Por qué (según la ciencia) si eres el último de la fila, no te conviene cambiarte a la de al lado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
BBC Mundo

Por qué (según la ciencia) si eres el último de la fila, no te conviene cambiarte a la de al lado

No tener a nadie detrás nos impulsan a cambiarnos de fila. Te contamos por qué, según la ciencia, esto no sirve en absoluto para ahorrarnos tiempo.
BBC Mundo
Por Redacción Animal Político
27 de diciembre, 2017
Comparte

No importa qué fila elijas, seguramente la de al lado irá más rápido.

Independientemente de la veracidad o falsedad de esta afirmación, lo cierto es que esa es la percepción que solemos tener cuando nos vemos obligados a optar entre una cola y otra.

Y una vez allí, cuando miramos desde el último puesto de la fila con recelo cómo avanza precisamente aquella en la que no estamos, nos vemos enfrentados a una segunda difícil decisión: ¿nos armamos de paciencia y nos quedamos allí, esperando nuestro turno, o nos mudamos a la otra a ver si tenemos mejor suerte?

¿O mejor aún, mandamos las dos filas al diablo y nos vamos a hacer otra cosa?

Esto fue lo que se preguntó un investigador de la Escuela de Negocios de Harvard, en Estados Unidos, quien analizó en detalle cómo se comportan los consumidores frente a esta situación.

Según Ryan Buell, autor del estudio que aún no ha sido publicado, cuando una persona está última en la cola es cuatro veces más proclive a abandonarla, y dos veces más a cambiarse a otra.

Cambiar a la otra fila no reporta necesariamente ningún beneficio. Y, ser el último, tampoco afecta la velocidad a la que avanza la fila.

Entonces, ¿por qué lo hacemos?

La aversión a ser el último

Según le explicó Buell al periódico británico The Guardian, este comportamiento es el resultado de la aversión que los seres humanos tenemos a ser los últimos.

Para llegar a esta conclusión, el experto en gestión de servicios organizó un sondeo en internet que teóricamente tomaba cinco minutos completar.

Fila.

Getty Images
Hablar con la persona que tienes delante puede ayudarte a distraerte, y así será más fácil evitar el impulso de abandonar la fila o moverte a otra.

En realidad, la tarea se completaba en un minuto, pero cuando los participantes ingresaban a la página tenían que esperar en una fila virtual (que podía verse en la pantalla) antes de llenar el formulario.

La encuesta les daba la opción de esperar, moverse a la otra o cancelar la operación.

Uno de cada cinco se cambió de fila, aunque, en promedio tuvieron que esperar más. Para los que cambiaron más de una vez, la espera fue aún más larga.

El problema, dice el investigador, es que después de haber tomado la primera decisión racional, que es sumarnos a la fila más corta, la aversión a ser los últimos de la fila nos lleva a tomar otra decisión, que no está necesariamente bien fundamentada, dado que no tenemos toda la información necesaria como para saber qué fila es más rápida.

Trucos sencillos

¿Cómo evitar la tentación?

La respuesta de Buell es simple: tratar de conversar con la persona que tenemos delante
para distraernos y hacer que el tiempo pase más rápido o, simplemente, no mirar atrás.

La organización estadounidense Desmos, que promueve el aprendizaje y la pasión por las matemáticas, tiene también otros consejos para tener más suerte a la hora de elegir una fila.

Según esta organización, es mejor elegir la de la izquierda, ya que como la mayoría de la gente es diestra, tiende a irse hacia la derecha.

Y si se trata de una fila de supermercado, lo mejor es pararse en la cola que está atendida por varias cajas, ya que, por razones obvias, aunque sea más larga, será más rápida.



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

EU supera el millón de muertes por la pandemia de COVID

En Estados Unidos, el país más enlutado por la pandemia, por delante de Brasil, India y Rusia, se registra un incremento diario de casos desde hace un mes.
AFP
Por AFP
12 de mayo, 2022
Comparte

Estados Unidos superó el millón de muertos por Covid-19, anunció este jueves la Casa Blanca, en momentos en que el país quiere pasar la página pese a un aumento de casos desde hace un mes.

“Hoy alcanzamos un trágico hito: un millón de vidas estadounidenses perdidas por el covid-19”, dijo el presidente Joe Biden en un comunicado, en el que pidió mantenerse “vigilantes” frente a la pandemia “todo lo posible” para salvar vidas.

“Un millón de sillas vacías en torno a la mesa del comedor”, dijo Biden. “Cada una es una pérdida irremplazable. Cada una dejando atrás una familia, una comunidad y una nación cambiada para siempre”.

Biden intervendrá este jueves en una cumbre mundial virtual sobre el Covid que buscará “redoblar” la cooperación internacional contra el virus, según un alto funcionario estadounidense.

