Ambulantes piden que el trabajo en la calle sea reconocido como un derecho en la Constitución
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Adolfo Vladimir / Cuartoscuro.com

Ambulantes piden que el trabajo en la calle sea reconocido como un derecho en la Constitución

Líderes, vendedores ambulantes e investigadores demandan reconocimiento jurídico al comercio que se realiza en las calles para cambiar las condiciones de desigualdad y vulnerabilidad que padecen las personas que se dedican a ello.
Adolfo Vladimir / Cuartoscuro.com
Por Claudia Altamirano
24 de noviembre, 2017
Comparte

El comercio ambulante debe ser reconocido como tal en la Constitución, a fin de garantizar el derecho al trabajo de las personas que venden productos y servicios en la calle, y eliminar la irregularidad legal que los vuelve presa fácil de intereses políticos en tiempos electorales, señalan investigadores y los propios vendedores.

“Somos una válvula de escape. La economía la generamos nosotros y hemos contribuido a que prevalezca la paz social en el país”, sentencia María Rosete, del Frente Metropolitano de Vendedores en Vía Pública. La lideresa de ambulantes pide que sean reconocidos como el sector económico más importante del país y que las decisiones sobre el ambulantaje incluyan su participación para erradicar la situación de desigualdad y vulnerabilidad que padecen.

La economía informal en México tuvo en 2015 una participación de 23.6 % en el Producto Interno Bruto (PIB), generada por 58 % de la población ocupada en actividades económicas informales, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Esto significa que por cada 100 pesos generados de PIB en el país, casi 24 los generan los trabajadores informales.

Si bien el concepto de economía informal abarca a todo trabajador que no cuente con seguridad social -incluidos los del hogar y los que realizan agricultura de subsistencia-, los comerciantes son mayoría en este sector: 33.6 % del trabajo informal proviene del comercio, de acuerdo con el INEGI.

Es por esta abrumadora participación en la economía del país que el proyecto de Constitución Política para Ciudad de México, presentado por el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera en 2016, incluía a las personas que trabajan en la calle dentro del propio texto constitucional. En su artículo 15, el proyecto dictaba que “las personas prestadoras de servicios, vendedores fijos y semifijos tienen derecho a desempeñar sus actividades y oficios en los espacios públicos de la ciudad, determinados por la ley; a la certeza jurídica, la seguridad física y la no represión”, en referencia a la constante persecución que sufren por parte de policías, al vender mercancías de manera ilegal.

Sin embargo, el proyecto finalmente aprobado por la Asamblea Constituyente en febrero de 2017 matizó esta denominación y especificó que el comercio ambulante debe ser regulado y delimitado: “Los derechos de las personas trabajadoras no asalariadas, prestadoras de servicios por cuenta propia y comerciantes que realicen sus actividades en el espacio público serán ejercidos a través del establecimiento de zonas especiales de comercio y de cultura popular en los términos que defina la ley con la participación de los propios trabajadores. La ley determinará los mecanismos para un proceso gradual de regularización, formalización y regulación en materia urbana, de espacio público, fiscal, de salud pública y de seguridad social”, indica el apartado 13 del Derecho al Trabajo contemplado en el artículo 10 de la nueva Carta Magna de Ciudad de México.

Esta inclusión en la Constitución local, sin embargo, es superficial e insuficiente para la lideresa de ambulantes, quien considera que también deben estar incluidos en la Carta Magna federal y que aún falta revisar las leyes secundarias de la local, además de elevar a rango de ley el Reglamento de Mercados, el único vigente desde 1951.

“Falta legislar, reconocer la actividad como un empleo, el reconocimiento al trabajo de este sector. Somos parte de una economía, estamos dispuestos a asumir obligaciones pero también tener nuestros respectivos beneficios; el más importante es el reconocimiento de la actividad para evitar ser perseguidos, para tener un espacio digno dónde trabajar, que forme parte de un patrimonio para nuestras familias”, dijo María Rosete a Animal Político.

