Comisionados acusan que el gobierno boicotea su propio sistema anticorrupción: New York Times
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Luis Pérez de Acha

Comisionados acusan que el gobierno boicotea su propio sistema anticorrupción: New York Times

Los miembros del Comité de Participación Ciudadana señalan que el Sistema Nacional Anticorrupción es un "mal chiste" del gobierno mexicano.
Luis Pérez de Acha
Por Redacción Animal Político
2 de diciembre, 2017
Comparte

Como “un mal chiste” o “un placebo” para curar la enfermedad es como califican los miembros del Comité de Participación Ciudadana (CPC) las acciones del gobierno de México para combatir la corrupción y lo acusan de bloquearles cualquier intento de trabajo o investigación sobre la materia.

Un reporte de The New York Times señala que los integrantes del CPC manifestaron su enojo porque el gobierno les ha obstaculizado investigar temas como el uso de herramientas de espionaje contra civiles, el desvío de millones de pesos a través de universidades públicas (La Estafa Maestra) o la acusación de sobornos de Odebrecht, en los que está inmiscuido Emilio Lozoya, exdirector de Pemex.

Cuando en 2016 se creó el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) se instauró un mecanismo de participación ciudadana, que es el CPC, el cual no ha tenido oportunidad de efectuar investigaciones a profundidad.

“Es un mal chiste, fui ingenuo cuando arrancó el sistema, creía y tenía la esperanza que iba a funcionar. Ahora sé que quieren sabotear todo lo que hacemos”, expresó a Luis Pérez de Acha, quien forma parte del comité.

De acuerdo con Octavio López Presa, otro integrante del CPC, el gobierno tiene pánico de que puedan encontrar algo o hallar a los responsables de actos de corrupción.

“Están acostumbrados a nombrar a alguien que pueden controlar”, dijo y resaltó que cuando el gobierno se dio cuenta que el CPC actuaría de manera imparcial eso no le gustó y comenzaron a bloquearlos.

Leer también: La Estafa Maestra

Las piedras en el camino

Los miembros del CPC señalan que hay varios obstáculos para el combate a la corrupción, uno de ellos es que todavía no se designan a los magistrados en justicia administrativa, quienes tendrían que atender las acusaciones que surjan.

El CPC lamenta que los poderes que supuestamente les otorgaron sólo están en papel, mientras que el gobierno les ha respondido que ellos no deben investigar la corrupción sino ayudar a establecer políticas y coordinarse con las autoridades que tengan la competencia para indagar los delitos relacionados.

Los casos bloqueados

Jacqueline Peschard, presidenta del CPC, asegura que cuando intentaron discutir el espionaje contra civiles por parte del gobierno, les fue retenida información por parte de las seis agencias gubernamentales en el SNA. Una de las personas que votó contra la discusión de este tema fue Arely Gómez, quien era la titular de la Procuraduría General de la República cuando fue utilizado el programa espía; actualmente es la secretaria de la Función Pública.

El gobierno compró ese programa espía que se utiliza para buscar terroristas y redes criminales, pero fue empleado contra periodistas, académicos, defensores de derechos humanos y activistas anticorrupción.

Sin embargo, el gobierno indicó en un comunicado que la ley mexicana no establece que el espionaje sea un delito de corrupción, por lo que no era un tema para el SNA.

Otro caso es el de Odebrecht, la constructora brasileña que habría pagado 10.5 millones de dólares a funcionarios mexicanos para asegurarse contratos, de los cuales 6 millones presuntamente terminaron en manos de un solo servidor de alto nivel.

La investigación apunta a Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, cercano al presidente Enrique Peña Nieto, quien estuvo a cargo de la coordinación internacional de la campaña presidencial de 2012.

Por ese señalamiento, la Fiscalía en Delitos Electorales (Fepade) investigaba a Lozoya, pero el fiscal encargado, Santiago Nieto, fue destituido tras señalar que el inculpado trató de presionarlo para eximirlo. A la fecha, no hay titular de esa dependencia.

Los integrantes del CPC dijeron que solicitaron varios informes sobre el caso, pero el gobierno negó que así haya ocurrido.

Cuando la investigación de La Estafa Maestra mostró que más de 3 mil millones de pesos fueron desviados por dependencias de gobierno mediante universidades públicas, el CPC pidió información a 99 agencias gubernamentales, de las cuales sólo les ha respondido una.

