México tiene la mitad de policías que necesita y con malos salarios, reconoce Gobernación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México tiene la mitad de policías que necesita y con malos salarios, reconoce Gobernación

Hoy solo 1 de cada 3 policías estatales cumple con todos los requisitos para ser acreditado como un agente apto según los estándares legales. Apenas dos estados proporcionan un sueldo por arriba del promedio mínimo a sus agentes.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
26 de diciembre, 2017
Comparte

Las policías estatales en México están en crisis. El número total de elementos con el que cuentan es apenas la mitad del mínimo que el país necesita y mucho menor del que la ONU recomienda. Además, más del 60% de los policías que sí hay no ha superado las pruebas del desempeño. A todo ello se suman condiciones laborales precarias: salarios bajos y prestaciones mínimas que no se conceden completas en ningún estado.

Un diagnostico oficial de las condiciones en que operan las 32 policías estatales del país, cuyos resultados acaban de hacerse públicos por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, muestra que México necesita al menos de cinco año más para contar con el número total de policías que requiere. Hoy solo dos de los 32 estados cuentan con agentes arriba del estándar mínimo.

El estudio analiza las condiciones en que se encuentran las corporaciones policiales a través de 10 indicadores que representan los estándares mínimos con los que se debe operar de acuerdo a lo que marca la Ley Genera del Sistema Nacional de Seguridad Pública y los propios acuerdos adoptados en el Consejo Nacional de Seguridad.

Esto de cara a un proceso de certificación de los policías del país que arranca en enero próximo y en donde la conclusión hoy es que apenas 1 de cada 3 policías estatales cumpliría con los requisito para obtener dicha certificación.

Pocos y de dudoso perfil

El diagnostico detalla que de acuerdo con los estándares internacionales, reportados por la Organización de las Naciones Unidas, el promedio de agentes de policía mínimo es de 2.8 elementos por cada mil habitantes. En México se ha establecido como una meta mínima realista que haya 1.8 policías por cada mil habitantes

Pero la realidad es que el país tiene hoy una tasa de policías estatales de apenas 0.8 agentes por cada mil habitantes. Esto derivado de que cuenta con 128 mil 922 policías estatales en activo, de los cuales 8 mil 921 ni siquiera deberían seguir operando porque están reprobados el control de confianza.

Lo anterior arroja un estado de fuerza real y legal de 120 mil 001 elementos estatales. “El país tiene la mitad de las policías preventivas estatales de los que como mínimo debería tener” indica el estudio.

El análisis del estado de fuerza a nivel entidad federativa es revelador. Solo Ciudad de México cuenta con una tasa de agentes policiales por encima del promedio mínimo: 4.2 agentes por cada mil habitantes. Luego Tabasco, que lo cumple apena empatándolo: un promedio de 1.8 agentes.

De ahí en fuera ningún estado llega a la meta. Los casos más críticos son los de Baja California donde apenas hay 0.3 elementos de policía por cada mil habitantes; luego Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y Sonora con una tasa de 0.4 policías; mientras que Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Durango y Sinaloa tienen apenas 0.5 policías por mil habitantes.

El número de policías no es el único problema. De los que si existen y están operando, apenas la tercera parte cumple con los cuatro componentes que exige la ley para obtener el Certificado Único Policial (CUP) que certifica que tienen las habilidades conocimientos y aptitudes necesarias para ser un policía.

De los cuatro componentes del CUP el de mayor retraso es el de “Evaluación de Desempeño Aprobada y Vigente”, donde solo el 38.1% de los 128 mil policías en activo cuenta con dicha evaluación cumplida. El segundo componte con mayor retraso general es el de “evaluación de competencias básica aprobada y vigente”, con apenas el 43.2% que lo tienen acreditado.

En el tercer componente “formación inicial o equivalente”, el 76% de los policías estatales en activo cuentan con ella, mientras en el cuarto y más antiguo, que es “control de confianza aprobado y vigente”, el 93% de los policías estatales cumplen con el mismo.

En conclusión, en ninguno de los cuatro componentes se registra un avance del cien por ciento lo cual dificulta que se cumpla con el objetivo de tener para el 2019 al 100% del personal operativo acreditado con el CUP, como se estableció y publicó en el Diario Oficial de la Federación el  de septiembre de 2016.

Formación deficiente

De acuerdo con la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, cada estado debe tener por lo menos una academia o institución de formación policial que cumpla con doce rubros mínimos de equipamiento e infraestructura.

