Autonomía económica para frenar violencia feminicida, urgen Inmujeres y ONU México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
MOISÉS PABLO / CUARTOSCURO.COM

Autonomía económica para frenar violencia feminicida, urgen Inmujeres y ONU México

Desde 1996, cuando constituían poco más de una cuarta parte, los feminicidios ocurridos en el hogar muestran una tendencia a la alza hasta un máximo de 47 % en 2004. A partir de ese año se redujeron a 25 % en 2011, pero volvieron a aumentar a un tercio en 2014 y 34 % en 2015.
MOISÉS PABLO / CUARTOSCURO.COM
Por Andrea Vega
15 de diciembre, 2017
Comparte

Para disminuir la violencia contra las mujeres es urgente fortalecer y articular acciones de prevención, sobre todo las enfocadas a empoderarlas y lograr su autonomía económica, especificó Lorena Cruz, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), durante la presentación del informe Violencia Feminicida en México. Aproximaciones y tendencias 1985 – 2016.

Esto porque la ocurrencia de las Defunciones Femeninas con Presunción de Homicidio (DFPH) en el hogar es un elemento estructural que ha mostrado gran resistencia a los cambios sociodemográficos vividos en México a lo largo de los últimos 32 años y en el cual no ha habido ningún avance en el país, de acuerdo al informe.

Desde 1996, cuando constituían poco más de una cuarta parte, los feminicidios ocurridos en el hogar muestran una tendencia a la alza hasta un máximo de 47 % en 2004. A partir de ese año se redujeron a 25 % en 2011, pero volvieron a aumentar a un tercio en 2014 y 34 % en 2015, detalla el documento.

Entre los hallazgos más importantes del estudio está la tendencia de asesinar con mayor violencia a las mujeres. En los últimos cinco años, los objetos cortantes se usaron 1.3 veces más en los homicidios de mujeres que de hombres. Mientras que los asesinos recurrieron tres veces más al ahorcamiento, estrangulamiento, sofocación, ahogamiento e inmersión. A su vez, el uso de sustancias y fuego fue del doble.

“El asesino está matando a la mujer con su propia mano. Esto es una prueba innegable de la misoginia, del odio con el que se asesina a las mujeres”, señaló Carlos Echarri, coordinador académico de la Maestría en Demografía del Colegio de México e investigador principal en el estudio.

Lo anterior significa –se lee en el documento– que no se han logrado cambiar los patrones culturales que desvalorizan a las mujeres y las conciben como desechables, lo que genera, a su vez, una permisibilidad social ante la violencia contra ellas y su expresión última: el feminicidio.

Es ante esto que la presidenta del Inmujeres urge a trabajar por su autonomía económica y empoderamiento. Mientras que Belén Sanz, representante de ONU Mujeres en México, enfatizó que se requiere contar con campañas de comunicación que promuevan cambios en esa cultura donde se normaliza la violencia contra ellas para transformar esta aceptación en un rechazo determinante.

También insistió en la pertinencia de garantizar el acceso a la justicia efectiva y poner fin a la impunidad, para llegar a esto, dijo, “es central mejorar la disponibilidad y accesibilidad de los servicios para mujeres y niñas sobrevivientes de violencia; estandarizar y fortalecer los protocolos de actuación, directrices o normas de las instituciones de procuración e impartición de justicia; fortalecer la capacidad de los operadores de justicia e impulsar las denuncias a partir de información pública, detallada y completa”.

En este sentido, Echarri señaló una medida principal: “todas las muertes violentas de mujeres deben ser investigadas con perspectiva de género. El feminicidio debe ser una hipótesis inicial, que en su caso se debe descartar”.

Los nuevos focos rojos

El informe de Inmujeres, ONU Mujeres y la Secretaría de Gobernación muestra las tendencias por estado, municipio, lugar de ocurrencia del homicidio, edad y perfil de las víctimas, y forma del asesinato. En el periodo que se estudió se han contabilizado 52 mil 210 Defunciones Femeninas con Presunción de Homicidio, 12 mil 811 en los últimos cinco años y 2 mil 746 solo en 2016, lo que representa 7.5 asesinatos de mujeres por día.

Aunque hay una alta proporción de homicidios de mujeres cometidos en el hogar, por la pareja o expareja, la ocurrencia de estos actos en la vía pública ha aumentado: la incidencia de esto mostraba una tendencia a la baja desde 1988 –cuando representaba 41 %– hasta 2004 cuando disminuyó a poco más de una cuarta parte.

Este año también representa un punto de inflexión –probablemente relacionado con el crimen organizado– pues a partir de entonces se incrementa su porcentaje, hasta alcanzar 49 % en 2012, aunque baja a 35 % en 2014 y aumenta a 41 % en 2016.

En relación con las variaciones regionales: Chihuahua dejó de ocupar el primer lugar nacional. La entidad presentó importantes reducciones en términos absolutos y relativos (pasó de 32.3 DFPH por cada 100 mil mujeres en 2010 a 6.8 en 2015). En cambio, en 2016, Colima subió al primer lugar (en 2010 estaba en el 27) con una tasa de 16.3 DFPH por cada 100 mil mujeres, 3.73 veces la nacional (4.4).

La tercera posición la ocupa Guerrero, con 12.75 durante el año pasado. Tamaulipas, que había llegado al tercer lugar nacional en 2012, redujo a la mitad su tasa al año siguiente (de 10.3 a 5.3), pero aumentó a 7.2 en 2014.

En 2016, la mayor reducción de esa tasa se dio en Baja California, Aguascalientes, Coahuila, Querétaro y San Luis Potosí. En cambio, los mayores incrementos se presentaron en Zacatecas, Colima, Nayarit, Morelos y Sinaloa.

