Esta nueva versión de Scrabble te hará pensar en las palabras más sucias de tu vocabulario
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Esta nueva versión de Scrabble te hará pensar en las palabras más sucias de tu vocabulario

El "Dirty Scrabble"o "Scrabble sucio" atrae a una veintena de londinenses, jóvenes y no tan jóvenes, a un cómodo salón privado de un pub del barrio de Hammersmith.
AFP
Por AFP
17 de noviembre, 2017
Comparte

Una palabra triple: cunnilingus. En Londres, alguien tuvo la idea de reinventar las reglas del venerable juego de componer palabras del Scrabble para dar un toque picante y erótico a las veladas de citas rápidas.

La velada lleva el nombre de “Dirty Scrabble”, “Scrabble sucio”, y atrae a una veintena de londinenses, jóvenes y no tan jóvenes, a un cómodo salón privado de un pub del barrio de Hammersmith, en una noche desapacible de otoño.

Música sugerente, luces ténues, velas, cócteles…. La noche tiene todos los ingredientes para que estos solteros se conozcan y vayan más allá si hay afinidad.

Fue Jordi Sinclair, un joven empresario especializado en la organización de veladas lúdicas, quien tuvo la idea de mezclar citas rápidas (“speed dating”) y un Scrabbleespecial.

Palabras que rompen barreras

“El Scrabble está bien, pero para conocer a gente es un poco demasiado intelectual”, explicó a la AFP este treintañero, que vestía camiseta negra y pantalón vaquero desgarrado.

Efectivamente, el Scrabble es un juego de paciencia que requiere concentración y se ajusta mal al ritmo desenfrenado y la tensión de esos encuentros cronometrados propios de las citas rápidas organizadas.

Para acomodarse a ellas, los organizadores cambiaron las reglas del juego: en el Dirty Scrabble no se cuentan los puntos, hay 11 letras en vez de 7 y pueden tomarse licencias con la ortografía.

Pero sobre todo, insistió Jordi Sinclair, hay que encontrar las palabras “más sexys posibles”, sin censura, restricción o tabúes. “Es más fácil hablar de sexo cuando lo tienes escrito delante de las narices”, añadió.

Sentados alrededor de una mesa de Scrabble, de dos en dos, los solteros tienen siete minutos para jugar y discutir antes de pasar a la mesa siguiente. Las palabras compuestas en los tableros reflejaban el desacomplejamiento.

De “hung” (“bien dotado”) a “heat” (“calor”), pasando por “boobs” (“pechos”) o “Dogy” (“la posición del perro”).

“Hay palabras gruesas”, bromeó Neil Shah, uno de los participantes, vestido aquella noche con un sueter rosa y una camisa blanca.

“Es divertido. Después de todo, la gente está relajada y usar un lenguaje ridículo rompe las barreras, te ríes y estás menos incómodo”.

Mejor que una aplicación

Tamara Jacobs rechaza los contactos virtuales y las aplicaciones y prefiere los encuentros de carne y hueso.

“No tengo tiempo de sentarme a hojear un catálogo de tipos (en internet) para decidir con quien valdría la pena conversar”, explicó esta mujer morena de 34 años, con un vestido de flores escotado.

En su tablero de Scrabble, un participante compuso la palabra “gozar”. “Uau, ¡empezamos fuerte!”, exclamó ella entre risas.

Si no hay afinidad entre los dos solteros, el Scrabble permite evitar los silencios pesados.

Al final de la velada, los participantes comunicaron en secreto a Jordi Sinclair a quién les gustaría seguir viendo, con la esperanza de hallar la media naranja.

Porque, al igual que ocurre en otras grandes ciudades, Londres cultiva la paradoja de ser un lugar difícil para hallar pareja pese a estar habitada por millones de personas.

Sin conocer los resultados de la velada, los participantes fueron abandonando el bar. Quizás el Dirty Scrabble les dio ideas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué es el "criptoinvierno" y por qué el bitcoin ha perdido la mitad de su valor en 6 meses

En medio de la subida de tasas de interés en Estados Unidos y las caídas de Wall Street, el mercado de las criptomonedas se está enfriando. Como si fuera poco, la guerra en Ucrania suma aún más incertidumbre.
10 de mayo, 2022
Comparte

Cuando las cosas van bien, en la jerga financiera se dice que los inversores están con “apetito de riesgo”.

