5 objetos que tocas con frecuencia y quizá no habías pensado que están llenos de gérmenes
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

5 objetos que tocas con frecuencia y quizá no habías pensado que están llenos de gérmenes

Estamos rodeados de virus, bacterias y microorganismos que, por fortuna, no suelen causarnos grandes problemas para la salud. Pero si te da curiosidad, aquí te presentamos cinco de los objetos más contaminados que posiblemente no esperabas.
BBC Mundo
Por BBC Mundo
20 de diciembre, 2017
Comparte

Sabemos que los gérmenes son residentes habituales de billetes, celulares, teclados y otros objetos cotidianos que, por ende, tendemos a limpiar con cierta frecuencia o usar con cuidado.

De hecho, muchos de los lugares donde uno espera encontrar más gérmenes, como el asiento del baño, están más limpios de lo que parece, según el microbiólogo Charles Gerba, de la universidad estadounidense de Arizona, porque mucha gente los limpia antes de usarlos.

Y al contrario, hay objetos de nuestro día a día que pasan más desapercibidos ante nuestros ojos y ante los trapos de quienes los limpian.

Aunque hay patógenos como el E. coli y la salmonella potencialmente letales, afortunadamente la gran mayoría de las bacterias, virus y otros microbios con los que nos encontramos a diario tienden a ser inofensivos para nuestra salud o contagiar infecciones leves o diarreas, que algunos dirán que nos hacen más fuertes.

En todo caso, estos son algunos de los lugares más contaminados que quizás menos te esperabas.

1. Un botón particular

Según Gerba si utilizas transporte público para ir al trabajo es seis veces más probable que enfermes que si caminas o conduces, porque entras en contacto con muchas más personas y sus correspondientes gérmenes.

Botones de un ascensor

zoff-photo / Getty
Los botones de lugares públicos pueden ser verdaderas placas de Petri…

Obvio, los botones de lugares públicos en general son manoseados por todo el mundo, como el botón para que el semáforo se ponga en verde o se pare el autobús.

Pero seguramente no te habías parado a pensar en los botones del ascensor, y entre todos los pisos posibles, en el de la planta baja o planta 0, utilizado por todos los usuarios del elevador.

2. El “punto caliente” de la oficina

Según Gerber, que lleva más de 40 años analizando gérmenes, el “punto caliente” en los edificios de oficinas suele ser la sala de descanso, donde por lo general está la cocina, y en especial “normalmente el asa de la cafetera”.

Según un estudio de 2012 de la universidad de Arizona, en el que él colaboró, los niveles más altos de contaminación se hallaron en las llaves del grifo del fregadero en la sala de descanso y en el asa de la puerta del microondas.

3. El menú del restaurante

Es algo que casi todos los clientes tocan pero no suele limpiarse con la misma frecuencia o ahínco que otras instalaciones de los restaurantes.

Gerba y su equipo encontraron una media de 185 mil bacterias en los menús que analizaron en varios restaurantes de tres estados de Estados Unidos.

Trabajadores tomando un café en la oficina

AfricaImages / Getty
El “punto caliente” en los edificios de oficinas suele ser la sala de descanso, donde está la cocina.

Según el microbiólogo, probablemente encuentres cien veces más bacterias en un menú pegajoso que en un asiento típico de un baño.

Y ya que estamos hablando de restaurantes, ojo con las sillas. Muchos meseros limpian las mesas pero las sillas pueden quedarse olvidadas.

4. Bolsos, billeteras y monederos

La mayoría de los bolsos y monederos no se lava y la gente suele utilizarlos durante varios años hasta que los tira.

Normalmente se guardan o se apoyan en ambientes llenos de bacterias, como mesas de cocina, bolsos, superficies del baño y sobre los mostradores de restaurants de comida rápida.

Eso hace que puedan ser infectados fácilmente y funcionen como vehículos de transmisión de enfermedades de un lugar a otro.

Esa es la conclusión de un estudio científico realizado en 2015 y liderado por Biranjia-Hurdoyal, cuyo equipo encontró contaminación bacteriana en el 95% de los monederos analizados, tanto de hombres como de mujeres, de los que un 26% mostraba un crecimiento bacteriano moderado o grande.

Los investigadores concluyeron además que los monederos sintéticos tenían una mayor contaminación bacteriana que los de otros materiales, como cuero o tela.

