La imagen se repite en tu cabeza una y otra vez: el trauma de los maquinistas al volante de los trenes que arrollan suicidas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

La imagen se repite en tu cabeza una y otra vez: el trauma de los maquinistas al volante de los trenes que arrollan suicidas

¿Cómo superan los maquinistas de trenes cuando arrollan a alguien que se lanza a las vías para suicidarse? Andy Botham relata su experiencia.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
16 de noviembre, 2017
Comparte

Hace quince años, alguien se quitó la vida arrojándose a la vía al paso del tren que manejaba Andy Botham.

Un momento fatídico que este veterano maquinista no ha olvidado.

Botham, de 50 años y vecino de Matlock, en el condado de Derbyshire, Inglaterra, contó a la BBC cómo sobrelleva esa traumática experiencia.

Como él, muchos conductores de convoyes ferroviarios tienen que vivir con el recuerdo de que iban a los mandos de un vehículo que alguien eligió como la forma de quitarse la vida.

Este es el testimonio de Botham:

“Puedo recordar cada segundo de lo que sucedió.

A 200 kilómetros por hora, para cuando te das cuenta de que hay algo, es imposible parar.

Cuando ves esa persona en pie enfrente de tu tren haces todo lo que puedes para hacerle quitarse de la vía. Tocas la bocina, activas el freno de emergencia…

Pero luego te sientas a ver qué sucede y todo pasa a cámara lenta.

Esa imagen se repite en tu cabeza una y otra vez.

“Incontrolable”

Retirada del cuerpo de un suicida del metro de Nueva York.GETTY
Los servicios de emergencia retiran el cuerpo de un suicida del metro de Nueva York.

Tu entrenamiento entra en escena y avisas a los responsables de la señalización, contactas con la policía. Te ocupas del incidente. Te aseguras de que el tren está a salvo, de que los pasajeros están a salvo y de que nada más va a ocurrir.

Entonces te sientas y esperas a que llegue la ayuda.

Te consultan y se hacen informes. Pasan algunas horas antes de que se gestione el incidente y te lleven a casa.

Por aquel entonces, no había todo la red de apoyo que existe ahora. Honestamente, es la peor cosa que puedes imaginarte.

La mayor parte de los maquinistas que he conocido a lo largo de los años hacen frente al incidente porque se les ha entrenado para ello.

Pero cuando ha pasado, llegas a casa y no tienes nadie a quien contarle. Nadie sabe por lo que has pasado y no puedes decirle a tu familia cómo te sientes.

Vuelta al trabajo

Ellos ni siquiera saben lo que es manejar un tren, ni mucho menos lo que es estar en esa situación descontrolada en la que va a ocurrir algo realmente, realmente malo y no puedes parar.

Vas al médico y hace que dejes de trabajar, pero al final tienes que volver al trabajo para ganarte la vida.

Vas a tener que manejar los mismos trenes por los mismos tramos de vía un día tras otro. El impacto se va borrando, pero es algo que siempre está ahí.

Pasajeros en el metro de Londres.BBC SPORT
El maquinista explica que su familia no podía comprender cómo se sentía tras vivir el atropello.

Yo aún manejo por las mismas vías que entonces. Todavía hay días que hay la misma luz, algún día muy parecido, y entonces todo vuelve. Lo recuerdas.

Una de las peores cosas es cuando te llaman del juzgado.

Entonces los suicidas se convierten en una persona real, con un nombre, una edad, una familia y con sus propios problemas, y tú te das cuenta de que todo terminó allí.

Me sentí tan mal como el día en que me vi envuelto en su muerte

Merece la pena intentar todo lo que esté en tu mano para evitar que alguien se quite la vida. Es mejor intentar lo que sea. Si sale mal, al menos lo intentaste”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Covid: enfrentamientos y desesperación en Shanghái por el estricto confinamiento y la falta de comida

La tolerancia cero contra el coronavirus en China está poniendo a prueba la capacidad de resistencia de los residentes de Shanghái cuando la mayor parte del mundo aprende a convivir con el patógeno.
15 de abril, 2022
Comparte

Bloques de apartamentos convertidos en centros de cuarentena. Civiles enfrentados a la policía. Interrupciones en el suministro de alimentos y productos.

Así es el panorama que vive Shanghái, la mayor urbe de China, en su tercera semana de estricto confinamiento por el brote de coronavirus que amenaza a la controvertida estrategia de “covid cero” del gigante asiático.

A causa de la propagación de la variante ómicron, la ciudad, con 25 millones de habitantes y un peso vital para la economía del país, sufre la peor ola desde la originada en Wuhan hace más de dos años.

