Lo que se sabe del responsable del tiroteo en una iglesia en Texas, que dejó 26 muertos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Lo que se sabe del responsable del tiroteo en una iglesia en Texas, que dejó 26 muertos

La policía lo identificó solamente como "un hombre blanco y joven", pero varios medios estadounidenses lo nombraron como Devin Patrick Kelley, de 26 años.
AFP
Por BBC Mundo
6 de noviembre, 2017
Comparte

Poco a poco comienzan a conocerse algunos datos del hombre que llevó a cabo un tiroteo en una iglesia en la localidad de Sutherland Springs, en Estados Unidos.

El ataque, que ocurrió en la Primera Iglesia Bautista, a 45 kilómetros de la ciudad de San Antonio, dejó 26 personas muertas y más de 20 heridas, según confirmó el gobernador del estado de Texas, Greg Abbott.

Según las autoridades el atacante usó un rifle de asalto Ruger AR-15, vestía de negro y llevaba puesto un chaleco antibalas.

Se dijo que uno de los asistentes en el templo, que estaba armado, le disparó y lo hirió. El atacante escapó en su vehículo y se estrelló unos cuantos kilómetros más adelante.

Sutherland Springs
El ataque ocurrió en una iglesia en la localidad de Sutherland Springs, cerca de San Antonio, Texas.

Posteriormente fue encontrado muerto dentro del vehículo, donde había más armas, pero no se sabe si fue abatido o si se suicidó.

“Blanco y joven”

La policía lo identificó solamente como “un hombre blanco y joven”, pero varios medios estadounidenses lo nombraron como Devin Patrick Kelley, de 26 años.

Kelley fue miembro de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Desde 2010 sirvió en el departamento de preparación logística en la Base de la Fuerza Aérea Holloman, en Nuevo México.

Dos años después fue juzgado en una corte marcial por agredir a su esposa y a su hijo, y sentenciado a un año en prisión militar. En 2014 fue expulsado de las Fueras Armadas por “mala conducta”

Sutherland Springs
El ataque en Sutherland Springs surge un mes después de que un hombre armado mató a 58 personas en un concierto en Las Vegas.

No se sabe qué fue lo que motivó el ataque ni cómo adquirió el arma utilizada.

La cadena CNN dijo que el hombre omitió mencionar que tenía antecedentes penales cuando compró el rifle en una tienda.

“No creemos que tuviera alguna conexión con esta iglesia”, dijo el alguacil del condado de Wilson, Joe Tackitt, a CNN. Otros medios reportaron que tenía vínculos con la iglesia a través de algunos miembros de su familia.

Según fuentes policiales anónimas citadas por el diario The New York Times, Kelley vivía en la casa de sus padres en New Braunfels, 56 kilómetros al norte de Sutherland Springs.

Su página de Facebook fue eliminada tras el incidente, pero en su foto de perfil se lo podía ver con dos niños. También aparecía una foto de un rifle de asalto y una cita de Mark Twain: “No temo la muerte. He estado muerto por millones y millones de años antes de nacer y no he sufrido ningún inconveniente por ello”.

Su perfil en la red LinkedIn sigue visible. Allí menciona que le interesan el bienestar animal, las artes y la cultura, los niños y los derechos civiles. Y se describe a sí mismo como una “persona dedicada que trabaja duro”.

El hecho surge un mes después de que un hombre armado mató a 58 personas en un concierto en Las Vegas, en el ataque más letal en la historia de Estados Unidos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Especial

Cárdenas y Pequeño: de superpolicías en tres sexenios, a fugitivos por presunto nexo con el narco

Cárdenas Palomino y Pequeño García escalaron a los máximos puestos policiales de inteligencia, prevención y seguridad en los sexenios de Fox, Calderón y Peña Nieto.
Especial
31 de julio, 2020
Comparte

Luis Cárdenas Palomino y Ramón Eduardo Pequeño García fueron durante tres sexenios altos mandos de la policía en México. Impulsados por su jefe, Genaro García Luna, escalaron posiciones en áreas de seguridad e inteligencia, hasta tener a su cargo operativos clave contra el crimen organizado y la vigilancia de instalaciones estratégicas, carreteras y aeropuertos.

Pero ayer, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos los acusó de ser, – al mismo tiempo, – protectores, colaboradores y cómplices del Cártel de Sinaloa y del tráfico de toneladas de cocaína a su territorio. En síntesis: de trabajar para el cártel. Todo ello a cambio de supuestos sobornos de millones de dólares.

