¿Cuánto pesan los millones de microbios que viven en tu cuerpo?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

¿Cuánto pesan los millones de microbios que viven en tu cuerpo?

El siguiente número te va a sorprender: 39 billones. Esa es la cantidad de bacterias que viven dentro de nuestro organismo.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
5 de noviembre, 2017
Comparte

El siguiente número te va a sorprender: 39 billones. Esa es la cantidad de bacterias que viven dentro de nuestro organismo.

Y quizás no te lo hayas planteado, pero ese microcosmos causa un efecto en nuestro peso. Para algunos puede ser positivo, pero para otros, quizás no.

“Los seres humanos tenemos 1 célula de las bacteria por cada una de las nuestras, pero como ellas son significativamente más pequeñas, pesan menos. En total, los 39 billones calculados en las últimas estimaciones, equivalen a 1 ó 2 kilos a lo sumo”, le dice a la BBC Ed Young, autor del libro Tengo multitudes“.

Y dentro de este universo de billones, la variedad de estos microorganismos es inmensa.

Son ecosistemas muy diferentes. Las que están en la nariz, por ejemplo, son húmedas, como la selva tropical. Aquellas que se encuentran en el antebrazo son secas, como un desierto”, añade Young.

1 ó 2 kilos no son mayor cosa, pero el tipo de bacterias que habitan en nuestro cuerpo -y que varían en cada uno de nosotros, al margen de su diversidad- si puede tener un efecto mucho más significativo en nuestro peso.

Y eso es lo importante en lo que respecta a nuestra salud.

Microscopio
GETTY IMAGES
Un microscopio le permitió al holandés Antonie van Leeuwenhoek descubrir que en la boca vivían múltiples microorganismos.

Placas de Petri ambulantes: el descubrimiento

Otro dato que también podría sorprenderte es la forma en la que se descubrió que un microcosmos de bacterias vivía dentro de nuestro cuerpo.

Todo comenzó en el siglo XVII con un comerciante de telas holandés llamado Antonie van Leeuwenhoek y su extraño hobby: la fabricación de microscopios (de los mejores de la época).

Además de elaborarlos, los utilizaba para realizar experimentos.

Van Leeuwenhoek se sacaba la placa de la boca, la rociaba con agua de lluvia y observaba lo que ocurría.

“Para mi sorpresa, contiene una gran cantidad de animales que se mueven de forma extravagante. Son tantos, que el número supera a los habitantes de un reino“, concluyó el comerciante después de realizar el experimento con varios voluntarios.

Desde entonces, se han descubierto bacterias en casi todo el cuerpo.

YogurtGETTY IMAGES
Alimentos naturales, en vez de prebióticos, son mejores para tener una flora bacteriana saludable.

Beneficios

También se ha descubierto que tienen múltiples efectos en nuestro organismo.

“Nos protegen de infecciones y enfermedades, entre otras razones porque al ocupar tanto espacio, no dejan mucho para otros organismos perjudiciales para nuestro cuerpo”, explica Young.

Y prosigue: “También ayudan a renovar partes de ciertos órganos y en la reconstitución de nuestros cuerpos y quizás afectan el comportamiento y los pensamientos”.

Se han realizado varios estudios en animales que demuestran cómo las bacterias afectan el humor, la personalidad y la resiliencia al estrés y la ansiedad.

Pero no está claro si algo similar ocurre en los humanos.

Variedad de soluciones

En lo que respecta al tema del peso, se han realizado análisis que han determinado que el tipo de bacteria que vive en nuestro intestino si puede afectar nuestro peso.

“Realizamos un estudio en mellizos y descubrimos que en el más flaco, siempre están presentes cierto tipo de bacterias que ayudan a controlar el peso cuando consumen alimentos que engordan, como una hamburguesa”, explica el coordinador del proyecto, el profesor Tim Spector, del Hospital Saint Thomas, en Londres.

HamburguesaGETTY IMAGES
Ciertas bacteria ayudan a controlar mejor el peso cuando se consume comida poco saludable.

Esas bacterias no se encuentran en el intestino del mellizo que pesa más.

