Placas emitidas en los estados, el pasaporte para burlar verificación y tenencia en la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Placas emitidas en los estados, el pasaporte para burlar verificación y tenencia en la CDMX

Aunque no porten los hologramas vigentes no son sancionados. Tampoco pagan tenencia ni se les aplican fotomultas. Las multas a los autos matriculados en CDMX por falta de verificación han subido 650% en cinco años.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
6 de noviembre, 2017
Comparte

Los automovilistas que circulen en la Ciudad de México con un vehículo con placas de Morelos, Puebla, el Estado de México o cualquier otra entidad, y no porten los hologramas de verificación vigente que exigen las normas de la ciudad, pueden estar tranquilos, pues no van a ser multados ni detenidos.

En cambio, las infracciones para los autos con placas de la Ciudad de México por no traer los hologramas de verificación vigente se han incrementado más de 650% en tres años, y suman más de 170 mil los sancionados.

Datos a los que tuvo acceso Animal Político a través de una solicitud de transparencia confirman que la verificación es otra norma que se puede burlar en la Ciudad de México si el vehículo tiene placas de otra entidad, al igual que la tenencia y las fotomultas. Las placas foráneas son pasaportes de impunidad.

Hace poco más de un año, en junio de 2016, el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera aseguró que los autos de la denominada “Megalópolis” (que agrupa a los estados del centro del país) contaban con una verificación homologada y les aplicaban las mismas reglas. Incluso sostuvo  que lo autos que no contaran con dicha verificación homologada no podrían circular en la ciudad.

“De nada va a servir que se emplaquen en otros estados y tengan otro tipo de matrículas, nosotros vamos a ser muy escrupulosos en esta aplicación”, señaló el jefe de gobierno. Esta promesa fue repetida en meses posteriores por otros funcionarios de la ciudad.

Pero la información oficial comprueba que, en realidad, no se sanciona a los autos de otros estados (y ni siquiera a los de la propia Megalópolis) por circular sin los hologramas de verificación en la capital del país. Solo se detiene e infracciona a los de la CDMX.

Para corroborar esta situación se solicitó al gobierno capitalino que informara, del 2013 a la fecha, el número de autos sancionados por circular sin los hologramas de verificación vigente y que tuvieran placas de Ciudad de México, estado de México, Puebla y Tlaxcala.

La solicitud se envió en primera instancia a la Secretaría de Seguridad Pública de la ciudad y a la Secretaría de Movilidad. Ambas dependencias señalaron que la información de las sanciones por no respetar esta norma, que busca proteger la calidad del aire en la ciudad, le corresponde a la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema). Por ello se planteó de nuevo la solicitud a esta dependencia.

En su respuesta a través del oficio folio 0112000157717, la Sedema proporciona los datos respecto a los autos sancionados con placas de CDMX pero en cuanto a los autos con placas de otros estados la respuesta es cero. La justificación es que la verificación obligatoria solo aplica a los autos emplacados en Ciudad de México.

“Le informo que de acuerdo con lo dispuesto en el Reglamento antes señalado la verificación vehicular obligatoria será aplicable a las fuentes móviles matriculadas en el Distrito Federal (hoy Ciudad de México), por lo tanto, se ha sancionado a los vehículos emplacados en la Ciudad de México por no portar el Holograma de Verificación Vehicular Vigente y no así a los vehículos matriculados en otras entidades federativas distintas a la Ciudad de México”, indicó en su respuesta la Sedema.

Pasaporte de impunidad

De acuerdo con los datos oficiales del INEGI en los últimos 10 años el parque vehicular en la Ciudad de México casi se ha duplicado. En 2005 la cifra de autos registrados era de dos millones 878 mil 442 autos, mientras que para 2016 pasó a cinco millones 332 mil 167 automóviles particulares registrados para circular. Es un crecimiento superior al 85 por ciento.

