Tragones anónimos, un lugar para combatir la obesidad sin ser juzgado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@Tragones.Anonimos.Laguna

Tragones anónimos, un lugar para combatir la obesidad sin ser juzgado

Ante la falta de programas de salud pública en México que atiendan de manera integral la obesidad como una enfermedad, pacientes han preferido organizarse para lograr bajar de peso.
@Tragones.Anonimos.Laguna
11 de diciembre, 2017
Comparte

Hartos de médicos, dietas y programas públicos ineficientes, decidieron organizarse de manera colectiva y anónima. Son un grupo de personas que padecen obesidad mórbida y que optaron por combatir su enfermedad a través de un espacio en el que se dicen realmente atendidos.

Se trata de Tragones Anónimos. Hasta ahí se han congregado en busca de ayuda, luego de intentar por todos los medios alcanzar su peso ideal sin éxito alguno. “Médicos, acupuntura, anfetaminas, nutriólogos, bariatras. Probé de todo para bajar de peso y nada me funcionó, hasta que me vine para acá donde me sentí comprendida y todo mejoró”, relata Carmen E, integrante del grupo desde hace 5 años y quien hoy se encuentra anexada en él con el fin de bajar los kilos necesarios.

Ana, otra integrante, afirma que “si no fuera por el grupo no tendría ni donde vivir, ya que era esto o el suicidio”. Ella salió de casa por una situación de violencia, que la llevó a una depresión que la hizo subir excesivamente de peso.

Ambas encontraron en Tragones Anónimos la oportunidad de recuperar la seguridad en sus vidas.

Surgida en Torreón, Coahuila, hace un poco más de tres décadas, y extendida por todo el país, la organización tiene el objetivo de que sus integrantes bajen de peso con un método “sano, humano y de comprensión”.

México es hoy el país con la tasa más alta de sobrepeso y obesidad en el mundo, de acuerdo con el informe Healt and Glance 2017, presentado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). De acuerdo con el informe, el 33.3 por ciento de la población mayor de 15 años padece obesidad. Y aunque existen programas federales y estatales dirigidos a combatir esta epidemia, no han sido efectivos para reducir la estadística.

“Los médicos suelen ser groseros y quieren arreglarlo todo con dietas y nutriólogos. En mi caso la obesidad se debe a una depresión, pero a veces eso no lo entienden”, cuenta Carmen. Desde su punto de vista, el sector salud en México es desigual respecto a la atención que brinda a otras enfermedades.  “Yo le recomendaría al gobierno que hagan un tratamiento integral para nosotros, que metan psicólogo, psiquiatra, nutriólogo, endocrinólogo y no sólo un nutriólogo, además de dar mucha información sobre la enfermedad y sus diferentes formas de tratarla. No sólo den difusión a la prevención, más bien ayuden a tratar la obesidad como otro tipo de enfermedades”.

En 2016, la Secretaría de Salud declaró una emergencia epidemiológica por el alto número de casos de obesidad y diabetes, con 7 de cada 10 mexicanos con el padecimiento. Su titular, José Narro, anunció incluso que se “redoblarían esfuerzos” para revertir la epidemia. No obstante, un año después la OCDE calificó como “decepcionante” que México sólo invierta el 5.8 por ciento del PIB en salud a pesar de la emergencia declarada y de ser la segunda economía en América Latina.

 

Sí hay programas, “pero no son suficientes”

“Conocí un médico del Rubén Leñero, que me citó para ayudarme a bajar de peso. Cuando fui me dieron una plática, pero tenía que pagar 50 mil pesos para que me hicieran la banda gástrica y te daban un programa integral o tenías que ponerte en una lista de espera”, recuerda Carmen respecto a una de sus experiencias en el sector salud.

En Ciudad de México, la Secretaría de Salud creó desde el 2008 dos clínicas de Cirugía para la Obesidad, una dentro del hospital Rubén Leñero y otra en el Hospital General de Tláhuac (2012). En ellas otorgan el servicio de cirugía bariátrica, es decir, intervenciones quirúrgicas para bajar de peso sólo para aquellos pacientes que cuentan con obesidad mórbida.

En la página oficial de las Clínicas de cirugía para la Obesidad, la Secretaría estipula los requisitos para poder acceder a los diferentes procedimientos que ofrecen para disminuir el peso (Bypass, manga gástrica y balón gástrico). Los beneficiarios deben ser mayores de 18 años, contar con obesidad mórbida (un índice de masa corporal superior a 40 o más de 45 kilos de sobrepeso), no contar con seguridad social o privada en caso de querer gratuidad (en su defecto se deben de pagar los insumos) y asistir a una plática con la documentación requerida. Posteriormente se asigna un tratamiento, dependiendo del caso y los kilos que el paciente tenga que bajar.

