close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

SAT investiga a empresa que desvió millones de Pemex a compañía dedicada a organizar charreadas

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) incluyó en su lista de empresas investigadas como ‘fantasma’ a Holmal Construcciones. Esta sociedad participó en La Estafa Maestra desviando 13 millones de Pemex a otra sociedad que debía dar asesorías especializadas a la petrolera, a pesar de no tener el perfil para ello.
Por Manu Ureste, Nayeli Roldán y Miriam Castillo
16 de noviembre, 2017
Comparte

A través de la triangulación de recursos públicos, Holmal Construcciones SA de CV, una de las 9 empresas boletinadas recientemente por el SAT como “presunta fantasma” y que participó en La Estafa Maestra, desvió 13.2 millones de pesos a través de una compañía dedicada a la organización de “charreadas” y “peleas” de lucha libre.

Leer: La Estafa Maestra: graduado en desaparecer dinero público

El dinero público desviado estaba destinado a brindar a Pemex asesoría especializada y “asistencia técnica y apoyo operativo” en la exploración y perforación de pozos petroleros.

Para ello, Pemex hizo un acuerdo con la Universidad del Carmen (Unacar), en septiembre de 2013, para que la institución brindara la asesoría. Sin embargo, tras comprometerse a realizar el trabajo, la Unacar terminó subcontratando a empresas que no tenían la capacidad, que a su vez subcontrataron a otras compañías inexistentes o sin el conocimiento para hacerlo.

La ruta del desvío

El 10 de septiembre de 2013, Pemex y la Unacar firmaron el convenio número 420403822, por un monto de 83 millones 953 mil pesos, donde la Universidad se comprometía a dar a Pemex servicios de asistencia para la exploración y perforación de pozos.

De acuerdo con la cláusula 13 del convenio, cuya copia guarda Animal Político, la Unacar declaró por escrito que tenía la capacidad para dar los servicios y que “no” subcontrataría a ninguna empresa.

La Unacar no cumplió el convenio y subcontrató a dos compañías con 71 millones 033 mil pesos (el 84.6% del dinero que le pagó Pemex). Violando la ley federal de adquisiciones, misma que establece que la universidad no podía subcontratar más del 49% de los recursos.

El rol de Holmal

Gracias a esta violación a la ley, la Unacar subcontrató por 13 millones 264 mil pesos a Holmal Construcciones SA de CV (aquí el contrato), a pesar de que no tenía la capacidad para dar los servicios a Pemex. Por lo que, a su vez, Holmal subcontrató los servicios por 10 millones 953 mil pesos a otras tres sociedades, entre ellas Servicios Especializados Lets (Lets) SA de CV.

Según su acta constitutiva, Lets se dedica a múltiples giros, como la organización de “charreadas”, “conciertos musicales”, “verbenas”, “pasarelas de moda”, “excursiones turísticas” y “peleas” de lucha libre. Pero ninguno relacionado con la explotación de pozos petroleros.

El pasado mes de octubre, el SAT incluyó en la lista de empresas “fantasma” a Holmal Construcciones. La investiga como una sociedad que no tiene la capacidad, ni el personal, ni la infraestructura necesaria para dar servicios, y que simula operaciones comerciales.

La otra empresa beneficiada a partir del convenio 420403822 es Grupo Industrial Ahcof México, misma que ganó 57 millones 769 mil pesos a pesar de que ni siquiera existe en su domicilio.

Así lo corroboró Animal Político cuando se le buscó en la colonia Atlanta de Cuatitlán Izcalli, Estado de México, donde la persona que renta una casa particular dijo no saber nada de ninguna compañía.

Por transparencia se solicitó a Unacar el contrato con Grupo Industrial Ahcof, pero la universidad lo clasificó como “información reservada”.

Otra ‘fantasma’ del SAT beneficiada

La Unacar también firmó convenios con otras dependencias de Gobierno, como la Secretaría de Agricultura (Sagarpa), a partir de los cuales desvió dinero a compañías con irregularidades y que desde el 25 de abril de 2017 han estado boletinadas por el SAT.

