close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Ciclistas de BCS usan la transparencia para exigir la rehabilitación de una ciclovía

Para no ser ignorados por las autoridades, colectivos ciclistas hicieron solicitudes de información y exigieron con esos datos que sea atendida la la ciclovía de Avenida Forjadores en La Paz.
Especial
Por Ernesto Aroche Aguilar
25 de diciembre, 2017
Comparte

Desde su construcción, hace varias décadas, la ciclovía de Avenida Forjadores en La Paz, Baja California Sur, no ha vuelto a ser atendida por las autoridades.

Esthela de Jesús Ponce Beltrán, priista que gobernó la capital estatal dijo que ella sí lo haría, es más, que incrementaría en 20 kilómetros las vialidades ciclistas en esa ciudad.

Lo dijo en 2011 cuando era candidata tricolor, y lo olvidó cuando comenzó a gobernar.

De la promesa sólo cumplió el 10%, y construyó una vía ciclista de corte turístico en el malecón de la ciudad. Solo 2 de los 20 kilómetros prometidos, y ahí dejó el asunto.

En ese olvido se quedó la vialidad ciclista de Forjadores, la más antigua del país, dicen los grupos de ciclistas sudcalifornianos, y que corre sobre una de las arterías principales de esa ciudad.

Con el cambio de administración, en 2015, el colectivo de ciclismo urbano Bcsicletos decidió aprovechar la coyuntura electoral, y comprometer a los candidatos a firmar una agenda de movilidad urbana, que incluía la recuperación de la vialidad.

Ahora es usada como estacionamiento, o como espacio para la venta informal, incluso está cruzada postes y pilares de puentes peatonales.

La elección la ganó el panista Armando Martínez Vega, pero tampoco cumplió con la promesa.

Volvió a dejar sin atender los 5 kilómetros lineales (o diez, si se considera que es de ida y vuelta) de la ciclopista, que lejos de ser una atracción para turistas está pensada para atender la movilidad de los ciudadanos, porque su largo recorrido cruza la ciudad.

Pero esta vez los colectivos ciclistas no estuvieron dispuestos a ser ignorados.

Comenzaron a hacer solicitudes de información para conocer los presupuestos destinado al rubro de movilidad, preguntaron por la inversión de la ciclopista del Malecón, usaron la ley de transparencia para obtener datos de gobierno y evidenciar las dos varas usadas en el tema.

El acceso a la información pública no sólo les permitió obtener información, también les sirvió de presión para ser escuchados. Hacer preguntas les abrió la puerta de las oficinas de gobierno.

En las respuestas que les entregaron, el ayuntamiento panista reconoció que, a pesar de las promesas, no tenían proyecto alguno para Forjadores, cuenta Jessica Garduño, directora de Bcsicletos.

Entre las solicitudes y la gestión lograron que el ayuntamiento pidiera el apoyo de la organización alemana de cooperación GIZ, que ya trabaja con el gobierno de La Paz, para que hiciera el proyecto ejecutivo. Lo que no han podido vencer, aún, es la falta de voluntad política para hacerlo realidad.

“Desde la Sociedad Civil llevamos casi 8 años pidiendo que se atienda la ciclovía de Forjadores, que fue, además, la primera que se hizo en el país, no es un asunto de ganarle espacio al auto, sino que el espacio ya está dado, solo es recuperarlo, porque está en muy malas condiciones”, cuenta vía telefónica Jessica.

El proyecto cuesta 70 millones de pesos pero el Cabildo no ha autorizado la obra, en cambio sí se aprobó una inversión de 200 millones para la ciclovía del malecón, “lo único que se ha hecho hasta el momento es asignarle recursos para limpiar la vialidad en noviembre pasado, incluso hubo regidores que se aparecieron por ahí para la foto” pero del proyecto nada, a pesar, dice Jessica, “que también se comprometieron con GIZ a conseguir el dinero si los alemanes hacían el proyecto ejecutivo”.

En un país que ya huele a elecciones Baja California Sur no es la excepción, “esta administración ya se acabó sin atender el asunto, intentamos que desde el Congreso se etiquetaran recursos, pero también ya van de salida”.

Y agrega: “Tenemos herramientas que nos facilitan la información y hacer presión, pero seguimos atados a la voluntad política de los funcionarios. Son casi dos años desde que empezamos a solicitar información, luego vinieron las pláticas con el gobierno, con los regidores, y todos promesas que sí, sí, pero hasta la fecha nada. Nosotros ya no queremos ir a hablar con el regidor o la regidora, a reuniones de dos horas para salir con las manos vacías, lo que queremos es que se pongan a trabajar”.

