Policías torturaron a joven durante el desalojo violento del Zócalo, confirma CNDH
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Policías torturaron a joven durante el desalojo violento del Zócalo, confirma CNDH

El joven de 21 años fue golpeado y recibió descargas eléctricas; era empleado de un establecimiento cerca del Zócalo y no participaba en la protesta.
Cuartoscuro Archivo
Por Paris Martínez
16 de noviembre, 2017
Comparte

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos confirmó que al menos una persona fue torturada por policías de la Ciudad de México, durante el operativo del 20 de noviembre de 2014, mediante el cual fue desalojado por la fuerza el Zócalo capitalino, donde miles de personas reclamaban la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

La víctima, un joven de 21 años de edad al momento de los hechos, ni siquiera formaba parte de la protesta: era empleado en un establecimiento del Centro Histórico y su esposa (con cuatro meses de embarazo) fue por él al trabajo.

Tal como consta en el expediente de la CNDH, el operativo para desalojar el Zócalo inició a las 22:00 horas.

La CNDH comprobó (mediante registros fotográficos), dos bengalas lanzadas desde la azotea de Palacio Nacional fueron la señal para que los policías (tanto federales como de la Ciudad de México) iniciaran el desalojo de la plaza, en donde la mayoría de los manifestantes actuaban pacíficamente, y en el que había contingentes conformados exclusivamente por padres y madres de familia que asistían a la protesta con sus hijos de brazos.

La CNDH pudo documentar 89 casos de personas que sufrieron vejaciones por parte de los granaderos de ambos niveles de gobierno, entre los que están adultos mayores, niños, niñas e, incluso, 12 clientes de un restaurante, que fueron golpeados por granaderos cuando cenaban en una terraza a pie de calle.

Según la información incluida en las investigaciones de la CNDH, el joven víctima de tortura fue detenido instantes después de que inició desalojo.

En su testimonio dijo que él y su pareja intentaban cruzar la plaza, caminando de la Catedral hacia la calle de Pino Suárez, para alejarse de la manifestación, sin embargo, al pasar frente a las puertas de Palacio Nacional, un gradadero de la Ciudad de México golpeó a su cónyuge en la frente, con el canto de un escudo.

Para proteger a su pareja, el joven la abrazó, dando la espalda al policía.

“Al darle la espalda –resumió la CNDH–, fue rodeado por elementos de Seguridad Pública de la Ciudad de México, de quienes recibió golpes en la cara, así como en diversas partes del cuerpo, siendo arrojado boca abajo, hacia una valla metálica. Después, lo llevaron con otro grupo de policías, donde nuevamente fue objeto de maltrato, además de recibir un golpe con un tubo. (Luego) lo hicieron correr de dos a tres cuadras, y fue trasladado hacia donde se encontraba un camión, sitio en el que fue hincado, le rociaron un producto en la espalda que provenía de un extintor, así como recibir descargas eléctricas por espacio de 10 a 15 minutos”.

Según el expediente de la CNDH, este joven fue localizado a las 22:20 horas, es decir, 20 minutos después de que inició el desalojo y cuando éste aún estaba en marcha.

Para constatar esta denuncia, el joven agredido por los policías fue sometido a una examinación, por parte de un médico forense oficial, quien concluyó que no sólo había rastros de distintas lesiones ocasionadas por golpes con objetos contundentes, sino también “dos equimosis rojas, lineales, paralelas entre sí, en la región dorsal”, marcas provocadas por el aparato de descargas con el que fue torturado.

Luego, un equipo forense se encargó de analizar la mecánica de las lesiones, y concluyó que éstas “son congruentes con el dicho del agraviado”.

Según el testimonio de esta víctima, recabado en 2014 por Animal Político, el lugar en donde fue encontrado, inconsciente, fue la calle de Corrregidora, es decir, la calle lateral de Palacio Nacional, inmueble que fue usado no sólo para lanzar las bengalas con las que arrancó el desalojo violento de la plaza, sino también donde fueron concentrados los detenidos, once de los cuales fueron consignados ante un juez penal (para luego ser liberados, por falta de pruebas) y otros fueron liberados sin remitirlos ante el Ministerio Público, debido a las lesiones que presentaban.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La mujer chilena que quiere que le dejen interrumpir su embarazo tras tomar anticonceptivos defectuosos

Más de 170 mujeres quedaron embarazadas luego de que el sistema de salud público chileno les diera anticonceptivos defectuosos. Esta es la historia de una de ellas.
20 de marzo, 2021
Comparte

Fue en octubre del año pasado cuando Javiera*, de 32 años, descubrió que estaba embarazada.

La noticia le resultó sorprendente. Hacía tres años que tomaba anticonceptivos.

Sin embargo, el test salió positivo.

La mujer descubrió entonces que no era la única.

Ella y otras 170 mujeres en Chile habían sido víctimas de un escándalo que ha golpeado fuertemente al sistema de salud público de ese país: la administración, por error, de anticonceptivos defectuosos a miles de mujeres.

La pastilla se llama Anullete CD, del Laboratorio Silesia S.A, y, hasta hace siete meses era repartida a más de 300.000 personas acogidas al programa de planificación familiar del Estado.