En el convenio sin número (que puedes checar aquí) y con vigencia del 1 de abril de 2014 al 31 de diciembre de 2015, la Unacar recibió de la Sagarpa-Senasica un total de 74 millones 594 mil pesos para brindarle “servicio de asistencia técnica de soporte informático”.

De nuevo, la Universidad subcontrató a otras cinco empresas por 43 millones 892 mil pesos (casi el 60% del dinero público). De esas cinco, Administradora Loma S de R.L. también es investigada por el SAT (desde abril de 2017) como ‘empresa fantasma’. Esta compañía recibió 6 millones 613 mil pesos de dinero público.

JMSV Consultores fue beneficiada con 2 millones 068 mil pesos, a pesar de que tampoco está registrada ante la Secretaría de Economía. Además, este equipo de investigación no la encontró en su domicilio en la colonia San Jerónimo Lídice, Ciudad de México, donde ningún vecino la conoce.

Mientras que ISAI Business Group y BSR Construction Projects SA de CV, declararon ante el SAT ingresos en ceros, a pesar de que la Unacar les pagó 31 millones 257 mil pesos para que dieran servicios a Sagarpa-Senasica. Por lo que la ASF instruyó al SAT para que abriera una auditoría a estas empresas.

La Unacar también clasificó todos estos contratos como “reservados”.

Era “mano de obra especializada”: Pemex

Animal Político buscó a Pemex para cuestionarle acerca de estos convenios y los supuestos servicios que dieron a empresas fantasma investigadas por el SAT, a través de la Unacar.

Por medio de un correo electrónico, la dependencia señaló que no tuvo conocimiento de quejas por los servicios que la universidad prestó.

“La universidad (Unacar) proporcionó mano de obra especializada (…), ejecutándose los servicios adecuadamente conforme a su objeto y alcances establecidos en el convenio, sin que se tuviera conocimiento de quejas o ineficiencia en la prestación del servicio”, apuntó Pemex, que además subraya que “no es ámbito de nuestra influencia, la administración que la Unacar haya tenido al interior con sus socios comerciales y/o proveedores”.

Lee aquí la respuesta íntegra de Pemex.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo es posible que Uber sobreviva con pérdidas de 1.2 millones de dólares sin obtener beneficios

Según el último informe trimestral de la empresa sus ingresos subieron pero mucho más sus pérdidas, y sus acciones cayeron hasta un 7% al abrirse los mercados. ¿Registrará Uber ganancias alguna vez?
Getty Images
6 de noviembre, 2019
Comparte

Los inversionistas de Uber han esperado pacientemente un retorno de ganancias. Sin embargo, a juzgar por el último informe trimestral, tendrán que esperar un poco más.

La app de transporte compartido que se ha expandido al reparto de comida a domicilio, ya lleva 10 años en un creciente mercado global y sigue perdiendo dinero.

Aunque su clientela de base ha crecido y sus ingresos han mejorado, el balance sigue siendo negativo.

Las últimas cifras destacan que sus ingresos subieron casi 30% hasta US$3.810 millones pero sus pérdidas netas están en casi US$1.200 millones.

La empresa se caracteriza por permitir que pasajeros y conductores se califiquen a sí mismos. ¿Qué calificación recibiría Uber hoy?

¿Fin de los subsidios?

Hay que tener en cuenta que lo que hace Uber es proveer un software que elimina intermediarios.

No hay que llamar a un conmutador para que luego despache un taxi, se hace todo online. Esa tecnología corta los gastos mucho, pero no lo suficiente.

Pasajeros esperando un vehículo de Uber en un aeropuerto
Getty Images

La revolución de Uber fue haber eliminado el intermediario en el mundo del taxi, lo que bajó los costos del transporte.

“A medida que pasa el tiempo, esa tecnología ha quedado a disposición de casi todos, incluyendo las empresas de taxi y eso minimiza la ventaja de Uber“, le dijo a la BBC Adam Leshinsky, autor de “Wild Ride: Inside Uber´s Quest for World Domination” (“Viaje salvaje: la búsqueda de Uber por dominar el mundo”).

“Lo que tiene Uber es un tamaño tremendo y facilidad de uso”, añadió.

Ese tamaño lo ha logrado volviéndose muy competitivo en los mercados donde opera porque subsidia los viajes. Pero, para Adam Leshinsky eso tiene que acabar.