¿Qué alternativas hay, entonces, si se quiere mejorar la calidad de nuestro microcosmos interior?

“Lo primero es comer la mayor variedad posible de alimentos naturales en vez de suplementos prebióticos. Por ejemplo, leche y té fermentados”, recomienda Spector.

Pero no es lo único. Hay opciones un poco más radicales en caso de que la persona realmente lo requiera… o esté muy desesperada.

“Con una cirugía bariátrica se puede realizar un trasplante de intestino. En 24 horas la flora intestinal cambia totalmente. También es posible realizar otro tipo de trasplante, pero de heces, con un donante saludable y delgado”, indica Spector.

El especialista comenta que hay varios métodos para lograrlo: un tubo que se inserta en la nariz, otro a través del recto y un tercero que consiste en tomar pastillas de heces.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

‘¿Por qué nos dejan sin empleo?’: Mujeres no logran recuperar su trabajo perdido por la pandemia

Poco más de 185 mil mujeres se sumaron a la población desocupada del país por la pandemia, y a la fecha no han logrado encontrar trabajo, de acuerdo con el Inegi.
Cuartoscuro
Por Dalila Sarabia
28 de julio, 2021
Comparte

“Fue un shock tremendo. Fue muy difícil para mi porque -como todos- empezamos a organizarnos y ver qué (gastos) podíamos recortar… ver cuánto dinero teníamos”, dice Liliana Saldaña de 49 años. 

En abril de 2020, apenas un mes después del inicio de la crisis sanitaria por COVID-19, la mujer perdió su empleo. De la noche a la mañana se quedó sin el ingreso con el que pagaba los gastos de la casa y las necesidades de sus tres hijos. Perdió todas sus prestaciones y se quedó sin el seguro médico que la protegia no solo a ella, sino a su hijo menor y a su esposo. Han pasado catorce meses y Liliana no ha encontrado empleo.

Trabajaba en una escuela particular en León, Guanajuato, en donde radica desde hace 17 años. Desde el 2015 estaba a cargo del departamento de comunicación de la institución educativa que atiende desde niños en preescolar hasta el bachillerato por lo que no solo hacía las campañas de mercadotecnia, sino que tenía como responsabilidad de llevar la comunicación interna, con los papás y alumnos.

 “En cuanto llegó la pandemia nos mandaron a trabajar a casa… ahí estaba yo hasta que llegó el momento en el que empezaron a hacer el recorte de personal (…) lo que comenta la institución es que los papás, por esta parte de la pandemia, dejaron de pagar la colegiatura porque sus hijos ya no asistían a la escuela”, cuenta Liliana.

“Éramos mucho personal administrativo y decidieron cortar departamentos, quitar parte del personal y bueno, desafortunadamente me tocó a mi, fui una de las elegidas”.

Te puede interesar: Hay 2.3 millones de personas sin trabajo y 30.5 trabajan en la informalidad: Inegi

La crisis sanitaria ha impactado el empleo en todos los niveles, pues a lo largo de los meses se ha registrado la pérdida de plazas laborales, sin embargo, el mayor golpe lo han tenido que enfrentar las mujeres.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi, en marzo de 2020 -cuando inicia la crisis sanitaria en México-, la tasa de desocupación de las mujeres se ubicaba en el 3%, es decir, unas 688 mil mujeres no tenían un trabajo. 

Quince meses después, para junio de 2021, el Inegi reporta una tasa de desocupación del 3.9%, -unas 873 mil 184 mujeres-, es decir, poco más de 185 mil mujeres se sumaron a la población desocupada del país y a la fecha no han logrado encontrar un trabajo.

Y aunque se trata de una cifra menor si se compara a la registrada, por ejemplo, en julio de 2020 cuando la tasa de desocupación entre las mujeres llegó al 6.34%, lo cierto es que ellas no han logrado regresar al campo laboral, lo que las ha obligado a buscar todo tipo de opciones -en su mayoría en el sector informal- para llevar el sustento a sus hogares.

 Venta de comida y ropa

Liliana cuenta que, aunque ella era quien aportaba la mayor parte de los recursos, al momento de quedarse sin empleo sabía que su esposo podría seguir apoyando en casa y que con ello saldrían adelante, sin embargo, en junio de 2020 su pareja -que trabajaba como entrenador- también perdió su trabajo.