En el ámbito municipal, el primero lugar lo ocupa Acapulco de Juárez, en Guerrero, con 107 en 2016. Le siguen en incidencia: Tijuana, B.C con 95; Ciudad Juárez, Chihuahua, 75; Ciudad Victoria, Tamaulipas, 69 y en quinto lugar está Ecatepec de Morelos, en el Estado de México con 59.

María Salguero, geofisica e investigadora, quien durante los últimos años se ha dedicado a contabilizar los feminicidios en todo el país, explica que en Colima y Acapulco, lo mismo que el resto de los lugares donde la violencia se ha incrementado, el crimen organizado es una de las principales causas del aumento de los homicidios de mujeres.

“Sucede que lo mismo las asesinan por no pagar el derecho de piso, cuando son comerciantes, que por ser pareja de alguien de un grupo rival, es lo que se presenta en zonas de conflicto: mujer como objeto de posesión contraria, es decir, la mujer como una posesión del contrario o “enemigo” que hay que atacar para dañarlo o vencerlo”.

En cuando a la tendencia en la edad de las víctimas, los datos del informe muestran una mayor concentración entre las jóvenes, en 2016, la mitad de las mujeres asesinadas tenía entre 15 y 35 años. También destaca que, si bien se ha reducido a la mitad en los últimos ocho años, la proporción de asesinatos de niñas en el total de DFPH es casi seis veces mayor que la de niños en las DMPH.

Después de 2007 hay un cambio importante en el patrón por edades: con un aumento en la tasa de menores de cinco años. Entre los periodos 2004-2007 y 2012-2016 esta tasa pasó de 1.35 a 1.44 en el caso de las mujeres y de 1.49 a 1.71 en el de los hombres, por cada 100 mil personas de ese grupo de edad y sexo.

Otra tendencia que no se observa en las muertes de varones, pero sí en la de mujeres, es la incidencia en el grupo de tercera edad. “Si bien se han hechos estudios sobre maltrato en la tercera edad, es necesario poner atención en la violencia feminicida que sufren las mujeres mayores”, señala el investigador.

Algo preocupante, señala el estudio, es que en 28 % de los casos –para ambos sexos– no se dispone de información sobre el lugar donde ocurrió la defunción; además, resulta incoherente que sea menor el porcentaje en que se ignora dónde ocurrió la lesión. Esto evidencia un problema de calidad de la información, que podría subsanarse con mejor capacitación del personal que interviene en el llenado de formatos.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Extraditan a EU a Ismael Zambada, el Mayito Gordo, hijo del líder del Cártel de Sinaloa

Ismael “Mayito Gordo” Zambada-Imperial fue extraditado la noche del jueves rumbo a Estados Unidos, donde permanece bajo custodia en la ciudad de San Diego. La justicia de EE.UU. lo reclamaba desde hace cinco años y le acusa de conspirar para importar y distribuir narcóticos.
21 de diciembre, 2019
Comparte

Es hijo de unos de los líderes del narcotráfico más poderosos de México.

Ismael “Mayito Gordo” Zambada-Imperial, de 35 años, fue extraditado el jueves en la noche de México a la ciudad de San Diego, Estados Unidos, según confirmaron a BBC Mundo desde el Departamento de Justicia del Distrito Sur de California y fuentes del gobierno mexicano.

Zambada-Imperial es solicitado por la justicia de Estados Unidos desde hace cinco años por cargos de conspiración para distribuir e importar cocaína, metanfetaminas, heroína y marihuana.

El viernes por la tarde, Zambada-Imperial se presentó ante un tribunal federal de Estados Unidos y se declaró no culpable, además de acordar permanecer bajo custodia hasta su próxima audiencia judicial el 7 de febrero de 2020, confirmó a BBC Mundo su abogado, Saji Vettiyil.

En la misma acusación contra Zambada-Imperial del gobierno de Estados Unidos aparece su padre, Ismael “El Mayo” Zambada, antiguo socio de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo” -este último condenado a cadena perpetua en Estados Unidos-.

Durante el juicio celebrado en Nueva York, “El Chapo” acusó a “El Mayo” de ser el verdadero líder del cartel de Sinaloa.

En 2018, autoridades mexicanas y analistas también aseguraron a BBC Mundo que “El Mayo” había pasado a ser el líder más visible del Cartel en los últimos años.

Durante cuatro décadas, “El Mayo” ha evadido la persecución de las autoridades de México y Estados Unidos y es uno de los nueve fugitivos más solicitados por la agencia antidrogas estadounidense, DEA.

El gobierno de EE.UU. ofrece una recompensa de hasta US$5 millones por información que lleve al arresto de “El Mayo” Zambada.

Su hijo Ismael, por el contrario, estaba preso en México desde finales de 2014, cuando funcionarios del Ejército mexicano lo detuvieron en el estado de Sinaloa, en el noroeste del país.

Ismael Zambada

BBC
Se cree que “El Mayo” lleva más de 40 años en el narcotráfico.

El hermano mayor de El “Mayito Gordo”, Vicente “El Vicentillo” Zambada Niebla, se encuentra actualmente preso en Estados Unidos pagando una condena de 15 años de prisión por cargos vinculados al narcotráfico.

“El Vicentillo” es el hijo mayor de Ismael “El Mayo” Zambada, y durante varios años fue también uno de los principales operadores del tráfico de drogas de su organización, el cartel de Sinaloa, según las autoridades.

Durante el juicio contra “El Chapo” Guzmán en Nueva York, se confirmó una historia extraoficial en torno a su captura: que “El Vicentillo” tenía un acuerdo de colaboración con la DEA.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dDLDuv7LH48

https://www.youtube.com/watch?v=NphJULxY5ng

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.