Pero a esos autos hay que agregar los registrados en otros estados. Las autoridades no tienen una cifra exacta de cuántos son. El parque vehicular de las entidades colindantes con la capital, de acuerdo con INEGI, es de casi cinco millones de autos particulares en Estado de México, 900 mil 500 en Puebla y 410 mil en Morelos.

Los autos con placas de otros estados que se ven en la ciudad no están de paso.

Un reportaje de la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad reveló que en la capital hay agencias de vehículos que venden autos de lujo con placas de otros estados con la finalidad de burlar el pago de la tenencia. En este caso fueron autos de la marca Audi con placas de Morelos.

“El trámite es sencillo. No hace falta tener una casa en Morelos. Ni siquiera un familiar o amigo. En las tres agencias de Audi visitadas por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) para este reportaje ofrecen tramitar las placas de Morelos con el propósito explícito de evitar la tenencia. Sólo piden una identificación oficial, la factura de compra y un pago por gestoría que va de 5,300 a 7,000 pesos dependiendo de la agencia”, reveló el reportaje.

Tamién mostró que hasta los propios legisladores capitalinos y otros políticos recurren a estas prácticas: comprar vehículos emplacados en otros estados para eludir la tenencia. Incluso se reveló que el hoy exprocurador General de la República Raúl Cervantes, tenía un vehículo deportivo Ferrari con placas del estado de Morelos, y con un domicilio que además era “fantasma”.

Pero eludir el pago de la tenencia este no es el único “beneficio” que obtienen los automovilistas con placas de otros estados en Ciudad de México. También se encuentra el de la imposibilidad de sancionarlos con las “fotomultas”.

Aunque las cámaras de fotomultas captan a cualquier vehículo, el gobierno capitalino no tiene la información suficiente para emitir la boleta de sanción pues dichos autos no están registrados en la ciudad. Por tanto no se les puede aplicar la norma aun cuando, por ejemplo, excedan los límites de velocidad.

En julio pasado el jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera confirmó que la sanción vía fotomulta no se aplica a los autos con placas foráneas. La única forma de que pueden ser sancionados estos vehículos, dijo, es si son detenidos por la policía, quienes tienen la facultad de retirarles las placas o llevarlos al corralón. De otra forma no.

Los de placas con CDMX: otra realidad

Los autos con placas de la Ciudad de México, que en el papel deberían ser los únicos que circulan permanentemente en la ciudad, enfrentan una realidad totalmente distinta en cuanto a la verificación: cada año se incrementan las sanciones en su contra.

De acuerdo con los datos proporcionados por la Secretaría de Medio Ambiente de enero de 2013 a julio de 2017 un total de 173 mil 545 automóviles fueron detenidos y/o infraccionados por circular sin los hologramas de verificación vigente. Cada año que pasa se ha incrementado el número de sanciones.

Por ejemplo en 2013 la cifra fue de 9 mil 551 autos sancionados por no traer el holograma de la verificación; en 2014 fueron 17 mil 865; para 2015 la cifra ascendió a 38 mil 833 y en 2016 fue de 72 mil 197. Es un crecimiento del 656% en el número anual de infracciones por verificación en un periodo de tres años.

Y para 2017 todo parece indicar que se mantendrá la misma tendencia pues hasta julio de este año ya sumaban más de 35 mil los autos sancionados.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Qué dice el documento sobre la investigación del 11-S recién desclasificado por el FBI

El memorando enumera algunos contactos entre varios ciudadanos sauditas y los secuestradores de los aviones, pero no implica directamente al gobierno de Riad.
EPA
12 de septiembre, 2021
Comparte

En el vigésimo aniversario del atentado más mortífero en suelo estadounidense, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) publicó un documento que analiza las posibles conexiones entre varios ciudadanos sauditas en Estados Unidos y dos de los atacantes del 11 de septiembre de 2001.

