Soy amigo del presidente, no pagaré al SAT, dijo empresario que evadió millones con offshore
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Soy amigo del presidente, no pagaré al SAT, dijo empresario que evadió millones con offshore

Tras las revelaciones de los "Papeles de Panamá", fueron identificados por el SAT 83 contribuyentes sospechosos de evadir impuestos en paraísos fiscales, aunque no fue presentada alguna denuncia ante la PGR.
Cuartoscuro Archivo
Por Arturo Angel
13 de noviembre, 2017
Comparte

“Soy amigo del presidente… no voy a pagar”. Ese fue el argumento utilizado por uno los principales implicados en el caso de Los Papeles de Panamá, para que el SAT no le cobrara los millones de pesos en impuestos que había evadido, tras ocultar parte de sus ingresos a través de una empresa de papel (offshore) en un paraíso fiscal.

Este contribuyente, cuyo nombre no se revela por ser materia de secreto fiscal, fue una de las 83 personas que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) confirmó que habían intentado ocultar sus ingresos, al indagar las revelaciones del caso denominado “Papeles de Panamá”, el cual mostró la existencia de un esquema global de evasión fiscal a través de empresas offshore, constituidas por el despacho Mossack Fonseca.

El supuesto amigo del presidente, que era uno de los tres empresarios que mayor cantidad de impuestos había evadido con este mecanismo, comenzó a pagar luego de que las autoridades iniciaron una auditoría fiscal, no solo a él, sino a cuatro integrantes de su familia, incluida su suegra.

Un informe final del SAT sobre las investigaciones por los “Papeles de Panamá”, arroja que fueron recuperados más de 450 millones de pesos en México, y fueron identificados 83 contribuyentes sospechosos de evadir impuestos, pero no se presentó ninguna denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR).

El documento oficial recuerda que, el 3 de abril de 2016, se publicó en distintos medios de comunicación en México y a nivel internacional información relativa a documentos filtrados del despacho Mossack Fonseca, con sede en Panamá, en los cuales se hacía referencia a la creación de empresas “offshore”, en países con baja o nula imposición fiscal.

Una revisión completa de los documentos, que concluyó en abril de este año, arrojó que en la información de Mossack Fonseca aparecen 328 personas inscritas en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) en México, de las cuales 65 son personas morales (empresas) y 263 personas físicas (individuos).

Al analizar las operaciones de todos estos individuos las autoridades fiscales identificaron a 83 que presuntamente habían ocultado sus ingresos.

Se trata de contribuyentes que habían realizado actividades por las cuales percibieron ingresos económicos en México, pero que no habían sido reportadas ante las autoridades tributarias, para no pagar los impuestos correspondientes. También se identificaron otros 10 contribuyentes que habían realizado transferencias electrónicas internacionales.

Aunque el SAT no detalla la identidad de ninguno de estos contribuyentes, públicamente se supo que en los “Papeles de Panamá” aparecían nombres de empresarios y políticos en México que utilizaron empresas “offshore”, como Juan Armando Hinojosa Cantú, el contratista del Grupo Higa que, según la investigación periodística ‘La Casa Blanca de Peña Nieto’, fue favorecido con contratos millonarios durante el gobierno de Peña en el Estado de México; Ricardo Salinas Pliego, presidente de Tv Azteca, Banco Azteca y Fundación Azteca, y Amado Yañez Osuna y varios de sus socios en la empresa Oceanografía contratista de Pemex, entre otros.

A través de un mecanismo denominado “cartas – invitación”, el SAT consiguió que un grupo de estos contribuyentes pagara 328 millones 208 mil 640 pesos de impuestos que habían intentado esquivar.

Pero además el SAT ejerció facultades de comprobación (auditorías) a 66 de los contribuyentes sospechosos, lo que permitió recaudar otros 125 millones 601 mil 759 pesos.

El SAT recalcó que este trabajo de investigación incluyó la colaboración de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, y se solicitó información a 70 instituciones financieras distintas para el seguimiento de transacciones bancarias.

