5 cosas de la película Coco que solo entenderás si eres de México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

5 cosas de la película Coco que solo entenderás si eres de México

La película "Coco" ha cautivado a México por la cercanía de su historia y el nivel de detalle respecto a las tradiciones y cultura.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
26 de noviembre, 2017
Comparte

Es la película animada más taquillera en la historia de México.

“Coco” cautivó al público mexicano al ser la primera película producida por Disney y Pixar que habla sobre una de las tradiciones más entrañables de ese país: el Día de Muertos.

El director de la cinta, Lee Unkrich, confesó recientemente que no sabía mucho de esta festividad ni de las tradiciones, lo cual le causaba cierto temor.

“La comunidad latina dice lo que le ofende y tiene opiniones fuertes… Como no soy latino, sabía que el proyecto iba a estar bajo la lupa “, dijo al diario The New York Times.

Seis años de producción finalizaron con la puesta en cartelera de “Coco”, una cinta que ha cautivado a México por la cercanía de su historia y el nivel de detalle a la cultura.

Aquí te presentamos 5 guiños que seguramente fuera de México pueden pasar desapercibidos.


1. El xoloitzcuintle

Un ejemplar de xoloitzcuintle

Getty Images
Los xoloitzcuintles son muy raros de ver en México ya que hay pocos ejemplares, pero han vivido en México durante siglos.

El perro Dante acompaña al niño protagonista, Miguel, en su viaje al más allá, pero no se trata de un perro cualquiera.

Es un xoloitzcuintle, un perro endémico de México que se caracteriza por su carencia de pelo y piel oscura, cuyo nombre e historia tienen su origen en la época prehispánica.

En la lengua náhuatl, la de los mexicas (que siguieron a los aztecas), el dios Xólotl era una deidad relacionada con la muerte, mientras que el vocablo “itzcuintli” significa perro: el perro de Xólotl.

Imagen de la película

BBC
Un perro es el compañero más fiel de Miguel en su aventura por el inframundo. (Foto: Disney Pixar)

Los mexicas tenían la creencia de que el xoloitzcuintle era un guía hacia el Mictlán, el mundo de los muertos, al cual se llegaba cruzando un río.

Así que no es casualidad que en “Coco” aparezca Dante, el perro xoloitzcuintle cumpliendo su ancestral labor al lado del pequeño Miguel al tratar de llevarlo por buen camino.


2. Los alebrijes

Un desfile de alebrijes

Getty Images
Tan pequeños que se pueden llevar en la mano, o gigantes que se mueven con ruedas, los alebrijes tienen múltiples tamaños y formas.

Los colores de la película llevan a los espectadores a un ambiente muy pintoresco, como el de los pequeños pueblos de México.

Pero en medio de la cinta aparecen los colores chillones de los alebrijes.

Son unas figuras de animales fantásticos, elaboradas a base de cartón, que tradicionalmente se elaboran en el sureño estado de Oaxaca.

La historia dice que los primeros alebrijes fueron producto de una pesadilla del artista Pedro Linares, quien a sus 30 años cayó enfermo.

Soñó que caminaba por un bosque en el que animales híbridos y coloridos se aparecieron ante él. Eran los alebrijes, como ellos mismos le dijeron.

Una vez recuperado, Linares comenzó a elaborarlos y pronto se popularizaron. Ahora llegaron hasta la pantalla grande en la película de Disney y Pixar.


3. El papel picado

Papel picado en una calle

Getty Images
El papel picado tiene su origen en el estado de Puebla, pero se puede ver en todo el país durante las festividades locales.

Para muchos mexicanos, la introducción de “Coco” es un gran tributo a una manualidad: el papel picado.

Esta manualidad consiste en pliegues de papel finamente cortados que muestran figuras y mensajes acordes a la celebración que adornen.

Tradicionalmente se usan en los altares del Día de Muertos, pero también adornan las calles en las festividades locales, en las fiestas de Independencia y en las celebraciones navideñas.

Los animadores de “Coco” se esmeraron para contar la historia de la familia Rivera a través de estos rectángulos de papel tan tradicionales de México.


4. La chancla

Nada infunde más respeto en México que “la chancla”.

Los niños saben que cuando su madre se quita la sandalia, no hay tiempo para dudar: se hace lo que diga.

Los realizadores de “Coco” llevaron esta simpática situación (claro, simpática para quien no recibe el golpe) a la película, con mamá Elena blandiendo la chancla ante Miguel y ante quien se atreva a desafiarla.

El crítico de cine Anthony Oliver Scott conversó con los creadores de “Coco”, incluido el director Lee Unkrich, quienes estaban preocupados por ofrecer una historia fiel a las costumbres mexicanas.