Dichos rubros son aulas de trabajo, aulas de cómputo, sala de juicios orales, comedor, cocina, dormitorios suficientes para alumnos en pernocta, pista de pruebas físicas, salas con equipo audiovisual, servicio médico stand de tiro, área de entrenamiento, y explanada o pista de práctica vehicular.

El diagnóstico revela que aun cuando existen 39 academias en el país apenas seis de ellas cumplen con estos 12 requisitos mínimos y son las que se encuentran en Baja California, Chihuahua, Hidalgo, estado de México, Puebla y Sonora.

Los aspectos en donde hay mayor retraso son en cuanto a salas de juicios orales donde apenas 12 academias cuentan con dicho equipamiento, mientras que en el tema de pista o explanada vehicular solo son 16 academias que cumplen con este aditamento, y en cuanto pistas de prueba física apenas hay 18 escuelas con ellas.

El diagnóstico revela que con los institutos policiales con los que se cuenta actualmente tomará por lo menos cuatro años y medio el poder formar a los agentes que se necesitan tan solo para completar el estado de fuerza que hace falta y llegar a la tasa de 1.8 policías por mil habitantes estatales.

Mal pagados y con pocas prestaciones

Los policías estatales del país del rango más bajo deben percibir por lo menos un salario de 9 mil 933 pesos mensuales y contar con seis prestaciones laborales básicas, de acuerdos alcanzados en los consejos nacionales de seguridad. En este apartado también hay severos retrasos.

En cuanto al salario solo en 19 de las 32 entidades del país (menos del 60%) los policías estatales perciben un salario igual o mayor que el señalado como mínimo.

Los policías con el salario más bajo son los de Chiapas que ganan apenas cinco mil 391 pesos al mes, seguidos de los de Tabasco con un sueldo de seis mil 175 pesos y los de Hidalgo con seis mil 617 pesos. En cambio el estado donde están los agentes con el salario más elevado es Sonora donde ganan 13 mil 687 pesos cada 30 días.

Respecto a la seis prestaciones básicas: seguro de vida, servicio médico, crédito para vivienda, fondo de ahorro para el retiro, apoyo para familias de policías caídos, y beca escolares para hijos de agentes, el diagnostico evidencia que ninguna de las 32 entidades federativas cumple con dotar de ellas a la totalidad de sus elementos.

La prestación básica que menos se proporciona a los policías es la de becas para sus  hijos, pues apenas 16 estados, o sea la mitad, la contemplan para sus agentes estatales. La otra con mayor retraso es la de créditos para vivienda pues solo 22 entidades la proporcionan a sus policías.

Otra falencia importante es cuanto a las comisiones de Servicio Profesional de Carrera cuya labor consiste en reglamentar y organizar procedimientos de ascensos, catálogos de puestos, manuales de procedimientos en casos de irregularidades, reglas para sanciones, entre otros. Hay ocho estados que no cuentan con ella: Aguascalientes, Baja California Sur, Durango, Hidalgo, Nayarit, Sinaloa, Tlaxcala y Zacatecas.

Unidades especiales incompletas

El diagnóstico revelado por el Secretariado Ejecutivo también identifica faltantes en cuanto a tres unidades especiales con las cuales deben de contar las policías estatales, y que son obligatorias según diversos acuerdos del Consejo Nacional de Seguridad

Una de ellas es la Unidad de Policía Procesal que requiere el sistema penal acusatorio. Apenas 24 estados cuentan con ella pese a que el nuevo sistema entró en vigor desde mediados de 2016.

Respecto a la Unidad de Operaciones Especiales que deben encargarse de acciones de alta complejidad  operativa y estar conformadas por agentes élite, apenas 22 estados cuentan con ella.

Y en el tema de la Unidad de Policía Cibernética son 26 policías estatales las que reportaron que la tienen en funcionamiento.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tanto contamina el bitcoin, la moneda que consume más electricidad que Finlandia, Suiza o Argentina

La minería del bitcoin utiliza gigantescas cantidades de energía para mantener funcionando servidores que trabajan día y noche en busca de la divisa digital. Pero.... ¿proviene toda esa energía de combustibles fósiles?
22 de febrero, 2021
Comparte
Bitcoins

Getty Images
En las últimas semanas el precio del bitcoin ha llegado a máximos históricos.

Si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina, según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés).

Eso ocurre porque el proceso de “minar” la criptomoneda -utilizando gigantescos servidores que no cesan de trabajar- consume mucha energía.

Según los investigadores, la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, un récord que provoca un fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de países.