Lee: Acusan en EU a dos exmandos de García Luna de recibir sobornos del Cártel de Sinaloa

Las imputaciones forman parte de una acusación ampliada presentada ante una corte de Nueva York en contra del propio García Luna, actualmente preso en ese país. La adición a la misma de los nombres de Cárdenas y Pequeño García, ha convertido ahora en fugitivos a los que por años conformaron la cúpula policial en México.

En nuestro país, mientras tanto, existen desde hace más de una década señalamientos de posible cooperación de García Luna, Cárdenas Palomino, entre otros, con el crimen organizado. Se han iniciado carpetas de investigación y se han congelado cuentas ligadas a ellos por posible lavado de dinero.

Pequeño García, incluso, fue dado de baja a mediados del gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto del cargo de jefe de División de inteligencia de la Policía Federal, luego de que el líder del “Cártel de Sinaloa” lograra escapar de un penal vigilado por cámaras que tenía a su cargo.

Pero hasta ahora no existe en contra de alguno de ellos casos judicializados ni órdenes de aprehensión por corrupción en México. No obstante, las acusaciones anunciadas ayer en Estados Unidos podrían derivar en solicitudes de detención con fines de extradición en México.

De superpolicías a fugitivos

Cárdenas Palomino y Pequeño García desarrollaron carreras en ascenso en las estructuras policiales en México hasta llegar a puestos clave en los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

En ese tiempo llegaron a presumir incluso de reconocimientos. Pero de forma paralela, habrían colaborado con el crimen organizado según los fiscales de Estados Unidos.

Una cosa es segura, ambos fueron hombres del primer círculo de confianza de García Luna, jefe máximo de los aparatos de investigación policial y de seguridad en el país durante doce años, y quien ahora enfrenta un juicio en los Estados Unidos por su presunta cooperación con el narco.

Desde finales de la década de los 80, Cárdenas Palomino conoció a García Luna cuando ambos colaboraran como agentes del ya desaparecido Centro de investigación y Seguridad Nacional.

En los 90 comenzó su carrera en la entonces Policía Judicial Federal y fue escalando posiciones. Avanzó a jefe de grupo en operativos antinarcóticos y luego a titular del grupo antisecuestro, hasta llegar al puesto de Director General Adjunto de la referida corporación ya bajo su nueva denominación como Agencia Federal de Investigación (AFI), cuyo titular era, justamente, García Luna.

Durante todo el gobierno del presidente Vicente Fox, Cárdenas Palomino se mantuvo en la posición de segundo al mando de la AFI, corporación responsable de investigar todos los delitos federales en México y de ejecutar las órdenes de aprehensión giradas por jueces federales.

A mediados de 2006 Palomino fue designado jefe de la AFI luego de que García Luna dejó el puesto para conformar y encabezar la Secretaría de Seguridad Pública federal (SSP), ya en el sexenio de Felipe Calderón

En 2007 Cárdenas Palomino llegó a la SSP ocupando diversos puestos entre ellos el de Coordinador de Inteligencia para Prevenir el Delito, y el de titular de la División de Seguridad Regional. En esos puestos, este funcionario estuvo a cargo tanto del diseño de operativos clave contra el crimen, así como de la vigilancia de carreteras, puertos, aeropuertos e instalaciones estratégicas en el país. Dejó el puesto al concluir el gobierno de Calderón.

Ramón Eduardo Pequeño García, por su parte, también fue integrante del CISEN y un cercano colaborador de García Luna desde la época de la AFI; pero su ascenso se dio ya en el seno de la Policía Federal de la SSP. Avanzó de mandos medios hasta puestos clave entre ellos, el de titular de la División Antidrogas o el de Coordinador de Seguridad Regional.

A diferencia de Cárdenas y del propio García Luna, Pequeño García se mantuvo en la alta esfera de mando policial tras la llegada de Enrique Peña Nieto a la presidencia, ocupando el cargo de jefe de la División de Inteligencia de Policía Federal. Se mantuvo en ese puesto hasta la mitad del sexenio priista, cuando fue removido en el contexto de la investigación por la fuga de “El Chapo” Guzmán del penal del Altiplano, en 2015.

¿Doble cara?

La acusación del Departamento de Justicia de los Estados Unidos responsabiliza a los dos exmandos policiales de haber facilitado, al menos entre el 2001 y el 2007, el ingreso de cocaína del Cártel de Sinaloa a territorio estadounidense. Ello al prestar apoyo a dicha organización delictiva de diversas formas.

