La fulminante caída de Kevin Spacey, tras las acusaciones de abuso sexual
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: AFP

La fulminante caída de Kevin Spacey, tras las acusaciones de abuso sexual

En apenas 72 horas, Spacey ha pasado de ser uno de los actores más respetados del mundo del cine, el teatro y la televisión a tener que tomarse un descanso para recibir ayuda.
Foto: AFP
Por Beatriz Díez / BBC Mundo
2 de noviembre, 2017
Comparte

La rueda de acusaciones de acoso sexual en el seno de Hollywood no para y el estadounidense Kevin Spacey es su protagonista más reciente.

En apenas 72 horas, Spacey ha pasado de ser uno de los actores más respetados del mundo del cine, el teatro y la televisión a tener que tomarse un descanso para recibir ayuda.

“Kevin Spacey se va a tomar el tiempo necesario para hacer análisis y buscar tratamiento”, dijo su representante en un escueto comunicado enviado a la revista Variety este miércoles.

BBC Mundo repasa la figura del aclamado actor, ahora caído en desgracia.

Rápida sucesión de eventos

El pasado domingo, Buzzfeed se hizo eco de las palabras del actor Anthony Rapp, que asegura que Spacey se propasó sexualmente con él en 1986, cuando Rapp tenía 14 años y el protagonista de la serieHouse of Cards,26.

Anthony Rapp y Kevin SpaceyDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionAnthony Rapp (izquierda) afirma que Kevin Spacey lo acosó sexualmente en 1986, cuando él tenía 14 años y el protagonista de House of Cards, 26.

Desde aquella revelación se aceleraron los hechos: primero llegó la disculpa de Spacey hacia Rapp en un comunicado en el que además anunció que es homosexual.

Después recibió fuertes críticas por haber unido ambas cosas.

Posteriormente aparecieron otros casos de hombres que dicen haber sido acosados sexualmente por él.

Y este miércoles anunció su retirada temporal de los escenarios.

En este contexto, Netflix suspendió el rodaje de la sexta temporada de House of Cards, que será la última, sin concretar qué va a pasar.

Kevin SpaceyDerechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionKevin Spacey ha ganado dos Oscar, un Tony y un Globo de Oro.

Comienzos en el teatro

“Según mi madre, yo quería ser actor desde los 7 años”, decía Spacey este año en Los Ángeles. “Ella no lo tuvo fácil. Era la que se ganaba los garbanzos”, agregó.

Del padre de Spacey no se sabe mucho. Se ha reportado que era miembro del Partido Nazi Estadounidense y abusaba de la familia. Spacey no habla de él ni usa su apellido.

Para el actor nacido en Nueva Jersey, su “padre adoptivo” fue Jack Lemmon, quien lo introdujo en el mundo de la actuación.

Spacey estudió en la prestigiosa escuela Julliard de Nueva York y tardó en alcanzar la fama.

Kevin Spacey en el teatro
Image captionKevin Spacey empezó a labrarse un nombre en el teatro, donde en 1991 ganó un premio Tony por la obra “Lost in Yonkers”.

En 1986, cuando supuestamente ocurrió el incidente con Rapp, Spacey actuaba en Broadway en la obra de teatro “El largo viaje del día hacia la noche”.

El reconocimiento en el cine le llegó en 1995 de la mano de Bryan Singer, director de “Usual Suspects” (“Los sospechosos de siempre”), película por la que ganó un Oscar a mejor actor de reparto.

El prestigio que ya tenía en las tablas de Broadway se extendió así a Hollywood y Spacey adquirió fama de actor serio, versátil y confiable.

Laureado intérprete

Todo proyecto en el que se aventuraba parecía conducir al éxito. En el año 2000, ganó el Oscar a mejor actor protagonista por su papel en American Beauty” (“Belleza americana”).

Además de los dos Oscar, Spacey tiene en sus vitrinas un premio Tony de teatro y un Globo de Oro.

Se le conoce como el eterno candidato a los Emmy por las 11 nominaciones que ha tenido, varias de ellas por su personaje de Frank Underwood en House of Cards.

Teatro Old Vic en Londres, Reino Unido
Image captionEl teatro Old Vic, del que Kevin Spacey fue director artístico, ha instalado una línea de teléfono confidencial para aquellos en la compañía que se sientan víctimas de algún comportamiento inapropiado.

A su faceta de actor se le suma su trabajo como productor ejecutivo, sin olvidar que fue director artístico del prestigioso teatro de Londres Old Vic por más de una década.

Celoso de su intimidad

Quienes mejor lo conocen, cuentan que Spacey es un buen conversador y un genial imitador de actores clásicos como Jack Lemmon o James Stewart. Sin embargo, se cierra cuando se habla de su vida privada, que desde que saltó a la fama en los años 90 ha sido objeto de constantes rumores e insinuaciones.

