Con su olfato, perros rescatados ayudan a diabéticos a prevenir crisis por altibajos de glucosa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fundación Perros de Auxilio

Con su olfato, perros rescatados ayudan a diabéticos a prevenir crisis por altibajos de glucosa

Estos animales ayudan a los pacientes que sufren de diabetes tipo 1 para alertarlos de los cambios en sus niveles de glucosa y evitar crisis y hasta un coma.
Fundación Perros de Auxilio
Por Lizbeth Padilla
14 de noviembre, 2017
Comparte

A las 5:30 de la mañana Sadie empieza a inquietarse hasta que muerde la mano de Jan Carlo. El niño despierta y le pregunta qué pasa, Sadie le hace una reverencia.

Es la señal de que su glucosa está por arriba de lo normal. El glucómetro marca 198 mg/dl, Sadie acertó y evitó que Jan Carlo tuviera una crisis de hiperglucemia (glucosa alta).

Así es como trabajan los perros de auxilio para pacientes con diabetes tipo 1, en la que el páncreas no produce insulina, hormona encargada de que la glucosa penetre en las células. Sin la insulina, hay un exceso de glucosa que permanece en la sangre.

Sadie fue entregada esta semana.

Sadie fue entregada esta semana.

Los perros son entrenados para identificar los altibajos en el nivel de glucosa de su humano con solo olfatear su aliento y así alertar a través de señales y movimientos que algo no anda bien hasta 35 minutos antes de que se presente una crisis.

“La nariz de los perros es una cosa maravillosa, aprenden a identificar el aroma, e incluso aprenden a identificar cuándo empieza a formarse el aroma, cuando empieza a subir o bajar la glucosa irregularmente”, explica Guadalupe Rivera, administradora de la Fundación Perros de Auxilio para Diabetes, ubicada en Mazatlán, Sinaloa.

Los perros empiezan a actuar nerviosos cuando empiezan a detectar cambios, cuando detecta niveles peligrosos avisa al humano: si detecta la glucosa baja le pone una pata en el muslo y si la detecta alta hace una reverencia.

Si el paciente es un niño, el perro está entrenado para tocar un timbre que alerta a los padres si hay cambios en la glucosa.

Los perros con los que trabaja la Fundación son rescatados de albergues o aquellos que tuvieron familia pero que requieren ser reubicados en otro hogar.

Deben cubrir ciertas características, como un temperamento adecuado, que no sean agresivos, muy tímidos y que no se asusten fácilmente con los ruidos de la calle. También deben tener interés en complacer y que le gusten los premios, además de ser jóvenes para que tengan en promedio 10 años de trabajo.

El entrenamiento depende de las habilidades del perro, y puede durar entre ocho meses y un año. Los perros tienen una efectividad de 90%, hasta que no alcanzan esa cifra en sus entrenamientos “no lo consideramos listo para graduarse”.

Tener un perro de auxilio no sustituye ni la insulina ni los métodos de chequeo de niveles de glucosa prescritos por los médicos, pero es un complemento.

Los perros trabajan con adultos y niños mayores de ocho años, no menores, pues ellos deben encargarse de pasear, alimentar y bañar al can para que se cree el vínculo necesario para que funcione.

El dueño puede llevarlo a su trabajo o a la escuela, pues la Fundación le otorga un certificado de que se trata de un perro de auxilio.

Aunque en público la gente no debe ofrecerles premios o acariciarlos, pues no debe haber distracciones ya que el perro está al pendiente de su dueño las 24 horas.

Cómo puedo tener un perro de auxilio

La Fundación ha entregado 15 perros; Sadie forma parte de la tercera generación junto a otros cuatro que se entregarán en las próximas semanas.

Los interesados en contar con un perro deben solicitar a la Fundación un cuestionario, el cual deben responder y enviar por correo electrónico. Si es aprobado se programará una entrevista personal, si viven fuera de Mazatlán, será telefónica.

La fundación le notificará al paciente si su solicitud fue aprobada y se comunicará con él para avisarle si hay un perro adecuado. Los pacientes no eligen a los perros, es el entrenador quien designa al mejor perro según el perfil del humano.

Los perros viven con su entrenador, ya que la Fundación no cuenta con una sede grande y trabaja con voluntarios.

Entrenar a un perro cuesta más de 140 mil pesos, pues cada hora de entrenamiento tiene un costo de 400 pesos y se requieren de unas 300 horas. Los pacientes no pagan por el perro, solo hacen un donativo simbólico a la Fundación.

“Sabemos que las personas promedio en México no tienen la capacidad económica de cubrir los costos de entrenamiento, por lo que la fundación subsidia gran parte del costo”, dice Guadalupe.

El proceso de entrega de un perro toma aproximadamente una semana, pues el animal debe adaptarse a su dueño y enseñarles a todos los miembros de la familia cómo hay que cuidarlo y mantener su entrenamiento.

Guadalupe aclara que no todo el mundo es candidato a tener un perro de servicio, primero por los costos que requiere su manutención o porque no saben cómo cuidarlo; incluso porque tienen “expectativas irreales” pues pueden llegar a pensar que el perro sustituye la necesidad de la insulina.