Los familiares de las víctimas de los ataques de las Torres Gemelas llevaban años solicitando la divulgación de estos archivos clasificados, argumentando que los funcionarios sauditas habrían tenido conocimiento previo del atentado pero que no intentaron detenerlo.

15 de los 19 secuestradores de los aviones eran ciudadanos sauditas.

Sin embargo, el documento —el primero de varios que se espera que sean hechos públicos— no proporciona ninguna evidencia de que el gobierno saudita hubiera estado vinculado o tuviera conocimiento del complot contra las Torres Gemelas.

Antes de la desclasificación, la embajada saudita en Washington se mostró a favor de que los archivos se sacaran a la luz, y una vez más negó cualquier vínculo entre su país y los secuestradores, señalando que tales afirmaciones son “falsas y maliciosas”.

¿Qué dice el documento?

El documento del FBI de 16 páginas se basa en entrevistas con una fuente cuya identidad está clasificada (nombrada como PII) y describe los contactos entre varios ciudadanos sauditas y dos de los secuestradores, Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Midhar.

Ambos se hicieron pasar por estudiantes para ingresar a Estados Unidos en el año 2000.

El memorando del FBI dice que luego recibieron un apoyo logístico significativo de Omar al-Bayoumi, quien, según testigos, era un visitante frecuente del Consulado de Arabia Saudita en Los Ángeles a pesar de que su estatus oficial en ese momento era el de estudiante.

Según la fuente del FBI, Bayoumi tenía “un estatus muy alto” en el consulado.

“La asistencia de Bayoumi a Hamzi y Midhar incluyó traducción, viajes, alojamiento y financiación”, dice el documento.

Ataque torres gemelas

Getty Images

Por otra parte, el archivo del FBI también asegura que hubo vínculos entre los dos secuestradores y Fahad al-Thumairy, un imán (líder musulmán) de la mezquita del rey Fahad en Los Ángeles, a quien las fuentes citadas describen como “de creencias extremistas”.

Tanto Bayoumi como Thumairy abandonaron Estados Unidos semanas antes de los ataques del 11 de septiembre, según la agencia de noticias AP.

La agencia también citó a Jim Kreindler, un abogado de los familiares de las víctimas del 11 de septiembre, diciendo que el documento publicado “valida los argumentos que presentados en el litigio sobre la responsabilidad del gobierno saudí en los ataques del 11 de septiembre”.

El mes pasado, una demanda iniciada por familiares llevó a que varios altos exfuncionarios sauditas fueran interrogados bajo juramento.

Joe Biden en el Pentágono

EPA
Las familias de algunas víctimas llevaban tiempo presionando al presidente Joe Biden para que desclasificara los documentos.

Las administraciones precedentes, las de George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump,se negaron a desclasificar los documentos, citando como argumento la seguridad nacional.

Pero el actual presidente Joe Biden ordenó la semana pasada una revisión de los documentos y les pidió a los funcionarios que publicaran lo que pudieran durante los próximos seis meses.

Durante mucho tiempo se ha especulado sobre vínculos oficiales sauditas con el atentado, dado el número de ciudadanos de ese país involucrados y los antecedentes del líder de al Qaeda, Osama bin Laden.

El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Getty Images
El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Estados Unidos y Arabia Saudita han sido aliados durante mucho tiempo, aunque a veces la relación ha sido compleja.

El anterior presidente estadounidense, Donald Trump, fortaleció los lazos entre su país y la monarquía absoluta.

Pero Biden calificó a Arabia Saudita de “paria” después de que en febrero de este año un informe de inteligencia de Estados Unidos implica al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido en 2018. Bin Salman niega haber ordenado el asesinato, que tuvo lugar en el consulado saudita en Estambul.

El corresponsal de seguridad de la BBC, Frank Gardner, afirma que desde entonces Biden ha suavizado su postura hacia el que es el hombre más poderoso de Arabia Saudita, reflejando la importancia de la alianza entre ambos países.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LOgy5j2Z8vw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.