“Mi esposo, en este mismo sentido, pero en junio, perdió su empleo. Así que los pilares de la casa nos quedamos sin ingreso. Ha sido bastante, bastante difícil y sigue siendo porque seguimos luchando para salir adelante”, explica la licenciada en administración de empresas.

“Lo que empecé a hacer para poder seguir recibiendo algo de ingreso fue empezar a cocinar y hacer venta de comida, primero entre amigos y luego en publicaciones por Facebook. Usando todos los medios y redes sociales empezamos a vender desde comida hasta lo que se fuera dando, si tenía oportunidad de comprar cojines de los que se empezaron a usar, los vendía, también ropa o lo que encontrara”.

En casa comenzaron a recortar al máximo sus gastos, por lo que al momento de hacer la despensa solo se adquiría lo más necesario. Atrás habían quedado los días en los que se daban “un gustito” y compraban algunas botanas o antojos que deseaban saciar. 

También tuvo que sacar a su hija de la escuela particular en la que estudiaba. Con ella y su esposo desempleados era imposible seguir costeando las colegiaturas.

“Le estuve buscando lugar en una escuela pública, porque la verdad el panorama estaba terrible, y no lo logré, no había cupo porque yo creo que, así como yo, muchas familias hicieron eso. No pude lograr un lugar en una escuela pública para mi hija y sabía que también ese sería el costo que tendría que enfrentar (al quedarme sin empleo)”, asegura.

Desde el momento que se quedó desempleada en su hogar no se ha comprado ni ropa ni calzado nuevo, pues dice que ante la incertidumbre de lo que pueda pasar, guardan cada peso que lograr tener. 

Busca una oportunidad

Liliana dice que desde que se quedó sin empleo no ha dejado de buscar uno, pero ninguno de los mails que ha enviado con su curriculum, ni ninguna de las entrevistas que ha tenido se ha traducido en buenas noticias.

Yo no he quitado el dedo del renglón, he estado aplicando para las vacantes que mis amigas me mandan -porque ven que es algo en lo que me puedo acomodar-, aplico, mando mi curriculum, he ido a algunas entrevistas, pero desafortunadamente no he corrido con la suerte y es básicamente -que es increíble que estemos viviendo eso- por la edad”, reclama.

“Ya requieren a personas muy jóvenes, yo entiendo que les tienen que dar la oportunidad, pero nosotros que ya no somos tan jóvenes, pues también seguimos necesitando trabajar”.

Lee más: Tienen trabajo, pero sueldo no alcanza: pandemia aumenta pobreza laboral a mexicanos

A sus 49 años, Liliana ha apostado por continuar con su venta de comida, cojines y ropa.

 Dice que en los últimos meses ella y su esposo han incursionado en la venta de servilletas de papel, y aunque ha sido difícil, en los últimos meses han empezado a tener una entrada de dinero.

Su hija, al no encontrar un lugar en una escuela pública y con la necesidad de continuar sus estudios, ingresó a una escuela particular en la que Liliana paga la mitad de colegiatura que lo que le cobraban en el antiguo colegio, así que, subraya, aunque no ha encontrado un empleo como el que tenía, ella seguirá haciendo la lucha para llevar el sustento a su familia y pagar la educación de sus hijos. 

“Las mujeres hemos ganado mucho terreno, pero tenemos que seguir luchando y levantando la voz (…) es difícil de entender por qué (nos dejan sin empleo) si hacemos un buen trabajo, además de que eso de que ganamos menos sigue siendo una realidad”, lamenta.

Recuerda que entre las personas que despidieron de la escuela en la que trabajaba la mayoría fueron mujeres, incluso la directora del espacio también perdió su empleo. Y aunque pudiera ser un detalle sin importancia, dice que ahora esa plaza está ocupada por un hombre.

“Yo espero que para cuando mis hijas estén más grandes esto ya haya cambiado. Ojalá logremos la igualdad porque me parece increíble que en pleno 2021 sigamos viviéndola”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.