El SAT investiga a nueve empresas que recibieron mil 130 mdp en La estafa maestra
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

El SAT investiga a nueve empresas que recibieron mil 130 mdp en La estafa maestra

Las empresas recibieron recursos públicos y no cumplieron con los servicios para los que fueron contratadas, entre ellos entregar despensas para la Cruzada contra el Hambre.
Cuartoscuro Archivo
Por Nayeli Roldán y Manu Ureste
15 de noviembre, 2017
Comparte

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) investiga a nueve empresas que desviaron mil 130 millones de pesos de la Sedesol, Pemex, Banobras y la SEP a través del esquema de fraude documentado en La estafa maestra. 

Desde el 16 de octubre, el SAT señaló como “presunta fantasma” a las nueve empresas debido a que, hasta el momento, no han podido comprobar que tengan capital, infraestructura y personal que sustente las operaciones financieras que han hecho.

Sólo estas empresas recibieron en total mil 130 millones de pesos sin cumplir los servicios para los que supuestamente fueron contratadas, como entregar despensas e insumos para la Cruzada Nacional contra el Hambre, digitalizar cédulas profesionales, servicios informáticos y trabajos en plataformas petroleras entre 2013 y 2014.

La estafa maestra, la investigación de Animal Político y Mexicanos contra la Corrupción, reveló que 11 dependencias del gobierno Federal desviaron 7 mil 670 millones de pesos a través de convenios con ocho universidades públicas que a su vez contrataron a 186 empresas para supuestamente cumplir con los servicios. Sin embargo, 128 compañías son ilegales y no debían recibir contratos ni recursos públicos.

De las 128 empresas ilegales, 11 ya habían sido declaradas como fantasma por el SAT e investigaba otras nueve por presuntas irregularidades. Ahora se suman nueve más que no estaban en la mira de la autoridad fiscal.

Como parte de la investigación sobre la legalidad de las compañías, el SAT las puede ubicar como presunta fantasma, definitiva o revocada, por presuntamente violar 69-B del Código Fiscal Federal que se refiere a hacer operaciones fiscales sin que la ampare el capital o la infraestructura.

Cuando la autoridad fiscal comprueba irregularidades, las empresas son señaladas “presunta” fantasma; en este caso, tiene derecho a demostrar su legalidad en los siguientes 30 días hábiles. De subsanar sus fallas, se considera “revocada” y cuando se comprueba que incumple con las normas se confirman como “definitivas” fantasma.

Sedesol, el fraude a los más pobres 

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) desvió 2 mil 224 millones de pesos que estaban destinados a la Cruzada Nacional contra el Hambre, la principal estrategia del presidente Enrique Peña Nieto para combatir la pobreza en el país.

La dependencia, entonces a cargo de Rosario Robles, hizo convenios con la Universidad Autónoma del Estado de México y con la Autónoma del Estado de Morelos para cumplir con diversos servicios, pero no lo hicieron. Por ello, la Auditoría Superior de la Federación las denunció penalmente ante la Procuraduría General de la República.

Leer >> La estafa maestra: corresponde a PGR indagar el desvío millonario

Ambas universidades contrataron a 11 empresas y estas entregaron el dinero a una misma compañía: ESGER, Servicios y Construcciones, S. A. de C. V., que sin firmar un solo contrato, recibió 683 millones de pesos de recursos públicos entre 2013 y 2014.

La Auditoría Superior de la Federación reportó este esquema de desvío en la Cuenta Pública de esos años y señaló a la empresa para que fuera investigada por el SAT, pero no ocurrió, ni siquiera porque en la declaración anual de impuestos, la compañía no reportó la totalidad de los recursos que había recibido.

Esta empresa, por primera vez aparece en la lista del SAT como “presunta” fantasma. Es decir, ya es investigada por la sospecha de violar el artículo 69-B del Código Fiscal Federal.

Como parte de la investigación periodística, se visitó la sede de esta compañía en tres ocasiones entre mayo y junio pasado, y en ninguna se localizó a los accionistas, el representante legal ni a más empleados que supuestos recepcionistas.

En cada ocasión hubo empleados distintos que reconocían que la empresa operaba en esa sede y al mismo tiempo era el despacho Casas, dedicado a la contabilidad.

El pasado viernes 10 de noviembre, Animal Político acudió nuevamente. Una recepcionista que supuestamente era nueva en el cargo negó que ESGER estuviera ahí y aseguró que sólo operaba el despacho de contadores.