“La principal manera que Uber y sus competidores como Lift podrían hacer dinero es si su brutal competencia en precios termina. Actualmente subsidian sus viajes en muchos mercados alrededor del mundo y lo han estado haciendo durante muchos años. Si sus precios suben, tendrían mejores perspectivas de ganancia”, considera el autor.

Al mismo tiempo, sin embargo, si suben los precios no gozaría de una base de clientela tan grande, pues ese es el fuerte que presentan. Pero Leshinsky considera que Uber tendrá mucha dificultad para lograr beneficios en un futuro.

“Si llegaran a registrar ganancias, eso vendrá a cambio de crecimiento. Ya están tratando de recortar gastos en un esfuerzo por llegar a beneficios. Cuanto más recortan los gastos se hace más difícil desarrollar el negocio. Los veo trastabillando así durante mucho tiempo”.

Problemas laborales y competencia

Por otra parte, a la empresa se la ha criticado por el pago a los choferes y la relación con los empleados, si son, en efecto, empleados o no.

Protesta frente a Wall Street contra el trato de las empresas de transporte compartido con sus empleados

Getty Images
Los conductores han protestado contra varias empresas de transporte compartido.

Eso ha significado una lucha constante con los reguladores y legisladores. En California, uno de los mercados principales de Uber, aprobaron una ley que exige que trate a sus conductores como empleados.

Uber está luchando por conseguir una exención en ese aspecto. “Si no lo logran y tienen que pagar a sus conductores como empleados de planta o restringir las horas que trabajan será otra razón por la cual tendrán dificultades para hacer dinero”, explicó Adam Leshinsky.

El otro desafío para la empresa, naturalmente, es la competencia.

“Siempre habrá alguien que llegue ofreciendo un mejor acuerdo, tanto a los conductores como a los consumidores, lo que reducirá tus ingresos en el mercado”, expresó a la BBC Peter Morici, profesor de economía de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

“Mi opinión es que será un espacio que por mucho tiempo será muy difícil para hacer dinero”.

El app de Lyft en un móvil

Getty Images
Muchas otras compañías han entrado en el mercado.

En EE.UU. hay alternativas como Lyft, y en Europa Via, que se basa en varios pasajeros compartiendo un mismo vehículo.

“Contrario a Uber, no se han ido por otros sectores como los vehículos automatizados, ni han intentado entrar en América Latina”, señala Morici.

Una considerable fuente de problemas para Uber han sido sus otras cuatro divisiones que también están perdiendo dinero.

Por ejemplo, Uber Eats -que despacha comidas a domicilio- es la segunda división más importante de la empresa. Representa 17% de los ingresos registró y un crecimiento de 64%, pero sus pérdidas fueron 67% más altas que el año pasado.

El modelo Amazon

Para una empresa tecnológica que ha tenido tantos problemas alcanzar un punto de ganancias la promesa del director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, de que la compañía reportaría ganancias para 2021 podría generar dudas.

El director ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi

Getty Images
Khosrowshahi prometió que la empresa generaría ganancias para 2021.

Pero otras empresas en el pasado invirtieron grandes sumas con el objetivo de lograr una competitividad futura.

Uno de los ejemplos obvios es Amazon, a la que le tomó muchísimo tiempo registrar ganancias, aunque sus pérdidas se debían a que invertía en la construcción de infraestructura, como bodegas de almacenamiento, y para sentar las bases de lo que sería una barrera impenetrable en torno a la empresa.

En el caso de Uber, los expertos se preguntan si sus subsidios e inversiones están creando una creciente clientela leal y un sistema más fuerte necesarios para garantizar ganancias.

Tanto el profesor Peter Morici como Adam Leshinsky coinciden en que más empresas entrarán en este mercado del transporte compartido.

Leshinsky, sin embargo, vaticina que todas se fusionarán en un solo producto.

“No se cuándo ni cómo será, pero estoy bastante seguro de que así se verá en el futuro, y reiremos de este período intenso y desordenado en el que nos encontramos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dkYbXmjFBn0

https://www.youtube.com/watch?v=xzjd_7qkYtU

https://www.youtube.com/watch?v=WwvLDxhYclw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.