Aspirantes a la Auditoría Superior son opacos en su patrimonio y relaciones partidistas: organizaciones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Aspirantes a la Auditoría Superior son opacos en su patrimonio y relaciones partidistas: organizaciones

La falta de rendición de cuentas amenaza la legitimidad de quien encabezará una de las instituciones más importantes en el combate a la corrupción.
Especial
Por Ernesto Aroche Aguilar
11 de diciembre, 2017
Comparte
Luego de que la Cámara de Diputados diera a conocer la terna de aspirantes a ocupar la titularidad de la Auditoria Superior de la Federación (ASF), organizaciones de la Sociedad Civil señalaron el riesgo de que sea una elección sin legitimidad pues no se dio a conocer la evaluación de los candidatos y su autonomía política.

El documento que presentó la Comisión de Vigilancia de la ASF el pasado jueves 7 de diciembre sólo dice que cada partido presentó una terna basada en las “valoraciones que hayan formulado en las diversas etapas del procedimiento de designación”, y nombra a Salim Arturo Orcí Magaña, David Rogelio Colmenares Páramo y Ángel José Trinidad Zaldivar como terna finalista.

Justine Dupuy representante de Fundar dijo que sí bien la comisión de selección escuchó las peticiones de cerca de 130 Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y se incluyeron preguntas de los organismos ciudadanos, no hay certeza de que se hayan elegido a los mejores perfiles pues no se hizo pública la evaluación de los aspirantes.

“Lo que sabemos es que cada partido propuso su terna y de ahí salió una terna final por consenso. De ahí que la manera en como tomaron la decisión parece más un acuerdo entre partidos que una evaluación basada en criterios objetivos y claros”, puntualizó.

Leonor Gómez, de México Infórmate, agregó que el PRI fue el único de los partidos que no dio a conocer públicamente su terna de aspirantes.

“Al proceso le falta el adecuado entendimiento de lo que significa rendir cuentas. Que no es nada más abrir el espacios para que la ciudadanía pueda observar, hay que resaltar que nosotros fuimos en carácter de observadores y no de legitimadores de un proceso, y este proceso se legitima cuando existe rendición de cuentas. Y esto amenaza la legitimidad del proceso”, dijo Gómez.

Para Justine Dupuy el balón está en la cancha del pleno de la Cámara de Diputados, quienes tendrán que elegir entre los tres candidatos propuestos por la comisión dictaminadora.

“Ellos tendrán que valorar los perfiles que garanticen una independencia y autonomía. Por que esa ha sido la exigencia desde el inicio, si no hay una auditoría autónoma no se garantiza que se mantenga el mismo desempeño que ha tenido la auditoría hasta el momento, sabiendo, además, que es una de las instituciones más importantes del Sistema Nacional Anticorrupción y es una de las que más credibilidad tiene en este momento”, explicó.

Sin declaración patrimonial pública

Si bien los tres aspirantes o forman parte del equipo de trabajo de la ASF o pasaron por ella en algún momento, ninguno ha aceptado que su declaración patrimonial se haga pública.

Una búsqueda en los archivos de la página servidorespublicos.gob.mx muestra que Salim Arturo Orcí Magaña, quien actualmente funge como Auditor Especial del Gasto Federalizado en la ASF, no tiene registro de declaraciones patrimoniales en ese sistema.

Entre 1988 y 2001 trabajó en el gobierno federal. Su currículum muestra su paso por tres dependencias la Secretaría de la Reforma Agraria, la Secretaría de Desarrollo Social –donde escaló hasta Oficial Mayor entre 1994 y 1998— y fue director de la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra entre 1998 y 2001.

En la ASF ingresó como director en el área de Auditoria del Desempeño al Desarrollo Social, después fue titular de la Unidad General de Administración y desde 2013 está a cargo de la revisión del Gasto Federalizado.

Su declaración patrimonial en la Auditoría no es público pues dice la ASF que la Cámara de Diputados es la autoridad responsable de esa información, mientras que la unidad de transparencia del poder legislativo mantiene las declaraciones en la opacidad.

Una carrera con gobiernos priístas

David Rogelio Colmenares Páramo, licenciado en economía por la UNAM se inició en la administración pública como Secretario de Finanzas en Oaxaca, durante el periodo de gobierno de Heladio Ramírez López (1986-1992); de ahí pasó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) como coordinador de Administración Fiscal Regional y después fue director de Administración y Adquisiciones en Liconsa (1992-1998).

Fue representante en la Ciudad de México del gobierno encabezado por el también priísta José Murat Casab en los años 1998 y 1999 y en el 2000 regresó a la SHCP como titular de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas cargo que ocupó hasta el 2006.