De acuerdo con el acta constitutiva, la empresa fue creada en febrero de 2011 y supuestamente se dedica a “hacer gerencia de proyecto y construcción”, sobre todo para obras industriales farmacéuticas, comerciales, edificios corporativos, desarrollos turísticos e inmobiliarios”.

Los accionistas son Esteban Cervantes, un supuesto empresario que tenía 25 años cuando constituyó la empresa y Gerardo Casas, corredor público. Aunque también se visitó las direcciones de ambos nunca fueron localizados.

El dinero que terminó en esta empresa estaba destinado a la compra y distribución de equipo y material de apoyo para promotores que trabajarían en los 400 municipios más pobres, focalizados por la Cruzada Nacional contra el Hambre, la realización del concierto Compartamos la música, erradiquemos el hambre; la compra y reparto de medio millón de despensas y la organización de un encuentro para organizaciones de la sociedad civil.

También recibió recursos del servicio para la evaluación y organización de actividades del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), enfocado a realizar servicios apremiantes en los municipios más marginados del país.

Advanced Computer Knowledge, S. A. de C. V., dedicada a la “fabricación de equipos de computación”, fue una de las contratadas por la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, durante la administración de Alejandro Vera, para comprar y distribuir productos como botas, vasos, playeras, gorras, balones a los promotores de la Cruzada Nacional contra el Hambre. Ganó 30 millones y transfirió 20 millones de pesos a ESGER.

Ésta, también fue incluida por el SAT como “presunta” empresa fantasma en octubre pasado. Su supuesta sede está en la calle Liverpool, en la Zona Rosa de la Ciudad de México, la misma dirección que la empresa Dumago Systems Solutions, S. A. de C. V., que también fue contratada por la Universidad morelense y también desvió dinero, pero ésta no es investigada por la autoridad fiscal.

Pemex: 341 millones a cuatro empresas investigadas como fantasma

En el caso de Pemex Exploración y Producción (Pemex-PEP), cuatro compañías que fueron incluidas en la lista del SAT como presuntas ‘fantasma’, recibieron 341 millones de pesos en contratos.

Una de las compañías es MC Tecnologies SA de CV. A través de la Universidad Autónoma del Carmen (Unacar), esta empresa ganó 86 millones de pesos en dos contratos con Pemex-PEP en 2012.

MC Tecnologies ganó los contratos hasta un año antes de que Pemex-PEP contratara a la universidad para la realización de los servicios. Esto es, el convenio entre Unacar y Pemex-PEP está firmado en junio de 2013. Y para justificar que cumplió con los servicios de ese convenio, la universidad presentó dos contratos con MC Tecnologies que datan de junio… pero de 2012. O sea, fue subcontratada para dar servicios a Pemex-PEP un año antes de que la propia Pemex-PEP supiera que necesitaba esos servicios.

Además, esta compañía –que no tenía experiencia previa con Pemex- recibió contratos millonarios dos años después de que su socio fundador, Benito Javier Criollo Herrada, dejara la petrolera tras 20 años de trabajar como gerente en el área de Perforación-división Norte.

En el acta constitutiva de MC Tecnologies también figura como comisaria Candy Guadalupe Pérez Pérez, quien no solo es empresaria, sino también –y al mismo tiempo- funcionaria de Pemex-PEP en el área de supervisión de contratos.

Animal Político y Mexicanos contra la corrupción visitaron el domicilio de MC Tecnologies, en Villahermosa, Tabasco. Pero el accionista Benito Javier Criollo no respondió a la solicitud de entrevista.

Holmal Construcciones SA de CV también fue subcontratada por la Unacar para dar servicios a Pemex-PEP por 13 millones 264 mil pesos. Sin embargo, esta empresa no tenía la capacidad ni el personal necesarios para dar servicios a la petrolera. Por lo que, a su vez, desvió 10 millones 953 mil pesos a otras dos empresas, que tampoco tenían la capacidad para dar los servicios.

En cuanto a Tecnologías Óptimas del Sur, ganó un contrato por 167 millones de pesos a través de la Universidad Autónoma de Tabasco. Sin embargo, no tenía la capacidad, el personal ni la infraestructura para dar los servicios, y desvió el dinero a otras seis compañías.

La dirección de Tecnologías Óptimas también fue visitada en Villahermosa, pero personal de seguridad del inmueble donde se encontraba señalaron que fue desmantelada sin dejar rastro. Los socios tampoco fueron localizados en los domicilios reportados, en colonias pobres de Villahermosa.

