Esta regadera te quita el agua caliente si tardas demasiado al bañarte para evitar el desperdicio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Esta regadera te quita el agua caliente si tardas demasiado al bañarte para evitar el desperdicio

La regadera cambia de color cuando el usuario rebasa los 5, 10 y 15 minutos de utilizarla durante la ducha, para evitar el desperdicio de agua.
Por Redacción Animal Político
21 de noviembre, 2017
Comparte

Si eres de los que disfrutan cantar en la ducha durante largo tiempo, una nueva regadera creada por alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) evitará que desperdicies el agua y, literalmente, te cerrará la llave.

Inving Yatseel Azuara Castro, Miguel Alessandro Cortés Merino e Iván Chavarría Sánchez, estudiantes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 9, son los inventores de YAI, una regadera para baño que ahorra el consumo eléctrico, el gasto de agua y el uso de la iluminación.

Los politécnicos le implementaron un sistema de iluminación que cambia de tonalidad como un semáforo para indicar al usuario el tiempo que se tarda en la ducha, porque según la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo correcto es que los mexicanos se bañen en promedio en diez minutos.

El primer aviso llega a los cinco minutos, que es el tiempo ideal recomendado por la OMS, cuando la regadera cambia de verde a azul, esto le hace saber al usuario que ya sobrepasó ese periodo; la siguiente fase es el cambio de azul a rojo y ocurre al rebasar el promedio de los 10 minutos y, finalmente, al sobrepasar los 15 minutos la iluminación se apaga así como el sistema eléctrico, por lo que el agua caliente se termina.

Esta regadera se elaboró con acrílico porque soporta temperaturas altas, es barato, no conduce la electricidad, permite moldearse y se puede teñir a diferentes tonalidades.

Respecto al consumo eléctrico explicaron que la regadera tiene un gasto menor de energía, debido a que sólo tiene una resistencia, en lugar de dos como en los artefactos eléctricos comerciales. Además, cuenta con un sistema de encendido/apagado que sirve para regular la temperatura entre los 30 y 35 grados centígrados y deja de utilizar totalmente los hidrocarburos para el calentamiento del agua.

Los politécnicos indicaron que respecto al ahorro del gasto de agua, su invento tiene un diseño que permite la distribución total de ésta, para que haya una salida uniforme de la misma; cuenta con una etapa de calentamiento que utiliza un recipiente donde se coloca la resistencia eléctrica para asegurar que la regadera no tirará una sola gota de agua fría.

Lo anterior, permitirá que al calentar el agua por medio de la electricidad, se reduzca el tiempo de espera para que llegue a una temperatura aceptable para el usuario.

Explicaron que su producto puede ser instalado de una forma muy sencilla; la conexión hacia la toma de agua es como las que existen en el mercado y su conexión a la corriente eléctrica puede ser realizada por cualquier persona con conocimientos básicos sobre la electricidad.

Por último, los estudiantes señalaron que por el bajo costo de su producto y las funciones que realiza puede ser comercializado, principalmente, en los estados donde su marco legal establece el utilizar el mínimo necesario de agua y en zonas hoteleras, por el ahorro y los beneficios económicos que se obtendrían.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 factores que predicen el éxito de las relaciones de pareja (y por qué el amor no es uno de ellos)

Científicos siguen tratando de encontrar el secreto de la felicidad en las relaciones de pareja.
19 de septiembre, 2020
Comparte

Puede que el corazón tenga razones que la razón no entiende, pero eso no les ha impedido a los científicos seguir tratando de encontrar el secreto de la felicidad en las relaciones de pareja.

Y gracias a la ayuda de la inteligencia artificial un equipo internacional de 85 investigadores cree haber identificado los principales factores detrás de una relación satisfactoria.

El estudio -el más extenso de su tipo a la fecha- utilizó algoritmos de aprendizaje automático para analizar los casos de casi 12.000 parejas contenidos en 43 bases de datos de 29 laboratorios diferentes.

