCORTESÍA DE MUNDO GODÍNEZ
También se utiliza para la gente que tiene horario de oficina, aunque no trabaje en una.

Uno de los personajes es un estudiante de apellido Godínez, que se caracterizaba por no estudiar y evadir siempre participar en clase.

Otros se refieren a un episodio de la serie animada Los Simpson, que en su traducción al español mexicano identifica a un personaje con ese apellido. Se trata, coincidentemente, de un empleado que no realiza bien su trabajo.

Al final, la definición se popularizó, e incluso existe una especie de prontuario para definir la vida y obra de los “Godínez”.

Diccionario “Godínez”

Por ejemplo, puede usarse como sustantivo. Godín es, según la definición más popular, la persona que trabaja en una oficina con una jornada determinada. En México generalmente inicia a las 08:00 y concluye a las 17:00, con una hora para comer.

Un café junto a una laptopCORTESÍA DE MUNDO GODÍNEZ
También se habla de comida Godínez, una dieta que generalmente incluye alimentos comprados en la calle y se consume de pie.

Algunos incluyen en esta definición a quienes están obligados a soportar malos tratos en su empleo, porque no pueden encontrar uno mejor.

La palabra también puede ser un verbo como Godinear, es decir hacer actividades propias de los Godínez.

Es un amplio espectro que incluye comer en el escritorio mientras se termina algo pendiente en la computadora. También, por ejemplo, tomar una copa con los compañeros de trabajo, pero sin quitarse el gafete de identificación de la empresa. O para quienes usan el verbo de forma despectiva significa un comportamiento rutinario, predecible o aburrido en el trabajo.

Este prontuario incluye adjetivos como la comida Godínez, una dieta que generalmente incluye alimentos comprados en la calle y se consume de pie, en unos minutos.

Hombre haciendo copias de su cara en una fotocopiadora
Godinear se usa como verbo para decir hacer actividades propias de los Godínez. (Foto: Getty/Christopher Robbins)

Pero no necesariamente es comida poco saludable. El portal Mundo Godínez, por ejemplo, convocó a sus seguidores a mostrar sus desayunos en fotos.

Y muchos enviaron imágenes de fruta, jugo o sándwiches caseros.

“Atrocidad Godínez”

¿Qué piensan los oficinistas sobre la forma de llamar a su oficio?

“A mí no me molesta, no sé por qué llamarnos Godínez pero no veo nada malo”, le dice a BBC Mundo Sergio Contreras, empleado de un banco en el lujoso barrio de Las Lomas, en Ciudad de México.

“Está padre (bueno) ser parte del Godinato, a veces es divertido“, confiesa Antonio Mendoza, trabajador de una oficina de la Secretaría de Economía.

Pero a Luisa Abigail, secretaria en un despacho de contabilidad en el Centro Histórico de la capital mexicana, el tema le incomoda: “¿Por qué tienen que elegir un nombre para un empleo como cualquier otro? ¿Trabajar en una oficina nos hace distintos?”, dice a BBC Mundo.

Mujer en un cajero donde atiende un hombreAFP
Quienes usan el verbo de forma despectiva creen que se refiere a un comportamiento rutinario, predecible o aburrido en el trabajo.

Es otra cara de la moneda. Llamar “Godínez” a oficinistas, burócratas y otros asalariados es una etiqueta, coinciden especialistas como Fernando Bermúdez de la Universidad Iberoamericana.

Y a veces es discriminatoria. Por ejemplo, en el portal Medium.com, Andrés Román compara el empleo de oficinista con algo inadecuado. “Todos hemos cometido alguna atrocidad Godínez, lo importante es cuidar que no afecte a nuestra imagen”, escribió.

“A veces llevar un sándwich de atún todos los días en la bolsa de Walmart puede ser la razón que no has entendido por la cual no obtuviste la promoción que buscabas”.

Aspiración Godínez

Al final, ofensivo o no —muchos oficinistas lo toman a broma— lo cierto es que el eufemismo “Godínez” habla de una condición real de los mexicanos.

“Somos el corazón del PIB, el motor de la economía”, dice Torres, aunque ciertamente es una percepción.

Hombre atrapado en un cubículo lleno de papeles
El 11,8% de los mexicanos con empleo fijo son oficinistas. (Foto: Getty/sturti)

De los 34 millones de mexicanos con empleo fijo en el país el 11,8% son oficinistas, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi).

Esto es, técnicamente hay más de cuatro millones de “Godínez” en México. Pero al mismo tiempo el número de trabajadores independientes, sin seguridad social ni derecho a jubilación, es de 13,5 millones de personas.

