Lo que se sabe del responsable del tiroteo en una iglesia en Texas, que dejó 26 muertos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Lo que se sabe del responsable del tiroteo en una iglesia en Texas, que dejó 26 muertos

La policía lo identificó solamente como "un hombre blanco y joven", pero varios medios estadounidenses lo nombraron como Devin Patrick Kelley, de 26 años.
AFP
Por BBC Mundo
6 de noviembre, 2017
Comparte

Poco a poco comienzan a conocerse algunos datos del hombre que llevó a cabo un tiroteo en una iglesia en la localidad de Sutherland Springs, en Estados Unidos.

El ataque, que ocurrió en la Primera Iglesia Bautista, a 45 kilómetros de la ciudad de San Antonio, dejó 26 personas muertas y más de 20 heridas, según confirmó el gobernador del estado de Texas, Greg Abbott.

Según las autoridades el atacante usó un rifle de asalto Ruger AR-15, vestía de negro y llevaba puesto un chaleco antibalas.

Se dijo que uno de los asistentes en el templo, que estaba armado, le disparó y lo hirió. El atacante escapó en su vehículo y se estrelló unos cuantos kilómetros más adelante.

Sutherland Springs
El ataque ocurrió en una iglesia en la localidad de Sutherland Springs, cerca de San Antonio, Texas.

Posteriormente fue encontrado muerto dentro del vehículo, donde había más armas, pero no se sabe si fue abatido o si se suicidó.

“Blanco y joven”

La policía lo identificó solamente como “un hombre blanco y joven”, pero varios medios estadounidenses lo nombraron como Devin Patrick Kelley, de 26 años.

Kelley fue miembro de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Desde 2010 sirvió en el departamento de preparación logística en la Base de la Fuerza Aérea Holloman, en Nuevo México.

Dos años después fue juzgado en una corte marcial por agredir a su esposa y a su hijo, y sentenciado a un año en prisión militar. En 2014 fue expulsado de las Fueras Armadas por “mala conducta”

Sutherland Springs
El ataque en Sutherland Springs surge un mes después de que un hombre armado mató a 58 personas en un concierto en Las Vegas.

No se sabe qué fue lo que motivó el ataque ni cómo adquirió el arma utilizada.

La cadena CNN dijo que el hombre omitió mencionar que tenía antecedentes penales cuando compró el rifle en una tienda.

“No creemos que tuviera alguna conexión con esta iglesia”, dijo el alguacil del condado de Wilson, Joe Tackitt, a CNN. Otros medios reportaron que tenía vínculos con la iglesia a través de algunos miembros de su familia.

Según fuentes policiales anónimas citadas por el diario The New York Times, Kelley vivía en la casa de sus padres en New Braunfels, 56 kilómetros al norte de Sutherland Springs.

Su página de Facebook fue eliminada tras el incidente, pero en su foto de perfil se lo podía ver con dos niños. También aparecía una foto de un rifle de asalto y una cita de Mark Twain: “No temo la muerte. He estado muerto por millones y millones de años antes de nacer y no he sufrido ningún inconveniente por ello”.

Su perfil en la red LinkedIn sigue visible. Allí menciona que le interesan el bienestar animal, las artes y la cultura, los niños y los derechos civiles. Y se describe a sí mismo como una “persona dedicada que trabaja duro”.

El hecho surge un mes después de que un hombre armado mató a 58 personas en un concierto en Las Vegas, en el ataque más letal en la historia de Estados Unidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Siboney Flores

‘¡Vean cuántas estamos hartas y violentadas!’: testimonios de mujeres (enojadas) este 8M

Mujeres de todas las edades tomaron las calles y las plazas para visibilizar la lucha feminista y exigir justicia para las víctimas de feminicidios, desapariciones y violencia machista.
Siboney Flores
Por Andrea Vega, Siboney Flores y Erendira Aquino
9 de marzo, 2021
Comparte

“Nos piden una lucha pacífica, nos piden que no hagamos tanto ruido. Pero si no hacemos ruido, no vemos resultados. Esto (las marchas y las protestas) hacen que nos vean a todas, que vean cuántas estamos hartas, a cuantas nos han acosado, nos han violentado”, dice Eri, una de las participantes en la marcha de este 8 de marzo, en la Ciudad de México. 

Una vez más, las manifestantes salieron a gritar que están hartas de tener miedo, de perder amigas y familiares sin que se haga justicia.

Fue una caminata y una protesta con ese doble sentimiento. Están enojadas por la inacción de las autoridades para evitar que las mujeres sufran violencia, y  por la decisión de levantar vallas metálicas, a los que llaman “muros de paz”, para impedir que pinten o dañen los monumentos. 