Así, la creación de este sistema anticorrupción solo ha quedado en una máscara que el mismo gobierno utiliza como truco.

Te puede interesar: Sin fiscal ni magistrados e incompleto: Así arrancará el Sistema Nacional Anticorrupción

“El gobierno mexicano nos da placebos y creen que nos van a curar”, dijo Juan Pardinas, director ejecutivo del Instituto Mexicano para la Competitividad y uno de los arquitectos del SNA. “Me tomé lo que vendían y le pasé el frasco a mucha gente creyendo que era el camino al cambio”.

Al sistema le falta una pieza clave, el fiscal anticorrupción, el cual no ha sido nombrado por el enredo que se generó tras la renuncia de Raúl Cervantes a la PGR y a que no se han designado tampoco al Fiscal General de la República.

Además, varios estados del país no han implementado sistemas locales anticorrupción, que debían estar desde el pasado 19 de julio; sin embargo, no han cumplido con su obligación.

No obstante, los integrantes del CPC coinciden en que a pesar de las dificultades que han encontrado y que enfrentarán en el futuro no se van a rendir y seguirán dando la pelea por combatir la corrupción en México.

Con información de The New York Times

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mucormicosis, el raro y peligroso "hongo negro" que afecta a pacientes de COVID-19 en India

Aunque un funcionario del gobierno señaló que "no hay un brote grande", un número creciente de casos de mucormicosis están siendo reportados en todo el país, con consecuencias devastadoras para muchos pacientes.
11 de mayo, 2021
Comparte

El sábado por la mañana, el doctor Akshay Nair, un cirujano oftalmológico que vive en Bombay, se preparaba para operar a una mujer de 25 años que se había recuperado, tres semanas antes, de una infección de covid-19.

Ya en cirugía, la paciente, que es diabética, estaba siendo atendida por un especialista en oído, nariz y garganta.

El experto le estaba insertando un tubo en una de las fosas nasales y estaba extrayendo tejidos afectados por mucormicosis, una infección fúngica rara y peligrosa que ataca agresivamente la nariz, los ojos y, algunas veces, el cerebro.

A ese paso le seguiría un procedimiento de tres horas, a cargo del doctor Nair, para sacarle un ojo.

“Le quitaré el ojo para salvarle la vida. Así es como funciona esta enfermedad”, me dijo el doctor Nair.

En medio de una segunda ola mortal de covid-19 que asola India, los médicos están reportando una serie de casos vinculados con esta afección también llamada el “hongo negro” entre pacientes que ya se recuperaron de la covid-19 o están en ello.


¿Qué es la mucormicosis?

La mucormicosis es una infección muy rara causada por la exposición a hongos de la familia de los mucorales, que se hallan comúnmente en el suelo, las plantas, el estiércol y las frutas y verduras en estado de descomposición.

“Es omnipresente y se encuentra en el suelo y el aire e incluso en la nariz y la mucosidad de las personas sanas”, indica Nair.

Afecta los senos paranasales, el cerebro y los pulmones y puede ser potencialmente mortal en personas diabéticas o gravemente inmunodeprimidas, como pacientes con cáncer o personas con VIH/sida.


Los médicos creen que la mucormicosis, que tiene una tasa de mortalidad general del 50%, puede estar desencadenada por el uso de esteroides, un tratamiento que salva la vida de los pacientes de covid-19 que se encuentran en estado crítico.

Los esteroides reducen la inflamación en los pulmones causada por covid-19 y parecen ayudar a detener algunos de los daños que pueden ocurrir cuando el sistema inmunológico se acelera para combatir el coronavirus.

Pero también reducen la inmunidad y aumentan los niveles de azúcar en la sangre tanto de pacientes diabéticos como no diabéticos que contraen covid-19.

Se cree que esta disminución de la inmunidad podría estar provocando estos casos de mucormicosis.

“La diabetes reduce las defensas inmunológicas del cuerpo, el coronavirus las exacerba y luego los esteroides, que ayudan a combatir la covid-19, actúan como combustible para el fuego”, explica Nair.

“Es una pesadilla dentro de una pandemia”

El médico, que trabaja en tres hospitales de Bombay, una de las ciudades más afectadas por la segunda ola, dice que en abril ya vio a unos 40 pacientes con la infección fúngica.

Prueba de covid-19

Getty Images
Los esteroides son un fármaco esencial para salvar la vida de los pacientes con covid-19.