“Ellos si cuentan con un plan integral, pero no es suficiente”, dice Carmen, pues cree que la capacidad de ambos hospitales es insuficiente para el número de casos que hay en la ciudad.

Organizan sesiones y cuentan sus experiencias.

De acuerdo con un informe de la secretaría de Salud capitalina, durante 2017 han realizado 358 intervenciones, de las cuales 11 fueron de manga gástrica, 345 bypass gástrico y 2 de balón gástrico. De estos casos, 288 son mujeres y los otros 70, hombres. Los requisitos, la falta de difusión y el límite de espacio son factores que impiden que más pacientes sean beneficiados, denuncian los pacientes.

Por ello Carmen y Ana, junto a otras personas que padecen esta enfermedad, prefieren ser parte de Tragones Anónimos. En la organización, a diferencia de los hospitales, se “sienten identificadas, comprendidas, no juzgadas y arropadas”.

Ambas dicen haber sido víctimas en reiteradas ocasiones de ofensas debido a su condición, tanto por familia como la sociedad en general. Se sienten incomprendidas y juzgadas, pues la necesidad de comer es algo que en ocasiones no pueden controlar, a diferencia de lo que a veces cree la gente.

“A ellos se les hace muy fácil y no entienden por qué estamos en un grupo anónimo, pero nunca vas a entender a las personas hasta que estés en su lugar”, dice Carmen.

En Tragones Anónimos llevan un esquema similar al de Alcohólicos Anónimos: realizan juntas, platican sus experiencias, comparten anécdotas y desarrollan un plan de alimentación, sólo retirando ciertos alimentos como harinas o aceite. Esto los hace sentir en un entorno más humano, lejos de regímenes alimenticios o tratamientos médicos que no les dieron mayores resultados.

“Yo sólo quiero verme delgada y no desenfocarme, llegar a mi meta, la que importa ahora soy yo y voy a lograr algo que siempre he querido y no he podido: verme delgada. Quiero conocerme delgada”, dice Ana. Carmen espera que algún día la gente “cambie su visión sobre las personas obesas y entiendan el origen de sus problemas, que no sólo es por querer comer, sino que hay otras cosas detrás. Ojalá dejen de asustarse y criticar”.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Trabajar más horas para superar la crisis económica?: la propuesta que enciende el debate en Francia

Un prestigioso grupo de expertos franceses publicó una serie de propuestas que han generado un intenso debate en torno al tema del trabajo en el país europeo.
23 de mayo, 2020
Comparte

La pandemia del nuevo coronavirus llevó a muchos gobiernos a poner la economía en una especie de coma inducido con cuarentenas y órdenes de confinamiento obligatorio.

Así ha sido también en Francia, donde hasta este viernes se habían registrado más de 28.000 muertes por covid-19. Allí, en el primer trimestre del año, el Producto Interno Bruto (PIB) retrocedió un 5,8%.

Y solamente la semana pasada 300.000 personas fueron puestas en “desempleo parcial”, una figura que permite a empresas ejecutar reducciones salariales y de horas de trabajo a su personal.

Ahora que se empiezan a relajar las medidas de confinamiento y para tratar de acelerar la recuperación de la economía, el Instituto Montaigne -un importante think thank con sede en París y cuyo director es cercano a Emmanuel Macron- propuso una serie de medidas que incluyen eliminar un día feriado en mayo y una semana de vacaciones escolares en octubre, así como aumentar las horas de trabajo.

Estas ideas levantaron una enorme polémica y, además, abrieron un debate nacional sobre la mejor manera para superar la crisis económica que ha dejado la pandemia.

Personas caminando por la calle de lo que parece París

Getty Images
El economista Bertrand Martinot, autor de las propuestas, cree que las empresas deberían tener la opción de poder obligar a sus empleados a comprar días de vacaciones.

Ya en abril el Movimiento de Empresas de Francia (Medef) había provocado controversia con su sugerencia, en plena cuarentena, de que había que abrir el debate sobre trabajar más.

“Tarde o temprano nos tendremos que hacer preguntas sobre la jornada laboral, los días feriados y las vacaciones remuneradas para acompañar una reactivación económica y facilitar, trabajando un poco más, un crecimiento adicional”, señaló el Medef.