Pero cuando la economía global está pasando por un momento difícil, como ahora, los grandes capitales prefieren refugiarse en inversiones más seguras.

Pues bien, en la actualidad los comensales no tienen ganas de probar platos exóticos y le están pidiendo al camarero que lleve a la mesa un menú más tradicional.

Como no hay apetito de riesgo, las criptomonedas son las primeras en perder su valor porque no es estable, lo que se conoce como una alta volatilidad.

Cada vez son más los expertos que advierten sobre la posibilidad de que el mundo esté a las puertas de un “criptoinvierno”, un concepto utilizado entre inversores para referirse a una baja sostenida en el precio de las monedas digitales.

Desde el inicio de este año muchos venían advirtiendo sobre la llegada de nubes negras en el horizonte.

Uno de ellos, David Marcus, emprendedor estadounidense exjefe del sector de criptomonedas en Facebook y expresidente de Paypal, daba señales en enero de que el frío había llegado.

“Es durante los criptoinviernos que los mejores empresarios construyen las mejores empresas”, dijo Marcus.

Este lunes el bitcoin, la más grande de las criptomonedas por su valor de mercado, encendió la alerta al sufrir una fuerte caída que lo llevó a acumular una pérdida de la mitad de su valor en los últimos seis meses.

Desde el máximo histórico cercano a los US$68.000 por bitcoin en noviembre, se desplomó a US$33.000.

La caída de la principal divisa electrónica arrastró al resto del mercado de criptomonedas que en este medio año negro ha perdido en su conjunto alrededor de US$1.000 millones.

¿Por qué se desplomó el bitcoin?

“Las criptomonedas son un activo de alto riesgo por mucho que haya personas que esperan que en el largo plazo suba el precio y sea un activo de refugio”, comenta José Francisco López, director de contenidos de Economipedia.

Cuando las bolsas caen, le dice a BBC Mundo, “los inversores prefieren quitarse de encima los activos más volátiles”.

Negocio de bitcoin en Turquía

Getty Images

En Wall Street las acciones de las empresas tecnológicas agrupadas en el índice Nasdaq han bajado, “siguiendo una correlación con la caída del bitcoin”, explica Diego Mora, analista senior de la consultora XTB.

Eso ocurre porque tanto las divisas digitales como las acciones de las empresas tecnológicas le han servido a los inversores “para buscar dinero fácil”.

Pero desde que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, por sus siglas en inglés) comenzó a subir las tasas de interés, hay un mayor interés de los inversores por buscar activos más seguros, como por ejemplo, los bonos del Tesoro o el dólar.

“En estas circunstancias la gente vende sus activos más riesgosos”, explica Mora.

Más aún, cuando las perspectivas apuntan a que las tasas de interés seguirán subiendo en distintas partes del mundo para controlar la inflación.

A la subida de tipos de interés (que la semana pasada incluyó a grandes economías como Reino Unidos, Estados Unidos y Canadá), se suman otros factores que ayudan a aumentar la incertidumbre sobre el rumbo de la economía, como los confinamientos en Shanghái por el covid-19 y la tensión geopolítica por la guerra en Ucrania.

¿De dónde viene el concepto de criptoinvierno?

Cuando se enfría el precio de las criptomonedas y cae de manera sostenida durante varios meses, los expertos hablan de un criptoinvierno.

El concepto hace referencia a lo que ocurrió en 2018, cuando el bitcoin cayó hasta un 80% desde los máximos históricos.

Bitcoin y dólar

Getty Images

El desplome sembró el pánico en el mercado de criptomonedas y provocó que la gran mayoría de las divisas digitales cayeran en picada al unísono.

No fue hasta mediados de 2019 que los criptomercados mostraron signos de recuperación, impulsados por una inversión récord por parte de instituciones tradicionales, como los bancos y los grandes fondos de inversión.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C-3aYnhF6Io

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.