En México, solo 1.5% de los casos denunciados de abuso infantil llega a juicio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

En México, solo 1.5% de los casos denunciados de abuso infantil llega a juicio

En México, de acuerdo con datos de la Asociación para el Desarrollo Integral de las Personas Violadas, hay cerca de 4.5 millones de casos de abuso sexual durante la infancia. Se estima que alrededor de 10% denuncia.
Foto: Cuartoscuro
Por Andrea Vega
29 de noviembre, 2017
Comparte


El fiscal está ahí enfrente, sentado, con la cara dura. La pequeña, de cuatro años, quiere salir corriendo. La investigación para procesar a quien la abusó sexualmente le está resultando un trauma adicional. No entiende los tecnicismos del ministerio público, ni por qué está ahí intentando convencerlos de lo que pasó o de qué sirve todo eso.

Así reconstruye Analía Castañer, coordinadora del grupo de Atención a la Infancia en Procesos de Justicia (Atij), uno de los casos que el colectivo ha documentado, en el Estado de México, sobre lo que sucede cuando un menor se presenta a declarar sobre un abuso sexual sin acompañamiento especializado.

La historia de la niña no para ahí. Entre el miedo y los nervios se ha enredado mucho. Empieza a contar lo sucedido, pero ante las muchas preguntas, no puede seguir. Empieza a pensar que ese señor de enfrente no le cree y se calla. El fiscal concluye que la declaración es confusa e imprecisa y la investigación se cae. No hay castigo para quien la abusó, y ella sale de ahí como víctima doble: de una violación y de que las autoridades crean que ha sido capaz de inventar una mentira semejante.

En México, de acuerdo con datos de la Asociación para el Desarrollo Integral de las Personas Violadas (Adivac), hay cerca de 4.5 millones de casos de abuso sexual durante la infancia. Se estima que alrededor de 10% denuncia y de esos solo 1.5% llega a juicio.

El Informe de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (Ceav) reporta que de 2010 a 2015 fueron consignados en averiguaciones previas, a nivel nacional, 67 mil 548 casos de delitos sexuales contra mujeres, de ellas 28 mil 672 estaban entre 0 y 15 años de edad.

Mientras que 12 mil 576 de las víctimas son hombres, y de ellos, 7 mil  300 estaban entre 0 y 15 años de edad. Los datos brindados por los organismos de procuración de justicia, consultados por la Ceav para el informe, evidencian que casi cuatro de cada diez (37.48%) de las personas que figuran como víctimas de violencia sexual en las averiguaciones previas tienen menos de 15 años.

Para un menor es muy difícil atravesar la ruta de la impartición y procuración de justicia. “Es un enorme embudo. Ya de por sí es difícil que hablen de lo que les pasó y luego está esto de lo difícil que es conseguir que se haga justicia. Si el sistema en general funciona mal en México, imagínate lo que es llegar con un niño chiquito a que le tomen una declaración. No encuentras personal que esté preparado para hacerlo”, dice Castañer.

De acuerdo con el Protocolo de actuación para las autoridades en casos que afecten a niñas, niños y adolescentes, emitido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en 2012, todos los menores de edad que se presenten a declarar deben tener el acompañamiento de un especialista.

“Un niño no puede ir a declarar sin antes haber recibido información que le permita entender de qué se trata –asegura Castañer–, porque la complejidad de un proceso de justicia no es asequible para ellos. Cognitivamente les resulta imposible entender palabras técnicas o toda la complejidad de lo que sucede en una diligencia”.

Necesitan un lenguaje diferente, una especie de traductor previo que les explique: de qué se trata, por qué así, quiénes son las personas que están presentes y por qué a él o ella le toca ir a hablar, qué sentido tiene, para qué le sirve. Sin embargo, estima la especialista, en la actualidad solo uno o dos de cada 10 niños que van a denunciar un abuso sexual tiene este tipo de acompañamiento.

Toca ayudar

Por eso es que el grupo de Atención a la Infancia en Procesos de Justicia (Atij) está trabajando para ayudar a revertir este panorama. El grupo pertenece al Instituto Latinoamericano de Estudios de la Familia (Ilef) y ofrece acompañamiento a las víctimas de abuso sexual que acuden a denunciarlo.

