Aspirantes a la Auditoría Superior son opacos en su patrimonio y relaciones partidistas: organizaciones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Aspirantes a la Auditoría Superior son opacos en su patrimonio y relaciones partidistas: organizaciones

La falta de rendición de cuentas amenaza la legitimidad de quien encabezará una de las instituciones más importantes en el combate a la corrupción.
Especial
Por Ernesto Aroche Aguilar
11 de diciembre, 2017
Comparte
Luego de que la Cámara de Diputados diera a conocer la terna de aspirantes a ocupar la titularidad de la Auditoria Superior de la Federación (ASF), organizaciones de la Sociedad Civil señalaron el riesgo de que sea una elección sin legitimidad pues no se dio a conocer la evaluación de los candidatos y su autonomía política.

El documento que presentó la Comisión de Vigilancia de la ASF el pasado jueves 7 de diciembre sólo dice que cada partido presentó una terna basada en las “valoraciones que hayan formulado en las diversas etapas del procedimiento de designación”, y nombra a Salim Arturo Orcí Magaña, David Rogelio Colmenares Páramo y Ángel José Trinidad Zaldivar como terna finalista.

Justine Dupuy representante de Fundar dijo que sí bien la comisión de selección escuchó las peticiones de cerca de 130 Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y se incluyeron preguntas de los organismos ciudadanos, no hay certeza de que se hayan elegido a los mejores perfiles pues no se hizo pública la evaluación de los aspirantes.

“Lo que sabemos es que cada partido propuso su terna y de ahí salió una terna final por consenso. De ahí que la manera en como tomaron la decisión parece más un acuerdo entre partidos que una evaluación basada en criterios objetivos y claros”, puntualizó.

Leonor Gómez, de México Infórmate, agregó que el PRI fue el único de los partidos que no dio a conocer públicamente su terna de aspirantes.

“Al proceso le falta el adecuado entendimiento de lo que significa rendir cuentas. Que no es nada más abrir el espacios para que la ciudadanía pueda observar, hay que resaltar que nosotros fuimos en carácter de observadores y no de legitimadores de un proceso, y este proceso se legitima cuando existe rendición de cuentas. Y esto amenaza la legitimidad del proceso”, dijo Gómez.

Para Justine Dupuy el balón está en la cancha del pleno de la Cámara de Diputados, quienes tendrán que elegir entre los tres candidatos propuestos por la comisión dictaminadora.

“Ellos tendrán que valorar los perfiles que garanticen una independencia y autonomía. Por que esa ha sido la exigencia desde el inicio, si no hay una auditoría autónoma no se garantiza que se mantenga el mismo desempeño que ha tenido la auditoría hasta el momento, sabiendo, además, que es una de las instituciones más importantes del Sistema Nacional Anticorrupción y es una de las que más credibilidad tiene en este momento”, explicó.

Sin declaración patrimonial pública

Si bien los tres aspirantes o forman parte del equipo de trabajo de la ASF o pasaron por ella en algún momento, ninguno ha aceptado que su declaración patrimonial se haga pública.

Una búsqueda en los archivos de la página servidorespublicos.gob.mx muestra que Salim Arturo Orcí Magaña, quien actualmente funge como Auditor Especial del Gasto Federalizado en la ASF, no tiene registro de declaraciones patrimoniales en ese sistema.

Entre 1988 y 2001 trabajó en el gobierno federal. Su currículum muestra su paso por tres dependencias la Secretaría de la Reforma Agraria, la Secretaría de Desarrollo Social –donde escaló hasta Oficial Mayor entre 1994 y 1998— y fue director de la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra entre 1998 y 2001.

En la ASF ingresó como director en el área de Auditoria del Desempeño al Desarrollo Social, después fue titular de la Unidad General de Administración y desde 2013 está a cargo de la revisión del Gasto Federalizado.

Su declaración patrimonial en la Auditoría no es público pues dice la ASF que la Cámara de Diputados es la autoridad responsable de esa información, mientras que la unidad de transparencia del poder legislativo mantiene las declaraciones en la opacidad.

Una carrera con gobiernos priístas

David Rogelio Colmenares Páramo, licenciado en economía por la UNAM se inició en la administración pública como Secretario de Finanzas en Oaxaca, durante el periodo de gobierno de Heladio Ramírez López (1986-1992); de ahí pasó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) como coordinador de Administración Fiscal Regional y después fue director de Administración y Adquisiciones en Liconsa (1992-1998).

Fue representante en la Ciudad de México del gobierno encabezado por el también priísta José Murat Casab en los años 1998 y 1999 y en el 2000 regresó a la SHCP como titular de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas cargo que ocupó hasta el 2006.

Regresó al trabajo en instituciones públicas en 2012 cuando ocupó el cargo de Auditor Especial del Gasto Federalizado. Y entre 2014 y 2015 fue Contralor Interno en el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

Desde julio de 2016 es coordinador en la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Espaciales, y en su última declaración, que puede ser consultada en la plataforma servidorespublicos.gob.mx, se informa que “el servidor no aceptó hacer públicos sus datos patrimoniales”.

A excepción de su periodo en la SHCP durante el sexenio foxista, se ha desempeñado en gobiernos tricolores.

Trinidad Zaldivar, el transparentólogo

Egresado de la facultad de Derecho de la UNAM y maestro en Gobierno y Administración por la BUAP, Ángel José Trinidad Zaldivar es especialista en temas de transparencia.

