Durante 2016, el SAT condonó 5 mil 742 mdp a 38 grandes contribuyentes, revela Auditoría
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Durante 2016, el SAT condonó 5 mil 742 mdp a 38 grandes contribuyentes, revela Auditoría

En la revisión de la cuenta pública 2016, la ASF detectó que el SAT logró recuperar el 3.3% de adeudos históricos de una bolsa de 10, 913 millones de pesos; el 96.7% restante “no se materializaron como un ingreso para el Fisco Federal”.
Especial
Por Ernesto Aroche Aguilar
2 de noviembre, 2017
Comparte

Durante el 2016, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) dejó de ingresar a las arcas del gobierno 393 mil millones de pesos por concepto de pago de impuestos que fueron devueltos o condonados a grandes y pequeños contribuyentes, pero además por adeudos fiscales que no se pudieron cobrar, de acuerdo con la última revisión de la cuenta pública 2016 realizada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

De ese total, 257 mil millones corresponden a devoluciones que realizó el SAT a un grupo de 257 grandes contribuyentes, es decir instituciones financieras, sociedades y empresas que lograron ganancias anuales superiores a los mil 250 millones de pesos.

La ASF verificó el proceso que se siguió para la devolución específica de 104 mil millones de pesos a un grupo de 15 grandes contribuyentes, sin mencionar sus nombres, de los cuales obtuvieron en promedio, cada uno, de 6 mil 950 millones de pesos por concepto de devolución, sin que en el procedimiento la ASF haya encontrado irregularidades.

Aunque los montos anuales de devolución por parte del SAT a esos grandes contribuyentes vienen a la baja desde 2013, pues éstos disminuyeron 4.8% al pasar de 270 mil millones a 257 mil millones en 2016.

Pequeños contribuyentes beneficiados

Las devoluciones de impuestos por parte del SAT no sólo ha beneficiado a las grandes empresas, 119 mil millones de pesos fueron devueltos durante todo el 2016 al resto de los contribuyentes del país.

Esto significa que el 68.3% fue para los grandes contribuyentes y el 31.7% restante se repartió entre el resto de los contribuyentes que el SAT tienen registrados.

¿Y qué ocurrió con las condonaciones?

En el tema de las condonaciones, la ASF detectó que el SAT condonó impuestos por 5 mil 742 millones de pesos a grandes contribuyentes.

La ASF aclaró que de esa cantidad, el 57% fueron condonaciones totales, y para acceder al beneficio se debió pagar el 43% restante, aunque en los registros del SAT se reconoció al monto total como “condonación autorizada”.

La Auditoria también comprobó que ese beneficio se otorgó a un grupo de 38 empresas catalogadas como grandes contribuyentes, y tienen que ver con multas por adeudos no cubiertos o por adeudos inscritos en juicios mercantiles, es decir no fueron impuestos directos.

Pero además, señala la auditoria, el SAT cumplió con el procedimiento y con todo lo establecido en el marco normativo.

En su informe no aclaró quienes fueron las empresas beneficiadas por la condonación. Aunque un estudio presentado, el año pasado, por la organización Fundar reveló que el SAT no ha sido necesariamente el más eficiente para al cobro de adeudos fiscales a las empresas catalogadas como grandes contribuyentes.

En el informe Privilegios Fiscales se señaló que, entre 2006 y 2012, es decir en el sexenio de Felipe Calderón, el SAT no pudo cobrar a 15 contribuyentes sus adeudos por más de 46 mil millones de pesos. Esos contribuyentes se incorporaron a programas de condonación de sus adeudos; es decir, un apoyo que da el gobierno para que los contribuyentes regularicen su situación fiscal.

Leer El SAT perdona impuestos por 15 mil mdp a empresas, pero no detalla las condiciones.

Créditos incobrables

En la revisión a procesos y el trabajo del SAT, la ASF también encontró que la dependencia encargada de la recolección de impuestos ganó durante el 2016 juicios y procesos jurídicos contra contribuyentes por 10 mil 913 millones de pesos, pero sólo pudo cobrar 357 millones de pesos, es decir el 3.3%.