El tema volvió al debate luego que Elon Musk, a través de su empresa de autos eléctricos Tesla, reportó la compra de US$1.500 millones en bitcoin, disparando el precio de la divisa y encendiendo críticas por la contaminación que genera.

Esta última subida del precio del bitcoin -que ha seguido una meteórica tendencia alcista en los últimos meses- le ha dado nuevos incentivos a los mineros de la divisa para hacer funcionar más y más ordenadores con el objetivo de generar más criptomonedas.

A medida que sube el precio del bitcoin, sube el consumo de electricidad, dice Michel Rauchs, investigador del CCAF, donde crearon una herramienta en línea que permite hacer este tipo de cálculos.

“Realmente es por su diseño que el bitcoin consume tanta electricidad”, le explica Rauchs a la BBC. “Esto no es algo que cambiará en el futuro, a menos que el precio de bitcoin baje significativamente”.

Los investigadores trabajan con el Índice de Consumo Eléctrico del Bitcoin de Cambridge (CBECI, por sus siglas en inglés), el cual provee estimaciones en tiempo real sobre cuánta electricidad consume la generación de la divisa.

El bitcoin usa más energía que Argentina. Si el bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 países que más utilizan energía en el mundo. Uso nacional de energía en teravatios-hora (TWh).

Este índice funciona con base en un modelo que asume que las máquinas utilizadas para minar en el mundo funcionan con distintos niveles de eficiencia.

Siguiendo la relación entre un precio promedio de electricidad por kilovatio hora (US$0.05) y la demanda de energía de la red bitcoin, la herramienta estima cuánta electricidad se consume en un momento dado.

“El bitcoin es anti eficiente”, dice David Gerard, autor del libro “Attack of the 50 Foot Blockchain”.

“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”.

¿Por qué el bitcoin consume tanta electricidad?

Las máquinas dedicadas a “minar” o extraer bitcoins, son ordenadores especializados que se conectan a la red de criptomonedas.

Su trabajo es verificar las transacciones realizadas por las personas que envían o reciben la divisa, en un proceso que implica resolver complejos acertijos matemáticos.

Granja de minado en Islandia.

Getty Images
Los lugares donde se ha ce la minería del bitcoin consumen gigantescas cantidades de electricidad.

Como recompensa, los mineros ocasionalmente reciben pequeñas cantidades de bitcoin en lo que a menudo se compara con una lotería.

Para aumentar las ganancias, los mineros conectan una gran cantidad de computadores, con el objetivo de aumentar sus posibilidades de conseguir bitcoin.

Y como los computadores trabajan casi día y noche para completar los rompecabezas, el consumo eléctrico es muy alto.

El consumo eléctrico vs la huella de carbono

Existe una gran diferencia entre el consumo de energía y la huella de carbono, argumenta Nic Carter, socio fundador de la firma de capital de riesgo Castle Island Ventures, especilizada en el sector de blockchains (cadenas de bloques).

“Si miramos solamente el consumo de energía no estamos contando toda la historia”, le dice a BBC Mundo.

hOMBRE MINANDO BITCOINS

Getty Images
En las provincias chinas de Sichuan y Yunnan los mineros del bitcoin utilizan energía hidroeléctrica excedente.

Aunque es cierto que la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas -que son altamente contaminantes- también se utilizan energías renovables (como la hidroeléctrica o la eólica) o energía nuclear.

Entonces, si bien importa el nivel de consumo de electricidad, también hay que tomar en cuenta cómo se genera aquella electricidad, apunta Carter.

Por ejemplo, señala, hay mineros en China que aprovechan la energía hidroeléctrica excedente en las represas. Si no la usaran, esa energía simplemente se perdería.

Eso explica por qué la minería del bitcoin se ha expandido tanto en las provincias de Sichuan y Yunnan.

Otro caso ocurre cuando algunos mineros capturan el metano descargado o quemado (que es un subproducto de la extracción de petróleo) y lo utilizan para generar la electricidad que requieren sus computadoras.

sÍMBOLO DE BITCOIN EN VITRINA

Getty Images
“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”, dice David Gerard.

Muchos activistas consideran que esos ejemplos son casos puntuales que no le quitan la responsabilidad ambiental a la industria del bitcoin.

De todos modos, Carter advierte que la minería del bitcoin se acabará en unos años, puesto que el sistema fue diseñado de tal manera que los acertijos matemáticos que resuelven las computadoras llegarán a su fin.

“Este proceso está completado en un 88%, apunta, lo que en la práctica significa que cada vez se hace más difícil seguir minando.

Sin embargo, en la medida que el precio siga disparándose, es probable que el consumo energético también aumente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.