Además, Atij cubre otro aspecto que impide el acceso a la justicia de niños, niñas y adolescentes, los trabajos periciales. Los peritos necesitan saber aplicar las pruebas adecuadas a los niños y lograr que tengan el suficiente peso científico y metodológico para que se usen en un proceso de justicia.

En general, reporta el informe de Ceav, en los delitos de abuso sexual a menores, el personal de Ministerios Públicos tiende a argumentar que los jueces y juezas “les rechazan” los casos. Lo anterior denota que persisten debilidades en la formación del personal para investigar los delitos sexuales.

Los testimonios emitidos en los grupos focales por agentes del Ministerio Público, subraya el informe,  también revelan la falta de credibilidad en el dicho de las víctimas por parte del personal jurisdiccional, pero también por parte de quienes realizan las investigaciones en los organismos de procuración de justicia.

La discusión respecto a si un niño fantasea una situación de abuso sexual sin realmente haberla vivido ha estado en el centro de la problemática desde hace mucho tiempo. “Los niños no pueden fantasear detalles de una actividad sexual cuyo conocimiento es absolutamente inapropiado para su edad“, refiere un análisis del Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef).

Pero, hay peritos con una enorme carga de trabajo dentro de las instituciones públicas, dice Castañer, “tienen que hacer cientos de diagnósticos. Deben realizar periciales en media hora, y eso es técnica y metodológicamente imposible. Agrégale ahora que si se trata del caso de un niño o una niña tienes que tomar un montón de pruebas, hacer intervenciones para generar confianza”.

En un caso de niños y niñas, “una pericial bien hecha te lleva seis sesiones de dos horas y en distintos días. Son doce horas solo de aplicación, y luego tienes que sentarte a analizar resultados y después hacer el informe. En total te puedes llevar unas 20 horas. Si frente a eso pones la realidad de un perito teniendo que hacerlo en media hora o en cuatro horas, en el mejor de los casos, pues es obvio que no se hacen bien. Y con los ministerios públicos pasa lo mismo, llevan 200 casos abiertos al mismo tiempo. Por eso es más fácil decir que el niño está mintiendo”.

Es evidente que el sistema de justicia tiene que cambiar, asegura la especialista. Pero, ¿cómo le va a hacer para que todo su personal esté capacitado? “Esperar a eso es esperar algo que irá lento, por eso es que otras instituciones necesitamos apoyarlo. Si no hay personal especializado suficiente para preparar a niños y que pasen por ese proceso de la mejor manera, las organizaciones de la sociedad civil y los psicólogos tenemos que intervenir”.

Por eso, aunado a las tareas de acompañar a menores víctimas de abuso sexual durante el proceso penal y capacitar a los peritos para que hagan pruebas e informes más robustos, Atij también prepara a psicólogos clínicos para que si un juez les pide información sobre un niño o una niña puedan ofrecerla.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Chernóbil: los incendios forestales que arden en los alrededores de la planta nuclear

Los incendios, que llevan ardiendo desde el 4 de abril, se acercan a la zona de exclusión de la planta nuclear de Chernóbil. Sin embargo, las autoridades aseguran que el área no corre peligro.
EPA
14 de abril, 2020
Comparte
Bomberos luchando contra el incendio.

EPA
Las autoridades dicen que la radiación en el área está en niveles “normales”.

Los incendios forestales que llevan ardiendo casi diez días en el norte de Ucrania ahora están a unos pocos kilómetros de la planta nuclear abandonada de Chernóbil, según alertan grupos como Greenpeace.

La rama rusa de esta ONG dijo este lunes, según la agencia de noticias AFP, que unas imágenes satelitales mostraban que en su punto más cercano, el fuego estaba a solo 1,5 kilómetros del domo protector del reactor que explotó el 26 de abril de 1986, el peor accidente nuclear de la historia.

Las autoridades ucranianas confirmaron el martes que el incendio estaba bajo control.

Los servicios de emergencia explicaron que todavía había algunas partes “humeantes” en el suelo del bosque, pero que no quedaba “fuego abierto”.

El mayor incendio, de acuerdo a Greenpeace, ya cubre 34.000 hectáreas, mientras que un segundo fuego ocupaba un área de 12.000 hectáreas.

