¿Por qué la FIFA penaliza tan seguido a selecciones de América Latina por cantos homofóbicos?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

¿Por qué la FIFA penaliza tan seguido a selecciones de América Latina por cantos homofóbicos?

La FIFA ha multado en varias ocasiones a selecciones como la de México, y sin embargo los cantos homofóbicos persisten, ¿por qué?
BBC Mundo
Por BBC Mundo
8 de noviembre, 2017
Comparte

Argentina, Brasil, Chile, México y Perú han recibido multas como consecuencia de los cantos homofóbicos de sus seguidores contra los jugadores del equipo contrario durante las eliminatorias realizadas para el Mundial de Futbol de Rusia 2018.

Pero ¿por qué América Latina parece tener un problema con respecto al tema?

Si bien es cierto que las multas impuestas a los equipos por los cantos racistas de sus fanáticos han sido un mecanismo para controlar ofensas en la cancha, enfocarse en expresiones homofóbicas es una medida relativamente nueva.

Las multas oscilan entre los US$10.000 y los US$40.000.

Entre los países penalizados Chile es el principal reincidente. La FIFA ha castigado a la selección nacional en 13 ocasiones por cantos ofensivos y homofóbicos dirigidos a los miembros del equipo contrario.

Fan chilenoGETTY IMAGES
El comportamiento de los fanáticos chilenos le ha ocasionado más multas a Chile que a cualquier otro país latinoamericano.

¿Cambio?

Sin embargo, el castigo parece haber tenido poco efecto.

“Pese a las sanciones, nada apunta a que se producirán cambios”, indica el analista de deportes de BBC Mundo José Miguel Pinochet.

“Este comportamiento ha estado presente desde el primer juego hasta el último (de las eliminatorias)”, añade.

La Federación Chilena de Fútbol indicó el mes pasado que si bien estaba intentando educar a los fanáticos, la homofobia es un problema muy arraigado en el país. Por esa razón la solución no dependía únicamente de sus esfuerzos.

Estadio vacioGETTY IMAGES
Algunos en América Latina temen que las sanciones de la FIFA incluyan juegos con el estadio vacío.

Uno solo

La gran mayoría de las canciones que los fanáticos mexicanos utilizan para ofender al equipo contrario suelen ser homofóbicos.

Hay uno en particular que se utiliza reiteradamente, en especial cuando el arquero del otro equipo quiere hacer un saque desde su propio campo.

¿Cuál? ” ¡Ehhh, putooo…!“. En julio, la Federación Mexicana de Fútbol intentó combatir este comportamiento pidiéndole a los seguidores que se abstuvieran de utilizar cantos homofóbicos: “Nosotros perdemos, ustedes pierden… todos perdemos“.

Pero la última multa impuesta por la FIFA, parece indicar que la medida no fue efectiva.

Según una encuesta realizada por el periódico deportivo mexicano Récord, la mayoría de los fanáticos responsabilizan a la FIFA porque ellos no consideran que la canción sea ofensiva.

“La diferencia está en la interpretación. Mientras los seguidores del equipo la utilizan como una forma de intimidar al arquero rival, el uso de la palabra se percibe como homofóbico porque es una palabra utilizada para referirse de una manera despectiva a homosexuales”, indica Pinochet.

Juan Carlos OsorioGETTY IMAGES
Juan Carlos Osorio, el entrenador de México, considera que hay cantos peores que los de su equipo.

Antecedentes

Cuando el uso del canto en cuestión fue investigado por la FIFA durante el Mundial de Brasil en 2014, México fue exonerado.

¿El argumento? Que no se consideraba un insulto en el contexto en el que se utilizó. Actualmente, sin embargo, la postura de la FIFA es más firme.

El entrenador del equipo mexicano, el colombiano Juan Carlos Osorio, ha dicho que entiende por qué se presenta el debate. Pero añadió que en otras culturas los cantos son peores.

Y, hasta cierto punto, el argumento se refuerza con otras multas impuestas por la FIFA en la misma fecha.

Especialmente la sanción de US$160.000 que recibió Suiza por el comportamiento de sus hinchas durante los juegos en contra de Austria y de Georgia: utilizaron dispositivos incendiarios y exhibieron pancartas políticas.

Pese a esto, muchos en América Latina temen que la FIFA pierda la paciencia y los castigos incluyan juegos con el estadio vacío para evitar cantos ofensivos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
@PROFEDET

Empleados de Profedet denuncian que les ocultan casos de COVID y han aumentado los contagios

Los trabajadores denuncian que hablar de los casos positivos y los fallecimientos por COVID implica un llamado de atención. Aseguran que podrían trabajar en casa pero los obligan a ir a sus oficinas.
@PROFEDET
3 de febrero, 2021
Comparte

“Es curioso que la institución para la que laboramos y se dedica a defender a los trabajadores no respete nuestros derechos, nos oculte los casos de COVID y nos haga laborar de manera presencial cuando hay contagios y aún en semáforo rojo”, denuncia Dalila, abogada en la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet). 