Así, en un país donde la precariedad laboral está al alza según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y en el que derechos como el servicio médico se ha convertido en un privilegio, ser Godínez es una aspiración.

Lo dice la secretaria Laura Abigail. “Ya quisieran muchos tener prestaciones, un aguinaldo (bono anual) aunque sea pequeño en Navidad”, insiste, “se burlan, pero nos tienen envidia”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el "criptoinvierno" y por qué el bitcoin ha perdido la mitad de su valor en 6 meses

En medio de la subida de tasas de interés en Estados Unidos y las caídas de Wall Street, el mercado de las criptomonedas se está enfriando. Como si fuera poco, la guerra en Ucrania suma aún más incertidumbre.
10 de mayo, 2022
Comparte

Cuando las cosas van bien, en la jerga financiera se dice que los inversores están con “apetito de riesgo”.

Pero cuando la economía global está pasando por un momento difícil, como ahora, los grandes capitales prefieren refugiarse en inversiones más seguras.

Pues bien, en la actualidad los comensales no tienen ganas de probar platos exóticos y le están pidiendo al camarero que lleve a la mesa un menú más tradicional.

Como no hay apetito de riesgo, las criptomonedas son las primeras en perder su valor porque no es estable, lo que se conoce como una alta volatilidad.

Cada vez son más los expertos que advierten sobre la posibilidad de que el mundo esté a las puertas de un “criptoinvierno”, un concepto utilizado entre inversores para referirse a una baja sostenida en el precio de las monedas digitales.

Desde el inicio de este año muchos venían advirtiendo sobre la llegada de nubes negras en el horizonte.

Uno de ellos, David Marcus, emprendedor estadounidense exjefe del sector de criptomonedas en Facebook y expresidente de Paypal, daba señales en enero de que el frío había llegado.

“Es durante los criptoinviernos que los mejores empresarios construyen las mejores empresas”, dijo Marcus.

Este lunes el bitcoin, la más grande de las criptomonedas por su valor de mercado, encendió la alerta al sufrir una fuerte caída que lo llevó a acumular una pérdida de la mitad de su valor en los últimos seis meses.

Desde el máximo histórico cercano a los US$68.000 por bitcoin en noviembre, se desplomó a US$33.000.

La caída de la principal divisa electrónica arrastró al resto del mercado de criptomonedas que en este medio año negro ha perdido en su conjunto alrededor de US$1.000 millones.

¿Por qué se desplomó el bitcoin?

“Las criptomonedas son un activo de alto riesgo por mucho que haya personas que esperan que en el largo plazo suba el precio y sea un activo de refugio”, comenta José Francisco López, director de contenidos de Economipedia.

Cuando las bolsas caen, le dice a BBC Mundo, “los inversores prefieren quitarse de encima los activos más volátiles”.

Negocio de bitcoin en Turquía

Getty Images

En Wall Street las acciones de las empresas tecnológicas agrupadas en el índice Nasdaq han bajado, “siguiendo una correlación con la caída del bitcoin”, explica Diego Mora, analista senior de la consultora XTB.

Eso ocurre porque tanto las divisas digitales como las acciones de las empresas tecnológicas le han servido a los inversores “para buscar dinero fácil”.

Pero desde que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, por sus siglas en inglés) comenzó a subir las tasas de interés, hay un mayor interés de los inversores por buscar activos más seguros, como por ejemplo, los bonos del Tesoro o el dólar.

“En estas circunstancias la gente vende sus activos más riesgosos”, explica Mora.

Más aún, cuando las perspectivas apuntan a que las tasas de interés seguirán subiendo en distintas partes del mundo para controlar la inflación.

A la subida de tipos de interés (que la semana pasada incluyó a grandes economías como Reino Unidos, Estados Unidos y Canadá), se suman otros factores que ayudan a aumentar la incertidumbre sobre el rumbo de la economía, como los confinamientos en Shanghái por el covid-19 y la tensión geopolítica por la guerra en Ucrania.

¿De dónde viene el concepto de criptoinvierno?

Cuando se enfría el precio de las criptomonedas y cae de manera sostenida durante varios meses, los expertos hablan de un criptoinvierno.

El concepto hace referencia a lo que ocurrió en 2018, cuando el bitcoin cayó hasta un 80% desde los máximos históricos.

Bitcoin y dólar

Getty Images

El desplome sembró el pánico en el mercado de criptomonedas y provocó que la gran mayoría de las divisas digitales cayeran en picada al unísono.

No fue hasta mediados de 2019 que los criptomercados mostraron signos de recuperación, impulsados por una inversión récord por parte de instituciones tradicionales, como los bancos y los grandes fondos de inversión.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C-3aYnhF6Io

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.