Muchos de ellos eran diabéticos que se habían recuperado de covid-19 en sus casas. A 11 de ellos se les tuvo que quitar quirúrgicamente un ojo.

Entre diciembre y febrero, solo seis de sus colegas en cinco ciudades (Bombay, Bangalore, Hyderabad, Nueva Delhi y Pune) informaron de 58 casos de la infección. La mayoría de los pacientes la contrajeron entre 12 y 15 días después de haberse recuperado de covid-19.

El concurrido Hospital Sion de Bombay ha registrado 24 casos de infección por estos hongos en los últimos dos meses, en comparación con los seis casos que se reportan aproximadamente cada año, según la doctora Renuka Bradoo, jefa de la división de oído, nariz y garganta del ese centro médico.

Once de ellos perdieron un ojo y seis murieron. La mayoría de sus pacientes son diabéticos de mediana edad que fueron atacados por el hongo dos semanas después de recuperarse de la covid-19.

“Aquí, ya estamos viendo dos o tres casos por semana. Es una pesadilla dentro de una pandemia”, me dijo la especialista.

“Este año es algo diferente”

En la ciudad sureña de Bengaluru, el doctor Raghuraj Hegde, un cirujano oftalmológico, cuenta una historia similar.

Jornada de limpieza en Bombay.

EPA
Bombay es una de las ciudades más afectadas en la segunda ola de India.

Ha visto 19 casos de mucormicosis en las últimas dos semanas, la mayoría de ellos son pacientes jóvenes. “Algunos estaban tan enfermos que ni siquiera pudimos operarlos”.

Los médicos dicen que están sorprendidos por la gravedad y la frecuencia de esta infección fúngica durante la segunda ola, en comparación con algunos casos durante la primera ola del año pasado.

Nair dice que no se había encontrado con más de 10 casos en Bombay en los últimos dos años. “Este año es algo diferente”, dice.

En Bangalore, el doctor Hegde nunca había visto más de uno o dos casos al año en más de una década de práctica.

Los pacientes que padecen la infección por estos hongos suelen tener síntomas de congestión y sangrado nasal, hinchazón y dolor en el ojo, párpados caídos, visión borrosa y, posteriormente, pérdida de la misma.

También se pueden presentar manchas negras de piel alrededor de la nariz.

Los médicos dicen que la mayoría de sus pacientes llegan tarde, cuando ya están perdiendo la visión, y tienen que retirar quirúrgicamente el ojo para evitar que la infección llegue al cerebro.

En algunos casos, los pacientes han perdido la visión en ambos ojos. Y en casos raros, los doctores tienen que extirpar el hueso de la mandíbula para evitar que la enfermedad se propague.

“No hay un brote grande”

El único fármaco eficaz contra la enfermedad es una inyección intravenosa antifúngica, que cuesta 3.500 rupias (US$48) la dosis y que debe administrarse todos los días por ocho semanas.

Mujer a la que se le hace la prueba

Getty Images
La segunda ola de coronavirus está causando estragos en India y la crisis se ha agudizado por la falta de oxígeno e insumos en muchos lugares del país.

Una forma de detener la posibilidad de contraer la infección por hongos es asegurarse de que a los pacientes con covid-19, tanto los que están bajo tratamiento como los que se han recuperado, se les administre la dosis correcta de esteroides durante el tiempo idóneo, explica el Rahul Baxi, un especialista en diabetes radicado en Bombay.

El experto indica que trató a unos 800 pacientes diabéticos con covid-19 el año pasado, y ninguno de ellos contrajo la infección por hongos. “Los médicos deben cuidar los niveles de azúcar después de que los pacientes sean dados de alta”, me dijo el doctor Baxi.

Un alto funcionario del gobierno señaló que “no hay un brote grande“. Sin embargo, es difícil decir por qué un número creciente de casos de mucormicosis están siendo reportados en todo el país.

“La variante del virus parece ser virulenta, elevando el azúcar de la sangre a niveles muy altos. Y, extrañamente, la infección por hongos está afectando a muchos jóvenes”, indica el doctor Hegde.

Su paciente más joven el mes pasado fue un hombre de 27 años, que ni siquiera era diabético. “Tuvimos que operarlo durante su segunda semana de covid-19 y quitarle el ojo. Es bastante devastador”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ifbO_Aw0TCE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.