Regresó al trabajo en instituciones públicas en 2012 cuando ocupó el cargo de Auditor Especial del Gasto Federalizado. Y entre 2014 y 2015 fue Contralor Interno en el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa.

Desde julio de 2016 es coordinador en la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Espaciales, y en su última declaración, que puede ser consultada en la plataforma servidorespublicos.gob.mx, se informa que “el servidor no aceptó hacer públicos sus datos patrimoniales”.

A excepción de su periodo en la SHCP durante el sexenio foxista, se ha desempeñado en gobiernos tricolores.

Trinidad Zaldivar, el transparentólogo

Egresado de la facultad de Derecho de la UNAM y maestro en Gobierno y Administración por la BUAP, Ángel José Trinidad Zaldivar es especialista en temas de transparencia.

Inició su carrera en la administración pública como delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Puebla en 1997. Con la llegada de la alternancia política en el gobierno federal pasó a encargarse de la agenda de la titular de la Secretaría de Turismo en la primera mitad del sexenio foxista, Leticia Navarro.

Entre agosto de 2003 y mayo de 2004 fungió como coordinador de Enlace Interinstitucional en la Presidencia de la República. En los siguientes 10 años estuvo en el Instituto Federal de Acceso a la Información (el extinto Ifai, primero como Secretario Ejecutivo y más tarde como Comisionado). A mediados de 2014 y tras la transformación del IFAI en INAI pasó a la Cámara de Diputados como Secretario de Enlace y desde noviembre de 2016 es titular de la Unidad de Transparencia de la ASF.

Trinidad Zaldivar también tiene un pasado partidista. Entre 1987 y 1994 ocupó posiciones al interior del Partido Revolucionario Institucional.

En su declaración patrimonial más reciente publicada en el Registro de Servidores Públicos fechada en 2005 dice que el funcionario “no aceptó hacer públicos sus datos patrimoniales”. Sus declaraciones como trabajador de la Cámara o de la ASF no son públicas pues el poder legislativo incumple con esa obligación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Los espeluznantes experimentos que Canadá hizo con niños de escuelas indígenas

Los niños indígenas separados de sus familias eran sometidos a invasivos y crueles procedimientos en "nombre de la ciencia".
Getty Images
Por BBC
3 de julio, 2021
Comparte

El descubrimiento de cientos de restos de niños en Kamloops, Brandon y Cowessess, en Canadá, ha puesto de manifiesto la devastación absoluta que los colonos infligieron en los niños, las familias y las comunidades originarias a través del sistema de Escuelas Residenciales Indígenas.

Como investigadora especializada en nutrición y colona-canadiense, hago un llamado a mis colegas para que reconozcan y comprendan los daños que han causado los experimentos de desnutrición y nutrición en los pueblos indígenas y el legado que han dejado.

Más fácil de asimilar

Ian Mosby, historiador de la alimentación, salud indígena y política del colonialismo de los colonos canadienses, descubrió que entre 1942 y 1952 los científicos en nutrición más prominentes de Canadá llevaron a cabo investigaciones muy poco éticas en 1.300 indígenas, incluidos 1.000 niños, en comunidades cree en el norte de Manitoba y en seis escuelas residenciales en Canadá.

Muchos ya sufrían desnutrición debido a las políticas gubernamentales destructivas y las terribles condiciones de las escuelas residenciales.

A los ojos de los investigadores, esto los convertía en sujetos de prueba ideales.

Niños indígenas en Canadá

Archivo de Saskatchewan / EPA. Los niños eran separados de sus familias por la fuerza.

Frederick Tisdall, famoso por ser cocreador de la comida infantil Pablum en el Hospital para Niños Enfermos de Toronto, junto con Percy Moore y Lionel Bradley Pett fueron los principales arquitectos de los experimentos de nutrición.

Ellos aseguraron que la educación y las intervenciones en la dieta harían que los pueblos indígenas fueran activos más rentables para Canadá, que si los pueblos indígenas fueran más sanos, la transmisión de enfermedades como la tuberculosis a los blancos disminuiría y la asimilación sería más fácil.

Presentaron con éxito su plan para experimentos de nutrición al gobierno federal.

Pocas calorías, nutrientes y vitaminas

Tisdall, Moore y su equipo basaron su propuesta en los resultados que encontraron después de someter a 400 adultos y niños Cree en el norte de Manitoba a una serie de evaluaciones intrusivas, que incluyeron exámenes físicos, radiografías y extracciones de sangre.

El plan de Pett y su equipo se centró en determinar una base de referencia.

Querían darles a los niños de la Escuela Residencial Indígena Alberni durante dos años una cantidad de leche tan pequeña que se les privara de las calorías y nutrientes necesarios para su crecimiento.