El reconocimiento que los ambulantes piden va más allá de ser escuchados o visibilizados, considera la investigadora de El Colegio de México, Verónica Crossa. Implica formar parte de las decisiones antes de que sean tomadas, que se les consulten los términos de una negociación antes de ponerla sobre la mesa. “Antes que llegue la Autoridad del Espacio Público o la secretaría de Gobierno a decir ‘los vamos a reubicar y estas son las condiciones’, que sean incorporados como actores fundamentales en la toma de decisiones en la vida comercial, económica y política de ese espacio”, explica la también coordinadora de la maestría en Estudios Urbanos de El Colmex.

En el seminario “Trabajo en las Calles” realizado en esa casa de estudios, los vendedores expresaron sus necesidades y su postura frente al aparente dilema entre el derecho de los comerciantes a trabajar, y la ocupación del espacio público. Coincidieron en que la venta en las calles impulsa la economía del país y ayuda a quienes no tienen ingresos suficientes para adquirir productos en el comercio formal, pero admitieron que necesitan mejorar sus condiciones para estar en una mejor posición de negociar con las autoridades.

Necesitamos ser más ordenados y organizados para que no nos menosprecien, pero en muchas casas no alcanzó para darnos educación, por eso sólo nosotros mismos podemos educarnos”, instó una vendedora que participó en el seminario. “Es fácil achacarle a las autoridades el caos, pero hay que preguntarnos qué tanto nos involucramos nosotros”, expresó Daniel Miranda, representante de los fotógrafos informales. “Hemos evolucionado porque la calle es difícil, pero somos la gente más formal, tenemos cuentas, estamos organizados, somos unos empresarios”, apuntó.

Este sector vive condiciones de inequidad estructural que lo coloca en una situación de vulnerabilidad, advierte Crossa, por lo que, para resolver el conflicto entre la necesidad de este tipo de empleo y el derecho al espacio público, se le debe mirar más allá de lo técnico y lo estético y darle una dimensión de desigualdad.

“Hay que partir de que no son igual, algunos están más desprotegidos de otros, no sólo en términos jurídicos sino desprotegidos de una valoración moral, que dice que unos sí son merecedores de estar y otros no”, indicó por su parte la doctora Crossa, autora del ensayo ‘Cambiando las categorías morales en el discurso político: De la calle al espacio público en la Ciudad de México’.

“Hay una valoración moral que de entrada los pone en contextos distintos: cómo hablan, cómo se visten. Uno como ciudadano los ve e inmediatamente tiene un juicio sobre cómo son, qué hacen y si deberían estar ahí o no. No partimos de condiciones de igualdad, ni materiales ni simbólicas; esto que llamamos espacio público como espacio de todos, lo sería si todos estuviéramos en las mismas condiciones, entonces ¿por qué no pensamos en lo público de otra manera y lo redefinimos?”, cuestionó la académica.

Para empezar a resolver este conflicto, de acuerdo con Crossa, se requiere un Estado fuerte con instituciones sólidas que funcionen en la redistribución del espacio, que no se limite a repartir metros cuadrados, sino a tratar de encontrar acuerdos, ya que desde 2007 no ha habido una gran reubicación de ambulantes en Ciudad de México. “Si hay algo que está en crisis es lo público y por ende el Estado”, puntualizó.

Los comerciantes dicen estar dispuestos a asumir las obligaciones que implica la formalización de su trabajo, y a cumplir con los compromisos que se les exijan para ello. “No nos negamos a pagar impuestos, al contrario, queremos que se nos reconozca”, dijo una vendedora que acudió a El Colmex con su hijo. “No queremos nada regalado, queremos una plaza”, dijo otra. “También nosotros queremos recuperar el Centro Histórico, para que no nos usen como botín político”, apuntó una más. La lideresa María Rosete resumió estas demandas asegurando que están listos para asumir todo lo que conlleva la ley: prestaciones, beneficios y obligaciones. “Estamos dispuestos a pagar al fisco lo justo. Si tenemos el compromiso de mantenerlo limpio y ordenado, lo vamos a hacer; si eso implica hacer aportaciones por el uso del espacio, lo vamos a hacer”.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué la oposición a AMLO está 'desaparecida' (y cómo le puede ayudar a consolidar su poder)

Los grandes partidos tradicionales de México, hoy en la oposición, llegan a las elecciones intermedias de este domingo muy débiles y con dificultades para contrarrestar la popularidad del presidente.
4 de junio, 2021
Comparte

La celebración este domingo de elecciones intermedias en México supone el gran test, tres años después de su aplastante victoria frente a los partidos tradicionales, para la formación de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Y aunque el grupo que está en el poder siempre suele ver tradicionalmente reducida su representación en estos comicios, las previsiones auguran que Morena mantendría esta vez su amplia mayoría.

