Trabajar o rescatar víctimas del 19S: Jerónimo eligió ayudar y se quedó sin empleo y equipo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Rodrigo Arteaga

Trabajar o rescatar víctimas del 19S: Jerónimo eligió ayudar y se quedó sin empleo y equipo

Jerónimo no pertenece a ningún equipo de rescatistas, ni estaba respaldado por una brigada, pero así fue como ayudó durante la emergencia por el sismo en México.
Foto: Rodrigo Arteaga
Por Gonzalo Ortuño
2 de noviembre, 2017
Comparte

Jerónimo Rodríguez Betancourt aprendió de su bisabuelo técnicas de rescate y supervivencia desde que tenía nueve años. El 19 de septiembre pasado tuvo dos opciones: mantener su empleo en un laboratorio o salir a ayudar a las víctimas del sismo. Hoy está sin trabajo pero logró sacar siete cuerpos y a una persona con vida de los edificios colapsados.

Tiene apenas 20 años, los últimos dos viviendo en la Ciudad de México. Trabajaba en los Laboratorios Tornel, dedicados a la fabricación de medicamentos para animales.

Al escuchar sobre el colapso de varios edificios, Jerónimo pidió permiso para salir a ayudar.

“O te quedas a trabajar y a acabar tu día o ya no te aparezcas”, fue la respuesta de su jefe, pero asegura que no tuvo nada qué pensar, así que se dirigió a la esquina de Laredo y Ámsterdam, en la Colonia Condesa, donde ayudó a sacar a tres personas, solo una de ellas con vida, tras dos días de labores.

Jerónimo no pertenece a ningún equipo de rescatistas, ni estaba respaldado por una brigada, por lo que tuvo dificultades para que las autoridades los dejaran entrar en las zonas de labores.

Gracias a que un compañero lo reconoció, pudo entrar a ayudar en Álvaro Obregón 286, donde sacó siete cuerpos de los 49 que registraron las autoridades.

“Hay algo que hace que no pueda dormir bien porque hubo una familia que me enseñó la foto de su sobrina y me dijo: ‘Prométeme que la vas a sacar con vida’. Yo solo dije: haré todo lo posible para sacarla”, cuenta Jerónimo ante de limpiarse un par de lágrimas.

“Ese rescate fue doloroso, la losa le vino abajo a otras cinco personas, y a los tres días eran irreconocibles”, dice el joven que tras quedarse sin empleo ha logrado subsistir trabajando de ‘cerillito’ en tiendas departamentales, recolectando latas o distribuyendo volantes.


Rodríguez Betancourt tuvo que salir casi inconsciente de las labores de rescate para que le suministraran suero pues asegura que no durmió y casi no comió en tres días.

Tras recobrar energías y darse cuenta que le robaron su equipo de rescate, Jerónimo fue contactado por la Reacción 8.2, un movimiento de ciudadanos y empresas que busca apoyar en las labores de reconstrucción de los zonas más afectadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre en México.

Esta iniciativa le propuso crear una red de rescatistas que puedan capacitar a otros voluntarios para cualquier situación de emergencia, con una forma de trabajo similar a la de los cuerpos de bomberos.

Por ahora, Jerónimo solo ha podido crear una página en Facebook llamada Rescatista MexiCuba CDM, con la cual busca ponerse en contacto con organizaciones, empresas o iniciativas que estén dispuestas a impulsar este esfuerzo.

También está recolectando ropa para las personas afectadas en la calle de Cozumel 84, en la colonia Roma, a un lado del Parque España. Pide que quienes quieran contactarlo le escriban al correo electrónico [email protected]

“Yo no quiero fama, yo quiero solución, hay que hacer cursos, hay que implementar, hay que ir a las escuelas, porque nadie sabe. Aquí no solo es un temblor, puede pasar otro desastre y no hay nadie”, comenta emocionado.

También pide que le regresen el equipo que le robaron en las labores de rescate.

Lo que más le importa es su casco, pues se lo regaló su abuelo: “Si lo ven tiene mi nombre, Jerónimo Rodríguez Betancourt”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Resuelven el misterio de la muerte de cientos de elefantes en Botsuana

Las toxinas producidas por las algas en los pozos de agua causaron la muerte de 330 elefantes en Botsuana a principios de este año.
21 de septiembre, 2020
Comparte
Dos cuerpos de elefantes al costado de un pozo de agua.

Reuters
Más de 300 elefantes murieron este año en Botsuana.

Entre mayo y junio de este año, cientos de elefantes aparecieron muertos en el trascurso de solo dos meses en Botsuana.

