Obra Chueca: una plataforma digital ciudadana para denunciar corrupción inmobiliaria en la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Obra Chueca: una plataforma digital ciudadana para denunciar corrupción inmobiliaria en la CDMX

La plataforma digital Obra Chueca surgió en marzo de 2017, y hasta octubre de este año ha registrado 850 reportes ciudadanos sobre irregularidades en construcciones, como edificar uno o varios niveles más de los permitidos por ley.
Manu Ureste
Por Manu Ureste
14 de noviembre, 2017
Comparte

Construir violando una o varias disposiciones del reglamento de construcción de la Ciudad de México; edificar sin permiso; o levantar uno o más niveles de altura por encima de lo permitido, son las principales denuncias que ciudadanos reportaron en #ObraChueca; una plataforma digital elaborada por las organizaciones civiles Ruta Cívica, VIRK y Suma Urbana.

La plataforma tiene por objetivo realizar un monitoreo ciudadano de la corrupción inmobiliaria en la capital del país y así visibilizar “el caos urbano de los últimos años” en la ciudad.

Maritere Ruíz, de la organización Suma Urbana, explicó que #ObraChueca surgió en marzo de 2017, y que hasta el corte de octubre de este año, es decir, en apenas ocho meses, ha registrado 850 reportes ciudadanos sobre violaciones a los programas de desarrollo urbano, falta de rigor en el cumplimiento del Reglamento de Construcciones, entre otras irregularidades.

57% de las obras reportadas, sin permiso o con documentos falsos

De esos 850 reportes, el 54% (391 reportes) indicó a través de la plataforma digital que la obra no cumplía con una o varias características que exige el Reglamento de Construcciones.

Este tipo de irregularidad se refiere, por ejemplo, a que la obra no respetó el espacio entre colindancias, o el tamaño proyectado para las áreas libres, o las plazas de garaje.

El segundo tipo de irregularidad más frecuente es construir sin los permisos necesarios, o sin la documentación correspondiente: 307 reportes, el 42% del total.

Josefina MacGregor, de la organización Suma Urbana, subrayó en este punto que además de construir sin permiso, ciudadanos también reportaron en 101 ocasiones que hay obras que se están realizando con documentación “falsa”.

Por lo que si se suman los 307 reportes de obras sin permiso a los 101 de obras con documentos falsos, se obtiene que el 56% de las obras reportadas se están realizando “sin supervisión” de las autoridades.

“Ante situaciones como el sismo del pasado 19 de septiembre, esto cobra una gran importancia porque la autoridad no está enterada de que existe esa construcción y mucho menos las características constructivas que se están llevando a cabo”, señaló McGregor.

Falta de certeza en la cimentación de edificios

El tercer y cuarto lugar de irregularidades más comunes son las construcciones que tienen uno o más niveles construidos de lo permitido –hasta 301 reportes, el 41%-, y las construcciones que tienen una infraestructura de riesgo y no cumplen con las medidas de Protección Civil -219 reportes, el 30%-.

Lo anterior, planteó Mónica Tapia, de la organización Ruta Cívica, redunda en “una falta de certeza” en cuanto a la cimentación y estructura de los edificios, además de violar las zonificaciones de los programas delegacionales y parciales de desarrollo urbano.

Asimismo, como ejemplo de infraestructuras que no cumplieron con las medidas de seguridad de Protección Civil se expuso el caso del helipuerto construido ilegalmente en el edificio ubicado en la calle Nuevo León 238 en la colonia Condesa, el cual, durante el sismo del 19 de septiembre, sufrió daños estructurales graves y afectó a los departamentos aledaños.

En quinto lugar se registraron 208 reportes (28%) de violaciones al uso de suelo. Mientras que en sexto, se registraron 151 reportes (21%) señalando que no hubo estudios de impacto ambiental en construcciones, o que estos fueron deficientes, o incluso falsos.

Otros 95 reportes (13%) denunciaron que una “obra chueca” afectó la estructura de su casa. Por ejemplo, el caso de Aztecas 215, en Los Reyes Coyoacán, donde las excavaciones profundas que se realizaron para construir tres torres de departamentos han provocado hundimientos en los terrenos aledaños y agrietamientos en las viviendas cercanas.

La Benito Juárez y Álvaro Obregón, las que más reportes tienen

En cuanto a cuáles son las delegaciones de la Ciudad de México que acumulan más reportes ciudadanos por irregularidades en obras, la número uno es la Álvaro Obregón, con 147 reportes.

Le sigue la Benito Juárez, con 134 reportes; la Miguel Hidalgo, con 126; y la Cuauhtémoc con 85.

Las que menos reportes acumulan son Tláhuac, con cuatro, y la Magdalena Contreras, con 6.

En la web de Obra Chueca puedes participar con tu reporte en el monitoreo contra la corrupción inmobiliaria. Una vez en la plataforma, ésta explica al usuario, paso por paso, cómo puede reportar construcciones que no cumplen con la ley, o que presentan irregularidades.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué el año no termina realmente a la medianoche del 31 diciembre (y no siempre dura lo mismo)

La fecha en la que comienza y termina un año no tiene su base en la ciencia, sino que es un sistema, a la larga, "inventado".
31 de diciembre, 2020
Comparte
año nuevo Nuevo

Getty Images
El momento en que comienza y termina el año es una convención.

Brindis y uvas, bailes, resoluciones y rituales… la medianoche del 31 de diciembre es un momento de festejo, esperanza y recuento para millones de personas en todo el planeta.

Un año “termina” y otro “comienza” y, con él, las aspiraciones de un mejor tiempo y de innumerables propósitos y nuevas metas.