Según el agregador de encuestas Oraculus, el partido oficialista obtendría el 41% de votos para la Cámara de Diputados. Es más del doble que lo que lograría la siguiente formación más apoyada en estas elecciones en las que también se elegirán gobernadores de 15 estados y casi 20.000 cargos locales.

Desde su cuestionada estrategia ante el covid-19 a su reciente reacción tras el accidente de metro en Ciudad de México, son muchas las críticas que ha recibido el presidente mexicano en la primera mitad de su mandato.

Pero lo cierto es que AMLO llega a esta cita electoral con un elogiable 60% de aprobación, frente a una oposición en México que está enfrentando serias dificultades para contrarrestar su gran popularidad y visibilidad.

“Desde 2018, podríamos decir que la oposición en México esta desaparecida o casi invisible, muy débil, muy fragmentada o perdida. Adjetivos no faltan”, le dice a BBC Mundo Luis Antonio Espino, consultor de comunicación.

¿Por qué está la oposición en esta situación?

Si bien un partido en el poder siempre logra mayor repercusión y presencia mediática que sus rivales políticos, lo cierto es que la popularidad de la oposición en el país es actualmente tan distante a la del gobierno que a muchos mexicanos les cuesta identificar quiénes son sus principales líderes.

Intención de voto para la Cámara de Diputados de México 2021. (agregado de las principales encuestas). .

Según Espino, el desencanto de la población con las gestiones anteriores de los tres grandes partidos de la transición democrática mexicana (PRI, PAN y PRD) continúa pesando, así como en 2018 fue determinante para que AMLO ganara gracias en parte a millones de “votos de castigo” hacia sus oponentes.

“El problema de la oposición es de identidad, como si ante los ojos de la mayoría hubieran perdido la legitimidad para plantear soluciones y críticas a los errores del gobierno. Sus palabras encuentran mentes y oídos cerrados, y están teniendo mucha dificultad para conectar con la gente”, dice.

No son pocos quienes creen que esta situación de la oposición se debe a la falta de autocrítica pública de sus errores pasados, como los que llevaron por ejemplo a que el PRI (al frente del anterior gobierno con Enrique Peña Nieto como presidente) sufriera el batacazo electoral hace tres años.

Pero su secretaria general, Carolina Viggiano, cree que el PRI ya hizo “su catarsis” y reconoció sus errores suficientemente tras aquellos comicios.

“No podemos quedarnos en la autocrítica, porque eso también pasa por reconocer lo que hemos aportado al país. Creo que son más nuestras aportaciones que los errores cometidos”, dice en entrevista con BBC Mundo.

Carolina Viggiano

PRI
La secretaria general del PRI, Carolina Viggiano, cree que su partido ya hizo autocrítica suficiente de los errores cometidos.

“Y los errores los cometieron personas con nombre y apellido, muchos de los cuales ni siquiera son militantes del partido o ya fueron expulsados”, agrega, si bien reconoce que aquellas acciones siguen muy presentes en la memoria de los mexicanos “también porque recordarlas es un discurso continuo del gobierno actual para justificar su falta de resultados”.

Para el politólogo y analista Bernardino Esparza, otro de los motivos de la situación actual de la oposición es el que no cuenten con un político “de peso” que pueda enfrentar al partido en el gobierno. “Ningún líder opositor es suficientemente carismático”, señala.

El “efecto AMLO” y las mañaneras

Frente a eso, el posicionamiento popular de AMLO se mantiene. “Se dice que, sin ser candidato para estas elecciones intermedias, es realmente el candidato de preferencia, más que su partido Morena”, destaca Esparza.

