La Niña está de vuelta: ¿qué efectos tendrá el fenómeno sobre el clima del planeta?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

La Niña está de vuelta: ¿qué efectos tendrá el fenómeno sobre el clima del planeta?

¿Cuáles son los pronósticos para esta nueva activación de La Niña? Expertos consultados por BBC Mundo explican las características del fenómeno.
Especial
Por BBC Mundo
10 de noviembre, 2017
Comparte

La Niña está de vuelta.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos anunció este jueves que el fenómeno climático responsable de crudos inviernos y grandes sequías en todo el mundo ha llegado y hará sentir sus efectos varios meses.

Es el segundo año consecutivo en que esta variación del evento El Niño Oscilación del Sur (ENOS) se muestra activa.

Y, según especialistas consultados por BBC Mundo, desde hacía meses era previsible.

Esta temporada ciclónica ha sido muy activa y esto es una señal de que estamos pasando de una fase neutral a una fase de La Niña, que propicia la formación de huracanes en el Atlántico”, explica Juan Carlos Cárdenas, meteorólogo del Centro Mundial de Pronósticos de The Weather Company.

No obstante, al parecer, el fenómeno de este año es bastante atípico.

“Esta vez La Niña está llegando muy tarde, en el otoño, y no es está claro si continuará intensificándose o se debilitará aún más, como sucedió el invierno pasado”, indica William Patzert, experto del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL, por sus siglas en inglés).

Y es que, de acuerdo con este especialista, el fenómeno suele mostrarse tradicionalmente en el verano y luego, intensificarse durante el otoño y el invierno.

Sin embargo, este año, las observaciones climatológicas comenzaron a detectar los primeros efectos a inicios de este noviembre.

Pero ¿qué en qué consiste La Niña y cómo los especialistas constatan que está nuevamente activa?

ENOS

De acuerdo con Cárdenas, para entender qué es La Niña es preciso partir por explicar el fenómeno más general en el que se engloba, el llamado evento ENOS.

“El Niño es una oscilación atmosférica que causa un debilitamiento de los vientos alisios en el hemisferio sur del Pacífico. Esos vientos, cuando son normales, arrastran las aguas superficiales desde las costas hacia el océano y esto provoca que las aguas frías de las profundidades surjan allí”, explica.

Esa agua fría, agrega, es lo normal en la zona ecuatorial de la costa de Sudamérica.

“Cuando esos vientos alisios se debilitan cesa ese proceso, al agua caliente se acumula y se produce un aumento de la superficie del mar en la costa de Perú y Ecuador, principalmente“.

Ahora bien, cuando los alisios son muy fuertes y se refuerza la subida de esa agua fría en la zona ecuatorial y la temperatura del mar está por debajo de lo normal, ahí comienza a manifestarse el fenómeno de La Niña.

Cárdenas comenta que está también la llamada “zona neutra“, en la que nos encontrábamos hasta hace poco, en la que ninguno de los dos eventos están notablemente activos y las temperaturas están sobre el promedio.

El experto de The Weather Company añade que, generalmente, las redes meteorológicas pueden determinar con anticipación cuándo la oscilación del sur cambiará de signo.

Uno de los síntomas es la diferencia de la presión atmosférica y los vientos que están asociados a ella. Es lo primero que sucede antes del cambio de temperatura del mar.

El Niño estuvo activo entre 1997 y 1998 y entre 2015 y 2016.
Image captionEl Niño estuvo especialemnte activo entre 1997 y 1998 y entre 2015 y 2016.

“Cuando se empiezan a determinar esos signos se sabe que se puede producir La Niña o El Niño”, sostiene.

Los efectos de uno y otro, que van desde sequías a inundaciones, de lluvias intensas a huracanes, dependerán siempre de la zona de la oscilación: puede producir indistintamente sequías en Latinoamérica, nevadas intensas en la zona norte de Estados Unidos o sequías en Australia o en las islas del Pacífico.

Pero, ¿cuáles son los pronósticos para esta nueva activación de La Niña?

Los pronósticos

Patzert, que es conocido como el profeta del “clima en California” afirma que, aunque aún es muy temprano para hacer predicciones, todo indica que La Niña estará muy tranquila este año.

“Aunque ha sido inusual su aparición en esta época se ha mostrado muy debilitada y no hay signos de que pueda reforzarse”, señala.

Algo similar ocurrió el pasado año, en el que una tardía La Niña se manifestó por unos meses y luego desapareció, sin grandes consecuencias en el clima mundial.

“No obstante habrá que esperar. El invierno este año en la región norte de Estados Unidos, por ejemplo, parece haberse adelantado y es algo que suele asociarse a este fenómeno”, comenta.

inundaciones en VietnamDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionEn Vietnam también se han producido fuertes inundaciones en los últimos días.

“También son previsibles sequías para inicios de año en la zona sur de Estados Unidos y en la zona ecuatorial de América Latina”, señala.

