close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@Tragones.Anonimos.Laguna

Tragones anónimos, un lugar para combatir la obesidad sin ser juzgado

Ante la falta de programas de salud pública en México que atiendan de manera integral la obesidad como una enfermedad, pacientes han preferido organizarse para lograr bajar de peso.
@Tragones.Anonimos.Laguna
Por César Reveles y Lizbeth Padilla
11 de diciembre, 2017
Comparte

Hartos de médicos, dietas y programas públicos ineficientes, decidieron organizarse de manera colectiva y anónima. Son un grupo de personas que padecen obesidad mórbida y que optaron por combatir su enfermedad a través de un espacio en el que se dicen realmente atendidos.

Se trata de Tragones Anónimos. Hasta ahí se han congregado en busca de ayuda, luego de intentar por todos los medios alcanzar su peso ideal sin éxito alguno. “Médicos, acupuntura, anfetaminas, nutriólogos, bariatras. Probé de todo para bajar de peso y nada me funcionó, hasta que me vine para acá donde me sentí comprendida y todo mejoró”, relata Carmen E, integrante del grupo desde hace 5 años y quien hoy se encuentra anexada en él con el fin de bajar los kilos necesarios.

Ana, otra integrante, afirma que “si no fuera por el grupo no tendría ni donde vivir, ya que era esto o el suicidio”. Ella salió de casa por una situación de violencia, que la llevó a una depresión que la hizo subir excesivamente de peso.

Ambas encontraron en Tragones Anónimos la oportunidad de recuperar la seguridad en sus vidas.

Surgida en Torreón, Coahuila, hace un poco más de tres décadas, y extendida por todo el país, la organización tiene el objetivo de que sus integrantes bajen de peso con un método “sano, humano y de comprensión”.

México es hoy el país con la tasa más alta de sobrepeso y obesidad en el mundo, de acuerdo con el informe Healt and Glance 2017, presentado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). De acuerdo con el informe, el 33.3 por ciento de la población mayor de 15 años padece obesidad. Y aunque existen programas federales y estatales dirigidos a combatir esta epidemia, no han sido efectivos para reducir la estadística.

“Los médicos suelen ser groseros y quieren arreglarlo todo con dietas y nutriólogos. En mi caso la obesidad se debe a una depresión, pero a veces eso no lo entienden”, cuenta Carmen. Desde su punto de vista, el sector salud en México es desigual respecto a la atención que brinda a otras enfermedades.  “Yo le recomendaría al gobierno que hagan un tratamiento integral para nosotros, que metan psicólogo, psiquiatra, nutriólogo, endocrinólogo y no sólo un nutriólogo, además de dar mucha información sobre la enfermedad y sus diferentes formas de tratarla. No sólo den difusión a la prevención, más bien ayuden a tratar la obesidad como otro tipo de enfermedades”.

En 2016, la Secretaría de Salud declaró una emergencia epidemiológica por el alto número de casos de obesidad y diabetes, con 7 de cada 10 mexicanos con el padecimiento. Su titular, José Narro, anunció incluso que se “redoblarían esfuerzos” para revertir la epidemia. No obstante, un año después la OCDE calificó como “decepcionante” que México sólo invierta el 5.8 por ciento del PIB en salud a pesar de la emergencia declarada y de ser la segunda economía en América Latina.

 

Sí hay programas, “pero no son suficientes”

“Conocí un médico del Rubén Leñero, que me citó para ayudarme a bajar de peso. Cuando fui me dieron una plática, pero tenía que pagar 50 mil pesos para que me hicieran la banda gástrica y te daban un programa integral o tenías que ponerte en una lista de espera”, recuerda Carmen respecto a una de sus experiencias en el sector salud.

En Ciudad de México, la Secretaría de Salud creó desde el 2008 dos clínicas de Cirugía para la Obesidad, una dentro del hospital Rubén Leñero y otra en el Hospital General de Tláhuac (2012). En ellas otorgan el servicio de cirugía bariátrica, es decir, intervenciones quirúrgicas para bajar de peso sólo para aquellos pacientes que cuentan con obesidad mórbida.

En la página oficial de las Clínicas de cirugía para la Obesidad, la Secretaría estipula los requisitos para poder acceder a los diferentes procedimientos que ofrecen para disminuir el peso (Bypass, manga gástrica y balón gástrico). Los beneficiarios deben ser mayores de 18 años, contar con obesidad mórbida (un índice de masa corporal superior a 40 o más de 45 kilos de sobrepeso), no contar con seguridad social o privada en caso de querer gratuidad (en su defecto se deben de pagar los insumos) y asistir a una plática con la documentación requerida. Posteriormente se asigna un tratamiento, dependiendo del caso y los kilos que el paciente tenga que bajar.

“Ellos si cuentan con un plan integral, pero no es suficiente”, dice Carmen, pues cree que la capacidad de ambos hospitales es insuficiente para el número de casos que hay en la ciudad.