En 1997, fue imagen de portada de la revista Esquire con el titular “Kevin Spacey tiene un secreto”. Dos años después quiso despejar los rumores y le comentó a la revista Playboy que aquello en realidad le ayudó a conquistar mujeres que querían “transformarlo”.

En el año 2000, con su flamante Oscar por American Beauty bajo el brazo, le dijo a Lesley Stahl, del programa “60 minutos”, que tenía una relación amorosa con una mujer llamada Dianne Dreyer.

Kevin Spacey con el Oscar por American Beauty en 2000Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionKevin Spacey logró en el año 2000 el Oscar a mejor actor por su papel en “American Beauty”.

Aun así, las especulaciones no cesaron y el hecho de no ser más abierto sobre el tema le granjeó críticas de la comunidad homosexual, que lo tachaba de cobarde.

Al igual que ocurriera con el productor Harvey Weinstein y las numerosas acusaciones por acoso sexual a actrices, modelos y empleadas, parece que la actitud de Spacey hacia hombres jóvenes era un secreto a voces en la industria.

Vanguardista de las nuevas plataformas

La rápida decisión de Netflix de suspender el rodaje de House of Cards, serie que Spacey también produce, deja en el aire no solo este trabajo sino otras colaboraciones futuras.

En diciembre se estrenará la película dirigida por Ridley Scott “All the Money in the World”, en la que Spacey interpreta al millonario industrial J. Paul Getty.

Queda por ver si la productora TriStar Pictures sigue adelante con los planes de promoción de dicha película en la carrera por los Oscar 2018.

Pero lo más incierto es cómo queda su relación con Netflix, empresa con la que tiene otro proyecto en marcha: la película biográfica “Gore” en la que Spacey interpreta al escritor Gore Vidal.

Robin Wright y Kevin Spacey (Foto: Netflix)
Image captionLa 6ª temporada de la serie House of Cards, que Kevin Spacey protagoniza junto a Robin Wright, será la última. (Foto: Netflix)

El actor fue una de las primeras estrellas de Hollywood en descubrir el potencial de esta plataforma y, después de firmar el contrato para interpretar al ambicioso Underwood, se convirtió en su cara más conocida y principal promotor.

Esto hizo que otras estrellas se animaran a involucrarse en proyectos de difusión de contenidos en internet.

La posición de Netflix no es fácil. El fin de House of Cards será algo que ya se adivinaba desde que su creador, Beau Willemont, dejó la serie. Pero la compañía está lidiando ya con el problema que le supone su relación con Harvey Weinstein y no se puede permitir otro gran escándalo.

¿Acudirá alguien al rescate de la imagen de Spacey o dejarán que siga en caída libre?

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

FGR y Robles ya negocian acuerdo por La Estafa Maestra previo a semana clave

La Fiscalía notificó a un juez federal que se ha formalizado ya el contacto con la defensa de la exfuncionaria, pero aun no se alcanza un acuerdo definitivo. La próxima semana es clave previo a la audiencia del 26 de febrero.
Cuartoscuro
19 de febrero, 2021
Comparte

Sin llegar aún a un acuerdo definitivo, la Fiscalía General de la República (FGR) notificó a un juez federal que se encuentra en marcha una negociación formal con la extitular de Sedesol y Sedatu Rosario Robles Berlanga, para buscar una salida alterna al proceso penal iniciado en su contra por el caso de “La Estafa Maestra”.

De acuerdo con autoridades judiciales, la Fiscalía informó lo anterior al juez federal Ganther Villar Ceballos antes de vencer el plazo de cinco días hábiles que este les había concedido, tras posponer la audiencia intermedia programada originalmente para el 10 de febrero. Dentro de una semana ambas partes deberán comparecer de nuevo para informar si hay o no un arreglo.

De no alcanzarse un acuerdo, la Fiscalía deberá presentar la acusación formal en contra de Robles, y descubrir las pruebas para que el caso avance al juicio.

El juzgador había urgido a la FGR a definir si era posible llegar o no a un acuerdo dentro de un proceso penal que ya lleva más de un año y medio de haberse iniciado, y que mantiene a Rosario Robles en prisión preventiva sin que se haya determinado si es culpable o inocente.

De acuerdo con la carpeta de investigación de la Fiscalía, la exfuncionaria es probable responsable del delito de ejercicio indebido del servicio público en la modalidad de omisiones, luego de haber permitido la firma de convenios en las dependencias que encabezaba, los cuales abrieron la puerta para el desvío de cinco mil millones de pesos.

En el escrito de la acusación enviado al juez en agosto pasado por estos hechos, la FGR solicitó una pena máxima de 21 años de cárcel en contra de la exfuncionaria, así como la devolución del millonario monto desviado. No obstante, también expresó que estaba abierta a la posibilidad de negociar una salida alterna.

