Rumbo al Mundial 2018: la selección mexicana de futbol para ciegos busca hacer historia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Karen de la Torre

Rumbo al Mundial 2018: la selección mexicana de futbol para ciegos busca hacer historia

En 2018, la selección nacional de la especialidad acudirá por primera vez en sus seis años de vida al Mundial a realizarse en Madrid, España.
Foto: Karen de la Torre
Por Ernesto Aroche Aguilar
29 de diciembre, 2017
Comparte


Jorge Lanzagorta está frente a tres hombres uniformados. Una barrera humana que le impide el paso. Los hombres bailotean, el sonido de los cascabeles dentro del balón a los pies de Jorge ubican su posición, la del número 11. Ninguno de los cuatro ve, son ciegos o al menos débiles visuales.

Jorge toca el balón tres veces, derecha, izquierda, derecha. Tres pasitos cortos y  acomoda el balón para soltar un trallazo con la zurda. El balón cruza la barrera humana, vence al arquero, el único de los jugadores que tiene vista intacta y no lleva cubiertos los ojos, y cruza por el ángulo derecho los tres palos que delimitan la gloria del gol.

Es 15 de septiembre de 2016 y es el primer tanto de la selección mexicana de Futbol 5 en su partido con Marruecos en los juegos paralímpicos de Río 2016. El equipo sumó un gol más en ese partido y se ubicó en la séptima posición en esa disciplina en la justa paralímpica brasileña.

Ahora el equipo se prepara para el mundial de 2018 a celebrarse en España, la que será su primera participación en una justa mundialista. El boleto para Madrid lo obtuvieron a principios de diciembre cuando lograron el cuarto lugar en la Copa América que se jugó en Chile.

La selección, que se formó de manera improvisada, cuenta Jorge, hace seis años para tener una representación futbolista en los juegos Parapanamericanos de Guadalajara 2011, hoy tiene más forma. La base del cuerpo técnico y los jugadores es el equipo Topos de Puebla, la escuadra que ha conseguido el campeonato nacional en los últimos tres años.

La base del cuerpo técnico y los jugadores es el equipo Topos de Puebla.

Topos también es el equipo de Jorge Lanzagorta, el goleador de la selección. Un joven que en 2010 inició el equipo de futbol para ciegos poblano tras su regreso de Chile, donde estuvo en 2008.

En la universidad Iberoamericana Puebla, en donde Jorge estudió Ciencias de la Comunicación, encontró a Luis Ortiz, con quien empezó a formar el equipo, primero como un asunto de mero entretenimiento, después como profesionales.

“Cuando empezamos a jugar nos dimos cuenta que con el futbol se podían generar muchas cosas en las personas con discapacidad visual, y ya empezamos a desarrollar talleres de habilidades para la vida, todo el tema de autoestima, resiliencia, resolución de conflictos. Y de ahí nos dimos cuenta que en San Luis también habían unos chavos que estaban empezando con su equipo, y que ellos estaban metidos en toda la estructura política de la federación del deportes para ciegos”, explica.

Aunque Jorge no nació con esa condición, una enfermedad genética llamada Retinosis Pigmentaria comenzó a deteriorar su vista a partir de los 15 años hasta llegar, prácticamente, a la ceguera total. Eso no lo detuvo.

El ciclo arrancó en Chile

La Copa América, cuenta Jorge, es el inicio del ciclo olímpico en la especialidad. Después viene el Mundial, al tercer año son los Parapanamericanos y por último el torneo en los Paralímpicos.

En este ciclo la selección mexicana de la especialidad inició con el pie de derecho, tras vencer a las escuadras chilenas y peruanas en la Copa América obtuvieron el boleto para los dos siguientes torneos, el Mundial y los Parapanamericanos. De su desempeño en esos eventos dependen para llegar a los Paralímpicos de 2020 en Tokio.

El futbol para ciegos está muy fuerte en Sudamérica, con Brasil y Argentina, explica Jorge. No es gratuito, en el cono sur el deporte se practica desde la década los 70. Y en esos países el futbol, en sus varias modalidades, es casi una religión.

Para México, es un deporte que recién comenzó en 2012, después de la participación de la escuadra tricolor en los Parapanamericanos de Guadalajara, se convirtió en un deporte reconocido por la Federación Mexicana de Deportes para Ciegos, y ahí empezó su desarrollo en varios estados del país.

A nivel mundial el deporte está reconocido como especialidad formal desde hace más de 12 años, pues comenzó a jugar de manera oficial en los Paralímpicos de Atenas 2004.

En la justa mundialista de 2018 asistirán también potencias como China, Irán, España y Rusia, 16 países en total.

“Para el mundial tenemos que trabajar un montón como equipo, mejorar en condición física, en técnica. Estamos ranqueados como el noveno del mundo, pero hay cosas qué mejorar sin duda”, dice Jorge.

Futbol para ciegos

México se prepara para el Mundial de 2018 a celebrarse en España, la que será su primera participación.

