close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

Pareja e hijos, las razones de las mujeres para cometer delitos contra la salud

Un estudio de la organización Equis Justicia para las Mujeres reporta que los delitos contra la salud se han convertido en la primera causa de detención de mujeres en México, debido en gran parte a presión de la pareja o para darle de comer a sus hijos.
Pixabay
Por Claudia Ramos
14 de noviembre, 2017
Comparte

Abigail es originaria de Matías Romero, Oaxaca, pero el día de su detención en 2014 vivía en Tehuantepec con sus dos hijas y su marido, adicto al alcohol y a la mariguana. Cuenta que a las 4 de la mañana llegaron a su casa elementos de la Marina, Ejército, PGR y Policía Estatal buscando a su esposo, a quien acusaban de narcomenudeo. Como no lo encontraron, se la llevaron a ella, junto con su dinero, su laptop, su celular, sus cadenas, sus pulseras. Desde entonces enfrenta un proceso por posesión con fines de venta.

Elodia fue detenida en su casa el 21 de abril de 2014, mientras se encontraba cenando con su pareja. Por una “denuncia anónima” la acusaron de narcomenudeo, mientras a su marido lo dejaron libre. El día de la entrevista, sostenida un año después de su detención, esperaba la resolución del juez a una solicitud de amparo, luego de que los testigos corroboraran que ella no era la persona a la que habían denunciado.

Emilia es divorciada, tiene dos hijos pequeños y un problema de salud en un ojo. En el 2005 fue detenida en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México por traer fajados tres blocks de cocaína, luego de tres años de transportar droga entre el DF y Hermosillo. Sin trabajo, con la urgencia de mantener a sus hijos y la oferta de ganar mucho dinero, decidió “echarse varios viajecitos”. Hasta que se le acabó la suerte. Desde entonces está detenida en la cárcel de Tepepan.

Abigail, Elodia y Emilia forman parte del número creciente de mujeres que se encuentran privadas de su libertad por delitos contra la salud, cuya persecución se ha incrementado en un 103,3 % en los últimos dos años y se ha convertido en la primera causa de detención a nivel federal, de acuerdo con el estudio “Políticas de drogas, género y encarcelamiento en México: una guía para políticas públicas incluyentes”, de la organización Equis Justicia para las Mujeres.

El perfil de estas mujeres privadas de su libertad se mantiene cercano al registrado en México desde hace 20 años, indica la investigación presentada hoy: “se sigue encarcelando a mujeres pobres, con bajos niveles de estudio, procedentes de sitios marginados de la sociedad y responsables de delitos no violentos, así como mujeres usuarias atrapadas en un círculo de consumo-criminalización que se repite una y otra vez”.

A esto se suma que en las historias de vida de las mujeres privadas de la libertad, “el abuso, la violencia, la violación y ‘el amor’ – entendido como una construcción social que reproduce la desigualdad entre hombres y mujeres – crean las condiciones para que las mujeres se inicien al uso de drogas, o bien, se involucren en la venta o el transporte de las mismas”, indica la organización.

Las razones para cometer los delitos

De acuerdo con el estudio, las mujeres cometen delitos contra la salud principalmente por conducto de la pareja hombre, para darles de comer a sus hijos e hijas, y por “rebeldes” y “ambiciosas”.

“La mayoría de las mujeres en prisión son madres solteras con hijas o hijos de múltiples parejas, lo cual recrudece el peso del abandono y de tener que encargarse solas de las necesidades físicas, afectivas y emocionales de su familia”, explica el estudio, basado en investigación documental, entrevistas semiestructuradas con mujeres presas en tres centros de reinserción social de Oaxaca, Ciudad de México y Morelos, y solicitudes de información. “De hecho, muchas de ellas se refieren a sus responsabilidades como madres como la primera razón por involucrarse en el tráfico de drogas, conjuntamente con la presión por parte de la pareja”.

La investigación considera que en las tres vertientes narrativas mencionadas hay “una reproducción de enseñanzas y mentalidades que atribuyen a las mujeres roles específicos: la mujer obediente y la madre abnegada; aquella que rompe con estas consignas (la mujer “rebelde” que persigue “el dinero fácil”) vive su condición de “culpable” más como un estado del alma, producto inevitable del ser mujer, que como una consecuencia jurídica. El destino de las tres figuras, o de su combinación, es el mismo: una prisión”.

