El penal de Piedras Negras, salón de fiestas y campo de exterminio de los Zetas en Coahuila
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El penal de Piedras Negras, salón de fiestas y campo de exterminio de los Zetas en Coahuila

Los integrantes de esta banda criminal tenían el control absoluto del penal en Coahuila, de acuerdo con el estudio El Yugo Zeta.
Cuartoscuro
Por Redacción Animal Político
21 de noviembre, 2017
Comparte

El Centro de Rehabilitación Social (CERESO) de Piedras Negras fue clave para las operaciones delictivas de los Zetas en Coahuila en 2011. Los gobiernos estatal y federal sabían lo que ocurría dentro, pese a esto subsidiaban el centro penitenciario.

Además de la venta de drogas y las extorsiones, el penal de Piedras Negras fue utilizado por este grupo criminal como campo de exterminio de rivales, detalla la investigación El Yugo Zeta, realizada por los investigadores Sergio Aguayo y Jacobo Dayán.

El documento, editado por El Colegio de México, detalla cómo era la vida, la disciplina y la muerte al interior de la prisión, a través de las declaraciones de miembros del grupo criminal hechas ante el Ministerio Público en el expediente APP 005/2014-BIS.

El material contiene las declaraciones ministeriales de 11 zetas, 49 internos, 21 custodios y 18 empleados del penal. En total 119 declaraciones.

Éstas ayudan a responder algunas preguntas sobre la operación del grupo criminal en Coahuila.

El penal, un centro importante para el poder de los Zetas

La prisión de Piedras Negras cumplía varias funciones para el grupo criminal: era un refugio seguro para los jefes Zeta que se escondían de los operativos federales; era una fuente de ingresos gracias a la venta de drogas, refrescos y chicharrones, cobrando cuotas por el uso de las celdas y rentando los cuartos utilizados para la visita conyugal; en sus talleres instalaban los compartimentos secretos en los automóviles para transportar droga a Estados Unidos.

Servía para reclutar sicarios; como lugar para retener a secuestrados y para torturar, ejecutar y desaparecer cadáveres.

¿Quién controlaba las operaciones dentro del penal?

Dentro del penal, el Jefe de Cárcel (como lo nombra el estudio) era el encargado de las operaciones. Éste tomó el control del CERESO de diciembre de 2009 hasta enero de 2012.

“El Jefe de Cárcel fue modesto cuando describió sus funciones: ‘yo me encargaba de manejar la plaza adentro del penal para que todo estuviera tranquilo y que funcionara bien’ la venta de drogas entre los internos”, señala el Jefe de Cárcel del que no se da su nombre.

A su cargo tenía un equipo de 92 colaboradores, entre los que había mandaderos, que “eran sus brazos ejecutores, sus oídos y ojos”, señala el informe.

El Jefe de Cárcel contaba con privilegios y pasatiempos. Algunos, señalan los investigadores, eran inofensivos e iban desde cantar karaoke; organizaba a los equipos de beisbol y futbol de la cárcel y patrocinaba los uniformes de futbol a los internos o salía por las mañanas de la cárcel para tomar café y leer los periódicos, comer por la tarde en un buen restaurante y regresar a su celda en la noche.

Pero también tenía “hábitos siniestros”: solía seleccionar a esposas, hermanas o familiares de internos para tener relaciones sexuales; también disparaba a los guardias de las torres de vigilancia por diversión o golpeaba a los internos que eran homosexuales.

Golpizas, obediencia y miedo

Los malos tratos para los internos que no eran parte de los Zetas eran una constante. Éstos eran obligados con amenazas a trabajar para el grupo, también volvían adictos a muchos para tenerlos bajo control a través del suministro de droga.

A los internos nuevos “le daban una chinga y le leían la cartilla. Luego lo ponían a trabajar un mes en la talacha”, señaló uno de los internos interrogados.

Las golpizas eran parte de la cotidianidad, el castigo más frecuente eran los “tablazos”.

“Con una tabla de madera y bats de aluminio les pegaba a los internos en los glúteos. Esta costumbre viene de los ritos de iniciación en colegios militares y probablemente de ahí lo tomaron los exmilitares que fundaron los Zetas”, detalla el informe.

Había otras maneras de infundir obediencia y miedo, expone el documento, entre ellas estaba echar agua caliente en la espalda o en las manos de los internos, golpearlos con tablas, ponerlos a hacer pozos en los campos de futbol para luego taparlos, o los sumergían en tanques de agua.

“Nos hacían que nos tomáramos dos litros de agua y luego nos ponían a correr”, dice un interno en sus declaraciones.

Los Zetas tenían una cárcel dentro del penal, conocida como el monte, ahí estaba en el área de máxima seguridad y servía para retener a los internos que cometían alguna infracción y a los secuestrados del exterior mientras se negociaba el pago del rescate.