“Cabe señalar que a la fecha no se ha determinado ni un crédito fiscal ni se ha interpuesto querella en contra de alguno de los sujetos involucrados”, señala el informe del SAT.

Lo anterior significa que, pese a los hallazgos realizados y las omisiones detectadas durante esta investigación, el SAT no aplicó sanciones fiscales a los involucrados, ni se presentaron denuncias por delitos fiscales ante el Ministerio Público de la Federación (PGR).

El amigo que no quería pagar

Más de la mitad del dinero que el SAT logró recaudar en la investigación por el caso “Papeles de Panamá” corresponde a tres grandes contribuyentes que habían canalizado una importante cantidad de recursos a empresas offshore.

Entre esos empresarios – según fuentes con pleno conocimiento del caso – estaba uno que se negaba a pagar lo que respondía pues decía ser “amigo del presidente”.

Ante la negativa, el Servicio de Administración Tributaria decidió iniciarle una auditoría, no solo a él sino a su esposa, a su madre, su hija y hasta su suegra. Ante este escenario, el referido contribuyente decidió comenzar a pagar parte de la carga fiscal que había evadido. Por lo menos hasta el arranque de 2017 no lo había hecho por completo.

En el informe final de acciones por el caso de “Los Papeles de Panamá”, el SAT dijo que continuarían varias investigaciones y procedimientos de recaudación, pero que ya no se darían a conocer informes públicos. Hace unas semanas el actual jefe del SAT, Osvaldo Santín Quiroz, aseguró que continuaban las investigaciones pero no dio a conocer mayores detalles.

¿Por qué no hay detenidos?; ASF revisará indagatoria

La revisión que hizo el SAT tras la revelación periodística del caso “Los Papeles de Panamá” confirmó que más de 80 contribuyentes mexicanos intentaron burlar el sistema fiscal para no pagar los impuestos a los que están obligados. Sin embargo la dependencia no denunció penalmente a ninguno de los contribuyentes.

Esta situación obedece, según fuentes directas en el caso, a que el artículo 92 del Código Fiscal de la Federación establece claramente que si un contribuyente cubre la carga fiscal que ha eludido no habrá delito que perseguir. Incluso, aun cuando se hubiera presentado una querella, esta quedaría sin efecto en el momento en que se cubra con el pago o el crédito fiscal correspondiente.

Solamente los casos donde en definitiva no hubo pago, pese a los requerimientos del SAT, ameritarían una denuncia, lo que no ha ocurrido hasta la fecha.

A esto hay que sumar que los criterios del nuevo sistema penal acusatorio en el país privilegian la reparación del daño, que pudo haberse cometido antes de cualquier proceso de tipo penal.

De cualquier forma la actuación del SAT en este caso y la investigación que ha llevado a cabo serán objeto de una revisión, que llevará a cabo la Auditoria Superior de la Federación.

Dicha auditoría verificará el alcance de los procedimientos y de las revisiones efectuadas por las autoridades fiscales, a fin de asegurar que se haya procedido correctamente.

Se prevé que los resultados de este trabajo de la ASF se den a conocer en 2018.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

A un año del COVID: ¿cómo se determina cuándo finaliza una pandemia?

El 11 de marzo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al brote de un nuevo tipo de coronavirus una "pandemia". Te contamos qué metas deben alcanzarse para salir de la emergencia sanitaria.
11 de marzo, 2021
Comparte

China reportó los primeros casos de un nuevo tipo de coronavirus a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el último día de 2019 -de ahí que se lo bautizara “covid-19”-, pero el organismo lo declaró oficialmente una “pandemia” el 11 de marzo, hace un año.

Esta enfermedad viral se sumó así al grupo de los grandes brotes que afectaron la salud global a lo largo de los tiempos, como la peste negra, la viruela, la gripe de 1918-9 y, más recientemente, el VIH/Sida y la influenza A (H1N1).