“Básicamente analizamos toda la información que pudimos encontrar sobre el tema”, le dijo a BBC Mundo Paul W. Eastwick, profesor de psicología de la Universidad de California (EE.UU.) y uno de los coordinadores de la investigación.

Y una de sus principales conclusiones es que las características individuales no son tan determinantes a la hora de predecir el éxito de una relación como los juicios que uno se hace sobre esta.

De hecho, según el estudio, no hay nada más importante para la bienandanza de una relación que la convicción de que el otro integrante de la pareja está comprometido con la misma.

Otro predictor importante es el nivel de intimidad: en palabras de Eastwick, “esa sensación de que tu pareja te entiende y que realmente entiende quién eres”.

Y entre las cinco principales “predictores específicos a la relación” también están el nivel de gratitud o reconocimiento, la propia satisfacción sexual y la percepción de satisfacción con la relación que tenga el otro miembro de la pareja.

Mujer enamorada

Getty Images
Curiosamente, el amor no está en el “top 5” de los factores de éxito.

“Los propios juicios de las personas sobre la relación en sí, como cuán satisfechos y comprometidos sentían que estaban sus parejas, o cuán agradecidos se sentían hacia ellos, explicaron aproximadamente el 45% de su satisfacción“, es el resumen de los principales hallazgos del estudio publicado en la edición de agosto de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, PNAS.

En contraste, las diferencias individuales solamente dieron cuenta del 21% de la satisfacción en las relaciones analizadas.

Factor distal

“Los predictores individuales tienen que ver con lo que uno piensa sobre sí mismo y, en principio, son independientes a cualquier relación; por ejemplo, eso que acostumbramos llamar personalidad o las ideas abstractas que uno puede tener sobre cómo le gustaría que fuera su pareja romántica”, explica Eastwick.

Pareja

Getty Images
Lo que uno piensa de uno mismo no es tan importante como lo que piensa del otro.

“En contraste, los predictores específicos a la relación son constructos que requieren que pensemos en una persona en particular, usualmente nuestra pareja: esta es una persona en la que puedo confiar, alguien a quien quiero, alguien que me aprecia… Y tienen dos o tres veces más impacto a la hora de predecir qué tan satisfecho se está con la relación que las diferencias individuales”, le dijo a BBC Mundo.

Esto no significa que las diferencias individuales -que incluyen entre sus principales predictores satisfacción con la vida, negatividad, depresión y problemas de apego– no juegan un rol en la felicidad de una pareja.

Pero, como explica Eastwick, lo hacen sobre todo mediando la propia experiencia y condicionando el juicio que uno se puede hacer de la relación, que es lo que termina importando.

“Por ejemplo, si soy un misántropo entonces lo más probables es que no confíe en la gente y por lo tanto no pueda ser feliz en mi relación”, ilustra el profesor de la Universidad de California en Davis.

Pero para el éxito de la relación el factor clave no es tanto la misantropía, que sería un factor distal, como la confianza, un predictor importante que, como el amor, no alcanzó en el “top 5” pero sí en el “top 10” en términos de importancia.

¿Fue esa relativamente baja clasificación una sorpresa para los investigadores?

Amor

Getty Images
El amor es lo que se busca.

“Al amor de hecho le fue muy bien, lo que pasa es que es algo tan parecido a la satisfacción, a lo que estábamos tratando de predecir, que en muchos casos no lo incluimos siquiera como candidato”, explica Eastwick.

“En otras palabras, no es que no importe, es que es esencialmente lo que estábamos buscando“, le dice a BBC Mundo.

Y el psicólogo también insiste en que el hecho de que el estudio hable de “predictores” no significa que se sientan capaces de predecir el futuro.

“No somos adivinos”, dice. “Pero los aspectos de las relaciones que destacamos son cosas en las que uno puede trabajar y mejorar y así mejorar su relación en el presente”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=8baztTZxkQo

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.