Merecemos justicia y la verdad: víctimas narran en la CoIDH el abuso que sufrieron en Atenco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Corte Interamericana de Derechos Humanos

Merecemos justicia y la verdad: víctimas narran en la CoIDH el abuso que sufrieron en Atenco

Esta es la primera vez que comparecerán juntas ante un Tribunal las 11 mujeres peticionarias del caso sobre los abusos que sufrieron durante un operativo en Atenco en mayo del 2006.
Corte Interamericana de Derechos Humanos
Por Redacción Animal Político
16 de noviembre, 2017
Comparte

Cinco mujeres relataron la violencia y el abuso sexual que sufrieron por parte de policías durante el operativo de San Salvador Atenco en mayo de 2006, ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en San José, Costa Rica.

Este jueves cinco de las 11 mujeres peticionarias del caso, dan testimonio: Norma Aidé Jiménez Osorio, Claudia Hernández Martínez, Bárbara Italia Méndez Moreno, Angélica Patricia Torres Linares y Suhelen Gabriela Cuevas Jaramillo.

La sesión de este jueves inició con el testimonio de Norma Aidé, quien relató a los jueces como policías la golpearon hasta tirarla al piso, después la arrastraron hasta un camión.

“En ese trayecto comienzan a manosearme, a meter sus manos dentro de mi blusa, a jalonear mi suéter y me lo ponen en la cabeza”, relató.

Señaló que elementos de seguridad la insultaron y jalaron su ropa mientras la tocaban.

“Con sus dedos me penetra en el ano y en la vagina, después la camioneta se detiene, me obligan a bajar, me pasan con otros policías que visten totalmente distinto, todos de negro”, narró la mujer.

Norma Aidé expuso que acude ante la Corte para pedir que se esclarezca lo ocurrido y se consigne a los responsables, pues más de una década después no se ha hecho justicia.

“Merecemos que se reconozca que estamos diciendo a verdad. Justicia. Nadie ha sido consignado en un operativo tan grande Que se investigue, no solo para que se haga justicia sino para que esto hechos no vuelvan a ser repetidos.

A mí me sería muy reparador si la corte, a través de la sentencia, podría obligar al estado a acompañar a este centro de acompañamiento para mujeres que, como nosotras, sean sobrevivientes de tortura sexual”, pidió la testigo.

Tras el testimonio de Norma, uno de los abogados representantes del Estado mexicano, Uriel Salas, tomó la palabra y señaló que el “el gobierno de México condena categóricamente cualquier violación a los DH que ocurra dentro o fuera de su territorio, en particular, condenamos todo acto de discriminación y violencia y de violencia contra las mujeres”.

Entonces uno de los jueces le pidió que hagan preguntas, no que se den posicionamientos.

Salas comienza a cuestionar a la testigo sobre si conoce el contenido de los informes que ha enviado el Estado mexicano y el  reconocimiento de responsabilidad, por lo que uno de los jueces señala al abogado que las reguntas van hacia lo procesal y que no tienen que ver con la declaración de la mujer presente.

Salas preguntó a la testigo si un reconocimiento del Estado no es reconocido por las víctimas como medida de reparación.

Sí lo es, pero en la medida de que sea completo, que haya una investigación y se nombre a todos los responsables de los hechos. Si es la mitad de la verdad, no es la verdad, señaló Norma Aidé.

La segunda víctima que dio su testimonio fue Claudia Hernández Martínez. Ella cuenta que policías la detuvieron mientras corría para escapar de los gases lacrimógenos. Le cubrieron el rostro con su ropa y comenzaron a golpearla en la cabeza y las costillas.

Luego la llevaron al patio de una casa donde había otros detenidos, golpeados y desangrándose. “Me pegaban en las rodillas para que abriera las piernas, donde hubo tocamientos, también en el pecho”, narró Claudia quien entonces era estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM.

Relató que los policías la llevaron a un camión, donde le introdujeron los dedos en la vagina hasta que pudo cubrirse con un asiento. Entonces fue trasladada a un penal.