Crematorio y campo de exterminio

El centro penitenciario era uno de los cinco o seis lugares habilitados en Piedras Negras para las ejecuciones y la desaparición de cuerpos, explica el documento.

Al penal se sumaba un terreno baldío en la zona llamada Laguito Mexicano y, cerca del penal, un basurero municipal y un campo de futbol.

Los cuerpos llegaban en camiones, algunos aún vivos, “los tenían hincados y amarrados de sus manos hacia atrás, en ocasiones gritaban personas, yo creo que los mataban ahí”, cuenta un interno.

El penal servía para desaparecer los cuerpos de las personas asesinadas.

“Ellos (los Zetas)… metieron un cadáver en un tanque de doscientos litros que ellos traían en sus trocas… y ahí le echaban diésel y luego lo prendían con lumbre, y ese día fue la muestra que ellos nos hicieron. Después bajaron doce cuerpos de las camionetas… y los incineramos”, narró en su declaración uno de los internos.

Otra modalidad era la de cortar a las personas en pedazos las ponían en tambos y las quemaban”.

Cuando iban a llegar camiones con personas le avisaban al Jefe de Cárcel para que avisara a los custodios y entrar sin problema.

“…cuando se cocinaba a las personas… estas se iban haciendo chiquitas y se les iba picando con un fierro hasta que no quedaba nada… (Luego) se empinaba el tonel para vaciar los residuos en el suelo (…) que la mera verdad era muy poco”, declaró uno de los internos.

Los restos se recogían con pala y se metían en una cubeta, luego aplastaban los tambos donde los habían quemado. Según declaraciones contenidas en el expediente, las cubetas con las cenizas y los tambos los tiraban en el río San Rodrigo a la altura del Ejido El Moral en la Carretera Piedras Negras–Acuña. También utilizaban un lote baldío rumbo al Ejido Piedras Negras.

Cuando se realizaba esta práctica, los custodios dejaban las torres de vigilancia y sacaban de esa zona a los internos, además éstos eran encerrados en sus módulos y nadie podía acercarse a la zona de talleres donde se realizaba la quema.

Centro para fiestas

Pero no solo había muerte dentro del penal. La cárcel también se transformaba en refugio temporal y/o en centro para la convivencia y el esparcimiento.

“En ocasiones entraban los jefes grandes y hacían fiestas (con música y mujeres). La fiesta podía durar todo el día y toda la noche y en algunas ocasiones llevaban vacas y las mataban adentro del penal para darle de comer a toda la raza”, declaró un interno.

El Jefe de Cárcel autorizaba la salida del penal de algunos Zetas para comprar cervezas, visitar a sus familias o hacer encargos de diverso tipo

La cárcel también servía para reforzar el grupo criminal. Las fugas de la prisión era uno de los recursos utilizados por los Zeta para reforzar sus filas.

Según los testimonios, los Zeta controlaban a los policías municipales del Norte de Coahuila quienes por miedo o por más dinero se convertían en cómplices o testigos mudos.

Quienes estaban encargados de las cárceles de Coahuila sabían lo que pasaba en Piedras Negras.

“Unas dos o tres veces por año llegaron a venir a este CERESO autoridades de Saltillo … conocieron la problemática que había pues las personas que estuvieron como directores en el tiempo que yo estuve se los hacían ver a ellos, las visitas eran únicamente del estacionamiento a la oficina del director y de la oficina al estacionamiento, raras veces llegaron a entrar al CERESO pero era visita muy rápido, no se tardaba nada, nunca cuestionaron nada, siempre se mantuvieron al margen y como en las demás ocasiones no se hizo nada por cambiar lo que aquí pasaba”, declaró un custodio actualmente preso por el delito de evasión de reos

“Los empleados de la cárcel tenían en común con los policías municipales el abandono. Los Zeta los sometían con amenazas y sobornos simbólicos. El patrón observado es similar: bajas compensaciones, muchas amenazas, algunas golpizas y el abandono del gobierno estatal y federal”, señala el documento.

Puedes leer el documento completo aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Getty Images

Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama: 6 factores que aumentan el riesgo de padecerlo

No existe una manera infalible de prevenir el cáncer de mama o seno. Sin embargo, existen medidas que puedes tomar para tratar de reducir su riesgo.
Foto: Getty Images
19 de octubre, 2022
Comparte

El cáncer de mama o de seno es el tipo de cáncer más común, con más de 2.2 millones de casos en el mundo, según datos de 2020 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se estima que cerca de una de cada 12 mujeres enfermarán de cáncer de mama a lo largo de su vida y es la principal causa de muerte entre ellas.

En 2020, alrededor de 685 mil mujeres fallecieron como consecuencia de esa enfermedad en todo el mundo.

Específicamente en el continente americano se produjeron casi una cuarta parte de los nuevos casos de cáncer de mama en 2020.

En América Latina y el Caribe, la proporción de mujeres afectadas por la enfermedad antes de los 50 años (32%) es mucho mayor que en América del Norte (19%), señala la Organización Panamericana de la Salud.