Millones están confinados. Todo aquel que dé positivo es puesto en cuarentena. La ciudad registra más de 20.000 casos al día, un número relativamente menor comparado al de muchos países que ya intentan aprender a convivir con el patógeno.

Pero las estrictas medidas de China implican que las infecciones comiencen a salirse de control para las autoridades, que ahora tienen dificultades para encontrar espacio suficiente para los positivos.

Videos aparecidos este jueves en redes sociales muestran choques entre la policía y personas forzadas a dejar sus casas para que sus hogares sirvan como lugares de aislamiento para los infectados.

Shanghái en confinamiento.

EPA
Shanghái tiene 25 millones de habitantes y es considerada la capital financiera de China.

Centros de exhibición y escuelas también han sido convertidos en instalaciones de cuarentena. También se han montado hospitales improvisados.

En un mundo que aprende a vivir con el virus, y con la mayoría de casos detectados siendo leves, las estrictas restricciones de China parecen estar causando ahora una visible desesperación en algunos de sus habitantes.


Análisis de Robin Brant – Corresponsal en Shanghái

Tres semanas de confinamiento y algunos aquí en Shanghái están enojados.

Escenas como estas (los videos de enfrentamientos entre la policía y habitantes) son inusuales, pero también lo es confinar a casi 25 millones de personas.

Vestidos de la cabeza a los pies con trajes protectores en un distrito al este de la ciudad, funcionarios forzaron personas fuera de sus apartamentos de alquiler para convertirlos en instalaciones temporales para la cuarentena, en nombre de la guerra contra el resurgimiento del covid.

Pero que secuestraran sus hogares fue demasiado para algunos, y para todos fue fácil escuchar su desesperación.

A unas pocos kilómetros de distancia hubo una protesta organizada, una postura audaz mientras se afianza el confinamiento en un país donde te pueden arrestar por buscar peleas.

Están enojados porque una escuela local se convirtió en otra instalación de cuarentena. Al final, la policía con escudos antidisturbios los obligó a salir de las calles.

Esto fue a pequeña escala, pero es una señal de ira y frustración a medida que avanza este bloqueo.


Residentes haciendo cola para hacerse tests en Shanghái.

Reuters
No hay fecha establecida para el fin del confinamiento en Shanghái.

Enojo en redes sociales y la calle

En semanas recientes, muchos han recurrido a las redes sociales para quejarse sobre las restricciones y la falta de alimento y suministros.

Normalmente, este tipo de quejas y comentarios no pasan los filtros de censura oficiales, pero el número de quejas está siendo tan alto que está dificultando la labor de los moderadores.

Muchos otros están usando aplicaciones de mensajería internas para mostrar su descontento.

Lo que ocurre en redes sociales se replica con lo que se ha visto en videos sobre lo que sucede en las calles.

Imágenes han mostrado a residentes gritando a funcionarios y policías pidiendo alimentos y suministros. Y otros videos evidenciaron los choques entre la policía y los residentes que fueron forzados a dejar sus casas para que los casos positivos sean puestos en cuarentena.

Falta de suministros

El bajo número de casos graves en Shanghái ha hecho que muchos se pregunten si el confinamiento es necesario.

Las personas deben ordenar comida y agua y deben esperar por los envíos del gobierno de vegetales, carne y huevos, pero algunos analistas dicen que muchos se están quedando sin suministros.

Trabajadores distribuyendo comida a comienzos de este mes.

Reuters
Los servicios de distribución de alimentos en Shanghái están saturados.

El alcance del confinamiento ha saturado los servicios de entrega, los sitios web de las tiendas de comestibles y hasta la distribución de los suministros del gobierno.

Mientras, en otras partes de China algunos sectores manufactureros puede que se vean obligados a cerrar, al menos temporalmente, porque las compañías no están obteniendo componentes esenciales desde Shanghái.

He Xiaopeng, presidente del fabricante de vehículos eléctricos Xiao Peng, dijo que si las operaciones no reiniciaban otra vez en Shanghái en mayo, potencialmente todas las fábricas de automóviles tendrían que dejar de operar.

“Persistir es vencer”

La vasta mayoría de casos detectados cada día son personas sin síntomas y no ha habido muertes reportadas de forma oficial en la ciudad durante este brote.

Según funcionarios de salud, este jueves solo hubo nueve casos graves, especialmente en pacientes mayores con otras dolencias previas.

Sin embargo, las autoridades han prometido que la ciudad “no se relajará en lo más mínimo”, preparando alrededor de 100 instalaciones de cuarentena para recibir a todos los casos.

La presión sobre la ciudad para poner el brote bajo control viene desde arriba, con el presidente Xi Jinping advirtiendo este miércoles que las estrictas medidas “no deben relajarse” y proclamando que “persistir es vencer” en un discurso publicado por medios estatales.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.