No obstante, cree que incluso aunque se intensificara algo más en los meses venideros sus impactos sobre el clima mundial no serían tan intensos, como ocurrió tras la activación de El Niño entre 1997 y 1998.

“Ahí siguió una activación muy intensa también de La Niña. Sin embargo, su comportamiento en los últimos tiempos ha sido muy inusual. Tras la nueva activación de El Niño en 2015 y 2016, La Niña se ha mostrado especialmente débil”.

Sin embargo, repite que las predicciones del clima no están escritas en piedra.

“Se está comportando de una forma muy atípica, así que hay que tener mucho cuidado en pronosticar cuál será el impacto este año. Al menos por ahora, La Niña ha comenzado tarde y muy débil”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP Archivo

¿Cuál es el conflicto por el agua en Chihuahua? Aquí algunos puntos clave

Campesinos acusan que la entrega de agua a EU para cumplir un acuerdo de 1944 pone en riesgo sus cosechas por una sequía atípica.
AFP Archivo
Por Natalia Cano (AFP)
20 de septiembre, 2020
Comparte

México vive un conflicto por el agua en el estado fronterizo de Chihuahua (norte), donde agricultores tomaron una presa para impedir que el país siga abasteciendo a Estados Unidos como estipula un acuerdo de 1944.

Las protestas dejan un muerto y daños en una hidroeléctrica, mientras aumenta la presión para que México salde una deuda en el suministro.

Los dos países, que comparten 3,170 km de frontera, se surten mutuamente.

¿Qué está pasando?

Campesinos ocupan la presa La Boquilla desde el 8 de septiembre, alegando que las entregas al país vecino amenazan sus cosechas por una sequía atípica.

Con piedras y palos, los manifestantes forzaron el repliegue de los militares que custodiaban la instalación.

Horas después, tras el arresto de tres personas que sustrajeron armas y granadas a uniformados, se produjo un incidente en el que uno de ellos hirió de bala a una pareja que había participado en la toma, según la versión oficial. La mujer murió.

El comandante de la Guardia Nacional, Luis Rodríguez, dijo que fue un “desgraciado accidente” por el cual 17 efectivos fueron detenidos.

El gobierno denunció daños en la hidroeléctrica por 4,7 millones de dólares.

¿En qué consiste el acuerdo?

Fue suscrito en 1944 y obliga a Estados Unidos a entregar anualmente 1.850 millones de metros cúbicos de agua del río Colorado, y a México 432 millones de metros cúbicos del Río Bravo.

Para cubrir su parte, México cuenta con un periodo de cinco años prorrogable por cinco más. Pero acumuló una deuda de 426 millones de metros cúbicos, cuyo plazo final vence el próximo 24 de octubre.

El presidente izquierdista Andrés Manuel López Obrador asegura que el país ya pagó el 82% y que la obligación se saldará a tiempo.

El acuerdo es “indefinido”, y si quisiera, el gobierno mexicano podría renegociarlo con autorización del Senado, explicó a la AFP Gonzalo Hatch Kuri, geógrafo e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Pero López Obrador descarta esa posibilidad. “No creo que haya otro convenio mejor”, dice.

¿Qué pasa si México incumple?

Aunque el mandatario mexicano ha advertido que Washington podría subir aranceles si se incumple el acuerdo, Hatch Kuri descarta represalias.

“Estados Unidos nunca nos ha hecho la guerra por no pagarle (el agua) y ha habido quinquenios que no se ha cubierto la cuota. No ha pasado de roces diplomáticos”, señala.

Pero el gobernador de Texas, Greg Abbott, solicitó al Secretario de Estado, Mike Pompeo, interceder para que México cumpla.

“México necesita terminar este ciclo sin deuda (…), terminó el ciclo pasado, así como varios anteriores, con una deuda. Esta tendencia no puede continuar”, escribió Abbott a Pompeo el 15 de septiembre.

“Vamos a cumplir”, respondió López Obrador.

Con Donald Trump en busca de la reelección, Hatch Kuri no excluye que el agua pueda convertirse en tema de campaña.

“López Obrador ha querido tener una relación respetuosa y lo menos tensa posible con Trump, por eso quiere pagar sea como sea”, apunta.

¿Qué dicen las partes?

El presidente afirma que los productores mexicanos tienen garantizada el agua para el ciclo agrícola que finaliza en octubre.

Pero los agricultores, respaldados por el gobernador opositor de Chihuahua, Javier Corral, denuncian que sacar el agua de las presas pone en riesgo el siguiente ciclo debido a la sequía en ese estado, que este año registra temperaturas de 45 grados centígrados.

Ante un hipotético desabastecimiento en Chihuahua, López Obrador ha dicho que está dispuesto a dialogar con Trump para flexibilizar el trato.

Pero critica que aun así los manifestantes, que según él son azuzados por grandes productores y adversarios del gobierno, se muestran intransigentes y optaron por la “demagogia”. A su juicio, esto revela intereses de cara a las elecciones legislativas y de gobernadores de 2021.

Por su parte, Corral acusa al gobierno de entorpecer una solución.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.