Ninguna de esas enfermedades representa hoy una amenaza a la humanidad. Incluso una -la viruela- llegó a erradicarse.

¿Qué debe ocurrir para que el covid-19 también deje de ser considerado una pandemia?

¿Cuáles son las metas que deben alcanzarse?

La respuesta más directa surge de analizar la definición de lo que constituye una pandemia.

Según la Real Academia Española, es una “enfermedad epidémica que se extiende a muchos países o que ataca a casi todos los individuos de una localidad o región”.

Por lo tanto, se infiere que el covid dejará de ser pandémico cuando ya no tenga un alcance tan grande.

Pero ¿quién define el umbral y cómo se determina?

Incluso si la OMS decidiera que se terminó la pandemia, serán cada uno de los países -o incluso de los Estados o provincias- los que determinarán cuándo termina la emergencia sanitaria y pueden levantarse las cuarentenas y restricciones.

Aquí te explicamos qué criterios epidemiológicos podrían utilizarse para decidirlo.

No más contagios

La forma más clara de determinar el final de una pandemia sería que ya no haya circulación del SARS-Cov-2, el virus que causa el covid-19.

Click here to see the BBC interactive

En la actualidad (al 11 de marzo de 2021) solo 14 países o territorios de todo el mundo están libres de covid, según la OMS, y de ellos 12 son islas en el Pacífico o Atlántico (que debieron cerrar sus fronteras para poder mantener afuera al virus).

A nivel global hay unas 117 millones de personas infectadas y cerca de 2,6 millones de víctimas fatales, cifras que siguen aumentando día a día.

Por lo tanto, la meta de frenar completamente la transmisión del coronavirus parece muy lejana, si no imposible.

Esto, a pesar de que ya existen ocho vacunas que previenen la enfermedad y que al menos 125 países y territorios comenzaron a vacunar a su población.

Click here to see the BBC interactive

Incluso en Estados Unidos, el país qué más dosis ha administrado hasta el momento (más de 90 millones), los expertos advierten que será casi imposible alcanzar los niveles de vacunación necesarios -por encima del 75% de la población- para lograr la anhelada meta que algunos allí han bautizado #ZeroCovid.

Si consideramos, además, que fuera de EE.UU. y un puñado de países como Israel, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Chile, la vacunación viene a un ritmo muchísimo más lento, y que, encima, siguen surgiendo nuevas cepas del virus que podrían reducir la efectividad de las vacunas, puede prácticamente descartarse que el coronavirus sea vencido por knock-out gracias a la inoculación, como esperaban algunos.

Inmunidad de rebaño

No obstante, la vacunación sí puede contribuir a otra forma de poner fin a la pandemia, la llamada inmunidad de rebaño o colectiva.

Esta se logra cuando una porción amplia de la población se vuelve inmune al virus, por lo que se reduce fuertemente su circulación.

La teoría es que, si suficientes personas son resistentes a la enfermedad, los más vulnerables quedan protegidos de un posible contagio.

Científicos británicos estimaron que la inmunidad de rebaño en el caso del covid-19 se lograría cuando aproximadamente el 60% de la población haya estado expuesta al SARS-Cov-2.

Esta exposición puede ser natural, a través de una infección, o gracias a una vacuna.

Con cada vez más personas infectadas o inoculadas con el coronavirus, ¿será esta la salida de la pandemia?

Mujer recibiendo vacuna

iStock
Cada vez más personas recibirán la vacuna o contraerán el covid, ¿podremos alcanzar la inmunidad colectiva?

No en el corto plazo, según la OMS.

A finales de diciembre, el organismo advirtió que “las encuestas de seroprevalencia sugieren que en la mayoría de los países, menos del 10% de la población ha sido infectada con covid-19”.

En tanto, aunque las estadísticas sobre vacunación muestran que hasta el momento se han administrado más de 300 millones de dosis antivirales, las personas inmunizadas serían muchas menos, ya que la mayoría de las vacunas requieren dos dosis.