En una acción de protesta, los colectivos de ciclistas entregaron a funcionarios de gobierno y regidores 10 mil “armandólares”, para que iniciaran con los trabajos, “recursos hay, lo que no hay es voluntad”, dice Jessica.

El colectivo ciclista ha llegado hasta donde el uso de la ley de transparencia les ha permitido, el proyecto ejecutivo ya está terminado, ahora hace falta presión social para que los políticos cumplan con sus promesa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Marieke Vervoort, medallista paralímpica, pone fin a su vida sometiéndose a eutanasia a los 40 años

La atleta paralímpica belga había autorizado, desde 2008, que médicos la sometieran a la eutanasia cuando ella lo decidiera. Tomo esa decisión el martes, informaron las autoridades.
Getty Images
23 de octubre, 2019
Comparte

Marieke Vervoort tenía una enfermedad muscular degenerativa e incurable.

Y por ello la atleta paralímpica belga había autorizado, desde 2008, que médicos la sometieran a la eutanasia cuando ella lo decidiera.

La decisión para poner fin a su vida la tomó este martes, anunciaron las autoridades de su ciudad natal de Diest.

Según la declaración Vervoort “respondió a esa opción el martes en la noche” y murió a los 40 años tras abandonar el tratamiento que recibía en un hospital y someterse a una eutanasia.

Vervoort, que ganó medallas de oro y plata en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 y otras dos medallas en Río 2016, padeció la enfermedad durante más de dos décadas, desde que la diagnosticaron cuando tenía 14 años.

Al haber firmado documentos para poner fin a su vida cuando ella lo decidiera declaró que buscaba crear consciencia sobre la eutanasia, que es legal en Bélgica.

Marieke Vervoort

Getty Images
“Creer es poder”, y “Sí, tú puedes” fueron los lemas de la vida de Vertvoort.

Degeneración

La enfermedad comenzó en 1993 a raíz de una inflamación en un pie. Desde entonces el dolor se volvió algo intrínseco en su vida.

Sin mayores precedentes, lo único que acertaron los doctores a decir fue que se trataba de una enfermedad muscular degenerativa incurable, con origen en la columna vertebral.

Poco a poco le dejaron de funcionar las piernas y tuvo que depender de la silla de ruedas.

Después llegó la pérdida de visión y la creciente aparición de ataques de epilepsia.

Y debido al dolor tan intenso, en muchas ocasiones sólo podía dormir en períodos de 10 minutos.

“Correr es un medicamento”

En una extensa entrevista con la BBC en 2016 dijo: “A veces me siento muy muy mal, tengo un ataque epiléptico, lloro, grito debido al dolor. Tomo muchos analgésicos, valium, morfina”.

Marieke Vervoort celebra su medalla de oro.

Getty Images
El mejor momento de su carrera fue cuando ganó la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos de Londres.

“Mucha gente me pregunta cómo es posible que puedas tener esos resultados tan buenos y sigas sonriendo con todo el dolor y los medicamentos que consumes. Para mi, el deporte y la carrera con silla de ruedas, son una especie de medicamento”, declaró.

“Cada año es peor. A cada rato tengo que dejar de hacer cosas. Si me hubieras visto hace unos años, yo podía dibujar preciosas obras de arte. Ahora es imposible. Puedo ver en un 20%. ¿Qué será lo próximo? Tengo mucho miedo”.

Marieke Vervoort desciende del tren Eurostar

Getty Images
Vervoort cuando llegó a Londres en 2012 junto a su inseparable perro Zen.

Cuando en 2016 la BBC le preguntó sobre el hecho de haber firmado documentos que autorizaban su eutanasia dijo: “Esto le da un sentimiento de tranquilidad a la gente. Sé cuando ya será suficiente para mi, tengo esos papeles”.

Vervoor ganó oro en la prueba de 100 metros en Londres 2012 y plata en los 200 metros.

En Río obtuvo plata en los 400 metros y bronce en 100 metros.

La ciudad de Diest indicó que estará disponible un libro de condolencias en el ayuntamiento.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZxEkMGziyDU

https://www.youtube.com/watch?v=r-a-BXQAkJY

https://www.youtube.com/watch?v=bXK31IpSnLQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.