Yo no pude retomar mi vida después de los hechos, no quería regresar a la universidad. Me sentía sucia, humillada, sin ningún valor, y no pude volver a escribir del movimiento social en Atenco porque me dolía y no pude dejar de llorar”, dijo Claudia ante la Corte.

La tercera víctima en declarar ante la Corte, Italia Méndez, explicó que fue detenida en la plaza de San Salvador Atenco, a donde había acudido a buscar a la familia de Javier Cortés, joven de 14 años que murió en el enfrentamiento, pues trabajaba en una organización interesada en brindarles acompañamiento.

Méndez comentó que fue trasladada en autobús hacia el penal donde la recluyeron, y durante el trayecto recibió tocamientos por parte de policías de diversas corporaciones.

Al ser cuestionada por personal del Centro Pro sobre si había denunciado estos hechos, Italia explicó que rindió su declaración ante un Ministerio Público, donde expresó lo sucedido; sin embargo, contó, una persona preguntó al agente ministerial lo que escribía, luego de que ella declarase, y le dijo “que eso no” y rompió la hoja.

Italia Méndez apoyó la propuesta de Norma Haydé sobre el apoyo para proyectos de acompañamiento a mujeres víctimas de tortura sexual, como parte de las medidas de reparación en su favor.

Patricia Torres, quien también declaró ante la Corte Interamericana, señaló que fue detenida cuando un grupo de policías irrumpió violentamente dentro de un domicilio al que había ingresado ante la llegada de los uniformados, por temor a ser agredida.

Luego de ser trasladada al penal de Almoloya, contó Patricia, al ser golpeada e interrogada frente a una cámara de video sobre su nombre, por temor, decidió dar uno inventado: Marisol Larios.

Aunque fue absuelta de los cargos, Patricia explica que, desde lo sucedido, no pudo retomar su proyecto de vida, y no terminó la escuela. Ahora es comerciante.

Sobre las medidas de reparación de justicia que pide a la Corte, Patricia pidió “que se diga la verdad sobre lo que sucedió el 3 y 4 de mayo de 2006 y que se haga justicia, que a toda la cadena de mando implicada en el operativo se le castigue por su participación”.

Gabriela Jaramillo, la última de las víctimas que declaró este jueves ante la Corte Interamericana, señaló que ella fue detenida al haber acudido a San Salvador Atenco como reportera del periódico de la Universidad del Valle.

En su traslado hacia el penal, contó, “me sentaron en el camión, y varios policías introducir sus dedos en mi vagina, y pasaron varios, uno tras otros, a tocarme los senos. Pasaban así como de rápido”.

Para ella, la experiencia significó vivir, desde entonces y hasta la fecha, con temor hacia los hombres que la rodean, incluso su padre y su hijo, por lo que pidió a la Corte vigilar la implementación de medidas de reparación por parte del Estado mexicano.

Por su parte, el perito Ernesto López-Portillo, señaló que el Estado mexicano debe aprender a documentar y controlar el uso de la fuerza por parte de sus policías, pues los protocolos actuales del tema no están siendo suficientes para manejarla.

López-Portillo agregó que “si la policía no funciona en México no es porque haya algunos elementos que cometen abusos, sino porque hay ausencia estructural de rendición de cuentas”.

“La policía repite un patrón de comportamiento caracterizado por entender que con el uso de la fuerza se pueden resolver problemas. Esta es una cultura institucional”, concluyó.

Estado mexicano acatará la sentencia

Por su parte, el embajador Miguel Ruíz Cabañas dijo que el Estado mexicano tiene la firme determinación de proceder a la reparación integral de los daños de las mujeres víctimas de los operativos en San Salvador Atenco.

En este caso, subrayó, “no estamos discutiendo si se cometieron o no violaciones de derechos humanos, éstas ya fueron reconocidas”, y aseguró que la intención del gobierno es reiterar su voluntad para la reparación integral de los daños.

“Mañana tendremos esa oportunidad de presentar todos nuestros argumentos, ellas (las victimas) han pedido una investigación de todos los presuntos responsables. Nosotros sostenemos que esa investigación, si bien no está concluida, sí está muy avanzada”, apuntó.

