Con bots y hashtags, redes sociales serán un campo de batalla político en 2018
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
StockSnap.Io

Con bots y hashtags, redes sociales serán un campo de batalla político en 2018

2018 será un año intenso en el uso y control del discurso en las redes sociales, apunta la investigadora Paola Ricaurte, que colaboró con el informe "Libertad en la red 2017", de Freedom House.
StockSnap.Io
Por Ernesto Aroche Aguilar
22 de noviembre, 2017
Comparte

El proceso electoral que se avecina tomará a las redes sociales como un campo de batalla político, con el uso de hashtags y perfiles falsos (bots), mientras en México ha aumentado la vigilancia del gobierno, limitando el libre uso de internet.

Así lo señaló la doctora en Ciencias Paola Ricaurte Quijano, quien estuvo a cargo de la investigación del caso mexicano, para la elaboración del informe “Libertad en la red 2017”, presentado por la organización internacional Freedom House.

En el estudio, se señala que la reforma de telecomunicaciones en México provocó un aumento en la cifra de personas con conexión de internet, aunque también endureció la vigilancia de la red, y el uso de software espía para vigilar a defensores de derechos humanos y periodistas.

El reporte ubica a México en la categoría de los países donde el internet es “parcialmente libre”, con una calificación de 39 sobre 100 puntos posibles.

En ese contexto, la investigadora y docente del Tecnológico de Monterrey comentó en entrevista que, así como existió evidencia de que en elecciones de 2011 y 2012 se usaron perfiles falsos en redes sociales (bots) para atacar ciudadanos, académicos y medios, con el objetivo de controlar el debate público, “en 2018 (cuando hay elección de presidente, gobernadores y legisladores) no tendría por qué cambiar el escenario”.

Desde su perspectiva, los bots han ayudado a ciertos grupos a generar “una falsa percepción sobre el apoyo popular a un candidato, o para desviar la atención sobre temas que son relevantes para la ciudadanía”.

En esa línea, el estudio de Freedom House recordó lo sucedido a principios de 2017, cuando casi a la par de hacerse evidente la molestia social por el incremento al precio de la gasolina, comenzó a crecer en las redes sociales el hashtag #SaqueaUnWalmart, opacando a #Gasolinazo, lo que generó un clima de miedo e incertidumbre.

“El uso de bots para manipular los debates en línea se han documentado en varios estudios, y los hashtags son usados a menudo para minar y disminuir la protesta social en línea”, apuntó el estudio de Freedom House.

Para Paola Ricaurte, la estrategia de los bots se ha vuelto más compleja, pues operan en articulación con otros actores.

“Puesto que no se dan de manera aislada, sino articulada, es tarea tanto de la ciudadanía, como de académicos, medios independientes y organizaciones de la sociedad civil, documentarlas y hacerlas visibles”, señaló de cara a los comicios de 2018.

Más conexiones, pero no para todos y con más vigilancia

El estudio de Freedom House señaló que a cuatro años de que se pusieran en marcha leyes y mecanismos de regulación para el mercado de las telecomunicaciones y las TICs, se han incrementado el número de conexiones a internet y el uso de teléfonos celulares en México.

Actualmente, hay cerca de 81 millones de usuarios de teléfonos móviles; de estos, 60 millones cuentan con un teléfono inteligente, situación que ha sido motivada por la reducción de los costos en la industria.

Pero se trata de un incremento en la conectividad desigual, estableció el informe, ya que sigue existiendo una brecha digital entre las regiones urbanas y rurales.

Los datos recabados señalaron que a nivel país, en 2016, el 47% de los hogares tuvieron acceso a internet.

Sin embargo hay estados, como Baja California Sur y Sonora, que tienen tasas superiores al 70%, mientras que Chiapas y Oaxaca presentaron una tasa de penetración de 20.6 y 13.3%, respectivamente.

A la par del incremento de conexiones, se ha documentado el aumento en las solicitudes gubernamentales para retirar contenido de las redes sociales, a través de peticiones a empresas como Google, Facebook y Twitter, principalmente.

Y también ha aumentado el uso de software espía para vigilar a activistas, defensores de los derechos humanos y periodistas, a través de los servicios de empresas como la italiana Hacking Team y la israelí NSO Group.