Un deporte de oídas

El futbol 5 en su modalidad de ciegos y débiles visuales es un deporte que se juega de oídas. Son cinco jugadores en la cancha y, a excepción del portero, todos los demás son invidentes y juegan con los ojos vendados. Se guían por el ruido que hacen los cascabeles o balines dentro del balón, por el grito “voy” al que están obligados los jugadores al acercarse al balón, y por las indicaciones del equipo técnico.

La cancha que mide 40 metros de largo por 20 de ancho, es casi dos veces una de basquetbol, se divide en tres tercios. En la primero quién ordena al equipo es el arquero. En el segundo tercio quién grita las ordenes es el director técnico y en el tercer tercio quien lleva la voz cantante es el guía de arco, que orienta a los jugadores para dirigir los tiros a gol. En caso de decretarse un penal, el guía de arco pega en los postes de la portería para que los jugadores pueden ubicar en su mente el espacio de gol. El público está obligado a guardar absoluto silencio.

La base de las reglas del futbol 5 son las reglas FIFA, adaptadas a las necesidades y limitantes de la falta de visión de los jugadores.

Esta Copa América fue el primer torneo internacional del nuevo cuerpo técnico, se integraron el entrenador y el guía de arco de Topos Puebla a la selección. “Son novatos en tema de selección –dice Jorge–, pero ya tienen todo el trabajo que hay que desarrollar para llegar el mundial en mejor nivel”.

Por el momento la selección de futbol 5 para ciegos y débiles visuales tiene el destino en sus manos. Y Madrid los espera en 2018.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué las noches se están calentando más rápido que los días

Los científicos están entendiendo cómo la variación de las temperaturas nocturnas y diurnas puede afectar no sólo al ambiente, sino también nuestro entendimiento sobre el clima.
31 de julio, 2021
Comparte

Las temperaturas nocturnas están aumentando de forma más acelerada que las diurnas, con impactos significativos en el clima y el medio ambiente.

Es un patrón que científicos y expertos del clima han observado en los últimos años en todo el planeta, con una posible relación con eventos climáticos extremos, como la ola de calor que está afectando al noroeste de Estados Unidos y parte de Canadá.

Esto ocurre porque el incremento de las temperaturas mínimas, normalmente las que ocurren durante las horas en las que no hay sol, se están acelerando en comparación con las temperaturas máximas, usualmente diurnas.

Es decir, noches más cálidas. Lo que contrasta con la idea de que las noches son generalmente más frescas.

Es lo que algunos científicos llaman “asimetría de calentamiento”, y pasa porque el efecto del incremento de las temperaturas no es uniforme en todo el planeta todo el tiempo.

Con temperaturas máximas récord, el foco de atención se ha centrado este año en el domo de calor en Norteamérica, un evento del tipo “solo uno en 1.000 años” y “virtualmente imposible” si no fuese por el efecto de la acción humana sobre el ambiente, según dijo la red World Weather Attribution.

Pero no todo se trata de medir cuánto suben las temperaturas máximas. Los científicos le están poniendo un ojo a las variaciones en las temperaturas mínimas, un detalle que sería crucial para entender el cambio climático.

Un hombre se refresca en Vancouver durante la ola de calor en Canadá

Reuters
En Norteamérica, la gente aprovechaba cualquier opción con tal de refrescarse de las extremadamente altas temperaturas

Máximas y mínimas

El pasado junio ha sido, desde que se llevan registros, el junio más caluroso en EE.UU. y Canadá, con cientos de muertos y afectados por el calor extremo.

El calor se intensificó entre finales de junio y principios de julio en forma de domo de calor, el cual elevó las temperaturas en ambos países como nunca antes.

En Columbia Británica, Canadá, se registró una máxima histórica de 49,6ºC, más de cuatro puntos por encima del récord nacional de 45ºC.

En Portland, Oregón, un estado conocido por su clima lluvioso, también se registraron máximos históricos durante tres días seguidos: 46,1ºC, 44,4ºC y 42ºC respectivamente. Los incendios forestales en este estado han quemado casi 150 mil hectáreas, provocando miles de evacuaciones.

Pero aunque las temperaturas máximas sorprendieron (y preocuparon) a los expertos, en el rango de las temperaturas mínimas también hubo cambios.

Según los datos de la Oficina Nacional de Administración Oceanográfica y Atmosférica, solo en la última semana de junio se rompieron los récords de temperatura máxima unas 1.328 veces en todo EE.UU.

Esta cifra obedece a las medidas diarias que registra cada una de las estaciones de medición desplegadas a lo largo y ancho de ese país.

Pero en contraste, en lo que respecta a las temperaturas mínimas, se rompieron los récords máximos unas 1.602 veces.

Gráfico de cambios en temperaturas máximas

BBC
Gráfico de cambios en temperaturas mínimas

BBC

“Hay una tendencia global a que las temperaturas nocturnas aumenten a un ritmo más rápido que las diurnas”, dicen científicos del Instituto de Sustentabilidad y Ambiente de la Universidad de Exeter en Inglaterra.