Es el último día del calendario gregoriano, el patrón de 365 días (más uno en bisiesto, como 2020) que ha regido en Occidente desde que se dejó de usar el calendario juliano en 1582.

Su paso celebra el fin de un ciclo que ha marcado las cuentas del tiempo para diversas culturas desde hace milenios: una vuelta completa de la Tierra alrededor de su estrella.

“Lo que entendemos tradicionalmente por año, tanto en astronomía como en muchas culturas, es ese lapso que tarda nuestro planeta en darle la vuelta al Sol”, indica el astrónomo y académico Eduard Larrañaga, del Observatorio Astronómico Nacional de la Universidad Nacional de Colombia.

Sin embargo, según explica el también físico teórico a BBC Mundo, la fecha en la que comienza y termina un año no tiene su base en la ciencia, sino que es una convención, o sea un sistema, a la larga, “inventado”.

“Asumir que el año termina a la medianoche del 31 de diciembre y empieza el 1 de enero es una construcción social, una definición que se hizo en un momento de la historia”, dice.

De acuerdo con Larrañaga, dado que la base para la medición de un año es el tiempo que tarda la Tierra en darle la vuelta al Sol, el conteo de cuándo empieza y termina ese ciclo puede ocurrir, en la práctica, en cualquier momento.

“Desde el punto de vista astronómico, no ocurre nada especial el 31 de diciembre para decir que es ahí donde termina el año ni ocurre nada especial el 1 de enero para decir que ahí es cuando comienza“, señala.

“En realidad, a lo largo de la órbita de la Tierra no hay nada especial ni fuera de lo común que ocurra para marcar el cambio de un año”, agrega.

Pero no termina ahí.

La duración exacta que le damos al año de 365 días (o 366 en los bisiestos) es otra convención social.

“En realidad, hay muchas formas de medir la duración de un año” y si se hace de una u otra forma, la duración no es la misma, indica Larrañaga.

Pero ¿cómo es posible?

La duración del año

Desde que fue introducido por el emperador Julio César en el año 46 a. C., el calendario juliano sirvió para contar el paso de los años y la historia en Europa hasta finales del siglo XVI.

Sin embargo, desde entrada la Edad Media, varios astrónomos se dieron cuenta de que con esa manera de medir el tiempo se producía un error acumulado de aproximadamente 11 minutos y 14 segundos cada año.

Fue entonces cuando en 1582 el papa Gregorio XIII promovió la reforma del calendario que usamos hasta el día de hoy e introdujo los bisiestos para corregir los errores de cálculo del calendario juliano.

año nuevo

Getty Images
Millones de personas celebran el cambio de año este 31 de diciembre.

Larrañaga explica que, desde el punto de vista de la astronomía, base para la definición de lo que es un año, no existe una única unidad de medida, sino al menos cuatro para contar el tiempo que tarda la Tierra en darle una vuelta al Sol.

  • Año juliano o calendario: “Es una convención y se usa en astronomía como una unidad de medida en la que se considera que la Tierra le da la vuelta al Sol en 365,25 días”.
  • Año sideral: “Es el que tarda la Tierra en dar una vuelta al Sol respecto a un sistema de referencia fijo. En este caso, se toma como referencia el grupo de las estrellas fijas y ese año tiene una duración de 365,25636”.
  • Año trópico medio: “En este se toma en cuenta longitud de la eclíptica del Sol, es decir, la trayectoria del Sol en el cielo con respecto a la Tierra a lo largo del año, principalmente en los equinoccios. Y este dura un poco menos que el año sideral, 365,242189 días”.
  • Año anomalístico: “La Tierra, al igual que los otros planetas, se mueve en elipsis. Esa elipsis hace que el Sol en algunas ocasiones esté más cerca y más lejos de la Tierra. Pero hay un punto donde ambos están lo más cerca posible, el llamado perihelio”. Y el año anomalístico es el tiempo transcurrido entre dos pasos consecutivos de la Tierra por su perihelio. Dura 365,2596 días”.

Si bien Larrañaga señala que todos están sobre el orden de los 365 días, asumir que este es el periodo exacto de la duración de un año se vuelve una simplificación.

Pero además, no tiene en cuenta otro factor.

“Hay otra cuestión, y es que, aunque tenemos esos cálculos, no todos los años duran lo mismo, no tienen la misma duración cada vez“, dice.

El largo de los años

De acuerdo con el experto, si bien los astrónomos han tratado de calcular con precisión a través de los siglos el tiempo que tarda la Tierra en darle una vuelta al Sol, existe un problema básico que les impide obtener un número definitivo.

“Hay que tener en cuenta que la duración de los años nunca es igual debido a que en el Sistema Solar todo cambia. Tomemos el año anomalístico: mientras la Tierra se mueve alrededor del Sol, el perihelio cambia como resultado de la acción gravitatoria de otros planetas, como Júpiter”, dice.

año nuevo

Getty Images
La influencia gravitatoria de los planetas y el movimiento de la Tierra hacen que la duración del año no sea igual siempre.

El físico teórico señala que algo similar ocurre con el llamado año trópico medio, que mide el intervalo de tiempo entre dos pasos consecutivos del Sol por el punto Aries o equinoccio de primavera, o con el sideral.

“El año trópico medio también cambia, dado que depende del eje de la Tierra, que está torcido. Es como un trompo que va balanceándose. Entonces, la fecha y el momento del equinoccio también es diferente”, dice.

“Y si comparamos cuánto duraba el año sideral en 2020 con cuánto duró en el 1300 seguramente notaremos una diferencia. Siempre estaría en torno a los 365 días, pero no sería la misma duración exacta, porque el movimiento de la Tierra no es siempre el mismo”, agrega.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=quE5HuMmHoE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.