¿Mejorar la productividad por hora y trabajar un poco más?

Un discurso que en su momento fue calificado de “totalmente indecente” por Laurent Berger, secretario general de la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT), el principal sindicato del país.

“Abrir hoy el debate sobre el aumento de las horas de trabajo cuando cientos de miles de personas probablemente perderán su empleo debido a este virus me parece completamente anacrónico e incluso indecente”, dijo Berger durante una intervención en la emisora pública France Info.

“Lo que me preocupa son todos esos trabajadores que están en peligro de perder su empleo”, agregó.

"En lugar de hacer que los empleados trabajen más, deberíamos primero asegurarnos de que todos tengan un trabajo que les permita vivir decentemente". ", Source: Vincent Gautheron, Source description: Sindicalista, Image: Agricultor

A un mes de esta polémica, el economista Bertrand Martinot, autor del conjunto de propuestas publicadas por el Institut Montaigne, relanza el debate en el país europeo.

“El razonamiento básico nos dice que, en los próximos meses y trimestres, las empresas tendrán una caída muy significativa en su productividad por hora. Como resultado de las medidas de protección, toda la actividad económica se ralentizará. Mejorar la productividad por hora trabajada y trabajar un poco más son dos maneras de corregir esta caída“, le dice Martinot a BBC Mundo.

Para aumentar las jornadas laborales, Martinot propone facilitar el canjeo de días de vacaciones.

Edificios en París.

Getty Images
Según el Institut Montaigne, la productividad francesa se verá afectada por las medidas de confinamiento.

“Eso ya es posible hoy, pero se requiere que el empleado esté de acuerdo. Lo que yo propongo es que la empresa pueda obligarlo a comprar días libres“, prosigue el que fuera consejero del expresidente Nicolas Sarkozy.

“Simplemente escandaloso”

“Obviamente no se trabajará gratis y se debe hacer dentro de los límites legales”, afirma Martinot al tiempo que agrega que el empleado seguiría teniendo “derecho a disfrutar de sus vacaciones de verano”.

El economista francés sugiere llegar a un acuerdo con los sindicatos para que parte del tiempo extra trabajado este año pueda ser pagado en 2021. “Pero no en forma de salario, sino en forma de participación de los trabajadores en los resultados de la empresa”, precisa.

En diálogo con BBC Mundo, Vincent Gautheron, secretario nacional de Ugict-CGT, uno de los cinco principales sindicatos del país europeo, considera que este conjunto de propuestas son “simplemente escandalosas”.

“Tenemos un buen número de trabajadores que ahora están desempleados, completa o parcialmente. En lugar de hacer que los empleados trabajen más, deberíamos primero asegurarnos de que todos tengan un trabajo que les permita vivir decentemente”.

Según el economista Grégory Claeys, del Instituto Bruegel, con sede en Bruselas, el plan del Institut Montaigne forma parte de un conjunto de ideas que reaparecen cada vez que hay una crisis.

“En teoría, se puede pensar que si trabajamos más, producimos más y esto nos permitirá salir de la recesión, pero en la práctica nos damos cuenta de que agregar uno o dos días de trabajo al año tiene un efecto realmente marginal en el PIB“, le dice a BBC Mundo.

Personas en las escaleras del Sagrado Corazón en París.

Getty Images
El Institut Montaigne cree necesario eliminar un día feriado y una semana de vacaciones escolares para ayudar a la economía.

A principios de año, el Instituto Nacional de Estadística de Francia estimó que el hecho de que el año 2020 tenga, por motivos de calendario, dos días laborables más que 2019 le aportaba 0,12% puntos al PIB.

“Es un porcentaje insignificante si lo comparamos sobre todo con la caída que se espera en algunas naciones europeas, que va de 7% a 10% dependiendo del país”, insiste Claeys.

Inspirado en la reacción de Singapur a la crisis del SARS en 2003 -cuando el país suprimió 15 días de vacaciones escolares en junio para compensar los que se habían perdido durante la cuarentena- el Institut Montaigne también sugiere eliminar una de las dos semanas de descanso que los franceses en edad escolar suelen tener en octubre.

En Francia, la mayoría de las escuelas y universidades, tanto públicas como privadas, planean permanecer cerradas al menos hasta el mes de septiembre como parte de las medidas de confinamiento.

Según Martinot, sus propuestas tienen dos ventajas.

