Autonomía económica para frenar violencia feminicida, urgen Inmujeres y ONU México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
MOISÉS PABLO / CUARTOSCURO.COM

Autonomía económica para frenar violencia feminicida, urgen Inmujeres y ONU México

Desde 1996, cuando constituían poco más de una cuarta parte, los feminicidios ocurridos en el hogar muestran una tendencia a la alza hasta un máximo de 47 % en 2004. A partir de ese año se redujeron a 25 % en 2011, pero volvieron a aumentar a un tercio en 2014 y 34 % en 2015.
MOISÉS PABLO / CUARTOSCURO.COM
Por Andrea Vega
15 de diciembre, 2017
Comparte

Para disminuir la violencia contra las mujeres es urgente fortalecer y articular acciones de prevención, sobre todo las enfocadas a empoderarlas y lograr su autonomía económica, especificó Lorena Cruz, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), durante la presentación del informe Violencia Feminicida en México. Aproximaciones y tendencias 1985 – 2016.

Esto porque la ocurrencia de las Defunciones Femeninas con Presunción de Homicidio (DFPH) en el hogar es un elemento estructural que ha mostrado gran resistencia a los cambios sociodemográficos vividos en México a lo largo de los últimos 32 años y en el cual no ha habido ningún avance en el país, de acuerdo al informe.

Desde 1996, cuando constituían poco más de una cuarta parte, los feminicidios ocurridos en el hogar muestran una tendencia a la alza hasta un máximo de 47 % en 2004. A partir de ese año se redujeron a 25 % en 2011, pero volvieron a aumentar a un tercio en 2014 y 34 % en 2015, detalla el documento.

Entre los hallazgos más importantes del estudio está la tendencia de asesinar con mayor violencia a las mujeres. En los últimos cinco años, los objetos cortantes se usaron 1.3 veces más en los homicidios de mujeres que de hombres. Mientras que los asesinos recurrieron tres veces más al ahorcamiento, estrangulamiento, sofocación, ahogamiento e inmersión. A su vez, el uso de sustancias y fuego fue del doble.

“El asesino está matando a la mujer con su propia mano. Esto es una prueba innegable de la misoginia, del odio con el que se asesina a las mujeres”, señaló Carlos Echarri, coordinador académico de la Maestría en Demografía del Colegio de México e investigador principal en el estudio.

Lo anterior significa –se lee en el documento– que no se han logrado cambiar los patrones culturales que desvalorizan a las mujeres y las conciben como desechables, lo que genera, a su vez, una permisibilidad social ante la violencia contra ellas y su expresión última: el feminicidio.

Es ante esto que la presidenta del Inmujeres urge a trabajar por su autonomía económica y empoderamiento. Mientras que Belén Sanz, representante de ONU Mujeres en México, enfatizó que se requiere contar con campañas de comunicación que promuevan cambios en esa cultura donde se normaliza la violencia contra ellas para transformar esta aceptación en un rechazo determinante.

También insistió en la pertinencia de garantizar el acceso a la justicia efectiva y poner fin a la impunidad, para llegar a esto, dijo, “es central mejorar la disponibilidad y accesibilidad de los servicios para mujeres y niñas sobrevivientes de violencia; estandarizar y fortalecer los protocolos de actuación, directrices o normas de las instituciones de procuración e impartición de justicia; fortalecer la capacidad de los operadores de justicia e impulsar las denuncias a partir de información pública, detallada y completa”.

En este sentido, Echarri señaló una medida principal: “todas las muertes violentas de mujeres deben ser investigadas con perspectiva de género. El feminicidio debe ser una hipótesis inicial, que en su caso se debe descartar”.

Los nuevos focos rojos

El informe de Inmujeres, ONU Mujeres y la Secretaría de Gobernación muestra las tendencias por estado, municipio, lugar de ocurrencia del homicidio, edad y perfil de las víctimas, y forma del asesinato. En el periodo que se estudió se han contabilizado 52 mil 210 Defunciones Femeninas con Presunción de Homicidio, 12 mil 811 en los últimos cinco años y 2 mil 746 solo en 2016, lo que representa 7.5 asesinatos de mujeres por día.

Aunque hay una alta proporción de homicidios de mujeres cometidos en el hogar, por la pareja o expareja, la ocurrencia de estos actos en la vía pública ha aumentado: la incidencia de esto mostraba una tendencia a la baja desde 1988 –cuando representaba 41 %– hasta 2004 cuando disminuyó a poco más de una cuarta parte.