“Ojalá así como los cuidan nos cuidaran a nosotras”, se oyó gritar varias veces a las manifestantes cuando se topaban con las estatuas de hombres ilustres amuralladas. 

El enojo es también por la ausencia. “Estoy aquí por las que ya no pueden estar”, decían muchas pancartas. Y ahí, en Jalisco estaba por ejemplo Mayra, pintando en el asfalto el nombre de Wendy y después un signo de pregunta. ¿Dónde está Wendy? 

“Ella iba sola en su carro, sin más y desapareció, no le pueden decir que iba tomada, con hombres o cualquier otra cosa, iba sola, en su carro y ya no se sabe nada de ella. Nada.” 

También estaban en la manifestación de Jalisco las amigas y conocidas de Yahaira, una joven de 23 años que desapareció el pasado 28 de febrero, en la colonia Oblatos de Guadalajara. Las jóvenes se dedicaron a repartir volantes con su rostro y a pedir ayuda para exigir justicia. 

Protesta con cartel por Yahaira, joven desaparecida

Protesta con cartel por Yahaira, joven desaparecida

Ese enojo general se mezcla con una sensación de gozo por ver que ni la amenaza de represión ni la emergencia sanitaria por el COVID-19 han evitado que más mujeres tomen la calle, algunas de ellas muy jóvenes, casi niñas. 

Es el caso de Andrea. Ella tiene 17 años y vive en Ecatepec, en el Estado de México. Participa en la protesta que se organizó en ese municipio por empatía, pero también porque ya no quiere tener miedo. 

“Una amiga que está muy metida en los temas de violencia de género me ha explicado como está la situación de que no hay justicia. Ella ha perdido amigas y yo me pongo en los zapatos de ella y de las familias y por eso estoy aquí. Además, he tenido que cambiar mi rutina. Juego futbol y ya no voy a partidos que sean tarde porque me da miedo. Salgo y mi mamá se queda angustiada. No quiero que ella viva así ni yo tampoco”, dice. 

En Jalisco, Valentina, una niña de siete años salió a marchar junto a su madre para pedir a las autoridades “ya no desaparezcan más niñas”. Lo mismo que Fátima, de 16 años, quien decidió marchar porque está harta de “salir a la calle y salir con miedo, y de que aunque salga en pijama, para ir a la tienda me dicen cosas, estoy cansada”

Karla, otra participante en la manifestación en la Ciudad de México, dice que ese es uno de los cambios que a ella le alegran de la lucha feminista. “Se están integrando las generaciones nuevas, esto es algo tan grande que ya vemos a generaciones más pequeñas tomando conciencia”. 

Aunque en general, dice, esa mayor conciencia ha permeado en todas las edades. “Hemos tenido avances, como la Ley Olimpia, y sí ha permeado más la conciencia de que realmente existe la violencia contra la mujer, que no es un invento de nosotras. Ya hay muchas mujeres que están tratando de construirse, de cambiar en ciertos pensamientos y las vemos que se van integrando más”.

María y Beatriz, de Ciudad de México, coinciden en esa transformación que va sumando mujeres a la lucha y gente convencida de que se tiene que hacer algo. “Hemos tenido más trascendencia, nos hemos vuelto más visibles, creo que si no nos visibilizamos, no nos van a voltear a ver, considero que del 2015 a la fecha hemos tenido una gran ola y eso ya se ve en este tipo de acciones”, opina María.  

Para Beatriz lo que ha cambiado es el empoderamiento para hablar de muchas situaciones de violencia y abuso que las mujeres viven. Pero lamenta que la situación del día a día en ese aspecto no esté mejorando. “Se han aprobado leyes, pero no creo que haya cambiado (la realidad), hay muchas mujeres pidiendo justicia y el gobierno sigue sin hacer nada”. 

Karla, del Estado de México, dice que en realidad el gobierno no ha entendido nada. “Acá en Ecatepec, el gobierno no sacó a la policía este 8 de marzo y está bien, pero ponen sus vallas, sus muros, eso demuestra que no entienden nada, solo repiten palabras y dejan que todo pase”. 

Karla, que vive en Naucalpan, Estado de México, dice que ella salía a marchar cada 8M pero a la capital del país. “Me vine ahora para acá para apoyar aquí. El Estado de México es una de las entidades con más feminicidios y más desapariciones de mujeres. Afortunadamente ya aquí en la periferia también vemos creciendo al movimiento feminista, eso muestra que no se está centralizando, que ya se está extiendo la lucha”. 

Una lucha que, en efecto, cada 8 de marzo convoca a más mujeres, cada vez más jóvenes, a levantar la voz para que pare la violencia feminicida y se haga justicia a las víctimas y sus familias. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.