Miguel, personaje central de la película

BBC
Miguel es un niño que vive una aventura en medio de la celebración del Día de Muertos. (Foto: Disney/Pixar)

Cuenta que los escritores de la película habían pensado en que “mamá Elena” usara una cuchara.

Pero los consejeros “opinaron que eso no se sentía que correspondía con la realidad, así que Unkrich suavizó al personaje y cambió su objeto: en lugar de cuchara, una ‘chancla'”, escribió Scott en The New York Times.


5. El cempasúchil y los inframundos

Un altar de muertos en México

AFP
La flor de cempasúchil es la reina en los altares mexicanos del Día de Muertos.

No es casualidad que el camino al mundo de los muertos en “Coco” sea de color amarillo.

La flor de cempasúchil (tagetes erectaes conocida en México desde la época prehispánica y es la que adorna el Día de Muertos, el 2 de noviembre.

Se coloca en los altares y sobre las tumbas en los cementerios, además de que marca el camino que deben seguir los fallecidos desde el más allá.

En la película de Pixar también es así, con un largo puente cubierto de pétalos de cempasúchil por el que camina Miguel y Dante.

Pero, además, en un momento aparecen varios puentes más que desembocan en pirámides prehispánicas.

Esta es una referencia a los nueve niveles del Mictlán, o tierra de los muertos, para los cuales había varios caminos que debían tomar los muertos al viajar al inframundo.


Otros datos curiosos:

El nombre de la película: “Coco” surge del diminutivo que usan en México a las mujeres llamadas Socorro.

Viva, en Brasil: la cinta tuvo que cambiar de nombre en Brasil, donde se conoce como “Viva”, pues cocô en portugués significa mierda.

Santa Cecilia: el pueblo de la película está inspirado en Santa Fe de la Laguna, Michoacán, una localidad de la región indígena purépecha del oeste de México.

Caras conocidas: en la película aparecen fugazmente varios personajes famosos de México, como los actores Mario Moreno “Cantinflas”, María Félix, el luchador El Santo, así como el cantante Jorge Negrete.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Universidad de Murcia

El mexicano Juan Rivera Arroyo gana premio de Novela Vargas Llosa

La obra aborda los viajes imaginarios de Albert Speer, conocido como el arquitecto de Hitler, desde prisión, tras decidirse a “caminar alrededor del mundo”.
Universidad de Murcia
17 de diciembre, 2020
Comparte

La novela ‘Albert Speer, un día’, escrita por el mexicano Juan Rivera Arroyo resultó ganadora del XXV premio Vargas Llosa.

La obra aborda los viajes imaginarios de Albert Speer, conocido como el arquitecto de Hitler, desde prisión, tras decidirse a “caminar alrededor del mundo”, a la mitad de su condena.

Leer más: La novela escrita hace 100 años que retrata la vida en cuarentena de 2020

“Gracias a un registro meticuloso de los kilómetros recorridos, puede marcar en mapas su avance. El punto de partida es la prisión de Spandau, en Berlín. El viaje imaginario, sin salir de su riguroso encarcelamiento, lo lleva por Europa del Este y Asia, a través del estrecho de Bering y a lo largo de la costa oeste de América del Norte”, relata la reseña del jurado. 

También relata los episodios más importantes de la colaboración de Albert Speer con el nazismo, así como la publicación de documentos que revelan que “su involucramiento en el Holocausto fue mayor de lo que él jamás admitió. Sin embargo, ha pasado a la historia como ‘el buen nazi’”.

El jurado, convocado por la Universidad de Murcia (España), la Fundación Mediterráneo y la Cátedra Vargas Llosa, destacó la obra del joven de 28 años como “ejercicio eficaz y brillante de la lengua española, puesta al servicio de una trama que termina revelando la radical inmoralidad a la que llevó aquella locura colectiva del Nacional-Socialismo”. 

“El autor ha creado una inventiva de viajes figurados en la mente del personaje, a partir del recorrido cronometrado del patio de la prisión de Spandau”, señalaron sobre Juan Rivera, quien será premiado con 12 mil euros y la publicación de la novela.

Riera, nacido en 1992 en Pachuca, Hidalgo, es licenciado en literatura por Casa Lamm, con un posgrado en storytelling en la Scuola Holden de Turín y un máster en escritura creativa en la Universidad de Sevilla.

Este mismo año ganó el Certamen Nacional de Literatura Laura Méndez de Cuenca, con su novela “La casa de la memoria rota”. 

También ha publicado los libros de cuentos “El lecho del mar” (Premio Estatal de Cuento Ricardo Garibay 2010) y “La ronda”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.