México tiene la mitad de policías que necesita y con malos salarios, reconoce Gobernación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México tiene la mitad de policías que necesita y con malos salarios, reconoce Gobernación

Hoy solo 1 de cada 3 policías estatales cumple con todos los requisitos para ser acreditado como un agente apto según los estándares legales. Apenas dos estados proporcionan un sueldo por arriba del promedio mínimo a sus agentes.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel
26 de diciembre, 2017
Comparte

Las policías estatales en México están en crisis. El número total de elementos con el que cuentan es apenas la mitad del mínimo que el país necesita y mucho menor del que la ONU recomienda. Además, más del 60% de los policías que sí hay no ha superado las pruebas del desempeño. A todo ello se suman condiciones laborales precarias: salarios bajos y prestaciones mínimas que no se conceden completas en ningún estado.

Un diagnostico oficial de las condiciones en que operan las 32 policías estatales del país, cuyos resultados acaban de hacerse públicos por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, muestra que México necesita al menos de cinco año más para contar con el número total de policías que requiere. Hoy solo dos de los 32 estados cuentan con agentes arriba del estándar mínimo.

El estudio analiza las condiciones en que se encuentran las corporaciones policiales a través de 10 indicadores que representan los estándares mínimos con los que se debe operar de acuerdo a lo que marca la Ley Genera del Sistema Nacional de Seguridad Pública y los propios acuerdos adoptados en el Consejo Nacional de Seguridad.

Esto de cara a un proceso de certificación de los policías del país que arranca en enero próximo y en donde la conclusión hoy es que apenas 1 de cada 3 policías estatales cumpliría con los requisito para obtener dicha certificación.

Pocos y de dudoso perfil

El diagnostico detalla que de acuerdo con los estándares internacionales, reportados por la Organización de las Naciones Unidas, el promedio de agentes de policía mínimo es de 2.8 elementos por cada mil habitantes. En México se ha establecido como una meta mínima realista que haya 1.8 policías por cada mil habitantes

Pero la realidad es que el país tiene hoy una tasa de policías estatales de apenas 0.8 agentes por cada mil habitantes. Esto derivado de que cuenta con 128 mil 922 policías estatales en activo, de los cuales 8 mil 921 ni siquiera deberían seguir operando porque están reprobados el control de confianza.

Lo anterior arroja un estado de fuerza real y legal de 120 mil 001 elementos estatales. “El país tiene la mitad de las policías preventivas estatales de los que como mínimo debería tener” indica el estudio.

El análisis del estado de fuerza a nivel entidad federativa es revelador. Solo Ciudad de México cuenta con una tasa de agentes policiales por encima del promedio mínimo: 4.2 agentes por cada mil habitantes. Luego Tabasco, que lo cumple apena empatándolo: un promedio de 1.8 agentes.

De ahí en fuera ningún estado llega a la meta. Los casos más críticos son los de Baja California donde apenas hay 0.3 elementos de policía por cada mil habitantes; luego Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y Sonora con una tasa de 0.4 policías; mientras que Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Durango y Sinaloa tienen apenas 0.5 policías por mil habitantes.

El número de policías no es el único problema. De los que si existen y están operando, apenas la tercera parte cumple con los cuatro componentes que exige la ley para obtener el Certificado Único Policial (CUP) que certifica que tienen las habilidades conocimientos y aptitudes necesarias para ser un policía.

De los cuatro componentes del CUP el de mayor retraso es el de “Evaluación de Desempeño Aprobada y Vigente”, donde solo el 38.1% de los 128 mil policías en activo cuenta con dicha evaluación cumplida. El segundo componte con mayor retraso general es el de “evaluación de competencias básica aprobada y vigente”, con apenas el 43.2% que lo tienen acreditado.

En el tercer componente “formación inicial o equivalente”, el 76% de los policías estatales en activo cuentan con ella, mientras en el cuarto y más antiguo, que es “control de confianza aprobado y vigente”, el 93% de los policías estatales cumplen con el mismo.

En conclusión, en ninguno de los cuatro componentes se registra un avance del cien por ciento lo cual dificulta que se cumpla con el objetivo de tener para el 2019 al 100% del personal operativo acreditado con el CUP, como se estableció y publicó en el Diario Oficial de la Federación el  de septiembre de 2016.

Formación deficiente

De acuerdo con la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, cada estado debe tener por lo menos una academia o institución de formación policial que cumpla con doce rubros mínimos de equipamiento e infraestructura.

Dichos rubros son aulas de trabajo, aulas de cómputo, sala de juicios orales, comedor, cocina, dormitorios suficientes para alumnos en pernocta, pista de pruebas físicas, salas con equipo audiovisual, servicio médico stand de tiro, área de entrenamiento, y explanada o pista de práctica vehicular.

El diagnóstico revela que aun cuando existen 39 academias en el país apenas seis de ellas cumplen con estos 12 requisitos mínimos y son las que se encuentran en Baja California, Chihuahua, Hidalgo, estado de México, Puebla y Sonora.

Los aspectos en donde hay mayor retraso son en cuanto a salas de juicios orales donde apenas 12 academias cuentan con dicho equipamiento, mientras que en el tema de pista o explanada vehicular solo son 16 academias que cumplen con este aditamento, y en cuanto pistas de prueba física apenas hay 18 escuelas con ellas.