Si bien se trata de un avance científico enorme, logrado en tiempo récord, su impacto sigue siendo limitado si consideramos que en el mundo viven más de 7.700 millones de personas.

Lo otro que complica alcanzar la inmunidad de rebaño es que las personas infectadas con covid no necesariamente están protegidas contra la enfermedad.

“Todavía no se sabe con certeza cuánto dura la inmunidad de este coronavirus, pero basados en los coronavirus que ya existen y que infectan a la población regularmente, como los coronavirus que causan resfriado, sabemos que la gente se contagia con estos virus una y otra vez”, advirtió a BBC Mundo Jeffrey Shaman, profesor de Ciencias de salud ambiental de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

“Todavía estamos aprendiendo sobre la inmunidad al covid-19”, coincidió, por su parte, la OMS en su reporte.

“La mayoría de las personas que están infectadas con covid-19 desarrollan una respuesta inmune en las primeras semanas, pero no sabemos qué tan fuerte o duradera es esa respuesta inmune”.

“También ha habido informes de personas infectadas con covid-19 por segunda vez”, advirtió.

Un hombre en la cama soplándose la nariz

iStock
La esperanza es que el covid-19 se transforme en una especie de gripe.

Como la gripe

Por todo esto, muchos creen que la salida de la pandemia no se dará ni eliminando el covid, ni logrando una inmunidad colectiva superior al 60%.

Se dará cuando logremos tener la enfermedad suficientemente bajo control.

¿Qué significa esto? Que la cantidad de infecciones, hospitalizaciones y muertes ya no serán considerados una emergencia sanitaria.

Un reciente artículo en la revista The Atlantic estimó que en EE.UU. ese umbral se alcanzaría cuando haya menos de 100 muertes al día.

¿Por qué 100? Porque esa es la cantidad aproximada de personas que fallecen cada año a causa de la influenza (gripe).

Joseph Eisenberg, epidemiólogo de la Universidad de Michigan, dijo a la revista que ese nivel de mortalidad es “ampliamente considerado aceptable por el público”.

Las comparaciones con la gripe no son antojadizas.

Son varios los expertos que creen que el coronavirus podría eventualmente convertirse en un problema endémico, con picos estacionales, como los distintos virus de influenza.

A medida que más personas se exponen al covid, lo esperable es que comiencen a bajar las tasas de transmisión e infección.

A la vez, el SARS-Cov-2 podría ir mutando para ser menos dañino, como ocurre con muchos virus que tienden a ser más agresivos cuando recién aparecen y luego se hacen menos letales para poder sobrevivir.

https://www.youtube.com/watch?v=kWa06mmJT4U&t=15s

Seguramente seguiría habiendo brotes, como ocurre con la influenza, pero la esperanza es que el desarrollo de nuevos medicamentos para tratar la infección podrían hacerla menos mortal.

“Lo que esperamos es lograr niveles de la infección que sean controlables y que el virus se vuelva cada vez menos severo, para lograr un equilibrio en el que la endemicidad de este patógeno no sea tan mala para la mayoría de la gente”, señaló a BBC Mundo el profesor Shaman, quien en octubre publicó un estudio en la revista Science sobre el potencial del covid de volverse endémico.

“Ese sería el tipo de estabilidad que nos permitiría vivir con este virus y, a la vez, volver a algún tipo de normalidad”, afirmó.

¿Cuánto tiempo tardará?

Otro trabajo publicado en Science en enero por científicos de la Universidad de Emory y la Universidad Estatal de Pensilvania, estimó el plazo, utilizando un modelo matemático para reproducir la propagación del virus.

Su conclusión fue que “domar la pandemia” -es decir, que el covid-19 se haga endémico- tardará entre un año y una década.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, fue más preciso.

En agosto pasado, estimó que la pandemia terminará “en menos de dos años”, o sea, antes de mediados de 2022, un poco menos de lo que tardó en superarse la gripe de 1918-9, la mayor pandemia del siglo XX.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.