Otros experimentos consistieron en no darles vitaminas y minerales esenciales a los niños de los grupos de control, mientras evitaban que los Servicios de Salud para Indígenas les brindaran atención dental con el pretexto de que esto podría afectar los resultados del estudio.

E incluso antes de estos experimentos, los niños de las Escuelas Residenciales Indígenas pasaban hambre, que se confirmaba con informes de desnutrición grave y signos de deficiencias graves de vitaminas y minerales.

Motivos raciales

El interés en la investigación de la nutrición aumentó dramáticamente en la década de 1940, después de que el Consejo Canadiense de Nutrición declarara públicamente que más del 60% de las personas en Canadá tenían deficiencias nutricionales.

La mayoría de los experimentos hasta entonces se habían realizado en animales, pero investigadores como Pett, quien fue el autor principal de lo que luego se convertiría en la Guía de Alimentos de Canadá, aprovecharon la oportunidad de utilizar a los indígenas como ratas de laboratorio.

Si bien los perpetradores como Pett a menudo actuaban bajo la fachada de comprender y ayudar a los pueblos indígenas, estaba claro que estos experimentos de nutrición tenían una motivación racial.

Los investigadores intentaron desentrañar el “problema indígena”. Moore, Tisdall y sus colaboradores atribuyeron estereotipos discriminatorios como “descuido, indolencia, imprevisión e inercia” a la desnutrición.

A.E. Caldwell, director de la Escuela Residencial Indígena Alberni, afirmó que la desnutrición fue causada por dietas y formas de vida tradicionales, que también llamó “hábitos indolentes”.

Los experimentos de nutrición, junto con los alimentos profundamente inadecuados y de baja calidad que se les daba a los niños en estas escuelas, se alinearon perfectamente con el mandato de asimilación de Caldwell.

Prohibir a prácticamente todos los niños alimentos tradicionales adecuados es otro medio más de colonización y genocidio cultural.

Homenaje a las víctimas

Getty Images. Tras el hallazgo de cientos de restos de niños en las inmediaciones de varias escuelas, muchos se acercaron a rendirles tributo.

Según los hallazgos de Mosby, Pett afirmó que su objetivo era comprender mejor la transición “inevitable” al estar lejos de los alimentos tradicionales, sin embargo, las Escuelas Residenciales Indígenas fueron diseñadas a propósito para provocar esto.

Su investigación no es ética según los estándares contemporáneos, y es difícil creer que alguna vez haya sido aceptable experimentar con cualquier persona, y mucho menos con niños, sin su consentimiento.

Las secuelas del Holocausto y los experimentos biomédicos en los campos de concentración llevaron al desarrollo del Código de Nuremberg en 1947, que establece que el consentimiento voluntario para la investigación es absolutamente esencial y que los experimentos deben evitar todo sufrimiento físico y mental innecesario.

El código se creó el mismo año en que Pett se embarcó en sus experimentos de nutrición en seis escuelas residenciales.

Consecuencias de la malnutrición y experimentación

La desnutrición infantil puede ser mortal, especialmente cuando se combina con el riesgo de enfermedad, que era con frecuencia el caso en los internados.

El Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación indica que las principales causas de muerte de los niños en las escuelas residenciales fueron los daños físicos, la desnutrición, las enfermedades y el abandono.

Para los sobrevivientes de escuelas residenciales, los efectos de la desnutrición aún duran.

El hambre durante la niñez aumenta el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, e investigaciones indican que la desnutrición severa puede incluso causar cambios epigenéticos que pueden transmitirse de generación en generación.

Experimentar con niños que ya estaban sufriendo fue inmoral.

Efectos a día de hoy

Los problemas de inseguridad alimentaria y nutrición en las comunidades indígenas son problemas importantes en Canadá, como resultado de las escuelas residenciales y las políticas coloniales que continúan hasta el día de hoy.

Los experimentos en estos internados y en las comunidades han hecho que los sitios de atención médica sean lugares precarios y traumáticos para muchas naciones indígenas y han llevado a que muchos tengan dudas en torno las vacunas durante la pandemia de covid-19.

Homenaje a las víctimas

Reuters. La noticia del hallazgo de cientos de cuerpo de niños indígenas causó indignación en Canadá y en el mundo.

Al mismo tiempo, persiste el estigma, la violencia y el racismo hacia los pueblos indígenas en estos contextos.

Esta historia particular de experimentos de desnutrición y nutrición en niños y adultos indígenas se ha contado antes. Atrajo la atención de los principales medios de comunicación en 2013 después de la investigación de Mosby.

Y no sorprende a los pueblos indígenas, cuyas verdades debemos finalmente escuchar con atención.

*Allison Daniel es candidata de PhD en Ciencias Nutricionales, Universidad de Toronto.

*Esta artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original (en inglés).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.