Pero además se trata de una cifra que viene a la baja en el sexenio, pues en 2013 el SAT ganó juicios por 22 mil 375 millones de pesos, y para 2016 la cifra sólo llegó a 10 mil 913. En 2013 se logró cobrar el 4.5%, y en 2016 solo el 3.3%.

El SAT explicó que esa disminución tiene que ver entre otras razones “al beneficios ofrecidos en las condonaciones masivas otorgadas que establecieron como requisito que los contribuyentes se desistieran de los juicios que hubieran promovido”, es decir, antes de seguir con el juicio mejor te condono el pago.

Entre las razones que el SAT esgrimió para tener un nivel tan bajo en el cobro de los montos ganados en juicios está el hecho de que los bienes que se embargan a los deudores no cubren la totalidad del adeudo, por lo que terminan por cancelar el adeudo por “insolvencia del contribuyente”.

Aunque la ASF también detectó que muchos de los casos tienen una antigüedad de varios años, de entre 9 y hasta 20 años, lo que dificulta aún más el cobro del adeudo.

Pues, a decir de la Auditoria esa “situación ha permitido que algunos contribuyentes, de manera intencional, establezcan estrategias mediante las que, paulatinamente, disminuyen sus operaciones comerciales y las trasladan a otras empresas, de tal forma que, cuando la autoridad fiscal, finalmente puede proceder a cobrar el crédito fiscal, no tengan operaciones ni bienes sobre los que se pueda realizar su cobro, prácticas que afectan al Fisco Federal, con efectos similares a la elusión o la evasión fiscal”.

Por ello, la ASF emitió una recomendación al SAT para que implemente acciones que le permitan mejorar la gestión del cobro de los juicios ganados y reduzca los tiempos de investigación para agilizar los pagos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Enmienda 25 o 'impeachment': ¿puede Trump ser destituido tras el violento asalto al Capitolio?

Demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente. Hay dos vías para hacerlo.
7 de enero, 2021
Comparte

Apenas faltan 13 días para que Donald Trump abandone oficialmente la Casa Blanca y arranque la legislatura del demócrata Joe Biden, cuya victoria electoral fue ratificada por el Congreso de Estados Unidos este jueves.

Pero tras el violento asalto al Capitolio por parte de seguidores de Trump, prolongado durante horas y que dejó cuatro muertos, los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes están pidiendo que se destituyan los poderes del presidente.

Escribieron una carta al vicepresidente Mike Pence en la que le urgían a actuar y sacar a Trump de la presidencia, alegando que había cometido un acto de insurrección y “buscaba socavar” la democracia.

Para destituir al presidente de Estados Unidos hay dos mecanismos: el llamado juicio político –impeachment– o la enmienda número 25 de la Constitución, aseguran expertos.

Sin embargo, ambas vías pueden resultar difíciles e improbables de aplicar dado el poco margen de tiempo que le queda a Trump al mando.

“Creo que la mejor salida es que Trump renuncie, que los de su propio partido lo presionen para que renuncie. Él no lo hará, pero debería”, aseguró el politólogo de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, entrevistado por BBC Mundo.

El vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

Getty Images
Tras los episodios violentos y el desalojo de los seguidores de Trump, el Congreso ratificó este jueves la victoria de Joe Biden en las pasadas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Tras los violentos acontecimientos del miércoles, Trump ha asegurado que la transición de poder se ejecutará de forma “ordenada”, pero que está en desacuerdo con el resultado de las elecciones presidenciales del pasado 3 de noviembre, las que califica como fraudulentas a pesar de que el Departamento de Justicia estadounidense lo haya descartado.

Pero, ¿en qué consisten las dos vías principales por las que Trump puede ser destituido antes del 20 de enero?

Enmienda 25

Dicha enmienda recogida por la Constitución permite la transferencia de poder desde la presidencia a la vicepresidencia ya sea de forma temporal o permanente.