Este año también representa un punto de inflexión –probablemente relacionado con el crimen organizado– pues a partir de entonces se incrementa su porcentaje, hasta alcanzar 49 % en 2012, aunque baja a 35 % en 2014 y aumenta a 41 % en 2016.

En relación con las variaciones regionales: Chihuahua dejó de ocupar el primer lugar nacional. La entidad presentó importantes reducciones en términos absolutos y relativos (pasó de 32.3 DFPH por cada 100 mil mujeres en 2010 a 6.8 en 2015). En cambio, en 2016, Colima subió al primer lugar (en 2010 estaba en el 27) con una tasa de 16.3 DFPH por cada 100 mil mujeres, 3.73 veces la nacional (4.4).

La tercera posición la ocupa Guerrero, con 12.75 durante el año pasado. Tamaulipas, que había llegado al tercer lugar nacional en 2012, redujo a la mitad su tasa al año siguiente (de 10.3 a 5.3), pero aumentó a 7.2 en 2014.

En 2016, la mayor reducción de esa tasa se dio en Baja California, Aguascalientes, Coahuila, Querétaro y San Luis Potosí. En cambio, los mayores incrementos se presentaron en Zacatecas, Colima, Nayarit, Morelos y Sinaloa.

En el ámbito municipal, el primero lugar lo ocupa Acapulco de Juárez, en Guerrero, con 107 en 2016. Le siguen en incidencia: Tijuana, B.C con 95; Ciudad Juárez, Chihuahua, 75; Ciudad Victoria, Tamaulipas, 69 y en quinto lugar está Ecatepec de Morelos, en el Estado de México con 59.

María Salguero, geofisica e investigadora, quien durante los últimos años se ha dedicado a contabilizar los feminicidios en todo el país, explica que en Colima y Acapulco, lo mismo que el resto de los lugares donde la violencia se ha incrementado, el crimen organizado es una de las principales causas del aumento de los homicidios de mujeres.

“Sucede que lo mismo las asesinan por no pagar el derecho de piso, cuando son comerciantes, que por ser pareja de alguien de un grupo rival, es lo que se presenta en zonas de conflicto: mujer como objeto de posesión contraria, es decir, la mujer como una posesión del contrario o “enemigo” que hay que atacar para dañarlo o vencerlo”.

En cuando a la tendencia en la edad de las víctimas, los datos del informe muestran una mayor concentración entre las jóvenes, en 2016, la mitad de las mujeres asesinadas tenía entre 15 y 35 años. También destaca que, si bien se ha reducido a la mitad en los últimos ocho años, la proporción de asesinatos de niñas en el total de DFPH es casi seis veces mayor que la de niños en las DMPH.

Después de 2007 hay un cambio importante en el patrón por edades: con un aumento en la tasa de menores de cinco años. Entre los periodos 2004-2007 y 2012-2016 esta tasa pasó de 1.35 a 1.44 en el caso de las mujeres y de 1.49 a 1.71 en el de los hombres, por cada 100 mil personas de ese grupo de edad y sexo.

Otra tendencia que no se observa en las muertes de varones, pero sí en la de mujeres, es la incidencia en el grupo de tercera edad. “Si bien se han hechos estudios sobre maltrato en la tercera edad, es necesario poner atención en la violencia feminicida que sufren las mujeres mayores”, señala el investigador.

Algo preocupante, señala el estudio, es que en 28 % de los casos –para ambos sexos– no se dispone de información sobre el lugar donde ocurrió la defunción; además, resulta incoherente que sea menor el porcentaje en que se ignora dónde ocurrió la lesión. Esto evidencia un problema de calidad de la información, que podría subsanarse con mejor capacitación del personal que interviene en el llenado de formatos.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

EU comenzó a deportar a migrantes haitianos retenidos en Texas

Unas 13 mil personas, la mayoría ciudadanos haitianos, permanecían reunidas bajo un puente fronterizo entre Estados Unidos y México.
20 de septiembre, 2021
Comparte

El gobierno de Estados Unidos empezó este domingo a deportar a los migrantes haitianos retenidos en un campamento improvisado bajo un puente en la localidad de Del Río, en el sur de Texas, tras un cruce masivo en la frontera.