“Cárdenas Palomino y Pequeño García también fueron funcionarios mexicanos de alto nivel que trabajaron bajo García Luna durante este tiempo. Cada uno recibió millones de dólares en sobornos del Cártel de Sinaloa” indican los documentos judiciales.

Esta es la primera vez que ambos exfuncionarios son acusados ante un tribunal de cometer delitos de esta gravedad. No obstante, señalamientos de posible corrupción ya existían desde hace tiempo en contra de ellos y de otros integrantes del equipo de García Luna.

En el caso de Cárdenas Palomino, desde 2010 existe un testimonio de Sergio Villarreal alias “El Grande” que lo relacionaba a él y a otro mando, Armando Espinoza de Benito, de recibir sobornos de “El Chapo” Guzmán y de filtrar información al cártel de los Beltrán Leyva.  García Luna, su jefe en ese entonces, dijo que todo eso era falso y un intento por desprestigiarlos

En su trayectoria como policía, Cárdenas también fue señalado de diversas violaciones a derechos humanos y hasta de tortura en casos como el de Israel Vallarta. La periodista Anabel Hernández lo acusó a el y a otros mandos de SSP ligados a García Luna, entre ellos Facundo Rosas, de amenazarla por revelar supuestos nexos con el crimen organizado.

También fue duramente cuestionado por su posible relación con el caso Florence Cassez, un supuesto operativo de secuestro que en realidad resultó ser un montaje mediático, y donde por irregularidades en el proceso fueron liberados algunos de los probables responsables.

En el actual sexenio, el gobierno federal a través de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ha llevado a cabo una investigación en torno a cárdenas Palomino, al que se le han congelado cuentas bancarias por operaciones sospechas. Incluso ya fue denunciado ante la FGR por posible lavado de dinero.

Sobre Pequeño García también existen señalamientos de irregularidades, aunque la más grave y que lo llevó a ser cesado de un cargo ocurrió en 2015 cuando Joaquín Guzmán Loera llegó a escaparse del penal de máxima seguridad del Altiplano, por un túnel construido debajo de su celda.

La destitución de Pequeño como jefe de la División de inteligencia de Policía Federal obedeció a que bajo su cargo estaban las cámaras de vigilancia del penal, que captaron la fuga del capo sin que alguien hiciera algo. Pese a dicho cese el exmando policiaco no fue investigado.

En 2012, una carta firmada por Edgar Valdez Villarreal alias “La Barbie”, otro capo criminal, acusaba a García luna, Cárdenas Palomino y Pequeño García de recibir desde diez años antes pagos del Cártel de Sinaloa operados por él mismo, dichos que hoy son corroborados, al menos en parte, por la acusación de Departamento de Justicia.

Pero esos nombres no son los únicos. En la carta aparecen, entre otros, el ya referido Espinoza Benito que también fue titular de inteligencia de Policía Federal, el de Facundo Rosas que fue coordinador regional, y el de Gerardo Garay Cadena, ex comisionado. Solo este último fue procesado y a la postre liberado por fallas en la indagatoria.

Una herencia maldita

En el sexenio de Vicente Fox, García Luna y Cárdenas Palomino impulsaron un crecimiento inédito en la fuerza de investigación de la entonces PGR. Transformaron a la vieja Policía Judicial Federal hasta convertirla en la AFI, una fuerza de detectives policiales similar al FBI en Estados Unidos.

Para 2006 el estado de fuerza en la AFI llegó a ser de hasta 8 mil agentes, pero luego todo cambió.

En el sexenio de Calderón, García Luna convenció al Presidente de que era necesario crear una nueva Policía Federal con la capacidad de investigación de la AFI, pero independiente y separada de la FGR. El presidente lo avaló.

Así, a la par de que la Policía Federal crecía y captaba la mayor parte de los recursos económicos y tecnológicos, la entonces AFI perdió casi dos terceras partes de sus elementos. Al final del gobierno de Calderón, en 2012, fue renombrada como Policía Federal Ministerial, con apenas 3 mil agentes. Hasta la fecha no ha logrado recobrar su estado de fuerza original.

La Policía Federal, en cambio, llegó a crecer hasta contar con 40 mil efectivos, pero hoy tampoco existe. El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador la extinguió tras consolidarla una corporación corrupta e ineficaz, y en su lugar puso en marcha a la Guardia Nacional de corte militar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.