Era lo mismo que había advertido el Informe Especial de Ciencia del Clima en 2018 al asegurar que las temperaturas mínimas promedio estaban aumentando “a un ritmo ligeramente más alto que las temperaturas máximas promedio”, un patrón que estaba siendo observado en distintos puntos del planeta.

De hecho, las temperaturas mínimas inusualmente más cálidas se están volviendo cada vez más comunes en EE.UU., según más datos de la NOAA.

¿Por qué aumentan las temperaturas por las noches?

Daniel Cox, del Instituto de Sustentabilidad y Ambiente, explica por qué las temperaturas nocturnas cambian a un ritmo distinto que las diurnas.

Él y un equipo de científicos estudiaron las temperaturas máximas y mínimas por día y hora entre 1983 y 2017 a partir de los datos otorgados por la NOAA.

“La exploración de la variación en las temperaturas se ha centrado principalmente en las medias diarias, mensuales o anuales. Sorprendentemente se le ha prestado poca atención a la variación en las tasas a lo largo del ciclo diario”, reza el estudio, publicado en la revista Global Change Biology.

Después de analizar los datos, los científicos encontraron que 54% de la superficie terrestre había experimentado una asimetría de calentamiento mayor a 0,25ºC entre el día y la noche.

“Los aumentos de CO2 en la atmósfera y otros gases de efecto invernadero están aumentando las temperaturas máximas y mínimas con mayor tendencia por las noches. Pero las direcciones en las que se producen estos cambios varía dependiendo del lugar y el momento del día”.

Gráfico emisión de CO2 en toneladas

BBC

No solo eso. También hallaron que un mayor aumento en las temperaturas nocturnas estaba relacionado con la humedad y la generación de nubes.

“Encontramos que en aquellas regiones donde había un incremento de nubes, la temperatura nocturna aumentaba más rápido que la diurna. Mientras que un aumento de las temperaturas diurna estaba relacionado con regiones más secas”, explica Cox.

Esto ocurre porque las nubes actúan como “una manta”, empujando el calor hacia abajo y atrapándolo en la superficie terrestre. A más calor en la superficie, más vapor de agua en el aire, que a su vez atrapa más calor.

En zonas sin nubes, en cambio, el clima se vuelve más seco y caliente durante los días, pero la temperatura disminuye por las noches al “liberarse” el calor.

¿Se relaciona esto con eventos climáticos extremos como las olas de calor?

Para Cox, olas de calor tan extremas como las vistas en Norteamérica son eventos muy específicos que hay que estudiar con mayor detalle, mientras que él y su equipo analizaron los datos correspondientes a 35 años.

Sin embargo, Cox dice que su estudio es una primera aproximación y que quedan muchas preguntas por responder para entender cómo incluso los pequeños cambios que ocurren en el planeta tienen grandes implicaciones.

“A medida que aumenten los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera, los eventos extremos serán cada vez más comunes. Pero las temperaturas no aumentan de forma lineal”.

Que las temperaturas sean más altas por las noches puede tener implicaciones directas sobre el medio ambiente como, por ejemplo, la fotosíntesis y la respiración de las plantas, según Cox.

Pero también tendrá efectos negativos entre las personas. Mayores temperaturas nocturnas significa que la tierra no tiene suficiente tiempo para enfriarse. Esto significa también que nuestros cuerpos no pueden refrescarse, especialmente durante picos de calor extremo.

Si el cuerpo no se aclimata a la temperatura, pueden producirse mareos, náuseas, desmayos y sudoración. Y en casos extremos puede producirse un golpe de calor, lo que requiere ayuda médica.

Gráfico variación temperaturas anuales

BBC

Entender el cambio climático

El planeta se ha calentado aproximadamente unos 1,2ºC desde que comenzó la era industrial. Y 2020 ha sido el segundo año más caluroso de la historia desde que se tienen registros, superado solo por 2016.

De continuar con las proyecciones de calentamiento, tal como aumentan las temperaturas, el planeta podría superar el umbral de 1,5ºCentre 2030 y 2052, según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

Los científicos han estado tratando de predecir cómo el cambio climático puede afectar al planeta.

Inundaciones en Europa, 2021

EPA
La ciencia no ha podido predecir las inundaciones en Alemania y Bélgica

Pero eventos tan extremos como el domo de calor y las inesperadas inundaciones en Alemania y Bélgica están haciendo pensar a los expertos que las proyecciones se están quedando cortas y que las consecuencias del cambio climático estén haciéndose sentir antes de lo esperado.

Sin embargo, Cox cree que hay un lado positivo en todo esto y que analizar las variaciones de temperaturas por horas puede ser de utilidad.

“Al considerar el cambio climático de forma temporal durante el ciclo diario, podemos evaluar con mayor precisión el cambio climático y la amenaza que representa”, asegura.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gkjLnmiDu20

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.