¿Por qué el apellido Godínez se convirtió en etiqueta para discriminar a algunos oficinistas?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

¿Por qué el apellido Godínez se convirtió en etiqueta para discriminar a algunos oficinistas?

Usar el apellido Godínez para definir a quienes trabajan en las oficinas para algunos es discriminación mientras que otros se lo toman a broma.
BBC Mundo
Por Alberto Nájar BBC Mundo, Ciudad de México
14 de noviembre, 2017
Comparte

Godínez es un apellido. Pero en México es también una forma de llamar a las personas que trabajan en oficinas o dependencias gubernamentales.

Una polémica etiqueta que, sobre todo en redes sociales como Twitter, suele acompañarse de burlas y comentarios ofensivos o discriminatorios.

Lo curioso es que el término se ha generalizado, pues dejó de ser solo un tema de bromas o memes en internet.

Desde hace un par de años la definición de “Godínez” para hablar de burocraciatrabajadores con bajos sueldos o personas sin expectativas de mejor futuro se encuentra en revistas culturales, programas de radio, televisión y hasta en artículos universitarios.

Para algunos la etiqueta es despectiva. Pero otros creen que se trata de una lúdica y mexicana forma de definir la forma de vida de millones de personas. “Si te pones a pensar todos somos Godínez”, le dice a BBC Mundo Javier Torres, quien creó un portal llamado Mundo Godínez.

Letrero que dice CORTESÍA DE MUNDO GODÍNEZ
El origen de este sobrenombre es desconocido.

“Se piensa que es nada más la gente que usa corbata y traje, pero es una forma de trabajo. A lo mejor (en tu empleo) tienes otros horarios, pero no dejas de reportarle a alguien, de tener horas de entrega“.

“Gutierritos”, el antecedente

No se sabe cómo surgió la idea de usar el apellido Godínez para definir a quienes trabajan en las oficinas. Pero no es la primera vez que en México se utiliza una etiqueta similar para llamar a los empleados con horario fijo.

En los años 60, por ejemplo, a los oficinistas se les llamaba “Gutierritos”, en referencia a una popular telenovela del mismo nombre. El protagonista era un hombre humillado por su jefe y maltratado por su esposa y sus hijos, y quien a pesar de todo se esforzaba por hacer bien su trabajo.

En el caso de los “Godínez” el origen no es tan claro. Algunos mencionan programas de televisión de los años 80 como la serie “El Chavo del 8”, una de las más populares de Latinoamérica.

Fiesta en una oficinaCORTESÍA DE MUNDO GODÍNEZ
También se utiliza para la gente que tiene horario de oficina, aunque no trabaje en una.

Uno de los personajes es un estudiante de apellido Godínez, que se caracterizaba por no estudiar y evadir siempre participar en clase.

Otros se refieren a un episodio de la serie animada Los Simpson, que en su traducción al español mexicano identifica a un personaje con ese apellido. Se trata, coincidentemente, de un empleado que no realiza bien su trabajo.

Al final, la definición se popularizó, e incluso existe una especie de prontuario para definir la vida y obra de los “Godínez”.

Diccionario “Godínez”

Por ejemplo, puede usarse como sustantivo. Godín es, según la definición más popular, la persona que trabaja en una oficina con una jornada determinada. En México generalmente inicia a las 08:00 y concluye a las 17:00, con una hora para comer.

Un café junto a una laptopCORTESÍA DE MUNDO GODÍNEZ
También se habla de comida Godínez, una dieta que generalmente incluye alimentos comprados en la calle y se consume de pie.

Algunos incluyen en esta definición a quienes están obligados a soportar malos tratos en su empleo, porque no pueden encontrar uno mejor.

La palabra también puede ser un verbo como Godinear, es decir hacer actividades propias de los Godínez.

Es un amplio espectro que incluye comer en el escritorio mientras se termina algo pendiente en la computadora. También, por ejemplo, tomar una copa con los compañeros de trabajo, pero sin quitarse el gafete de identificación de la empresa. O para quienes usan el verbo de forma despectiva significa un comportamiento rutinario, predecible o aburrido en el trabajo.

Este prontuario incluye adjetivos como la comida Godínez, una dieta que generalmente incluye alimentos comprados en la calle y se consume de pie, en unos minutos.

Hombre haciendo copias de su cara en una fotocopiadora
Godinear se usa como verbo para decir hacer actividades propias de los Godínez. (Foto: Getty/Christopher Robbins)

Pero no necesariamente es comida poco saludable. El portal Mundo Godínez, por ejemplo, convocó a sus seguidores a mostrar sus desayunos en fotos.

Y muchos enviaron imágenes de fruta, jugo o sándwiches caseros.

“Atrocidad Godínez”

¿Qué piensan los oficinistas sobre la forma de llamar a su oficio?

“A mí no me molesta, no sé por qué llamarnos Godínez pero no veo nada malo”, le dice a BBC Mundo Sergio Contreras, empleado de un banco en el lujoso barrio de Las Lomas, en Ciudad de México.

“Está padre (bueno) ser parte del Godinato, a veces es divertido“, confiesa Antonio Mendoza, trabajador de una oficina de la Secretaría de Economía.

Pero a Luisa Abigail, secretaria en un despacho de contabilidad en el Centro Histórico de la capital mexicana, el tema le incomoda: “¿Por qué tienen que elegir un nombre para un empleo como cualquier otro? ¿Trabajar en una oficina nos hace distintos?”, dice a BBC Mundo.

Mujer en un cajero donde atiende un hombreAFP
Quienes usan el verbo de forma despectiva creen que se refiere a un comportamiento rutinario, predecible o aburrido en el trabajo.