Dalila, a quien se le cambió el nombre para proteger su identidad por temor a sufrir represalias, denuncia que nadie les avisa cuando hay un caso positivo o incluso algún fallecimiento por COVID. Tocar el tema en las oficinas, dice, implica un llamado de atención.

Te puede interesar: La otra pandemia: aumentan 25% quejas de trabajadores por abusos laborales

Animal Político platicó con al menos siete trabajadores de la Profedet, entre abogados y personal administrativo de distintas áreas, que coinciden con las quejas y acusan que se les obliga a acudir a las oficinas a pesar de que pueden cumplir con sus obligaciones vía remota, como ya se hizo al inicio de la pandemia. 

Cuando iniciaron las medidas para evitar contagios de la enfermedad, la Procuraduría les permitió a los trabajadores seguir llevando los casos y las asesorías desde su casa, pero cuando se declaró nuevamente el semáforo rojo en Ciudad de México, el 18 de diciembre, les dijeron que tenían que atender a la gente de manera presencial. 

Aunque los empleados no acuden todos los días a las instalaciones, solo van dos o tres días a la semana −de 9 a 3 de la tarde−, están preocupados porque algunos se trasladan en transporte público. Hay líneas del Metro que no funcionan y se aglomeran para poder subir a camiones o autobuses. 

Hasta el 15 de enero, de acuerdo con información oficial de la Profedet, 33 servidores públicos de las oficinas en CDMX han sido reportados como positivo a SARSCoV-2, quienes mantuvieron la cuarentena necesaria para su tratamiento médico. 

De acuerdo con los empleados, en diciembre murió un abogado y un médico perito de la institución a causa de COVID y cada vez hay más contagios, lo que aumenta el nerviosismo y la incertidumbre entre el personal. 

“Hacen venir a la gente cuando saben que tienen un familiar contagiado y eso es muy irresponsable porque crecen los contagios. Cuando fallecieron nuestros compañeros no hubo información institucional ni siquiera lamentando la pérdida o condolencias. Es como si ellos no existieran, daban todo en su trabajo y eso es muy triste”, lamenta una de las abogadas entrevistadas. 

Indica que compañeros han tenido que ir a trabajar aún cuando presentan síntomas y es hasta que su prueba sale positivo que los mandan a casa. El contagio de los trabajadores se ha extendido hasta sus familiares, quienes dicen que han tenido que desembolsar por persona entre 10 y 15 mil pesos entre pruebas y atención médica. 

Brenda, una de las trabajadoras que dio positivo a COVID y contagió a su familia, asegura que cuando avisó del resultado de la prueba le pidieron mantener todo en secreto con el argumento de que no sufriera discriminación. 

“Yo no me podía quedar callada, son mis compañeros y si estuve cerca de ellos les tenía que advertir para que se hicieran la prueba o se mantuvieran atentos a síntomas. Por protocolo mi círculo cercano laboral debió suspender actividades, pero no te dejan porque no les importa nuestra salud”. 

Además, acusa que si comentan los casos, faltan por tener algún síntoma relacionado al coronavirus, o simplemente cuestionan por qué algunas áreas si hacen home office, los amenazan con despedirlos, levantarles actas administrativas o reportarlos con el órgano interno de control.    

Otra empleada coincide en que hay mucha frustración: “A veces necesitamos esa palmadita de cuídate, eres importante para esta institución. La procuradora Carolina Ortiz Porras hace conferencias para hablar de la defensa de los trabajadores, que hay que garantizar sus derechos, pero no es capaz de preocuparse por su propio personal, no sabe cómo está su casa”. 

Profedet dice que se cumplen con medidas recomendadas 

De acuerdo con la Profedet, al brindar servicios de asesoría, defensoría y conciliación laboral, sus servicios fueron catalogados como esenciales desde el inicio de la contingencia sanitaria por SARS-CoV-2.

La institución informó a Animal Político que tras la declaratoria de emergencia por COVID (desde el 23 de marzo de 2020) implementaron el trabajo escalonado, y que de los 251 servidores públicos en sus oficinas en CDMX, 60 realizan su trabajo desde casa por estar dentro del grupo considerado como vulnerable.

“Para los 191 servidores públicos restantes, se ha establecido un horario escalonado de dos días a la semana en la oficina con jornada reducida, por lo que diariamente el edificio de Pofedet no excede del máximo de aforo de asistencia establecido; adicionalmente, se vigilan de manera estricta las medidas de salud recomendadas por la autoridad sanitaria”, detalló. 

Entre sus medidas está la toma de temperatura al ingreso, uso de cubrebocas, gel antibacterial, guardar la sana distancia, y como medida adicional, una vez que se ingresa al edificio, no es posible salir de las instalaciones hasta el término de la jornada laboral.

La institución no comentó nada cuando se le buscó sobre las acusaciones de los trabajadores de que se ocultan los casos positivos de COVID.  