Además, la ley de telecomunicaciones que se aprobó en 2014 permitió que las empresas del sector mantuvieran los metadatos y el registro de la geolocalización de los usuarios en tiempo real.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El puente entre México y EU bajo el que duermen más de 10 mil migrantes

Miles de personas esperan en un campamento improvisado bajo el puente internacional que conecta a Ciudad Acuña (México) con Del Río (Texas) a que procesen sus solicitudes de asilo.
18 de septiembre, 2021
Comparte

El puente que conecta Del Río (Texas) con Ciudad Acuña (México) se ha convertido en un campamento improvisado con más de 10,000 personas que han cruzado masivamente la frontera con Estados Unidos.

Los migrantes duermen bajo el puente en penosas condiciones, tras haber cruzado las aguas heladas del río Bravo, a la espera de que las autoridades procesen sus solicitudes de asilo.

El campamento improvisado tiene pocos servicios básicos y algunos migrantes, que soportan temperaturas de hasta 37°C, están regresando a México a por suministros.

Los migrantes son en su mayoría haitianos, pero también hay algunos cubanos, venezolanos y nicaragüenses, dicen los informes de las autoridades.

Muchos de ellos forman parte de una ola más grande de migrantes que se dirigen al norte, gran parte de los cuales llegaron a Brasil y otras partes de Sudamérica tras el terremoto de 2010, informa el Washington Post.

Migrantes que buscan asilo en EE. UU. Se bañan en el río Grande cerca del Puente Internacional entre México y EE. UU., Donde esperan ser procesados, en Del Rio, Texas, el 16 de septiembre de 2021.

Reuters
Migrantes que buscan asilo en EE.UU. se bañan en el río Bravo (río Grande), en la frontera con México.

“Un caos”

Según dijo a Reuters el alcalde de Del Rio, Bruno Lozano, más de 10,500 migrantes se encontraban bajo el Puente Internacional de Del Rio el jueves por la noche.

Ramsés Colón, un solicitante de asilo afrocubano de 41 años que trabajó en Perú para ahorrar dinero para el viaje, dijo que el campamento de Del Río es un “caos”.

“Te quedas ahí entre miles con tu boleto, esperando tu turno”, le dijo al Washington Post. Se refiere a los boletos con números que las autoridades entregan a los migrantes mientras esperan a ser procesados.

“Parada temporal”

La Patrulla Fronteriza dijo en un comunicado que estaba aumentando la dotación de personal en Del Río para facilitar un “proceso seguro, humano y ordenado”.

MAPA

BBC

“Para prevenir lesiones por enfermedades relacionadas con el calor, el área con sombra debajo del Puente Internacional Del Río está sirviendo como un sitio de parada temporal mientras los migrantes esperan ser a llevados bajo la custodia de la USBP (Patrulla Fronteriza de Estados Unidos)”, agregó.

Se les proporcionó agua potable, toallas y baños portátiles, agrega el comunicado.

Afluencia récord

Desde que asumió la presidencia en enero, Joe Biden, quien prometió reformar la inmigración estadounidense, ha creado un grupo de trabajo para reunificar a los niños migrantes con sus familias, ha detenido la construcción del muro fronterizo de Donald Trump y ha pedido revisiones de los programas de inmigración legal cancelados por su predecesor.

Pero también está experimentando una afluencia récord de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos, incluidos cientos de niños no acompañados, que están detenidos en centros estadounidenses.

Migrantes que buscan asilo en EE. UU. descansan cerca del Puente Internacional entre México y EE.UU. mientras esperan ser procesados, en Del Rio, Texas, el 16 de septiembre de 2021.

Reuters
Los migrantes deben esperar su turno para que su solicitud de asilo sea procesada.

La llegada de migrantes ha crecido significativamente en las últimas semanas.

El mes pasado, las autoridades estadounidenses arrestaron a más de 195.000 migrantes en la frontera con México, de acuerdo con datos del gobierno publicados el miércoles.

Y en julio el número de personas detenidas en la frontera superó los 200.000 por primera vez en 21 años, según muestran las cifras de las autoridades.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Iw8YMJx_rSM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.