Este viernes 17 de noviembre, las víctimas expondrán sus argumentos finales ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, quienes dictaminarán sobre el caso, para pasar a la reparación integral del daño a las víctimas.

Con información de Notimex.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Con las dos dosis de la vacuna me sentía invulnerable. Estaba equivocado"

El periodista de la BBC Andrew Marr advierte de los peligros de descuidar las medidas de seguridad incluso si ya has sido vacunado.
4 de julio, 2021
Comparte

No puedo estar seguro, pero si hago un repaso a las últimas semanas tengo muy claro que me contagié de la variante Delta del coronavirus durante la cumbre de las naciones del G7 (Grupo de los Siete), en Cornualles, probablemente el domingo 13 de junio.

Fue un día muy largo: me levanté antes de las 5:00, con todos los inconvenientes y el estrés de una transmisión desde el exterior, con nuestros invitados negándose a moverse de su “anillo de acero” , y luego con grandes dificultades de transporte para tratar de regresar a Londres, lo que significa que no estuve en casa hasta después de medianoche.

Sentirme hecho polvo el lunes no fue una sorpresa, pero seguí adelante con mi vida.

El martes, sentí que me había pillado un resfriado de verano: estornudos, dolor de garganta y un ligero dolor de cabeza.

Pero en medio de la temporada de alergias, no me pareció nada siniestro.

Había recibido dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech mucho antes. No es que estuviese siendo imprudente, pero me sentía en cierto modo invulnerable. Estaba equivocado.

Seriamente enfermo

Al día siguiente, el miércoles, me hice dos pruebas de coronavirus.

Ambas fueron negativas y seguí con mis asuntos cotidianos: recados, compras, entrega de cuadros para mi exposición de arte en Bermondsey, al sureste de Londres…

Seguía sintiendo que tenía un fuerte resfriado.

Sinceramente, si no hubiera estado trabajando en la BBC con colegas más jóvenes que no se habían vacunado, podría haber continuado e intentado presentar mi siguiente programa dominical.

En lugar de ello, fui a hacerme una prueba PCR al centro del norte de Londres.

A las 08:00 de la mañana del día siguiente, recibí un resultado positivo y las autoridades sanitarias me comunicaron que debía ponerme en confinamiento durante 10 días a partir de los primeros síntomas, es decir, en mi caso, hasta el viernes 25 de junio.

Lo hice. Nick Robinson, bendito sea, me sustituyó en el último momento.

Dos días después de mis primeros síntomas, empecé a sentirme seriamente enfermo.

Tenía fiebre, dolor muscular, temblores, un fuerte dolor de cabeza y síntomas similares a los de un resfriado.

delta

Getty Images
La variante Delta fue localizada por primera vez en la India.

No podía oler nada, ni mi loción para después del afeitado, ni café, nada.

Empezaba los libros y los abandonaba, y volvía a arrastrarme a la cama para volver a dormir.

Ni siquiera me interesaban mucho las noticias.

Un día me sentía mejor y al siguiente peor.

Empecé a preocuparme por el covid de larga duración.

De todos modos, para mí, todo terminó felizmente. Me recuperé bastante rápido y, al parecer, completamente.

Cuando terminó mi cuarentena, me sentía bien.

Unas reflexiones

Pero tengo las siguientes reflexiones.

En primer lugar, los primeros síntomas de esta nueva cepa, identificada por primera vez en la India, son muy, muy similares a los de un resfriado leve, y es increíblemente infecciosa, de modo que ten cuidado.

En segundo lugar, si tienes alguna duda, hazte una prueba PCR.

variante delta coronavirus

Getty Images
El periodista alerta de lo infecciosa que es la variante Delta.

Tercero, con un resultado positivo, por el amor de Dios, ponte en aislamiento.

Puedes pensar que tienes superpoderes porque has recibido las dos vacunas. Y, sí, la vacuna parece que protege muy bien contra el ingreso en el hospital: en ningún momento tuve dificultades para respirar.

Pero eso no significa que no puedas infectarte.

Y no significa que la enfermedad que se esconde detrás de esas anodinas palabras, “síntomas leves y moderados”, no sea desagradable.

En resumen, mantén la precaución, mantente a salvo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.