Europa superó a su vez los dos millones de muertos, alcanzando “una nueva etapa devastadora”, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Lee: Pfizer no sugirió que su vacuna COVID cause hepatitis en niños

En Estados Unidos, el país más enlutado del planeta por la pandemia, por delante de Brasil, India y Rusia, tras varios meses de remisión se registra desde hace un mes un incremento diario de casos.

El aumento ocurre en un contexto en que ha dejado de ser obligatoria la mascarilla, aunque se aconseja su uso en interiores, y la cuarta dosis de la vacuna está disponible solo para los mayores de 50 años.

La evolución se debe a subvariantes de ómicron, más transmisibles que las cepas precedentes aunque sus efectos parecen menos graves, en un país donde el 66% de la población está vacunada (90% en el caso de los mayores de 65 años).

Efervescencia neoyorquina

Nueva York, capital económica y cultural de Estados Unidos e increíble mosaico de comunidades y clases sociales, parece haber recuperado su efervescencia legendaria.

Neoyorquinos, turistas nacionales y extranjeros regresan a los teatros de Broadway, se fotografían bajo las pantallas publicitarias gigantes de Times Square, suben a la estatua de la Libertad, pasean en carroza en Central Park o recorren a pie o en bicicleta el puente de Brooklyn.

Los prestigiosos museos del norte de Manhattan se han empezado a llenar y los ascensores hacia los miradores de los rascacielos, que ofrecen vistas inigualables de la Gran Manzana y sus alrededores, no cesan de subir y bajar.

Las atracciones empezaron a abrir progresivamente en 2021 en esta urbe de 8,4 millones de almas, donde el tráfico ha vuelto para colapsar sus principales arterias y las terrazas de restaurantes de Manhattan y Brooklyn están de nuevo llenas.

“Hacía mucho tiempo que esperábamos” este regreso, dice Alfred Cerullo, al frente de un lobby para incentivar los negocios en Manhattan. “Sin duda, se vuelve a sentir la energía de la gente en la calle”, asegura a la AFP.

Pesadilla de 2020

El contraste con la primavera de 2020 es impactante.

Epicentro de la pandemia, la “ciudad que nunca duerme” quedó vacía durante semanas, como en una película de ciencia ficción.

Lee: “Se te queda la mente en blanco”: el testimonio de un paciente que padece niebla mental tras tener COVID largo

Por las inmensas arterias de Manhattan, Brooklyn y Queens, solo se oía el ulular de las sirenas de los servicios de socorro, con hospitales desbordados y las morgues obligadas a almacenar los cuerpos de las víctimas en camiones frigoríficos.

Janice Maloof-Tomaso, una enfermera que en esa época trabajaba en Boston, recuerda que mucho personal sanitario no soportó “ver la muerte (…) y muchos estuvieron traumatizados y dejaron la profesión”.

Unos 40.000 neoyorquinos perdieron la vida desde la primavera de 2020 y tanto la isla de Manhattan como los gigantescos barrios vecinos de Brooklyn y Queens mantienen el estigma de la pandemia.

Sin clientes durante meses, miles de pequeños comercios echaron el cierre, y sus vitrinas siguen cubiertas por tablones o afiches de agentes inmobiliarios con el mensaje de “se alquila”.

Comerciante “preocupado”

Frank Tedesco es propietario de una joyería en el acomodado barrio de Westchester, en el norte del Bronx.

Dice a la AFP que logró salvar su negocio en 2020 gracias a las ayudas públicas y a sus ahorros, pero está “muy preocupado” ya que “no sabe lo que va a pasar” y cómo podría aguantar otro “impacto” económico provocado por un eventual regreso de la epidemia.

Traumatizados por la pesadilla de 2020, los neoyorquinos siguen atentos. La mascarilla es todavía muy visible en la calle y en interiores y obligatoria en los transportes y en muchos espectáculos como en la Metropolitan Opera House o los teatros.

Lee: COVID en China: compras ‘de pánico’ y test masivos en Pekín ante el repunte de casos y el miedo a un nuevo confinamiento

Y el teletrabajo parece haber venido para quedarse: según un barómetro semanal de la empresa de seguridad de oficinas Kastle, la tasa de ocupación de oficinas en Nueva York se sitúa en torno al 38%.

El presidente del banco de negocios Goldman Sachs, David Solomon, reconoció el 2 de mayo en la cadena CNBC que la tasa de regreso al trabajo presencial alcanza al 50-60%, frente al 80% antes del covid.

Desde el inicio de la pandemia, las cifras de los países miembros reunidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) dan un total de 5,4 millones de fallecidos por covid-19 en estos dos años.

Pero la OMS afirmó el jueves pasado que la pandemia provocó entre 13 y 17 millones de muertes en el mundo, de enero de 2020 a diciembre de 2021, alrededor del triple del total de los balances oficiales, mostrando la devastación de la peor pandemia vivida en el planeta desde hace un siglo.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.