Indígena mazahua enseña a niñas a patear la violencia de género
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Indígena mazahua enseña a niñas a patear la violencia de género

Hace dos años limpiaba casas. Hoy Guadalupe García entrena a 300 niñas de la Selección Mazahua de fútbol, como una forma de empoderarlas en la entidad que registra el mayor índice de asesinatos de mujeres en México.
AFP
Por Jennifer González Covarrubias / AFP
10 de noviembre, 2017
Comparte

Guadalupe García era una trabajadora del hogar más, antes de que se topara con un balón de fútbol. Con 1.55 metros de estatura, talla pequeña, rápidamente descubrió que estar en la cancha es “un acto de rebeldía” contra la violencia de género.

En los dos últimos años esta indígena convertida en entrenadora, de alegres ojos negros y amplia sonrisa, ha logrado que a través del fútbol unas 300 niñas de la etnia mazahua del Estado de México, descubran su capacidad física y a decir “este cuerpo es mío y nadie lo toca si no quiero”.

El Estado de México registra el mayor índice de asesinatos de mujeres en el país. Según el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, en 2016 ahí fueron asesinadas al menos 263 mujeres.

Sus cadáveres son encontrados casi cotidianamente con huellas de violación, mutilados, semicarbonizados, flotando en ríos de aguas negras o hasta enterradas en las habitaciones de sus verdugos.

“¡Vamos a apoyarnos todas!”, grita la entrenadora antes del arranque del partido de la Selección Mazahua femenina -25 jugadoras de entre 16 y 26 años- contra Hadas B, de una escuela privada de Toluca, capital del estado.

Las Hadas arrasaron 4-1 en este partido de la Liga Mexicana de Fútbol Femenil, categoría Premier, disputado el domingo 29 de octubre.

Guadalupe García.

Pero por encima del resultado, para Lupita, como la llaman cariñosamente, lo importante es que las chicas se sientan “empoderadas” en una región donde muchos padres de familia aún se oponen a que sus hijas “abran las piernas” en la cancha.

En poblados indígenas o de gran rezago social de este y otros distritos mexicanos los derechos de las mujeres son violentados de manera constante. A muchas se les impide el acceso a la educación y oportunidades de desarrollo.

Algunas de las desafiantes indígenas del equipo podrían tener una brillante carrera deportiva.

Cuatro de las niñas reclutadas por Lupita ahora militan en clubes que les dan becas completas de estudio, vivienda y alimentación.

Una de ellas, Liliana González, ha llamado la atención de directivos de la Selección Nacional Femenina.

Así entrena el equipo femenil mazahua.

Abuelo asesino

Guadalupe, de 34 años, nació en una familia pobre del norte del Estado de México y para ella luchar contra la violencia de género no ha sido fácil.

“Mi madre quedó huérfana a los 11 años porque mi abuelo mató (a golpes) a mi abuela en el lugar donde guardaba el pulque” (bebida alcohólica), relata entre los gritos de fondo de sus jugadoras.

Su padre fue alcohólico durante dos décadas y sus dos hermanas fueron obligadas a casarse entre los 14 y 15 años.

Antes de saber que podía patear un balón, “yo ya trabajaba como empleada doméstica, pero mi gusto por la lectura me permitió descubrir cosas” y entonces “me volví desobediente”, rememora divertida.

Regresó a su comunidad de San Juan Coajomulco y poco después se encontró jugando en equipos amateurs de fútbol.

“Para mí estar en un campo de fútbol ha sido un acto de rebeldía (…). Me permitió no quedar embarazada tan chiquita, para no casarme”, dice García, que contrajo matrimonio a los 23 años y es madre de dos niños.

Está entregada completamente al reclutamiento de las niñas y a talleres que imparte de forma obligatoria a las jugadoras para hacerlas conscientes de la violencia de género. Su club es financiado por organizaciones defensoras de derechos humanos.

Lupita participará en el Women’s Forum Mexico 2017, que se celebra esta semana en la capital mexicana con la ponencia ‘Amazing Women’ (Mujeres increíbles).

“Una es capaz”

Rocío López, de 26 años y directiva de un albergue indígena educativo, marcó el gol de la honra de las mazahuas en el partido disputado en un campo rodeado de mazorcas de maíz secas.

“Los hombres aprenden a ver que una es capaz”, comenta esta goleadora, que entra al campo con los labios pintados de un coqueto color anaranjado.

Si el hombre “toca el balón, nosotras también, (si) él se pone shorts, nosotras también”, dice retadora Rocío, quien ha conocido vecinos que “a sus hijas no las dejan (jugar) porque van a venir a abrir las piernas”.

Otro de los frutos del trabajo de Lupita es Liliana González, de 14 años. Es portera estrella del club Lioness FC, en el municipio de Metepec, y está becada. Vive lejos del hogar pero su semblante no muestra nostalgia alguna.

El fútbol ayuda “a desquitarte pero con el balón del machismo”, dice Lili, quien porta la casaca de Lioness, que por atrás proclama: “What is life without goals” (Qué es la vida sin metas).

Recientemente tuvieron un encuentro con la Selección Nacional Femenina y los directivos “se fijaron en Lili, les gustó”, asegura su entrenadora.