De acuerdo con el Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatales 2016 del INEGI, la posesión simple y la posesión con fines de venta son las modalidades que prevalecen en las mujeres al ser detenidas, aunque los “datos no especificados”, “distinto de los anteriores” u “otros delitos” van casi a la par.

En materia de delitos del fuero común, de las 176 mil 339 personas que ingresaron al sistema penitenciario en 2015, 14,231 (8.1%) son mujeres. De este total, 940 mujeres ingresaron por delitos de narcomenudeo en 2014, 1,617 en 2015 y 1,911 en 2016. “Se observa, por tanto, que la tendencia en la persecución de estos delitos ha ido al alza para las mujeres, mostrando una tasa de crecimiento del 72% para el 2015 y un incremento del 103,3% en los últimos dos años”.

En materia de delitos del fuero federal se reporta el ingreso de 32,121 personas al sistema penitenciario, de los cuales 2,704 (8.5%) son mujeres, un porcentaje parecido al que se registra en el fuero común. También a nivel federal existe cierta incertidumbre sobre los delitos contra la salud por los cuales son acusados los hombres y las mujeres, puesto que prevalecen las categorías “otros delitos contra la salud” y “no especificado”.

“Dentro de ese margen de imprecisión, cabe resaltar que los delitos contra la salud representan el 43 % de los casos de ingreso de las mujeres por delitos del fuero federal. Si bien, en términos absolutos, la cifra es menor que aquella del fuero común, en términos porcentuales la diferencia es llamativa. A nivel federal, los delitos contra la salud representan claramente la primera causa de privación de la libertad de mujeres, con el delito de posesión ocupando el primer lugar”, resalta la organización.

EQUIS Justicia para las Mujeres es una organización feminista que desde 2014 se ha enfocado en estudiar la situación de las mujeres encarceladas por delitos de drogas, junto con Corporación Humanas Chile y Corporación Humanas Colombia, como parte de un proyecto regional financiado por Open Society Foundations.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Game of Thrones: el alucinante mundo de Bran Stark relatado por Isaac Hempstead Wright

Isaac Hempstead Wright pasó los últimos ocho años de su vida en el mundo de Bran Stark. El joven actor relata a la BBC cómo fue interpretar a este sobreviviente de "Juego de Tronos", algo que le dejó muchas gratas, difíciles y divertidas experiencias.
22 de mayo, 2019
Comparte
Bran Stark in season one and season eight

Sky/HBO
El paso del tiempo se vio en el personaje de Bran Stark, desde la primera hasta la octava temporada de Juego de Tronos.

Importante: esta nota NO contiene spoilers de la OCTAVA temporada de “Game of Thrones”, pero SÍ hay algunos detalles de la trama hasta la séptima.

“Game of Thrones” llegó a su fin, amado u odiado por su desenlace luego de ocho años de una enorme historia.

Ahora sabemos quiénes vivieron, quiénes murieron y quiénes tomaron el poder.

El episodio final reveló el destino de los Stark, incluido Bran Stark, que fue interpretado por Isaac Hempstead Wright.

En abril de este año, el joven le contó a Radio 1 Newsbeat sobre su participación en la serie y cómo se había preocupado de que su personaje fuera eliminado desde la primera temporada.

Hempstead Wright interpretó a Bran Stark desde el primer episodio, cuando fue lanzado desde una torre por Jaime Lannister, lo que lo dejó parapléjico.

Escapó por suerte esa vez, pero, como a sus compañeros, le preocupaba que su personaje fuera asesinado en alguna de las temporadas desde entonces.

Bran y el Rey de la Noche

Sky/HBO
El destino en la historia era una preocupación de cada actor al iniciarse una nueva temporada.

“Lo primero que hacían todos cuando recibían el guion era comprobar si iban a morir“, recuerda. “Luego, cuando veían que estaban a salvo, comprobaban si sus amigos se iban a morir”.

Y cuando caía el hacha (a veces literalmente), ver la serie era tan duro para el elenco como lo era para los espectadores en casa.

“Siempre tenías temor de cualquier escena particular que supieras que se avecinaba, como la Boda Roja”, señala Hempstead Wright.

Por si no sabes lo que es la Boda Roja porque no has visto la serie ( ¡¿por qué estás leyendo esto?!), fue un evento crucial que ocurrió en la tercera temporada en el que algunos de los personajes más importantes fueron ejecutados, la mayoría de ellos eran de la familia Stark, como el personaje de Hempstead Wright.