El Instituto de Salud Pública (ISP) de Chile alertó de esta situación en agosto del año pasado, solicitando el retiro del mercado de estos anticonceptivos.

Pero la medida llegó demasiado tarde. El comprimido había estado en circulación por más de un año y las denuncias sobre embarazos no deseados aumentaban todos los días.

A pesar de que la mayoría de esas 170 mujeres ha optado por continuar con sus embarazos, Javiera decidió solicitar un aborto.

Así, el 17 de diciembre del año pasado, la joven se dirigió al Centro de Salud Familiar (Cesfam) donde la atendían y presentó su petición.

mujer embarazada

Getty Images
La mayoría de las chilenas afectadas por los anticonceptivos defectuosos han decidido continuar con sus embarazos.

En Chile, la interrupción del embarazo está permitida bajo tres causales: la inviabilidad del feto, peligro de la vida de la madre o violación. Para las dos primeras, no hay límite en las semanas de gestación del embarazo.

Javiera se acogió a la segunda causal, argumentando que, producto de la situación en la que se encuentra, estaba sufriendo un importante daño psicológico y, en consecuencia, su vida estaba en peligro.

El Cesfam no respondió a su solicitud y entonces Javiera decidió acudir a los tribunales.

Argumentos del recurso de protección

Desbalance en su salud psíquica, crisis de pánico, angustia, falta de apetito, síntomas de desánimo e incluso carencia de motivación que le han impulsado a tener “ideas suicidas” fueron parte del cuadro de salud que la mujer esgrimió ante la justicia chilena.

La joven aseguró además que no cuenta con medios económicos ni redes de apoyo para cuidar a un hijo o hija, pues recién está dando los primeros pasos para ejercer su profesión técnica.

movimiento feminista chile

Getty Images
El movimiento feminista en Chile ha abogado fuertemente por los derechos reproductivos de la mujer.

El recurso de protección presentado ante los tribunales por la defensa de Javiera -quien hoy ya tiene 23 semanas de embarazo-, plantea que el Cesfam donde se atendía tuvo un “actuar ilegal y arbitrario” al omitir la solicitud de aborto y solicita que se evalúe su estado psíquico con el fin de optar a una interrupción del embarazo.

Un fallo “significativo” para los derechos de las mujeres en Chile

Este miércoles, la Corte de Apelaciones de San Miguel, en Santiago, acogió el requerimiento de la joven, marcando un importante precedente para los derechos reproductivos de las mujeres en Chile.

En un fallo unánime, el tribunal resolvió que en el caso de Javiera hubo vulneración al derecho a la vida, integridad física y psíquica de la mujer, como también una vulneración a su derecho a la igualdad ante la ley.

Además, la sentencia concluyó que al no responder a la solicitud inicial de la mujer, el Cesfam había actuado, en efecto, no solo de forma “caprichosa” y “arbitraria” sino también “ilegal”.

La Corte de Apelaciones ordenó que dentro del plazo de cinco días el Centro de Salud Familiar evalúe a la mujer para determinar si se puede o no acoger a la causal de interrupción del embarazo.

De acuerdo con el dictamen, el Estado de Chile tiene una “obligación proactiva de cuidar la vida y la integridad física y psíquica de las personas” y “abandonó esta obligación desde que entregó anticonceptivos defectuosos”.

Los jueces, además, afirmaron que “la falta de medios físicos, espirituales, económicos y sociales” en un embarazo no deseado representa un riesgo vital en sí mismo, que muchas veces “perpetúa la precariedad de las mujeres”.

aborto manifestaciones

Getty Images
En Chile, el aborto es legal solo en tres causales.

“Este fallo es muy significativo en la posibilidad de avanzar, tanto en términos jurídicos como sociales, en los derechos reproductivos de las mujeres en Chile”, dice a BBC Mundo la abogada Laura Dragnic, de la Corporación Miles, que representó a Laura en el requerimiento.

La abogada, además, asegura que la sentencia marca un precedente respecto a la ley de aborto en el país sudamericano.

“El fallo habla de la interrupción voluntaria del embarazo como un derecho legal. Y eso es importante porque en general la interpretación de la ley de aborto en Chile es para circunstancias de extrema necesidad”, señala.

“Hasta ahora no se ha comprendido como un derecho propiamente. Y eso es muy significativo, sobretodo considerando las discusiones que se avecinan en cuanto al aborto legal dentro del proceso constituyente”, agrega.

Pero a Javiera todavía le queda camino por recorrer. La Cesfam deberá pronunciarse respecto a su salud y, luego, se resolverá si puede interrumpir o no su embarazo.

De todas maneras, la demora en el proceso no la ha ayudado. Con 23 semanas de embarazo, un aborto no es lo más recomendado.

Al respecto, Laura Dragnic afirma que la decisión la tomará una vez que exista una resolución final por parte del Cesfam.

*La organización querellante solicitó mantener la confidencialidad respecto al verdadero nombre de Javiera, con el fin de resguardar su privacidad.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8fj-C_xCda8&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.