La organización también dijo que los incendios son mucho más grandes de lo que las autoridades reconocen.

El operador turístico Yaroslav Emelianenko escribió en Facebook que uno de los incendios había llegado a la ciudad abandonada de Pripiat, construida para los trabajadores de la planta y sus familias.

Advirtió que las llamas estaban a solo 2 km de donde se almacenaban los desechos más peligrosos de la central nuclear.

Mapa de la zona

BBC

Emelianenko también dijo que si el incendio rodeara Pripiat causaría un desastre económico, ya que las visitas turísticas supervisadas proporcionaban valiosos ingresos.

En 2018, más de 70.000 personas visitaron la ciudad.

En 2019, esa cifra fue aún mayor después del éxito de la miniserie “Chernobyl”, de HBO, sobre el desastre.

Cortafuegos alrededor de la planta

La policía ucraniana dijo que los fuegos habían estado ardiendo desde el fin de semana del 4 de abril, luego de que un hombre quemara hierba seca cerca de la zona de exclusión de la planta (un radio de 30 kilómetros con acceso restringido).

Un sospechoso ya ha sido identificado.

El 5 de abril, Yegor Firsov, jefe interino del Servicio Estatal de Inspección Ecológica de Ucrania, dijo en una publicación de Facebook que los niveles de radiación en el área habían aumentado sustancialmente por encima de lo normal.

El gobierno rechazó esta afirmación y dijo que los niveles en el área estaban “dentro de los límites normales”.

Firsov retiró luego sus comentarios.

Ahora más de 300 bomberos con equipos especiales trabajan en el lugar, mientras seis helicópteros y aviones intentan extinguir el fuego desde arriba.

Imágenes aéreas de la zona de exclusión, tomadas por Reuters, muestran tierra chamuscada y ennegrecida y troncos de árboles todavía ardiendo.

Volodymyr Demchuk, funcionario del servicio de emergencia de Ucrania, dijo en un video difundido el lunes que no había “amenaza para la planta de Chernóbil ni para las instalaciones de almacenamiento, ni para otras instalaciones críticas de la zona de exclusión”.

El viceministro del Interior de Ucrania, Anton Herashchenko, también dijo que no hay peligro para los almacenes de desechos nucleares.

En una publicación repleta de hipervínculos a imágenes satelitales del área, Herashchenko dijo que la situación era “completamente segura” y que cualquier posibilidad de que el incendio llegara a las instalaciones estaba “absolutamente descartada”.

“No ha habido cambios en la radiación de fondo en la central nuclear de Chernóbil, en la zona de exclusión o fuera de la zona”, escribió Herashchenko.

Incendios forestales cercanos a Chernóbil.

Reuters
Hasta este lunes, los incendios estaban acercándose a la planta nuclear.

“La misión de los rescatistas es evitar que el fuego se propague a instalaciones críticas. ¡Y tendrán éxito!”, subrayó Herashchenko.

“Por favor, no se interpongan en su camino. No difunda ni comparta noticias falsas, mentiras ni tonterías. Todo estará bien”.

Sin embargo, Kateryna Pavlova, jefa interina de la Agencia Estatal Ucraniana de Gestión de la Zona de Exclusión, dijo el lunes a la agencia de noticias Associated Press que “no pueden decir que el incendio está contenido”.

“Hemos estado trabajando toda la noche, cavando cortafuegos alrededor de la planta para protegerla de las llamas”, dijo, pese a que según Herashchenko, este método no se recomienda para la zona de exclusión pues “la excavación puede liberar partículas radioactivas que hayan estado en el suelo”.

Abandono

La central nuclear de Chernóbil y la ciudad cercana de Pripiat han estado abandonadas desde 1986, cuando estalló el reactor número 4 de la planta.

La explosión disparó una nube de lluvia radiactiva sobre gran parte de Europa, pero el área alrededor de la planta fue la más afectada.

Nadie puede vivir en un radio de 30 kilómetros alrededor de la planta.

Chernóbil continuó generando energía hasta que el último reactor operativo la planta fue cerrado en 2000.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=2f3bWviThuQ

https://www.youtube.com/watch?v=BVgNytA9FNs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.