Así, en el debate en las calles persiste la idea de que el presidente es el castigador de la clase política tradicional que merece pagar por los errores del pasado, coinciden analistas.

“Su misión, de la que él habla a diario, es reivindicar a un pueblo victimizado que durante años fue objeto de abusos por parte de una élite mezquina y poderosa que traicionó al pueblo. Mientras sus seguidores crean y valoren ese relato, seguirá siendo la fuerza de su exitoso discurso”, afirma Espino, autor del libro “López Obrador: el poder del discurso populista”.

Para trasladar sus mensajes a la población, AMLO cuenta con una valiosa herramienta: las largas conferencias de prensa o “mañaneras” que protagoniza cada día (además de videos en sus redes durante sus giras de fin de semana) y que marcan la actualidad diaria.

El Instituto Nacional Electoral, de hecho, ordenó eliminar de los canales del gobierno las grabaciones de algunas conferencias de las últimas semanas al considerar que, con sus declaraciones, AMLO incidía y se posicionaba en el debate político de estas elecciones.

AMLO en la mañanera.

Gobierno de México
Cada día de lunes a viernes, puntual a las 7:00 de la mañana, AMLO protagoniza sus ya tradicionales “mañaneras”.

Espino cree que “nunca México había estado tan expuesto a un esfuerzo de propaganda tan sistemático y poderoso desde el Estado”, que en su opinión debe su éxito a cuatro factores.

“La simplicidad de cómo comunica, la inmediatez y la fantasía de la transparencia que te hace pensar que lo que ocurría a puerta cerrada ahora sucede a vista de todos. Y por último la autenticidad, el arma secreta del populismo: AMLO se muestra orgulloso como es, hasta con sus carencias y limitaciones, y con lo que millones de mexicanos se identifican”.

Las mañaneras “obviamente es un micrófono con el que no podemos competir”, reconoce Viggiano del PRI. “Somos una voz que a lo mejor no se escucha con la misma resonancia que la del titular del Ejecutivo, que está todos los días en las mañanas, por horas y horas platicando con la gente. Es inequitativo, sin duda”.

La coalición opositora

AMLO

Getty Images

La renovación de su imagen, lenguaje político y dirigentes podría ser una de las claves para que la oposición recupere su espacio, aunque Viggiano asegura que el PRI acude a estas elecciones repitiendo muy pocos candidatos, y en todo caso muchos menos que Morena.

Esparza cree también que la oposición “no ha sabido aprovechar los errores que el gobierno ha tenido en su momento” y algunos expertos creen que una comunicación más agresiva les ayudaría a que el electorado se de cuenta de las fallas.

Pero la secretaria general priista responde que la actual oposición es muy distinta de la que hacía Morena, “que era una oposición recalcitrante, gritona, que tomaba las calles y no le importaba destruir caminos. A nosotros, como nos ha costado mucho trabajo construir, no haremos nunca ese tipo de cosas”.

De momento, la solución que los partidos opositores han visto como más factible para arrebatar la mayoría al partido de AMLO en la Cámara de Diputados es la creación de una coalición legislativa entre PRI, PAN y PRD. Pese a todo, las encuestas también los dejan muy lejos de Morena y sus aliados.

Carteles electorales

Getty Images
La coalición entre PRI, PAN y PRD tratará de arrebatar la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados en las elecciones del domingo.

Este pacto ha recibido no pocas críticas por quienes consideran que no tiene sentido la unión entre formaciones con idearios tan distintos. Algunos creen que incluso podría restarles votos al alejarles de sus seguidores tradicionales.

Esparza prevé que en esta coalición será necesario “mucho diálogo” para llegar a consensos y presentar iniciativas en conjunto y en beneficio de la sociedad, “no del interés del grupo político al que pertenezcan”.

“Espero que nuestros simpatizantes de cada partido tengan claro que lo más importante es rescatar al país del desastre que estamos viviendo”, argumenta Viggiano.

“Por eso hacemos un esfuerzo de poner a un lado los intereses de cada grupo, porque es difícil competir uno a uno con un partido que concentra tanto poder (…). Pero son muchas más las cosas que nos unen que nos separan”, remata.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=yP0AgFBUKVQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.