La imagen se repite en tu cabeza una y otra vez: el trauma de los maquinistas al volante de los trenes que arrollan suicidas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

La imagen se repite en tu cabeza una y otra vez: el trauma de los maquinistas al volante de los trenes que arrollan suicidas

¿Cómo superan los maquinistas de trenes cuando arrollan a alguien que se lanza a las vías para suicidarse? Andy Botham relata su experiencia.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
16 de noviembre, 2017
Comparte

Hace quince años, alguien se quitó la vida arrojándose a la vía al paso del tren que manejaba Andy Botham.

Un momento fatídico que este veterano maquinista no ha olvidado.

Botham, de 50 años y vecino de Matlock, en el condado de Derbyshire, Inglaterra, contó a la BBC cómo sobrelleva esa traumática experiencia.

Como él, muchos conductores de convoyes ferroviarios tienen que vivir con el recuerdo de que iban a los mandos de un vehículo que alguien eligió como la forma de quitarse la vida.

Este es el testimonio de Botham:

“Puedo recordar cada segundo de lo que sucedió.

A 200 kilómetros por hora, para cuando te das cuenta de que hay algo, es imposible parar.

Cuando ves esa persona en pie enfrente de tu tren haces todo lo que puedes para hacerle quitarse de la vía. Tocas la bocina, activas el freno de emergencia…

Pero luego te sientas a ver qué sucede y todo pasa a cámara lenta.

Esa imagen se repite en tu cabeza una y otra vez.

“Incontrolable”

Retirada del cuerpo de un suicida del metro de Nueva York.GETTY
Los servicios de emergencia retiran el cuerpo de un suicida del metro de Nueva York.

Tu entrenamiento entra en escena y avisas a los responsables de la señalización, contactas con la policía. Te ocupas del incidente. Te aseguras de que el tren está a salvo, de que los pasajeros están a salvo y de que nada más va a ocurrir.

Entonces te sientas y esperas a que llegue la ayuda.

Te consultan y se hacen informes. Pasan algunas horas antes de que se gestione el incidente y te lleven a casa.

Por aquel entonces, no había todo la red de apoyo que existe ahora. Honestamente, es la peor cosa que puedes imaginarte.

La mayor parte de los maquinistas que he conocido a lo largo de los años hacen frente al incidente porque se les ha entrenado para ello.

Pero cuando ha pasado, llegas a casa y no tienes nadie a quien contarle. Nadie sabe por lo que has pasado y no puedes decirle a tu familia cómo te sientes.

Vuelta al trabajo

Ellos ni siquiera saben lo que es manejar un tren, ni mucho menos lo que es estar en esa situación descontrolada en la que va a ocurrir algo realmente, realmente malo y no puedes parar.

Vas al médico y hace que dejes de trabajar, pero al final tienes que volver al trabajo para ganarte la vida.

Vas a tener que manejar los mismos trenes por los mismos tramos de vía un día tras otro. El impacto se va borrando, pero es algo que siempre está ahí.

Pasajeros en el metro de Londres.BBC SPORT
El maquinista explica que su familia no podía comprender cómo se sentía tras vivir el atropello.

Yo aún manejo por las mismas vías que entonces. Todavía hay días que hay la misma luz, algún día muy parecido, y entonces todo vuelve. Lo recuerdas.

Una de las peores cosas es cuando te llaman del juzgado.

Entonces los suicidas se convierten en una persona real, con un nombre, una edad, una familia y con sus propios problemas, y tú te das cuenta de que todo terminó allí.

Me sentí tan mal como el día en que me vi envuelto en su muerte

Merece la pena intentar todo lo que esté en tu mano para evitar que alguien se quite la vida. Es mejor intentar lo que sea. Si sale mal, al menos lo intentaste”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El pedazo de hielo del tamaño de Londres que se desprendió de la Antártida

El enorme témpano se separó de la plataforma de hielo Brunt, ubicada en el mar de Weddell, al sur del océano Atlántico.
27 de febrero, 2021
Comparte

Un gran iceberg de unos 1.270 kilómetros cuadrados, aproximadamente el tamaño de la zona metropolitana de Londres, se desprendió de la Antártida.