Organizan sesiones y cuentan sus experiencias.

De acuerdo con un informe de la secretaría de Salud capitalina, durante 2017 han realizado 358 intervenciones, de las cuales 11 fueron de manga gástrica, 345 bypass gástrico y 2 de balón gástrico. De estos casos, 288 son mujeres y los otros 70, hombres. Los requisitos, la falta de difusión y el límite de espacio son factores que impiden que más pacientes sean beneficiados, denuncian los pacientes.

Por ello Carmen y Ana, junto a otras personas que padecen esta enfermedad, prefieren ser parte de Tragones Anónimos. En la organización, a diferencia de los hospitales, se “sienten identificadas, comprendidas, no juzgadas y arropadas”.

Ambas dicen haber sido víctimas en reiteradas ocasiones de ofensas debido a su condición, tanto por familia como la sociedad en general. Se sienten incomprendidas y juzgadas, pues la necesidad de comer es algo que en ocasiones no pueden controlar, a diferencia de lo que a veces cree la gente.

“A ellos se les hace muy fácil y no entienden por qué estamos en un grupo anónimo, pero nunca vas a entender a las personas hasta que estés en su lugar”, dice Carmen.

En Tragones Anónimos llevan un esquema similar al de Alcohólicos Anónimos: realizan juntas, platican sus experiencias, comparten anécdotas y desarrollan un plan de alimentación, sólo retirando ciertos alimentos como harinas o aceite. Esto los hace sentir en un entorno más humano, lejos de regímenes alimenticios o tratamientos médicos que no les dieron mayores resultados.

“Yo sólo quiero verme delgada y no desenfocarme, llegar a mi meta, la que importa ahora soy yo y voy a lograr algo que siempre he querido y no he podido: verme delgada. Quiero conocerme delgada”, dice Ana. Carmen espera que algún día la gente “cambie su visión sobre las personas obesas y entiendan el origen de sus problemas, que no sólo es por querer comer, sino que hay otras cosas detrás. Ojalá dejen de asustarse y criticar”.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Anton Kusters

Por qué en Japón los tatuajes se asocian con la Yakuza, el grupo mafioso más temido del país (y qué significan)

El arte corporal es visto en Japón como ofensivo para algunas personas por su relación con el crimen organizado. Te contamos de dónde viene esa tradición y por qué es tan importante para la sociedad japonesa.
Anton Kusters
22 de septiembre, 2019
Comparte

Tal vez pienses que un elefante tatuado en el tobillo de ninguna manera podría vincularte con la mafia, pero en Japón puede ponerte en problemas.

Los fanáticos y jugadores que visitan estos días el país asiático para la Copa Mundial de Rugby (20 sept. – 2 nov.) fueron instados por las autoridades deportivas a cubrir la tinta en sus pieles para evitar ofender a algunas personas.

El motivo de esa advertencia es la relación entre los tatuajes y la Yakuza, una de las pandillas más poderosas y temidas de la mafia japonesa, que lleva cientos de años operando en el país.

“Algunos ven a los yakuza como un mal necesario; otros los ven como algo que, simplemente, debería desaparecer”, le dijo a la BBC Anton Kusters, un fotógrafo belga que estuvo dos años (2009 – 2011) infiltrado en la Yakuza y documentando su estilo de vida.

“Fue, por decir algo, una experiencia muy interesante”, explicó en el programa de radio de la BBC Newsbeat.

¿Quiénes son los yakuza?

Los yakuza están involucrados en actividades criminales como la prostitución, las apuestas organizadas o la extorsión.

“Crecieron en este tipo de movimiento clandestino de vendedores ambulantes y jugadores de apuestas que comenzaron a unirse entre ellos y a sentir que eran los guardianes del Japón más antiguo y glorioso“, dijo Kusters.

Un hombre mostrando sus tatuajes

anton kusters
Los tatuajes son muy importantes para los yakuza.

Aunque les gustaba extorsionar a políticos, empresarios y empresas, algunos de los jefes más antiguos de la Yakuza estabán “muy en contra” de cosas como el tráfico de drogas.

“Siempre encontraban razones para hacer las cosas de cierta manera o para no hacerlas”, dijo Kusters.

Lo más importante que aprendió Anton durante su tiempo con una familia yakuza fue que juzgar a la mafia japonesa no es una cuestión de blanco y negro, como pudiera parecer.

“Hay una zona muy gris, muy turbia, en la que hacen cosas buenas. Por ejemplo, tras el tsunami, fueron los primeros en aparecer en la escena a ayudar.

“Pero al mismo tiempo se involucraban en cosas malas”.

Él dice que eso es lo que dificulta que los yakuza sean completamente rechazados por la sociedad.

¿Qué significan sus tatuajes?

“Los tatuajes son cruciales para los miembros de la Yakuza”, según Kusters.