Convierte al vicepresidente en presidente si este se muestra incapaz de continuar con sus responsabilidades, por ejemplo, si sufre una enfermedad física o mental.

Asaltantes del Congreso.

Getty Images
El asalto al Capitolio y la intervención de las fuerzas de seguridad han dejado al menos cuatro muertos.

La sección número 4 de dicha permite al vicepresidente y la mayoría del gabinete declarar al mandatario incapaz de desarrollar su deber en el cargo.

Para ello necesitarían firmar y remitir una carta a los presidentes de la Cámara de Representantes y el Senado y declarar al presidente como no apto para gobernar o incapaz de desempeñar sus poderes y deberes.

De ser así, el vicepresidente Mike Pence asumiría automáticamente el poder hasta el próximo 20 de enero, cuando empezaría el mandato de Biden.

El presidente tiene la oportunidad de ofrecer una respuesta por escrito, y si impugna el hallazgo, entonces le corresponde al Congreso decidir. Cualquier voto en el Senado y la Cámara de Representantes que ordene la destitución del presidente requiere una mayoría de dos tercios.

Mientras se resuelve el caso, el vicepresidente actuaría como presidente.

Recientemente, cuando Trump fue diagnosticado con COVID-19 el pasado octubre, también hubo discusiones sobre invocar la enmienda 25 ante las preocupaciones de que pudiera estar demasiado enfermo para gobernar el país.

La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy, con el objetivo de resolver las disputas de sucesión presidencial en caso de incapacidad.

Funeral de John F. Kennedy.

Getty Images
La enmienda 25 fue ratificada en 1967, cuatro años después del asesinato de John F. Kennedy.

Por este motivo, varios presidentes han usado esta enmienda, específicamente la sección 3, porque les permite transferir temporalmente el poder a la vicepresidencia.

En 2002 y 2007, el presidente George W. Bush puso a su vicepresidente a cargo al ser sedado durante colonoscopias rutinarias.

El presidente Ronald Reagan hizo lo mismo en 1985, mientras estuvo ingresado en el hospital por una cirugía por cáncer.

Hasta la fecha, ningún presidente ha sido destituido del cargo usando la enmienda 25.

Juicio político o ‘impeachment’

El juicio político, también conocido como impeachment, tiene lugar en el Congreso de EU con el objetivo de llevar a cabo una posible destitución del presidente.

La Constitución estadounidense establece que el presidente “debe ser destituido de su cargo si es acusado de y condenado por traición, soborno, u otros crímenes o delitos graves”.

Es un proceso político, más que penal.

Seguidores de Trump alrededor del Capitolio.

Getty Images
Seguidores de Trump se congregaron e irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos este miércoles, reclamando fraude en las pasadas elecciones presidenciales.

Este proceso tiene lugar en dos etapas.

Tendría que ser iniciado por la Cámara de Representantes y solo necesita una mayoría simple para ser activado.

Luego, el juicio se celebra en el Senado, donde se necesitan dos tercios de los votos para destituir al presidente, y este hito nunca se ha alcanzado en la historia de Estados Unidos.

“Es un proceso bastante largo, a menos que lo hagamos al estilo peruano, de vacar al presidente de la noche a la mañana. Es poco probable que eso pase”, explicó Levitsky a BBC Mundo.

Donald Trump ya ha sido cometido a un proceso de impeachment una vez, y ningún presidente lo fue dos veces durante su mandato.

En diciembre de 2019, la Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, aprobó dos artículos de impeachment tras acusar a Trump de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Los demócratas acusaron a Trump de retener US$391 millones en ayuda a Ucrania para presionar y forzar que el país europeo investigara al actual presidente electo, Joe Biden, y a su hijo.

En febrero de 2020, el Senado, de mayoría republicana, votó a favor de absolver a Donald Trump en el juicio político por dicho escándalo.

Si el presidente Trump fuera destituido a través de un juicio político, el vicepresidente Pence se haría cargo de la Oficina Oval.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=l2QCDx-bbAc&feature=emb_logo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.