Este viernes, los instrumentos de detección en la superficie de la plataforma de hielo Brunt confirmaron la separación.

No muy lejos, el British Antarctic Survey (BAS), una institución de Reino Unido dedicada a la investigación de la Antártida, opera la estación Halley. Desde 2017 lo ha hecho con una capacidad reducida debido a la perspectiva inminente de un desprendimiento.

Actualmente no hay nadie en la base, por lo que no hay riesgo para la vida humana.

BAS tiene una variedad de dispositivos GPS en la plataforma Brunt que transmiten información sobre los movimientos del hielo a la sede de la agencia en Cambridge.

Los expertos inspeccionarán las imágenes satelitales de lo ocurrido cuando estén disponibles.

Querrán verificar que no aparezcan inestabilidades inesperadas en la plataforma de hielo restante donde está ubicada la estación Halley.

“Aunque la ruptura de grandes pedazos de las plataformas de hielo de la Antártida es algo completamente normal de su funcionamiento, los grandes desprendimientos como el detectado en la plataforma de hielo de Brunt el viernes siguen siendo bastante raros y emocionantes”, dijo el profesor Adrian Luckman, quien ha estado rastreando imágenes de satélite del Brunt durante las últimas semanas y predijo la ruptura.

“Con tres largas fisuras que se han estado desarrollando activamente en el sistema de la plataforma Brunt durante los últimos cinco años, todos hemos estado anticipando que algo espectacular iba a ocurrir”, dijo a la BBC.

“El tiempo dirá si este desprendimiento provocará que en los próximos días y semanas se rompan más pedazos. En la Universidad de Swansea estudiamos el desarrollo de las grietas en la plataforma de hielo porque mientras algunas conducen a grandes desprendimientos, otras no; y las razones de esto pueden explicar por qué existen las grandes plataformas de hielo “, agregó.

Borde del iceberg A68

Mario Tama/Getty Images
Aunque el nuevo iceberg es enorme, no es tan grande como el A68 (fotografiado en esta imagen) cuyo tamaña equivale a cuatro veces el de Londres.

¿Dónde exactamente se produjo la ruptura?

El desprendimiento detectado este viernes está en la plataforma de hielo Brunt, que es la protuberancia flotante de glaciares que han fluido de la tierra hacia el mar de Weddell.

En un mapa, el mar de Weddell es ese sector de la Antártida directamente al sur del océano Atlántico. El Brunt está en el lado este del mar.

Como ocurre con todas las plataformas de hielo, periódicamente de ella se desprenden icebergs. El último gran trozo que se desprendió en esta área lo hizo a principios de la década de 1970.

¿Cuán grande es el nuevo iceberg?

Se estima que mide unos 1.270 kilómetros cuadrados. Eso es grande desde cualquier punto de vista, aunque no tan grande como el iceberg A68 que se desprendió en julio de 2017 de la plataforma de hielo Larsen C, en el lado occidental del mar de Weddell.

Pero incluso con una cuarta parte del tamaño de A68 será necesario rastrear este bloque del Brunt debido al riesgo futuro que podría representar para la navegación.

El Centro Nacional de Hielo de Estados Unidos le dará al nuevo desprendimiento un nombre a su debido tiempo. Dado que está en el mismo cuadrante antártico (0-90W) en el que se originó el A68, también llevará la letra “A” en su nombre. Es probable que se llame A74.

¿Es esto consecuencia del cambio climático?

No. El desprendimiento de témpanos en el borde delantero de una plataforma de hielo es un comportamiento muy natural.

La plataforma tiende a mantener el equilibrio y la expulsión de témpanos es una forma de equilibrar la acumulación de masas derivada de las nevadas y la entrada de más hielo procedente de los glaciares que se alimentan en tierra.

A diferencia de la península Antártica, al otro lado del mar de Weddell, los científicos no han detectado cambios climáticos en la región de Brunt que alterarían significativamente el proceso natural descrito anteriormente.

Además, las estimaciones sugieren que el Brunt había logrado su mayor extensión en los últimos 100 años cuando se produjo este desprendimiento. Esta ruptura hace tiempo de debía ocurrir.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=20s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.