Puedes contactar a la Fundación Perros de Auxilio para Diabetes a través de su página web: www.perrosdeauxilioparadiabeticos.com o en su página de Facebook Perros de Auxilio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué es insólito que haya 5 ciclones tropicales en el Atlántico al mismo tiempo

En un hecho que no ocurría desde 1971: cinco fenómenos tropicales se formaron al mismo tiempo. Dos de ellas son huracanes que podrían poner en riesgo la vida de las personas que viven en las costas del sur de EU.
15 de septiembre, 2020
Comparte

Cada año, por esta misma época, comienza a vislumbrarse lo que será la temporada de huracanes y tormentas tropicales que afectarán principalmente a Norte América y el Caribe.

Y como si no faltara otra cosa por apuntar en este 2020, por segunda vez en la historia se detectaron cinco ciclones tropicales simultáneamente activos en el océano Atlántico.

La última vez que se presentó un fenómeno similar fue en 1971, cuando se registró el mismo número de tormentas tropicales en el Atlántico en un mismo momento.

De acuerdo al Centro de Nacional de Huracanes de EE.UU. (NHC, por sus siglas en inglés) las formaciones son el huracán Paulette, el huracán Sally, las tormentas tropicales Teddy y Vicky y la depresión tropical Rene (que se desvanecerá en las próximas horas).

https://twitter.com/philklotzbach/status/1305459589878444033

Mientras el huracán Paulette está pasando por las Bahamas, Sally está a punto de ingresar en territorio estadounidense, entre los estados de Louisiana y Mississippi.

Pero, ¿por qué se presenta este inusual fenómeno? ¿Y es un anuncio de lo que ocurrirá con la temporada de huracanes en el futuro?

Hay que tener algo claro: no hay una sola respuesta a este fenómeno. Lo que vemos aquí es la suma de muchos factores que coinciden para producir estas cinco tormentas tropicales al mismo tiempo”, le dijo a BBC Mundo el meteorólogo de British Weather Services, Jim Dale.

Dale, quien escribió el libro “Weather or Not”, señala que la causa de este incidente no es únicamente el calentamiento global.

“Este fenómeno también se presentó en 1971, cuando el calentamiento global apenas estaba siendo notado, así que hay que tener siempre en cuenta los otros elementos que hacen parte de la formación de los huracanes”, agrega.

“Igual este año ha sido tan inusual con tantas tormentas tropicales, que ya se están acabando los nombres de la lista para nombrar estas formaciones. Solo queda uno: Wilfred”, anotó.

La temporada

Según señalan los científicos, en la formación de los ciclones tropicales -que de acuerdo a su avance se van transformando en huracanes o en tormentas tropicales- juegan varios factores.

“El calentamiento del agua, las zonas de baja presión en aguas cálidas, la dirección de los vientos, la absorción de vientos cálidos y fríos que le otorgan velocidad, entre otros”, señala Dale.

Para el meteorólogo, este año se pueden encontrar dos fenómenos que pueden haber influenciado el alto número de ciclones tropicales.

“La influencia de ‘La Niña’, la corriente en el Pacífico y, por supuesto, el aumento de las temperaturas del océano, que afectó algunas zonas del océano Atlántico, especialmente en la costa Occidental de África donde se originan la mayoría de estos ciclones, pudieron incidir en este fenómeno histórico”, señala.

Dale también apunta que el factor del calentamiento global seguramente incidirá en el número de huracanes y tormentas tropicales que afectarán esta zona del planeta en el futuro.

“Por ejemplo: ahora estamos viendo cómo los incendios forestales arrasan con miles de hectáreas. Aunque los incendios de este tipo los conocemos desde hace más de 100 años, lo cierto es que ahora son mucho más agresivos por la sequía y el aumento de las temperaturas”, explica Dale.

“Con los huracanes pasa algo similar: los conocemos desde siempre, pero los efectos climáticos que la Tierra ha sufrido en los últimos años van a causar que se presenten con mayor frecuencia y en situaciones inusuales como la que estamos viendo”.

Tres direcciones

En este momento, los cinco ciclones pueden ir en diferentes direcciones tanto en EE.UU. como en algunas islas en el Caribe.

De acuerdo al NHC, el paso del huracán Paulette por Bahamas “puede poner en peligro la vida de las personas”.

Hurac[an Sally.

Getty Images
Las personas que viven en las zonas de la costa de sur de EE.UU. preparan sus casas para la llegada del hurac[an Sally.

“Las marejadas producidas por Paulette están afectando parte de las Islas de Sotavento, las Antillas Mayores, las Bahamas y Estados Unidos. Estas marejadas podrían causar olas que pongan en peligro la vida de quienes habitan estas zonas”, explicó el NHC en un comunicado.

A esta advertencia se suma el huracán Sally, que ingresaría a EE.UU. por la costa sur y que el NHC llamó a observar con cuidado no sólo en su recorrido sino sobre todo en el efecto de los vientos en las zonas por donde pase.

Sin embargo, el NHC señaló que las tormentas tropicales Teddy y Vicky y la depresión tropical Rene en su estado actual no representan un peligro para esta región del planeta.

“Hay que tener en cuenta que tradicionalmente las temporadas de huracanes traen tres huracanes mayores. Apenas vamos en septiembre y ya contamos al menos ocho huracanes”, señala Dale.

“Es una situación para monitorear e investigar, para así poder prevenir con mayor rigor los daños que causan estos fenómenos”, agrega el meteorólogo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JGg3BXeb_Gc

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.