Inició su carrera en la administración pública como delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Puebla en 1997. Con la llegada de la alternancia política en el gobierno federal pasó a encargarse de la agenda de la titular de la Secretaría de Turismo en la primera mitad del sexenio foxista, Leticia Navarro.

Entre agosto de 2003 y mayo de 2004 fungió como coordinador de Enlace Interinstitucional en la Presidencia de la República. En los siguientes 10 años estuvo en el Instituto Federal de Acceso a la Información (el extinto Ifai, primero como Secretario Ejecutivo y más tarde como Comisionado). A mediados de 2014 y tras la transformación del IFAI en INAI pasó a la Cámara de Diputados como Secretario de Enlace y desde noviembre de 2016 es titular de la Unidad de Transparencia de la ASF.

Trinidad Zaldivar también tiene un pasado partidista. Entre 1987 y 1994 ocupó posiciones al interior del Partido Revolucionario Institucional.

En su declaración patrimonial más reciente publicada en el Registro de Servidores Públicos fechada en 2005 dice que el funcionario “no aceptó hacer públicos sus datos patrimoniales”. Sus declaraciones como trabajador de la Cámara o de la ASF no son públicas pues el poder legislativo incumple con esa obligación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El niño que ganó una criptoriqueza en vacaciones creando imágenes digitales de ballenas

Benyamin Ahmed, de 12 años, hizo un conjunto de más de 3.000 imágenes de ballenas y vendió tokens digitales, más conocidos como NFT, de ellas.
28 de agosto, 2021
Comparte

Sólo tiene 12 años, pero ya acumula un capital que roza los US$400.000.

Benyamin Ahmed decidió usar las vacaciones escolares para crear con su computadora una serie de obras de arte pixeladas titulada Weird Whales (“Ballenas raras”) y venderlas como tokens no fungibles (NFT).

Con los NFT, las obras de arte se pueden “tokenizar” para crear un certificado digital de propiedad que se puede comprar y vender.

Los NFT son un activo inimitable en el mundo digital que puede ser comprado y vendido como cualquier otro tipo de propiedad, pero no tienen forma tangible en sí mismos. Son digitales.

Pueden ser entendidos como certificados de propiedad de activos virtuales o físicos.

Por lo general, no le dan al comprador la obra de arte real o sus derechos de autor.

Como nunca ha tenido una cuenta bancaria tradicional, Benyamin Ahmed mantiene sus ganancias en forma de Ethereum, la criptomoneda en la que se vendieron.

Los compañeros de clase de Benyamin aún desconocen su criptoriqueza recién conseguida, aunque ha hecho videos en YouTube sobre su pasatiempo, que disfruta junto con la natación, el bádminton y el taekwondo.

Weird Whales

Benyamin Ahmed
La colección de Weird Whales tiene más de 3.000 imágenes de ballenas.

“Mi consejo para otros niños que tal vez quieran entrar en este espacio es que no se sientan obligados a programar tal vez porque los compañeros lo presionen. Tanto si te gusta cocinar como si te gusta bailar, hazlo lo mejor que puedas“, dijo.

El padre de Benyamin, Imran, un desarrollador de software que trabaja en finanzas, alentó a Benyamin y a su hermano, Yousef, a comenzar a programar a los cinco y seis años respectivamente.

Los niños han tenido la ventaja de contar con una sólida red de expertos en tecnología a los que pedir consejo y ayuda, pero él está muy orgulloso de ellos.

Proyecto serio

“Era un ejercicio un poco divertido, pero me di cuenta de que estaban muy receptivos y que eran realmente buenos”, contó Imran.

“Entonces empezamos a ponernos un poco más serios, y ahora practicamos todos los días. Pero no les puedes agobiar con estas cosas, no puedes decir que van a aprender a programar en tres meses”.

Los chicos hacían 20 o 30 minutos de ejercicios de codificación al día, incluso durante las vacaciones, explicó.

Benyamin Ahmed

Benyamin Ahmed

Weird Whales es la segunda colección de arte digital de Benyamin, después de un set anterior inspirado en el videojuego Minecraft.

También se vendió, aunque no por tanto como Weird Whales.

Esta vez, se inspiró en el conocido meme de una ballena pixelada y un popular estilo de arte digital, pero utilizó su propio programa para crear el conjunto de 3.350 ballenas tipo emoji.

“Fue interesante verlos eclosionar a todas todos, ya que fueron generándose y apareciendo en mi pantalla lentamente”, dijo.

Benyamin ya está trabajando en su tercera colección con temática de superhéroes.

También le gustaría hacer un “juego submarino” con las ballenas.

“Eso sería asombroso”, dijo.

Christie's

Getty Images
Cuando Christie’s subasta una obra, el ganador se la lleva a casa, pero los NFT solo son digitales

Imran está “100% seguro” de que su hijo no ha infringido la ley de derechos de autor y ha contratado abogados que “auditen” su trabajo, además de recibir asesoramiento sobre cómo registrar sus propios diseños.

El mundo del arte está dividido sobre la tendencia actual de los NFT.

Hay artistas que dicen que son una vía adicional de ingresos.

Y hay muchas historias de ventas por sumas increíblemente altas.

Pero también existe escepticismo sobre si se trata de una inversión realista a largo plazo.

El exsubastador de Christie’s Charles Allsopp le dijo a BBC News que comprarlos “no tiene sentido”.

“La idea de comprar algo que no está ahí es simplemente extraña”, dijo a principios de este año.

“Las personas que invierten en esto no son muchas, pero aun así espero que no pierdan su dinero”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=z074SRnf2lY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.