Es otra cara de la moneda. Llamar “Godínez” a oficinistas, burócratas y otros asalariados es una etiqueta, coinciden especialistas como Fernando Bermúdez de la Universidad Iberoamericana.

Y a veces es discriminatoria. Por ejemplo, en el portal Medium.com, Andrés Román compara el empleo de oficinista con algo inadecuado. “Todos hemos cometido alguna atrocidad Godínez, lo importante es cuidar que no afecte a nuestra imagen”, escribió.

“A veces llevar un sándwich de atún todos los días en la bolsa de Walmart puede ser la razón que no has entendido por la cual no obtuviste la promoción que buscabas”.

Aspiración Godínez

Al final, ofensivo o no —muchos oficinistas lo toman a broma— lo cierto es que el eufemismo “Godínez” habla de una condición real de los mexicanos.

“Somos el corazón del PIB, el motor de la economía”, dice Torres, aunque ciertamente es una percepción.

Hombre atrapado en un cubículo lleno de papeles
El 11,8% de los mexicanos con empleo fijo son oficinistas. (Foto: Getty/sturti)

De los 34 millones de mexicanos con empleo fijo en el país el 11,8% son oficinistas, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi).

Esto es, técnicamente hay más de cuatro millones de “Godínez” en México. Pero al mismo tiempo el número de trabajadores independientes, sin seguridad social ni derecho a jubilación, es de 13,5 millones de personas.

Así, en un país donde la precariedad laboral está al alza según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y en el que derechos como el servicio médico se ha convertido en un privilegio, ser Godínez es una aspiración.

Lo dice la secretaria Laura Abigail. “Ya quisieran muchos tener prestaciones, un aguinaldo (bono anual) aunque sea pequeño en Navidad”, insiste, “se burlan, pero nos tienen envidia”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Con las dos dosis de la vacuna me sentía invulnerable. Estaba equivocado"

El periodista de la BBC Andrew Marr advierte de los peligros de descuidar las medidas de seguridad incluso si ya has sido vacunado.
4 de julio, 2021
Comparte

No puedo estar seguro, pero si hago un repaso a las últimas semanas tengo muy claro que me contagié de la variante Delta del coronavirus durante la cumbre de las naciones del G7 (Grupo de los Siete), en Cornualles, probablemente el domingo 13 de junio.

Fue un día muy largo: me levanté antes de las 5:00, con todos los inconvenientes y el estrés de una transmisión desde el exterior, con nuestros invitados negándose a moverse de su “anillo de acero” , y luego con grandes dificultades de transporte para tratar de regresar a Londres, lo que significa que no estuve en casa hasta después de medianoche.

Sentirme hecho polvo el lunes no fue una sorpresa, pero seguí adelante con mi vida.

El martes, sentí que me había pillado un resfriado de verano: estornudos, dolor de garganta y un ligero dolor de cabeza.

Pero en medio de la temporada de alergias, no me pareció nada siniestro.

Había recibido dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech mucho antes. No es que estuviese siendo imprudente, pero me sentía en cierto modo invulnerable. Estaba equivocado.

Seriamente enfermo

Al día siguiente, el miércoles, me hice dos pruebas de coronavirus.

Ambas fueron negativas y seguí con mis asuntos cotidianos: recados, compras, entrega de cuadros para mi exposición de arte en Bermondsey, al sureste de Londres…

Seguía sintiendo que tenía un fuerte resfriado.

Sinceramente, si no hubiera estado trabajando en la BBC con colegas más jóvenes que no se habían vacunado, podría haber continuado e intentado presentar mi siguiente programa dominical.

En lugar de ello, fui a hacerme una prueba PCR al centro del norte de Londres.

A las 08:00 de la mañana del día siguiente, recibí un resultado positivo y las autoridades sanitarias me comunicaron que debía ponerme en confinamiento durante 10 días a partir de los primeros síntomas, es decir, en mi caso, hasta el viernes 25 de junio.

Lo hice. Nick Robinson, bendito sea, me sustituyó en el último momento.

Dos días después de mis primeros síntomas, empecé a sentirme seriamente enfermo.

Tenía fiebre, dolor muscular, temblores, un fuerte dolor de cabeza y síntomas similares a los de un resfriado.

delta

Getty Images
La variante Delta fue localizada por primera vez en la India.

No podía oler nada, ni mi loción para después del afeitado, ni café, nada.

Empezaba los libros y los abandonaba, y volvía a arrastrarme a la cama para volver a dormir.

Ni siquiera me interesaban mucho las noticias.

Un día me sentía mejor y al siguiente peor.

Empecé a preocuparme por el covid de larga duración.

De todos modos, para mí, todo terminó felizmente. Me recuperé bastante rápido y, al parecer, completamente.

Cuando terminó mi cuarentena, me sentía bien.

Unas reflexiones

Pero tengo las siguientes reflexiones.

En primer lugar, los primeros síntomas de esta nueva cepa, identificada por primera vez en la India, son muy, muy similares a los de un resfriado leve, y es increíblemente infecciosa, de modo que ten cuidado.

En segundo lugar, si tienes alguna duda, hazte una prueba PCR.

variante delta coronavirus

Getty Images
El periodista alerta de lo infecciosa que es la variante Delta.

Tercero, con un resultado positivo, por el amor de Dios, ponte en aislamiento.

Puedes pensar que tienes superpoderes porque has recibido las dos vacunas. Y, sí, la vacuna parece que protege muy bien contra el ingreso en el hospital: en ningún momento tuve dificultades para respirar.

Pero eso no significa que no puedas infectarte.

Y no significa que la enfermedad que se esconde detrás de esas anodinas palabras, “síntomas leves y moderados”, no sea desagradable.

En resumen, mantén la precaución, mantente a salvo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.