Por otro lado Gerba tomó muestras de la parte inferior de bolsos de mujeres y comprobó que aproximadamente un tercio de los mismos estaban contaminados con materia fecal, probablemente por haber sido apoyados en el suelo de baños públicos.

5. La barra del carrito de la compra

Bebé en un carrito de supermercado

viafilms / Getty
Muchos supermercados limpian regularmente con desinfectante sus instalaciones pero no los carritos de la compra.

En otro estudio Gerba encontró la bacteria Escherichia coli, más conocida como E.coli, en la barra de la mitad de los carritos de la compra que analizó, además de otras bacterias.

La E.coli está asociada a la materia fecal de animales y humanos y puede causar infecciones gastrointestinales graves.

Según el especialista, muchos supermercados limpian regularmente con desinfectante los baños pero no los carritos de la compra.

Además, el microbiólogo y su equipo también encontraron colonias de

E.coli en aproximadamente la mitad de las bolsas de tela reutilizables

para la compra que analizaron.

Igual que con la ropa, lavarlas con frecuencia, usando lejía o un ciclo de agua caliente puede matar los gérmenes, así como secarlas en la secadora.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

‘Nos vacunan con las sobras’: Personal de salud privado denuncia que no hay plan para inmunizarlos

Médicos generales y especialistas de los servicios particulares de salud siguen sin vacuna y en la incertidumbre sobre cuándo recibirán la inmunización. Los censos para saber quiénes y cuántos son, para poder aplicárselas, están en curso.
Cuartoscuro
4 de abril, 2021
Comparte

Desde que empezó la vacunación al personal de salud de primera línea de hospitales públicos, en diciembre de 2020, los integrantes de los servicios privados han estado en la incertidumbre de no saber cuándo se les inmunizará a ellos. A tres meses de distancia acusan que no hay un plan formal para aplicarles la vacuna COVID-19. 

Las autoridades de Salud señalan que sí están considerados en la vacunación, pero se hizo una priorización por nivel de riesgo, que inició con la primera línea, la que está directo en contacto con pacientes COVID. También han señalado que un problema para avanzar en la vacunación a todo el personal es que no hay un censo general para saber quiénes y cuántos son y así hacer una inmunización ordenada. 

Es verdad que en México no existe ese censo. Muchos especialistas de la salud trabajan por su cuenta y tienen sus consultorios privados en las colonias y por los que nadie responde y nadie les da razón. 

Lee: COVID-19: qué puedes hacer y qué no tras recibir la vacuna, según la ciencia

También los odontólogos, que pese a estar en contacto con la cavidad por donde más sale el virus que causa COVID-19, la boca, no han recibido ninguna instrucción respecto a cuándo se les vacunará. En la misma situación están nutriólogos, psicólogos y mucho personal, incluidos los médicos que dan servicio en los consultorios adyacentes a las farmacias. 

En las conferencias vespertinas sobre COVID-19 se le ha preguntado varias veces al subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, cuándo se vacunará al personal de salud que no es primera línea y que está en los servicios particulares, pero no ha habido una respuesta clara. 

Lo que ha dicho el subsecretario es que hacen falta los censos para saber quiénes y cuánto personal falta de vacuna. Se sabe que ya se hizo y se entregó a las autoridades el que le solicitaron a la Asociación Nacional de Hospitales Privados y al Consorcio de Hospitales Privados. Animal Político ha pedido entrevista con ambas asociaciones y solo el Consorcio ha respondido que los censos ya se entregaron y que la vacunación al personal de sus hospitales está en curso. 

La Asociación Nacional de Farmacias (Anafarmex) se ofreció a hacer el de los médicos que trabajan en los consultorios anexos a las farmacias. Este censo sigue abierto en la página de la asociación anafarmex.com.mx 

Hasta ahora, dice Antonio Pascual, presidente de Anafarmex, se han registrado unos 3 mil médicos en este censo. Se calcula, precisa, que hay unos 18 mil consultorios anexos en farmacias y unos 36 mil médicos trabajando en estos, pero a muchos ya se les ha inmunizado porque también trabajan en alguna institución pública. 