Manos con cintas rosas que reprensentan la lucha contra el cáncer de mama.

Getty Images

Lee: El poder de un diagnóstico temprano del cáncer de mama

Factores de riesgo del cáncer de mama

Existen varios factores de riesgo del cáncer de mama que no se pueden modificar como hacerse mayor, mutaciones genéticas y antecedentes personales y familiares con cáncer de mama, por nombrar los más frecuentes.

Pero hay otros factores que aumentan el riesgo a contraer la enfermedad y que pueden prevenirse o mitigarse haciendo modificaciones en la vida diaria.

En este 19 de septiembre, Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer de Mama, ¿cuáles son los factores que aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama? Y qué puede hacerse para reducirlos.

1. Inactividad física

Las mujeres que no se mantienen físicamente activas tienen un mayor riesgo de tener cáncer de mama, señala el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Por lo tanto, es importante realizar actividad física habitualmente.

Una mujer se seca el sudor con una toalla luego de hacer ejercicio.

Getty Images

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que los adultos dediquen al menos de 150 a 300 minutos de actividad física de intensidad moderada o de 75 a 150 minutos de actividad con más intensidad por semana (o una combinación de ambas), preferiblemente repartidos durante la semana.

La actividad física de una intensidad mayor provoca una frecuencia cardíaca elevada, sudoración y frecuencia respiratoria rápida.

2. Sobrepeso

Las mujeres mayores que tienen sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de tener cáncer de mama que las que tienen un peso saludable.

Una mujer de espalda con sobrepeso

PA Media

La Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda mantener un peso saludable durante el transcurso de la vida y evitar el aumento de peso excesivo al balancear el consumo de alimentos con la actividad física.

3. Hormonas

Algunas formas de terapia de reemplazo hormonal (aquellas que incluyen tanto estrógeno como progesterona) que se toman durante la menopausia pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama si se toman por más de 5 años, señala el CDC.

Comprimidos de reemplazo hormonal por menopausia

Getty Images

Para evitar esto, es recomendable consultar al médico acerca de las opciones no hormonales para tratar los síntomas de la menopausia, señala la Sociedad Americana Contra el Cáncer.

4. Historial reproductivo

Quedar embarazada por primera vez después de los 30 años, no amamantar y no haber tenido un embarazo que llegue a término puede aumentar el riesgo de cáncer de mama.

Una mujer amamanta a su bebé.

Getty Images

Las mujeres que optan por amamantar a sus bebés al menos varios meses pueden obtener un beneficio adicional al reducir el riesgo de cáncer de mama, dice la Sociedad Americana Contra el Cáncer.

5. Alcohol

Algunos estudios muestran que el riesgo en la mujer de tener cáncer de mama aumenta cuanto mayor sea la cantidad de alcohol que tome, asegura el CDC.

Incluso el consumo a niveles bajos se ha relacionado con un aumento en el riesgo. Lo mejor es no tomar bebidas con alcohol.

Una mujer rechaza un vaso de alcohol.

Getty Images

Pero quienes sí lo hagan, deberán no tomar más de una bebida con alcohol por día, aconseja la Sociedad Americana Contra el Cáncer.

¿Y cuánto es una bebida por día? Unos 355 ml de cerveza, 150 ml de vino, o 50 ml de licores destilados o “bebidas fuertes” con una graduación de 80.

6. Tabaquismo

La realidad es que el consumo de tabaco puede causar cáncer en casi cualquier parte del cuerpo.

Evitar fumar y estar expuesto al humo del cigarrillo ayuda a mitigar el riesgo de contraer cáncer.

Una mujer tira a la basura un paquete de cigarrillos.

Getty Images

Las investigaciones sugieren que otros factores, como la exposición a sustancias químicas que pueden causar cáncer y cambios en otras hormonas debido al trabajar en el turno de la noche, también pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama, detalla el CDC.

Recomendaciones

Las organizaciones especializadas en el cáncer de mama recomiendan consultar al médico sobre los análisis para la detección temprana de la enfermedad.

Hablar con un profesional sobre cuándo comenzar las pruebas, como exámenes clínicos y mamografías, son clave, enumera la Clínica Mayo en su sitio web.

Un profesional estudia una mamografía

PA Media

También, familiarizarse con los pechos durante un autoexamen para tomar conciencia sobre las mamas.

Si hay un cambio que es nuevo, hay bultos u otros signos inusuales en las mamas, se debe consultar en seguida con un médico.

Y como siempre, cuidar la alimentación.

Las mujeres que siguen una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva extra virgen y frutos secos mixtos pueden tener un riesgo reducido para cáncer de mama.

La dieta mediterránea está enfocada en alimentos basados en plantas, como frutas y verduras, cereales integrales, legumbres, y frutos secos, detalla la Clínica Mayo.

Una mujer se hace un autoexamen mamario.

Getty Images

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.