“Todos sabíamos que eso venía e íbamos a perder a la encantadora Michelle (Fairley), a Richard (Madden) y a Oona (Chaplin). Eso fue muy triste”, dice el actor.

Casi renuncia el primer día

Hempstead Wright cumplió 20 años este 2019. Ha estado actuando en “Game of Thrones” desde que tenía 11.

Bran Stark salió ileso durante las primeras siete temporadas, hizo un largo viaje hasta llegar “más allá del muro” y volver como el cuervo de tres ojos, un psíquico que viaja en el tiempo y vive durante siglos.

Pero cuando comenzó, Hempstead Wright no estaba seguro de poder continuar.

“Puedo recordar el primer día y filmamos en este hermoso lugar llamado Tollymore Forest, a las afueras de Belfast. Llovió sin parar todo el día. Fue la escena donde encontramos a los lobeznos y fue simplemente implacable”, explica.

Isaac Hempstead Wright

Getty Images
Hempstead Wright pasó su adolescencia filmando “Game of Thrones”.

“Recuerdo que cuando regresé al hotel con mi madre, dije: ‘No sé si puedo hacer esto, es muy difícil’“.

Las condiciones del tiempo rara vez mejoraron para el elenco.

“Fue un adelanto bastante bueno de las condiciones meteorológicas que enfrentaríamos durante los siguientes nueve años de nuestras vidas”, señala.

“Nada de sexo”

Comenzar la serie siendo tan jóvenes significaba que Wright estaba expuesto a cosas que la mayoría de los de su edad no tienen idea.

El incesto, la violencia extrema y el sexo son cosas recurrentes desde el comienzo de la historia.

El personaje de Hempstead Wright fue lanzado desde la torre de un castillo cuando sorprende a los hermanos Jaime y Cersei Lannister teniendo relaciones sexuales en el primer episodio.

Dice que hubo partes de las primeras temporadas que él era demasiado joven para ver.

Cersei y Jaime Lannister en la temporada 1

Sky/HBO
Cersei y Jaime Lannister tenían una relación “complicada” para un niño como era Hempstead Wright.

Pero considera que mirar algunas de las escenas más impactantes de la serie fue menos traumático para él de lo que pudo haber sido para los espectadores.

“Cuando estás en el set y hay un cuerpo decapitado y ves al hombre escondido detrás bombeando sangre de la prótesis, eso le quita toda la magia“, dice Hempstead Wright.

“En el caso del sexo, solo quiero decir que mi madre me dio un sinfín de charlas que me hicieron pasar mucha vergüenza y dijo cosas como: ‘Así que, cariño, nada de sexo con hermanos o hermanas, eso está mal'”, recuerda.

Aunque lo que sucedió en el set no le afectó, lo que sucedió fuera -en la vida real- fue lo que le hizo entender cómo “Game of Thrones” influyó en su vida.

“En la universidad fue la primera vez que dije: ‘Oh, esto no es nada divertido‘”, dice.

Isaac Hempstead Wright como Bran Stark

HBO
El Bran Stark que regresó a Invernalia era una persona diferente al niño que huyó en la segunda temporada.

Hempstead Wright abandonó sus estudios de matemáticas y música en la Universidad de Birmingham, Reino Unido, en 2017 después de solo ocho semanas de curso por la gran atención que recibió en el campus.

“Anticipé que la gente estaría emocionada, pero no lo vi venir. Eso fue mucho. No podía salir al pasillo sin tener que hacer un selfie, estaba atemorizado de salir y emborracharme porque todos estarían mirando y tomando fotos”, recuerda.

Claramente Hempstead Wright se siente más cómodo delante de las cámaras de televisión que frente a los fanáticos, dice que ahora está listo para seguir adelante.

“Solo somos unos ocho del piloto original (de la serie) que sobrevivimos”, explica.

“Es realmente extraño. Todos sentimos que hemos vivido toda una vida y una carrera, pero nuestras vidas acaban de comenzar, por lo que es un momento bastante sorprendente”, continúa.

“Es realmente emocionante. Es aterrador, pero es emocionante”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Mf-4ho-0fP8

https://www.youtube.com/watch?v=pXpSgVrh0_0

https://www.youtube.com/watch?v=ZEX-s3z3Vp8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.