Tras la publicación del reportaje, la Profedet mandó una carta a este medio asegurando que el personal tiene conocimiento de que si presenta síntomas respiratorios o relacionados a COVID-19, debe abstenerse de acudir a las instalaciones, informar a su jefe inmediato y mantener un seguimiento de sus síntomas.

“Si un servidor público llegase a presentar síntomas respiratorios o relacionados con la COVID-19 mientras realiza su guardia presencial, el protocolo marca que debe acudir al área de consultorio médico y retirarse a su domicilio una vez que responda el cuestionario preventivo en el cual debe indicar los nombres de las personas con las que tuvo contacto ese día”.

A las personas que tuvieron contacto directo con el caso sospechoso se les pide que realicen trabajo en casa durante cinco días

La institución aseguró que es falso que se esconde al personal la información sobre posibles contagios y que por cuestiones de privacidad clínica, “la información correspondiente a los servidores públicos de la Pofedet que han dado positivo al virus del SARS-CoV-2 no es de carácter público, motivo por el cual ésta queda resguardada únicamente en el área de Recursos Humanos”.

“No hay ni jabón en el baño” 

Sin embargo, los empleados aseguran que las medidas higiénicas son mínimas y que no se sanitiza el área cuando hay algún caso positivo.  

“En la entrada ponen una jerga para limpiarlos los zapatos, un tapete y nos toman la temperatura. Ni siquiera hay jabón en los baños. Tenemos que comprar nuestro jabón y tener papel de reserva porque hasta eso falta. La institución no nos da gel antibacterial, cubrebocas ni caretas para atender a los usuarios”, cuenta una de las empleadas. 

“Nosotros vemos los juicios en la Junta de Conciliación y Arbitraje, vimos que ahí al personal lo comenzaron a organizar, les dieron insumos, hablaron de protocolos y en la Profedet hasta pedimos una reunión para que nos comentaran cómo íbamos a trabajar o cómo íbamos a manejar los casos positivos. Se molestaron mucho y nos dijeron que no molestáramos a la procuradora”. 

Lee más: Aumentan contagios y muertes de trabajadores por COVID en armadoras de Guanajuato y Puebla

“No pedimos dejar de trabajar” 

Otro empleado a quien llamaremos Eruviel, quien labora en el área de asesorías −y es el primer contacto con los usuarios que acuden por información o a exponer su caso – cuenta que llega a atender en un día entre cuatro y seis personas, pues a veces acude algún adulto mayor o persona con discapacidad con acompañante. 

“A partir de los últimos fallecimientos y contagios de nuestros compañeros tenemos miedo, no solo por uno, por nuestras familias, y claro que también por los usuarios que van y se arriesgan a trasladarse en transporte público cuando en la CDMX los hospitales están rebasados”. 

Asegura que como empleado no se siente apoyado ni escuchado respecto al temor que tienen de enfermarse. Aunque la institución les informó que solo trabajarían dos días, hay semanas que van tres días y le han pedido que lleguen a las 8 de la mañana, cuando debería entrar a las 9. 

“No pedimos dejar de trabajar. Somos afortunados de tener un trabajo en estos tiempos, pero hay muchos recursos que podemos utilizar para evitar más contagios, como las asesorías vía telefónica, por videollamada, ya lo hicimos así y hubo resultados. Duele que compañeros estén falleciendo”, dice Eruviel. 

Uno de sus compañeras del área de defensoría dice que una persona adulta mayor le reclamó porque la hicieron acudir a las oficinas cuando es población en riesgo no solo por la edad, sino por tener comorbilidades.   

Jerónimo, otro abogado entrevistado, dice que la pandemia ha duplicado las denuncias, e incluso, ellos se han visto rebasados por el número de expedientes que manejan. Tras la austeridad anunciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y los recortes de personal y renuncias, hay abogados que manejan hasta 1,200 asuntos. 

“Yo manejo más de 800 y es inhumanamente imposible. Antes por cada junta de conciliación había dos o tres abogados, ahora solo hay uno por cada junta al pendiente de los casos acumulados y los que van llegando, pero esta administración tiene otra forma de pensar y uno acepta las condiciones”.

“La indicación de los jefes es atenderlos para que ellos demuestren que hay atención a usuarios, que van bien los números, pues todo se reporta en un sistema. Solo les importa que se avance con los expedientes, pero si la Junta de Conciliación tampoco trabaja al 100% no podemos hacer mucho”, señala. 

Los trabajadores piden que al menos en lo que baja la emergencia sanitaria en la CDMX puedan trabajar vía remota y no se oculten ni los casos positivos ni las defunciones. 

“Esta institución es muy noble, su misión es defender a los trabajadores, pero, ¿y dónde quedamos nosotros? También somos humanos, también somos trabajadores con derechos, nos enfermamos, tenemos miedo y nos están dando la espalda”, expresa una empleada.

Esta es la carta completa que envío Profedet: 

  
Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.