“Primero, les permite a los estudiantes ponerse al día en la escuela, lo cual es muy importante. Y luego, les da la posibilidad a los padres de que sigan trabajando sin ninguna preocupación, pues frecuentemente cuando tienes a los niños en casa (…) no trabajas bien”.

""Si los empleados no tienen vacaciones, no harán turismo. Hay que tener cuidado con eso".", Source: Vincent Gautheron, Source description: Sindicalista, Image: Turista

Además, el economista considera necesario acabar con el feriado del Día de la Ascensión, una festividad cristiana celebrada 40 días después del domingo de resurrección.

“Es una propuesta que habría hecho fuera del contexto de la covid-19: Francia tiene el mayor número de vacaciones en mayo dentro de los países de Europa. Tenemos tres días feriados, algunos años incluso llegamos a cuatro”, explica.

“Esto hace que Francia se quede atrás en términos de producción per cápita con respecto a Alemania u otros países del norte de Europa. Entonces, esta es una forma de aumentar ligeramente el potencial de crecimiento del país”.

Un “capricho” de los empresarios

El líder sindical Vincent Gautheron duda que estas propuestas ayuden a mejorar la productividad y estima que se trata simplemente de “un capricho” de los empresarios que piensan que siempre hay que trabajar y producir más.

Torre Eiffel.

EPA
Menos vacaciones significa menos ingresos para la industria del turismo, advierte Vincent Gautheron.

“No es sensato. Por un lado tenemos industrias y servicios que pedirán menos vacaciones y más trabajo, pero por otra parte tenemos a los sectores del turismo y del entretenimiento que le dirán al gobierno ‘tienes que ayudarnos porque con la cuarentena hemos perdido ingresos y estamos al borde de la bancarrota’.

“Si los empleados no tienen vacaciones, no harán turismo. Hay que tener cuidado con eso”.

Muy de acuerdo con esta reflexión, el economista Grégory Claeys considera importante destacar que la industria del turismo no sería la única afectada.

“De forma general, en muchos sectores no sirve para nada hacer que la gente trabaje más si no hay demanda. Tal vez puede ayudar a algunos sectores como el de la construcción a ponerse al día, pero en ningún caso hará que la gente consuma más”.

A finales de marzo, el gobierno de Macron tomó una serie de medidas para amortiguar el impacto económico de la crisis, como aumentar la duración máxima de la jornada laboral de 48 a 60 horas, facilitar que las empresas puedan poner a sus empleados a tiempo parcial y permitir una expansión de las jornadas nocturnas y dominicales.

Emmanuel Macron.

AFP
El director del Institut Montaigne, Laurent Bigorgne, es cercano al mandatario francés Emmanuel Macron y lo apoyó a lo largo de su campaña presidencial en 2016.

Por eso, un sector importante de la población francesa ha recibido con asombro las propuestas del Institut Montaigne.

“Ya existen estructuras que les permiten a las empresas organizar el trabajo e incluso trabajar un poco más”, señala Gautheron.

“Cuando les pedimos esfuerzos a los empleados, ellos lo consideran injusto”

El sindicalista cree que hay que “acabar con la lógica del retorno inmediato del capital” e incentivar mejores salarios para “permitir que todos vivan lo mejor posible” y consuman los bienes y servicios que necesitan.

La pandemia ha interpelado a varios ciudadanos sobre la relación que tenemos con el planeta. Nos hemos centrado mucho en el hecho de que las personas puedan comer este animal o aquel otro”.

"Hay un sentimiento de injusticia y de desigualdad que hace que este tipo de discurso -completamente racional- no quiera ser escuchado".", Source: Bertrand Martinot, Source description: Economista., Image: Protesta en Francia

“La lección de todo esto es que en un momento en que nuestro modelo de producción ha desafiado a nuestro planeta y a sus ecosistemas, estos son los tipos de problemas que enfrentaremos más regularmente si no cambiamos nuestro enfoque con respecto al medio ambiente”.

Pero para Bertrand Martinot el problema es que los franceses tienen una relación con el trabajo “que se ha vuelto patológica“.

“Existe un ambiente de desconfianza general en Francia. Desconfianza hacia la empresa, hacia el Estado… Entonces, cuando les pedimos esfuerzos a los empleados, ellos lo consideran injusto. Hay un sentimiento de injusticia y de desigualdad que hace que este tipo de discurso -completamente racional- no quiera ser escuchado”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

https://www.youtube.com/watch?v=oti5ff60UZE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.