Robles y su defensa rechazaron originalmente la posibilidad de un acuerdo alegando la inocencia de la exfuncionaria. Sin embargo, luego de que la FGR obtuviera una nueva orden de aprehensión en contra de Robles por los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero, la exfuncionaria cambió radicalmente de parecer y ofreció su disposición para colaborar con las autoridades.

Dicha colaboración tendría como uno de sus puntos principales la confesión de Robles, en la que ella señalaría que los desvíos efectivamente ocurrieron, y que estos habrían sido resultado de una política de corrupción ordenada desde las esferas más altas del gobierno. El que fuera su oficial mayor, Emilio Zebadúa, ya testificó señalando que el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray, estaba al tanto de todo.

Sin embargo, pese a que dicha colaboración fue ofrecida por la exfuncionaria desde noviembre, hasta ahora no se ha podido materializar el acuerdo ni la primera declaración de la exfuncionaria.

Las trabas del pacto

De acuerdo con autoridades judiciales, el pasado miércoles el juez Ganther Villar Ceballos recibió la notificación de la FGR de que las pláticas entre las partes ya se encontraban en marcha, sin que de momento pudiera precisarse un resultado de estas.

Fuentes que participan en el proceso indicaron a Animal Político que la voluntad de negociar entre las partes existe desde el año pasado, sin embargo, las dificultades para consensuar un acuerdo en algunos puntos en específico han complicado el cierre de una negociación que ahora deberá hacerse a contrarreloj. 

Uno de los pendientes a resolver es el tipo de salida alterna que se estaría concediendo a Robles. La defensa plantea como escenario preferente que se le conceda un criterio de oportunidad para fungir como testigo colaboradora en todo el caso de La Estafa Maestra. Ello significaría que se suspenda el proceso penal en contra por omisiones (sin llegar a ninguna resolución), y que también se cancele la orden de arresto en su contra por el caso de delincuencia organizada.

Lo anterior significaría la libertad prácticamente inmediata de Robles, aunque dejando libre la facultad de la FGR de reactivar el proceso si así lo desea. 

Otra opción –preferida por la FGR– es que Robles acepte declararse culpable de las omisiones que se le imputan y sin ir a juicio, a cambio de una sentencia reducida. Se trata de un mecanismo conocido como procedimiento abreviado,  que ya le ha permitido a la Fiscalía cerrar casos de corrupción en el pasado, como el abierto en contra del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

La defensa de la exfuncionaria estaría dispuesta a aceptar el procedimiento abreviado siempre y cuando la pena que resulte no exceda de un máximo de 4 años de cárcel. En los hechos, dicha condena significaría la libertad para Robles a más tardar en agosto cuando cumpliría ya dos años en prisión, lo que le da derecho a cumplir la otra mitad de su pena fuera de prisión. 

Pero el punto que ha complicado el cierre del proceso abreviado es el relativo a la reparación del daño. La posición de la defensa es que este tema es improcedente dado que el delito que se le imputa su representada (ejercicio indebido del servicio público) es de tipo formal y no material, es decir, no tuvo una consecuencia directa en términos patrimoniales como lo sería, por ejemplo, un robo.

Sin embargo, los fiscales federales consideran que dado que las omisiones generaron un daño al erario debería ser procedente la devolución de al menos un aparte de los montos desviados. Hasta enero pasado se mantenían inamovibles respecto a este punto.

Semana clave

La próxima semana será definitoria en el proceso abierto en contra de Robles. El juez pidió a las partes que el viernes 26 de febrero se retome la audiencia intermedia para que expongan si existe un acuerdo que daría por terminado el proceso. En caso contrario, ordenará que el proceso siga en curso para llegar al juicio.

En ese contexto y como parte de este procedimiento, los fiscales deberán reunirse antes del viernes con Rosario Robles, recluida en el penal femenil de Santa Martha Acatitla, para delinear su posible colaboración e incluso una primera declaración ministerial si se dan las condiciones para ello.  Cualquier salida alterna deberá ser avalada por el subprocurador o por el fiscal general.

Si ambas partes logran alcanzar un acuerdo este deberá ser expuesto y justificado en la audiencia del 26 de febrero. De cumplirse los requisitos el juez dará su aval para ello. Si la salida que se concreta es un procedimiento abreviado, en esa misma sesión Robles tendría que declarase culpable.

De no ser así, el juez ordenaría a la FGR que exponga oralmente la acusación que ya mandó por escrito e inicie la presentación y desahogo de las pruebas que las dos partes llevarían a juicio. Se trata de una audiencia que por su naturaleza técnica podría extenderse por varios días. En este escenario, Robles permanecería presa hasta que se resuelva si es culpable o inocente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.