Mientras que Sociedad de Ingeniería Petrolera de México obtuvo, a través de la Universidad Politécnica del Golfo, un contrato para dar servicios a Pemex por 73 millones 839 mil pesos. Pero de nuevo, la empresa no tenía la capacidad y desvió el dinero entre otras dos compañías. De hecho, antes de ser incluida en la lista de supuestas empresas fantasma, ya en junio de este año el SAT incluyó a esta empresa en la lista de sociedades “no localizadas”.

Banobras y SEP, con empresas ilegales 

El SAT también señaló como presuntas fantasma a las empresas Tecmasat Digitalización, S. A. de C. V. e Impactel S. A. de C. V. que recibieron 28 millones de pesos y 36 millones de pesos, respectivamente, provenientes de la Secretaría de Educación Pública (SEP) para digitalizar documentos del acervo histórico y cédulas profesionales.

Impactel forma parte de un grupo de siete empresas que fueron contratadas por la Universidad Autónoma del Estado de México por un convenio de 192 millones de pesos que le otorgó la SEP para digitalizar el archivo de cédulas profesionales, que serviría para crear un sistema público en línea, pero nunca se concretó.

La UAEM la contrató en 2013 pese a que desde un año antes era investigada por la PGR por el presunto desvío de recursos de CONACULTA por un servicio que no cumplió. Pese a esto, el SAT tampoco la había investigado como presunta fantasma.

El abogado representante de las empresas que participaron en este contrato, Jorge de los Ríos, otorgó una entrevista previa a la publicación del reportaje y defendió la legalidad de las compañías, aunque nunca entregó la documentación que así lo acreditara. Sin pruebas, aseguró que los servicios se habían cumplido y la Auditoría se había equivocado al señalar irregularidades.

El Banco Nacional de Obras (Banobras), entonces dirigido por el actual gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo, entregó 491 millones de pesos al Fondo de Fomento y Desarrollo de la Investigación Científica y Tecnológica FONDICT-UAEM para hacer supuestos servicios informáticos que según la Auditoría no se cumplieron.

El FONDICT entregó el dinero a una veintena de empresas, pero el SAT sólo incluyó una como presunta fantasma: Zetting Technologies, S. A. de C. V., que recibió 10 millones 797 mil pesos para la “administración de Personal, diseño de la arquitectura de sistemas de cómputo y para la metodología de administración de proyectos para la definición de requerimientos”, en 2013.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La matanza de Tlatelolco: qué pasó el 2 de octubre de 1968 en México

Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.
2 de octubre, 2020
Comparte

La historia que derivó en una masacre empezó con una pelea de estudiantes en el centro de Ciudad de México.

El grupo antimotines de la policía capitalina, conocido como Cuerpo de Granaderos, intervino para calmar la riña. Pero lo hizo de manera brutal.

Golpeó a decenas de estudiantes y testigos de la pelea. Persiguió a los jóvenes hasta las escuelas donde buscaron refugio y también allí agredió a alumnos y profesores que impartían clase.

Era el 23 de julio de 1968. En esa época la policía mexicana tenía fama de cometer abusos, pero la agresión a los estudiantes fue excesiva.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) organizaron una marcha contra la violencia policial.

Pero la caminata, a la que se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, fue reprimida por los granaderos.

A partir de ese momento empezó un movimiento estudiantil que en pocas semanas creció rápidamente. La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

Las autoridades reportaron autobuses quemados y el estallido de artefactos explosivos. Decenas de jóvenes fueron detenidos y en el Zócalo, la plaza central del país, se desplegaron tanquetas y decenas de militares.

Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

Colección Justina Lori
Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN, pero no logró contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

El rector de la Universidad Nacional, Javier Barros Sierra, renunció en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.

El movimiento sólo fue contenido hasta la tarde del 2 de octubre. Ese día se había convocado una nueva marcha de protesta que partiría de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Cientos de soldados rodearon el sitio. Cuando los estudiantes anunciaban que se cancelaba la caminata para evitar violencia, inició una balacera contra la multitud.

Cincuenta años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos. Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas.

Pero el ataque se convirtió en un parteaguas en la historia del país. Desde el 2 de octubre de 1968 México fue otro, social y políticamente distinto al del día anterior.

La década anterior

Plaza de las tres culturas

Getty Images
La masacre tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México

Esta es la historia que se recuerda cada año durante el aniversario de la masacre.

Pero se habla poco del entorno social y político que había en el país por esos años, que motivó el acelerado crecimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Un momento que explica también la fuerte reacción del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Desde los años 50 y en la siguiente década, en el país se registró una serie de movimiento de médicos, ferrocarrileros, electricistas, campesinos y estudiantes.

En todos los casos, las protestas fueron disueltas por policías y militares.

Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como "alegre, creativo".

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como “alegre, creativo”.

Las movilizaciones estudiantiles de 1968 fueron consecuencia de ese largo proceso, explica Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH.

“El movimiento de 68 no se comprendería si no se considera que en esa época existía un régimen autoritario y represivo”, le dice a BBC Mundo.

“Sobre todo en los años 60 hubo una sucesión de intervenciones militares en las universidades, que fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”.

Ese 1956, por ejemplo, los estudiantes del IPN protagonizaron una huelga que terminó con la ocupación militar de sus instalaciones. La vigilancia de los soldados permaneció durante un año.

Otro caso fue la huelga de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también disuelta por el Ejército.

Tlateloco

Colección Justina Lori
El rector de la UNAM en 1968, Javier Barrios Sierra.

Dos años más tarde, hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras en demanda de mejor salario. A las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

Esos acontecimientos estaban muy presentes en el ánimo de los estudiantes en 1968, recuerda Rolando Cordera quien fue consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

Tlateloco

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

“En algunos que se convirtieron en dirigentes de la movilización existía algún tipo de memoria”, le dice a BBC Mundo.

“Antes de nosotros hubo otros mexicanos que habían reclamado más o menos lo mismo: cumplimiento de la ley, respeto a los derechos y la Constitución”.

“Vivíamos un mar de estímulos”

Pero el enojo por las intervenciones militares y la decisión de las autoridades para disolver las protestas son una parte de la historia tras el movimiento de 1968.

Ese año en Europa ocurrió una serie de protestas estudiantiles, sobre todo en Francia. Un elemento que influyó en México, pero su impacto fue menor a lo que sucedía en Estados Unidos, recuerda Guevara Niebla.

En ese país había una intensa oleada de protestas contra la guerra en Vietnam, la lucha por los derechos civiles de algunas minorías así como un creciente proceso de liberalización sexual y feminismo.

“Coincidieron muchos factores”, recuerda el fundador del CNH. “A través de la televisión sabíamos lo que ocurría en Estados Unidos y con los jóvenes de Francia”.

Manifestación de estudiantes en julio de 1968.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
“Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, dijo Rolando Cordera.

“Los estudiantes de México vivíamos en un mar de estímulos que jugaron un papel decisivo para explicar la revuelta estudiantil”.

Rolando Cordera recuerda. “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”.

“En el caso nuestro era un orden muy autoritario, que no respetaba las movilizaciones de reclamo social”.

Con tal escenario el movimiento estudiantil creció en poco tiempo. A las primeras manifestaciones, en julio de ese año, acudieron cientos de jóvenes.

Al paso de los meses aumentó el número de asistentes. En la llamada Marcha del Silencio, el 13 de septiembre, participaron más de 150.000 personas.

Tlatelolco

Getty Images
La matanza fue un parteaguas en la historia de México.

No todos eran estudiantes. El movimiento logró el respaldo de sindicatos, grupos de vecinos y hasta amas de casa. Las protestas se extendieron por varias ciudades del país.

Las demandas del CNH también cambiaron. Al inicio era la disolución del cuerpo de granaderos, eliminar de las leyes el delito de disolución social y castigo a los responsables de agredir estudiantes.

Luego el pliego petitorio incluyó la liberación de todos los presos políticos, y un diálogo público y abierto del Consejo Nacional con el gobierno federal.

Juegos Olímpicos

Más allá de la creciente inconformidad, ¿por qué ocurrió la masacre en Tlatelolco?

Hubo varios elementos, coinciden algunos historiadores. Ese 1968 México era sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, programada para empezar el 12 de octubre de ese año.

Semanas antes del evento llegaron periodistas enviados por medios internacionales. Además sería la primera vez que los Juegos Olímpicos se transmitirían por satélite a todo el mundo.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.

Para ese momento, las protestas estudiantiles eran más intensas. Muchos periodistas empezaron a cubrir las movilizaciones.

No era la imagen de país que pretendía enviar el gobierno de Díaz Ordaz. Además, el presidente estaba convencido que los estudiantes formaban parte de una especie de conjura comunista en contra de los juegos.

La decisión fue enviar un mensaje contundente para terminar con la rebeldía de varios años, señala Guevara Niebla.

“Después de 1968, Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza”, recuerda.

“Lo que se quería era destruir de un solo golpe el movimiento estudiantil para dar paso a las Olimpiadas. La represión tuvo lugar diez días antes de que empezaran, estaban obligados a sofocar las protestas, pero lo hicieron de una manera brutal”.

Soldados en la UNAM.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
La represión fue brutal.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.