Entérate: Con protestas y bloqueos, médicos privados de CDMX exigen ser vacunados

Todavía no se sabe cuándo cerrará esta convocatoria para agregarse a la lista. El ejercicio se ha extendido para abarcar a la mayoría posible. Hasta el momento, la vacunación a este personal no ha iniciado, confirma Antonio Pascual, porque justo se está en espera de cerrar la información. 

Si se necesitara, dice, Anafarmex podría apoyar para hacer un censo también de los médicos generales que tienen sus consultorios privados en los barrios y colonias, o de otro tipo de especialistas. 

El médico David Berrones también está tratando de armar uno. Él se dio a la tarea de hacer un censo a través de redes sociales. Hasta ahora lleva unos 24 mil registros. Dice que ha tratado de ponerse en contacto vía correo electrónico con las autoridades de Salud, para ver si es posible que lo utilicen para la vacunación, pero hasta ahora no ha recibido respuesta. 

El presidente de Anafarmex dice que las autoridades jamás han dicho que se vaya a excluir a algún grupo del personal de salud de la vacuna COVID, ni de públicos ni de privados. Pero hay que entender, señala, que se hizo una priorización por nivel de riesgo y que los censos, que no había en el país, están en curso. 

Vacunados con “las sobras”

Médicos particulares y otros trabajadores sanitarios han relatado a este portal cómo ha sido su peregrinar en busca de la vacuna. Aly, cirujana dentista, cuenta que ella ha ido hasta a preguntar a hospitales públicos, como el ISSSTE de Tláhuac, a ver si es posible que le den una dosis, pero se la han negado. También ha ido a los módulos de vacunación donde están inmunizando a adultos mayores: un compañero le dijo que quizá podrían aplicarle la vacuna si es que les sobraban; fue, pero no la consiguió. 

Un médico internista que tiene su consultorio particular en Tlalnepantla ha enviado correos y cartas a las autoridades federales de Salud y de su jurisdicción sanitaria para saber dónde y cuándo se puede vacunar, pero no ha tenido respuesta. 

Cientos de esos integrantes de los servicios privados creyeron este primero de abril que por fin se les había considerado dentro del plan de vacunación COVID-19. Cadenas de mensajes corrieron por grupos de Whats y de Facebook avisando que en la Escuela Médico Naval, en Copilco, en la Ciudad de México, los estaban inmunizando.

La fila que se hizo en el lugar llegó hasta más allá del Eje 3. Pero conforme los médicos y otros trabajadores de la salud del ámbito privado iban llegando, se iban enterando de que en realidad nadie los había convocado de forma oficial y no, no estaban considerados para la vacunación. 

Lee más: Médicos particulares crean registro para obtener vacuna contra COVID, ante falta de censo de Salud

Los mensajes corrieron en redes sociales sin que se pudiera identificar quién los inició y los Servidores de la Nación les dijeron que no había dosis para ellos, que los convocados eran los trabajadores de los servicios públicos. Después de unas horas y de hacer presión con gritos y cierre de calles, consiguieron que les destinaran las dosis sobrantes. 

“Las sobras es lo que nos están dejando, porque no nos han considerado en el plan de vacunación”, gritaba una médica de mediana edad, a las afueras de la Escuela Médico Naval. 

La presión logró que una parte del personal de salud del ámbito privado congregado en el lugar obtuviera la vacuna (unos 500 según la cifra dada por el gobierno de la CDMX) y también que se presentara un representante del gobierno de la CDMX y Cristina Cruz, encargada de programas sociales en la capital del gobierno federal. 

A ellos, los médicos les pidieron saber cuál va a ser el plan del gobierno para vacunarlos, después de estar más de tres meses en espera de una vacuna que no llega. 

Este lunes, los médicos tendrán una reunión a la que les dijeron que asistirá la secretaría de Salud de la CDMX, Oliva López, pero ellos lo que quieren es comprometer a las autoridades a que se hará y ejecutará un plan a nivel nacional para inmunizar a todo el personal de los servicios privados. 

Hasta ahora este plan no se ha presentado, ni se ha dado una fecha para hacer una vacunación ordenada en este sector. 

De acuerdo al calendario presentado por las autoridades en el documento rector para la vacunación en México, el gobierno planeaba terminar a finales de abril de vacunar a todo el personal de salud y a los adultos mayores, pero no contaba con los retrasos en las llegadas de los lotes de las vacunas. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.