Un total de 208 haitianos que intentaban entrar ilegalmente a EE.UU. fueron ya devueltos, según confirmó el gobierno haitiano a Efe, en un contexto sociopolítico y económico marcado por una aguda crisis.

De los tres vuelos previstos para el domingo ya han llegado dos, declaró a la agencia Jean Négot Bonheur Delva, coordinador de la Oficina Nacional de Migración.

Según el funcionario, todos los vuelos deberían traer 145 pasajeros, pero en el primero avión llegaron 98 personas y 110 en el segundo.

“Son personas que han intentado entrar en Estados Unidos a través de sus fronteras con México. Se trata de personas que vivían en Chile, México, Panamá y Brasil en particular”, añadió.

Migrantes con suministros cruzando el río.

Getty Images
Los migrantes tuvieron que cruzar el río hacia México en busca de suministros.

Formaban parte de un grupo de unas 13.000 personas que permanecían acampadas bajo un puente que conecta Del Río en Texas con Ciudad Acuña en México. Aunque la mayoría eran haitianos, entre ellas también había cubanos, peruanos, venezonalos y nicaragüenses.

El jefe de la Patrulla Fronteriza estadounidense, Raúl Ortiz, detalló este domingo que aquellos que aún no habían sido devueltos habían sido trasladados a centros de detención.

“Trabajamos las 24 horas del día para mover rápidamente a los migrantes del calor y de debajo de este puente a nuestras instalaciones para procesar y removerlos de Estados Unidos de acuerdo con nuestras leyes y nuestras políticas”, dijo Ortiz en conferencia de prensa en el puente.

“Quiero vivir una vida sin problemas”

El primer ministro de Haití, Ariel Henry, envió su apoyo a los migrantes en redes sociales en la tarde del sábado, asegurando que “se habían conseguido acuerdos” para recibir a aquellos que regresen.

Sin embargo, algunos migrantes temen volver.

Migrantes cruzando Río Grande.

Getty Images

“En Haití no hay seguridad. El país está en una crisis política”, comentó Fabricio Jean, de 38 años, a Associated Press.

Jean se encuentra en el campo con su esposa y sus dos hijas.

“En Haití hay gente matándose unos a otros. No hay justicia. Solo quiero vivir una vida sin problemas. Quiero vivir donde sepa que hay justicia”, dijo otro padre de dos hijos, Stelin Jean, de 29 años, al Texas Tribune.

El Departamento de Seguridad Nacional estadounidense dijo a través de un comunicado que las transferencias continuarán “para asegurar que los migrantes irregulares sean puestos bajo custodia, procesados y trasladados fuera de Estados Unidos, en concordancia con nuestras leyes y normas”.

Además, anunció que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza enviará 400 efectivos adicionales a Del Río, una ciudad con cerca de 35.000 habitantes.

Migrantes cruzando Río Grande en la frontera entre México y Estados Unidos.

EPA
Estados Unidos planea regresar a los migrantes a sus países de origen.

El alcalde de Del Río, Bruno Lozano, había declarado el estado de emergencia en la ciudad. Describió la situación como “sin precedentes” y “surrealista”.

También dijo que la patrulla fronteriza había estado abrumada y que los “agitados” migrantes vivían en condiciones imposibles.

El campamento improvisado en Del Río tiene pocos servicios básicos, y los migrantes que esperan a temperaturas de 37°C han estado cruzando el río hacia México para obtener suministros.

La mayoría son haitianos. También hay cubanos, peruanos, venezolanos y nicaragüenses.

Muchos haitianos abandonaron su país tras el devastador terremoto en 2010. Un gran número de los que ahora se encuentran en el campo habían vivido en Brasil y otros países sudamericanos y viajaron hacia el norte tras no poder asegurar empleo o estatus legal.

Migrante en la frontera entre México y Estados Unidos.

Getty Images

Will Grant, corresponsal de la BBC en México, reporta que muchos cubanos también han abandonado la isla en su peor crisis económica desde el fin de la Guerra Fría.

Grant asegura que muchos de los migrantes en Texas probablemente realizaron la travesía migratoria más difícil en América Latina: cruzar a pie la densa selva del Darién entre Colombia y Panamá.

El gobierno de Estados Unidos ha informado de un aumento de migrantes en la frontera con México este año.

El número de migrantes detenidos allí en julio superó los 200.000 por primera vez en 21 años, según datos del gobierno.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Iw8YMJx_rSM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.