close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
¿Intento de censura? Esta es la reforma al Código Civil que presumió el PRI
¿Es un intento de censura para difundir contenido en redes sociales? En opinión de expertos consultados por Animal Político, esta modificación es inofensiva para la libertad de expresión, aunque innecesaria por varias razones.
Por Redacción Animal Político
14 de diciembre, 2017
Comparte

La Cámara de Diputados aprobó un cambio al artículo 1916 del Código Civil Federal, respecto a los motivos por los cuales alguien incurre en daño moral.

La reforma indica que se considerará como un ilícito cuando alguien “comunique, a través de cualquier medio incluidos los electrónicos, a una o más personas la imputación que se hace a otra persona física o moral, de un hecho cierto o falso, determinado o indeterminado que pueda causarle deshonra, descrédito, perjuicio o exponerlo al desprecio de alguien”.

El cambio está en que se agregó la frase “cualquier medio incluidos los electrónicos”, respecto a los medios por los que se podría “exponer al desprecio” a alguien, o “deshonrar” incluso señalando un hecho que sea verdadero sobre una persona.

¿Es un intento de censura para difundir contenido en redes sociales, para frenar la crítica hacia algún político justo cuando se acercan las elecciones?

En opinión de expertos consultados por Animal Político, esta modificación (aprobada por unanimidad por los diputados y que deberá analizarse en el Senado) aunque tuviera una intención autoritaria de censura, “es inofensiva para la libertad de expresión”, y podría ser sólo un distractor.

El director de la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), Luis Fernando García, explicó que este cambio no disminuye ninguna de las protecciones a la libertad de expresión, ya que se imponen los criterios sobre el tema establecidos en resoluciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“El derecho a la libertad de expresión limita de manera muy estricta la posibilidad de la responsabilidad civil por daño moral en casos de expresiones de interés público, sobre figuras públicas. Que en general no puede generarse la responsabilidad por opiniones. Y que para que la responsabilidad civil por daño moral pueda generarse el demandante debe probar que la expresión difunde hechos falsos y que el autor de la expresión los difunde con la intención de dañar”, explicó el especialista.

“El artículo 1916 bis del Codigo Civil Federal no modificado sigue protegiendo nuestra libertad de expresión (además de la Constiución y los tratados internacionales de derechos humanos). Todos tranquis”, agregó en Twitter.

García consideró que “vale la pena indagar cuál es la intención o justificación de la ‘reforma’, de quienes la impulsaron. En el mejor de los casos son ignorantes. Pero a lo mejor sí tenían intenciones autoritarias (fallidas)”.

Para  el abogado del programa de Protección y Defensa de Artículo 19, Leopoldo Maldonado, se trata de “una reforma inofensiva” que fue aprobada por los diputados “más con una intención de distracción en términos de la discusión que nos tiene preocupados, que es la Ley de Seguridad Interior”.

La iniciativa fue suscrita por el diputado priista Plablo Elizondo García desde el pasado 5 de diciembre. La cuenta en Twitter del partido tricolor presumió la aprobación de la reforma con el hashtag #LoHacemosPorTi, sin embargo, tras las críticas en redes sociales sobre censura, borraron ese mensaje y publicaron otro al respecto.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Getty Images
Cuáles son los países con más petróleo y por qué esto no siempre es señal de riqueza
El preciado líquido es un recurso natural con el que unos pocos países en el mundo cuentan en sus subsuelos. Pero el también llamado oro negro no siempre se traduce en dinero. Estas son algunas de las razones.
Getty Images
1 de abril, 2019
Comparte

El petróleo sigue siendo hoy la principal fuente de energía que hace funcionar el mundo en el que vivimos.

Y hasta que las energías renovables no logren sustituir el llamado oro negro, seguiremos dependiendo de él.

En 2018, de hecho, consumimos más petróleo que ningún otro año. Según datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el consumo diario a nivel global fue de 98,82 millones de barriles en 2018.

Y la tendencia es que siga subiendo hasta los 100,23 millones de barriles por día en el año en curso, según estimaciones de la misma organización.

Dada su alta relevancia como materia prima, la venta del petróleo y sus productos derivados constituyen una pieza fundamental para la política exterior y comercial a nivel global.

Mano de mujer agarrando un barril de petróleo con el símbolo de dólar.

Getty Images
El costo de la producción del petróleo a veces es tan elevado que no resulta rentable.

Por eso, los Estados que poseen en su subsuelo este bien preciado tienen una situación privilegiada que, sin embargo, no siempre se traduce en mayor riqueza para sus arcas.

Los países con mayores reservas

Venezuela es, por excelencia, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo. Tiene hasta 309.000 millones de barriles de petróleo, de acuerdo información estadística de la Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA).

El segundo es Arabia Saudita, con una reserva de crudo de 266.005 millones de barriles y el tercero Canadá con 169.000 millones de barriles en provisiones.

Solo dos países de América Latina aparecen en el listado: tras Venezuela, ya nombrado, está Brasil, con una producción anual mucho menor de apenas 12.007 millones de barriles.

Estos son los principales países con las mayores reservas de petróleo a nivel mundial.

Países con las mayores reservas de petróleo del mundo. . .

El costo de la producción

Pero tener oro negro no siempre es sinónimo de riqueza.

Uno de los ejemplos más claros es la propia Venezuela, que ocupa el primer puesto de países con mayores reservas pero está sumida en una crisis económica que ha hecho que hasta 3,4 millones de venezolanos, según datos de Naciones Unidas, abandonen su país.

Las razones del caso venezolano son varias y muy diversas, pero pese a que la naturaleza le ha otorgado importantes recursos, las reservas de crudo son apenas un factor que influye en si la explotación es realmente rentable.

Edificio de PDVSA en Caracas

Getty Images
La dependencia del petróleo de Venezuela es total, pues supone un 96% de los ingresos que tiene el país.

No siempre un país con extensas reservas puede extraer y vender todo el petróleo que puede.

En el caso de Venezuela, la geología no se lo ha puesto del todo fácil. La mayoría de su petróleo es pesado (o procedente de arenas petrolíferas), que es más difícil y costoso de extraer porque necesita de disolventes para poder hacerlo circular.

Además, tras las sanciones económicas de Estados Unidos, Venezuela ya no puede comercializar su crudo tan fácilmente y su red de compradores se ha reducido considerablemente.

Canadá es otro ejemplo de país con importantes reservas de arenas petrolíferas pero cuyo coste de extracción es muy elevado porque su crudo es también mayoritariamente pesado.

Grúa de extracción de petróleo.

Getty Images
La facilidad para extraer el petróleo, las relaciones comerciales y exteriores del país y su política impositiva influyen en la rentabilidad de producir o no el oro negro.

Otros países tienen otro tipo de restricciones a la hora de producir petróleo: altas tasas impositivas, como en el caso de Brasil y Estados Unidos.

Todo esto añade montos al costo de producción y extraer un barril de crudo en Brasil cuesta casi cuatro veces más que en Arabia Saudita, por ejemplo, donde la mayor parte de su petróleo es líquido y más fácil de comercializar.

El costo de producir un barril de crudo en el reino saudita es de menos de US$9, según datos de la OPEP. En Venezuela y Brasil, según la misma fuente, es de US$27,62 y US$34,99 respectivamente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pa__B6ETqpo&t=19s

https://www.youtube.com/watch?v=VME2Z2tfL8o&t=9s

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.