Sin embargo, no se usan para marcar a quienes identifican como parte de una pandilla, como sí ocurre en algunas partes de Centroamérica y América del Norte.

En lugar de eso, son “un dibujo muy personal” de una escena de la vida de un miembro de la Yakuza o de algo simbólicamente importante para ellos y que pueda mostrar los atributos por los que se conoce a esa persona.


Significado de algunos tatuajes yakuza

  • Akira Nishikiyama: el pez koi significa la fuerza y ​​la valentía.
  • Daigo Dojima: rodeado de llamas, este personaje es el “yey de la sabiduría inamovible”.
  • Goro Majima: tiene una máscara y una serpiente blanca, que simboliza la buena fortuna.
  • Kazuma Kiryu: un dragón ascendente.
  • Taiga Saejima: tigre (fortaleza).

Fuente: Japanese Tattoos: History * Culture * Desig, de Brian Ashcraft y Hori Benny


Pueden cubrir casi todo el cuerpo, desde la espalda hasta las nalgas y la parte superior de las piernas, hasta los brazos, aunque debido al estigma de la sociedad japonesa con los tatuajes, a menudo terminan antes de los antebrazos y las espinillas.

manos con tatuajes

Anton Kusters
Los yakuza se amputan el dedo meñique como forma de castigo o disculpa por las ofensas hechas a alguien.

“Mi contacto directo tuvo una juventud difícil y superó una gran adversidad, por eso tenía un tatuaje de un pez koi nadando río arriba, lo cual se traduce como una fuerte voluntad y el poder de superar algo. Es ese tipo de simbolismo“.

Kusters dice que los miembros de la Yakuza suelen reunirse en saunas públicos principalmente porque la falta de ropa significa que las pandillas rivales que se conocen pueden descubrir con quién están lidiando según los tatuajes de su cuerpo.

“La otra razón es poder ver que nadie tenga un arma oculta, pues estás completamente desnudo”.

No cualquier yakuza puede tener un tatuaje

“En realidad, es el tatuador quien decide si esa persona es lo suficientemente buena como para hacerse un tatuaje”, explicó el fotógrafo.

Si decide que merece la pena, el proceso puede demorarse en ser completado hasta un año, en sesiones semanales que cuestan más de US$12.000.

Esa es, de hecho, una de las principales maneras en que la Yakuza atrae a los miembros más jóvenes, señaló Kusters.

A woman with a tattoo on this leg

anton kusters

“Los más jóvenes, que tienen 16 o 17 años, se impresionan fácilmente. Los jóvenes perdidos que deambulan por las calles de Japón se sentirán, sin duda, muy atraídos por el estilo de vida de los yakuza porque de cierta manera son vistos como criminales ‘suaves’.

“Tener un tatuaje está obviamente en lo más alto de su lista de deseos. Y ahí sería cuando el yakuza dijera: ‘De acuerdo, te pagaremos esto y puedes devolvérnoslo’.

“Y así es como te conviertes en un miembro de la mafia”.

Un hombre siendo tatuado

Anton Kusters
Algunos tatuajes de los yakuza tardan en completarse un año.

Los tatuajes japoneses cuestan tanto dinero y tardan tanto en completarse porque todavía se realizan sin equipos eléctricos, con aprendices que trabajan durante varias décadas.

“Usan un palo de madera fino con cuatro agujas en la parte superior y las empujan manualmente, a aproximadamente dos punzadas por segundo. Y varían el ángulo dependiendo de la cantidad de grasa en el área del cuerpo.

“Firman sus tatuajes, pero todavía lo hacen con el nombre de su maestro, pues existe una vieja tradición para que siga siendo así”.

“Se trata de respeto”

Anton Kusters dice que los yakuza mantienen sus tatuajes cubiertos en público porque son muy conscientes de que están mal vistos.

hombre de la yakuza

anton kusters
La mafia japonesa lleva siglos actuando.

Pero agrega que los occidentales que caminan en público con mangas largas no causarán ningún problema, siempre que obedezcan las reglas en los baños públicos, populares en todo el país.

“Históricamente no se atrevieron a decir ‘no queremos que la Yakuza tenga reuniones aquí y que ahuyente a los otros clientes’. Entonces dicen de una manera muy opaca ‘no permitimos tatuajes’, pues hace cientos de años solo los yakuza tenían tatuajes“.

La advertencia para los turistas es llevar una camiseta en las saunas, como lo han estado haciendo los equipos de rugby de Nueva Zelanda y Samoa, y como el equipo de rugby de Gales dice que hará.

“Cubrir tu tatuaje y mostrarles a otras personas en la piscina que entiendes que podría ser ofensivo y que has tomado medidas para cubrirlo, es mostrar que eres consciente de tu entorno y que los respetas”, explicó Kusters.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=7H4LRtwC4O0

https://www.youtube.com/watch?v=ktu0V3H8ZsU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.