Cuando juega, dice esta guardameta que detiene sin flaquear los balones que le lanza su timonel, se siente “libre de todo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Donald Trump y su esposa Melania dan positivo a COVID-19

El presidente estadounidense y su mujer se encuentran en cuarentena tras dar positivo por coronavirus. Todavía no se sabe cómo afectará este contagio al próximo debate presidencial, programado para el 15 de octubre.
2 de octubre, 2020
Comparte

Donald Trump y su esposa Melania dieron positivo por covid-19, así lo anunció el presidente de Estados Unidos en la madrugada de este viernes, poco después de que se conociera que una de sus ayudantes más cercanas resultó contagiada.

Apenas unas horas antes de conocerse la noticia se supo que Hope Hicks, de 31 años y una de las asistentes de mayor confianza del mandatario, contrajo el nuevo coronavirus.

Ambos viajaron juntos el martes en el avión presidencial rumbo al primer debate presidencial realizado en la ciudad de Cleveland (estado de Ohio) frente al candidato demócrata Joe Biden.

El presidente, que tiene 74 años y por tanto pertenece al grupo de alto riesgo, anunció la noticia en su cuenta de Twitter.

Según el examen físico más reciente de Trump pesaba a principios de este año110,7 kg. Esto se considera obeso para su altura de 1,9 metros.

Cuarentena

“Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”, escribió en su red social.

Todavía no está claro cómo afectará este contagio a la organización del segundo debate presidencial, programado para el 15 de octubre en Miami, Florida.

El médico de Trump, Sean Conley, emitió un comunicado en el que dijo que el presidente y la primera dama “están bien en este momento” y “planean quedarse en la Casa Blanca durante su convalecencia”.

Trump casi nunca usa mascarilla y, a menudo, no mantiene el distanciamiento social con sus ayudantes u otras personas durante los compromisos oficiales.

Estados Unidos acumula ya 208.000 fallecidos por coronavirus, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Trump y Bolsonaro

EPA
Trump y Bolsonaro son dos de los mandatarios mundiales contagiados con coronavirus.

El presidente de Estados Unidos se suma a la lista de mandatarios que se vieron contagiados en los últimos meses, como el de Brasil, Jair Bolsonaro, y el de Reino Unido, Boris Johnson.

Minimizar la pandemia

Durante meses Trump dio a entender públicamente que la gripe común es más peligrosa que la covid-19 y se mostró escéptico sobre la gravedad de la enfermedad.

“No podemos dejar que el remedio sea peor que el problema”, tuiteó Trump el 23 de marzo, al cuestionar el cierre de la economía por la pandemia y las medidas de distanciamiento social.

“Va a desaparecer. Un día, como un milagro, desaparecerá“, dijo también sobre el virus.

Sin embargo, antes de que el coronavirus llegara al país, el presidente de Estados Unidos ya sabía que era más letal que la gripe, pero según le dijo al periodista Bob Woodward quería minimizarlo para evitar el pánico.

Woodward, quien destapó el escándalo de Watergate y es uno de los periodistas más respetados de EE.UU., entrevistó a Trump 18 veces entre diciembre y julio.

La cuestión ahora es cómo afectará la convalecencia de Trump a la campaña electoral.


¿Cuán trascendental es esto?

Análisis de Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica

Una semana después de que Donald Trump les dijera a los estadounidenses que no se preocuparan por la covid-19 porque “prácticamente no afecta a nadie”, excepto a los ancianos y a las personas con afecciones cardíacas, el propio presidente dio positivo por el virus.

Es difícil decir exactamente cuán trascendental es esto a tan solo 32 días de las elecciones estadounidenses, sobre todo ahora que el mandatario tuvo que ponerse en cuarentena para recibir tratamiento.

Los mítines de campaña están cancelados y en dos semanas debería celebrarse el próximo debate presidencial.

El habitual mensaje del presidente, de que la nación está “dando la vuelta” a la pandemia, se ha visto socavado por su propia enfermedad.

Hace solo dos días, durante el primer debate, Trump menospreció al oponente demócrata Joe Biden por usar con frecuencia mascarillas y no dar mítines de campaña del mismo tamaño que los suyos.

Ahora, la Casa Blanca y la campaña tendrán que responder por qué el presidente adoptó una actitud aparentemente tan arrogante, y cuántos altos cargos en la Casa Blanca pueden haberse vistos expuestos.


Hicks

Getty Images
Hicks es señalada de ser una de las asistentes de mayor confianza de Trump.

Hicks

Según el portal informativo Bloomberg, Hicks ya experimenta síntomas del coronavirus y fue puesta en cuarentena desde el viaje de regreso de Minnesota.

La funcionaria era la última reciente persona de la Casa Blanca en contagiarse. La secretaria de prensa del vicepresidente Mike Pence, Katie Miller, dio positivo en mayo.

El consejero de seguridad Robert O’Brien, varios agentes del Servicio Secreto, un piloto del helicóptero presidencial y un trabajador de la cafetería de la Casa Blanca también dieron positivo en los últimos meses.

Ahora también el matrimonio presidencial.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.