Las imágenes de los cuerpos sin vida se multiplicaban y eran desgarradoras.

Botsuana alberga un tercio de la población de elefantes en declive de África.

Nadie sabía la razón de esta muerte masiva. Hasta este lunes.

Autoridades de vida silvestre locales informaron que toxinas producidas por algas microscópicas en el agua fueron la causa de la muerte de cientos de ejemplares.

Las autoridades dicen que ahora se sabe que un total de 330 elefantes murieron por ingerir cianobacterias.

Se descartó la caza furtiva como causa de muerte.

Una foto compuesta muestra elefantes muertos en el delta del Okavango de Botsuana en mayo y junio de 2020.

Reuters
Las desgarradoras imágenes de elefantes muertos en Botsuana.

Cambio climático

Las cianobacterias son bacterias tóxicas que pueden aparecer de forma natural en el agua estancada y, a veces, crecer en gran medida convirtiéndose en lo que comúnmente se llaman algas verdiazules.

Los científicos advierten que el cambio climático puede hacer que estos acontecimientos, conocidos como floraciones tóxicas, sean más probables, porque se favorecen del agua caliente.

Los hallazgos se producen tras meses de pruebas en laboratorios especializados en Sudáfrica, Canadá, Zimbabue y Estados Unidos.

Muchos de los elefantes muertos se encontraron cerca de charcas de agua, pero hasta ahora las autoridades habían dudado que las bacterias fueran las culpables porque estas aparecen en los bordes de los estanques y los elefantes tienden a beber de la parte media.

“Nuestras últimas pruebas han detectado que las neurotoxinas cianobacterianas son la causa de las muertes. Estas son bacterias que se encuentran en el agua”, dijo este lunes el veterinario principal del Departamento de Vida Silvestre y Parques Nacionales, Mmadi Reuben, en una conferencia de prensa.

El cuerpo de un elefante cerca de los arbustos.

Cortesía
Pese a que los resultados de laboratorio revelaron la causa de la muerte de los elefantes, los especialistas aún tienen dudas.

Las muertes “cesaron a fines de junio de 2020, coincidiendo con el secado de los estanques (de agua)”, según lo cita la agencia AFP.

Los informes de junio señalaron que no les habían removido los colmillos, lo que significaba que la caza furtiva no era una explicación probable.

También se ha descartado el envenenamiento por ántrax, según el alto funcionario del departamento de vida silvestre, Cyril Taolo.

Pero aún quedan dudas sobre las muertes, dijo Reuben a periodistas.

“Todavía tenemos muchas preguntas por responder, como por qué solo los elefantes y por qué solo esa área. Tenemos una serie de hipótesis que estamos investigando”, aseguró.

Elefante muerto en Botsuana en mayo de 2020.

Reuters
Los especialistas consideran que estas muertes fueron “sin precedente”.

Los cientos de cadáveres fueron detectados con la ayuda de reconocimientos aéreos a principios de este año.

“Sin precedentes”

Niall McCann, de la organización benéfica National Park Rescue, con sede en Reino Unido, le dijo anteriormente a la BBC que los conservacionistas locales alertaron al gobierno por primera vez a principios de mayo.

Detectaron 169 (cuerpos de elefantes muertos) en un vuelo de tres horas”, enumeró. “Poder ver y contar tantos en un vuelo de tres horas fue extraordinario”, calificó.

“Esto no tiene precedentes”, enfatizó.

Veinticinco elefantes de un grupo murieron recientemente en el país vecino Zimbabue. Se han enviado muestras de prueba a Reino Unido para su análisis.


¿Qué son las cianobacterias?

Algas verdiazules, vistas al microscopio.

Getty Images
Estas son las cianobacterias vistas con microscopio.
  • Las cianobacterias, también conocidas como algas verdiazules, se encuentran en todo el mundo, especialmente en aguas tranquilas y ricas en nutrientes.
  • Algunas especies de cianobacterias producen toxinas que afectan a animales y humanos.
  • Las personas pueden estar expuestas a toxinas cianobacterianas al beber o bañarse en agua contaminada.
  • Los síntomas incluyen irritación de la piel, dolores de estómago, vómitos, náuseas, diarrea, fiebre, dolor de garganta y de cabeza.
  • Los animales, las aves y los peces también pueden resultar envenenados por altos niveles de cianobacterias productoras de toxinas.

Fuente: OMS


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pYIf6wjvCOI

https://www.youtube.com/watch?v=0fHkEolNWFc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.