El diagnóstico revela que con los institutos policiales con los que se cuenta actualmente tomará por lo menos cuatro años y medio el poder formar a los agentes que se necesitan tan solo para completar el estado de fuerza que hace falta y llegar a la tasa de 1.8 policías por mil habitantes estatales.

Mal pagados y con pocas prestaciones

Los policías estatales del país del rango más bajo deben percibir por lo menos un salario de 9 mil 933 pesos mensuales y contar con seis prestaciones laborales básicas, de acuerdos alcanzados en los consejos nacionales de seguridad. En este apartado también hay severos retrasos.

En cuanto al salario solo en 19 de las 32 entidades del país (menos del 60%) los policías estatales perciben un salario igual o mayor que el señalado como mínimo.

Los policías con el salario más bajo son los de Chiapas que ganan apenas cinco mil 391 pesos al mes, seguidos de los de Tabasco con un sueldo de seis mil 175 pesos y los de Hidalgo con seis mil 617 pesos. En cambio el estado donde están los agentes con el salario más elevado es Sonora donde ganan 13 mil 687 pesos cada 30 días.

Respecto a la seis prestaciones básicas: seguro de vida, servicio médico, crédito para vivienda, fondo de ahorro para el retiro, apoyo para familias de policías caídos, y beca escolares para hijos de agentes, el diagnostico evidencia que ninguna de las 32 entidades federativas cumple con dotar de ellas a la totalidad de sus elementos.

La prestación básica que menos se proporciona a los policías es la de becas para sus  hijos, pues apenas 16 estados, o sea la mitad, la contemplan para sus agentes estatales. La otra con mayor retraso es la de créditos para vivienda pues solo 22 entidades la proporcionan a sus policías.

Otra falencia importante es cuanto a las comisiones de Servicio Profesional de Carrera cuya labor consiste en reglamentar y organizar procedimientos de ascensos, catálogos de puestos, manuales de procedimientos en casos de irregularidades, reglas para sanciones, entre otros. Hay ocho estados que no cuentan con ella: Aguascalientes, Baja California Sur, Durango, Hidalgo, Nayarit, Sinaloa, Tlaxcala y Zacatecas.

Unidades especiales incompletas

El diagnóstico revelado por el Secretariado Ejecutivo también identifica faltantes en cuanto a tres unidades especiales con las cuales deben de contar las policías estatales, y que son obligatorias según diversos acuerdos del Consejo Nacional de Seguridad

Una de ellas es la Unidad de Policía Procesal que requiere el sistema penal acusatorio. Apenas 24 estados cuentan con ella pese a que el nuevo sistema entró en vigor desde mediados de 2016.

Respecto a la Unidad de Operaciones Especiales que deben encargarse de acciones de alta complejidad  operativa y estar conformadas por agentes élite, apenas 22 estados cuentan con ella.

Y en el tema de la Unidad de Policía Cibernética son 26 policías estatales las que reportaron que la tienen en funcionamiento.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Vacunas contra COVID-19: por qué te puedes contagiar aunque ya estés inoculado

La vacunación, al igual que el contagio, inmuniza a la persona afectada. Pero eso no significa que el SARS-CoV-2 desaparezca. Incluso puede volver a infectar, explica Guillermo López Lluch, catedrático de Biología Celular.
Getty Images
13 de mayo, 2021
Comparte

Conforme el número de personas vacunadas aumenta, crece la sensación de libertad y nos relajamos. Algunos gobiernos establecen ya medidas para dar carta blanca a la movilidad de las personas vacunadas sin limitaciones. Pero ¿estamos seguros de que se puede abrir la movilidad sin haber alcanzado la inmunidad de grupo?

La vacunación, al igual que el contagio, inmuniza a la persona afectada, que, generalmente, no sufrirá síntomas o estos serán leves en futuras reinfecciones. Pero eso no significa que el virus desaparezca. Incluso puede volver a contagiar.

La clave está en la actividad del sistema inmunitario y en la capacidad de proliferación del virus en estas personas.

Un sistema inmunitario entrenado elimina el virus antes de que éste pueda causar graves daños en el organismo.

Por ello, la duda a despejar ahora es si las personas inmunizadas mantienen capacidad de contagio. La respuesta dependerá de la cantidad de virus que puedan dispersar.

Síntomas menos graves o asintomáticos

Un reciente estudio realizado en centros de mayores en Chicago demostró que un 4,2%, entre trabajadores y pacientes, se contagiaron por SARS-CoV-2 en un periodo de cuatro meses (diciembre 2020-marzo 2021).

virus

Getty
Los linfocitos T citotóxicos actúan contra las células que están expresando la proteína del virus (en la imagen).

De las personas infectadas, la mayoría no habían sido vacunadas. Pero un 6% de las infecciones se habían dado en personas totalmente vacunadas y un 23% en las que habían recibido una sola dosis.

Por otro lado, las reinfecciones de personas que han pasado la enfermedad son inusuales pero ocurren.

En un estudio realizado en Reino Unido con trabajadores sanitarios que habían sufrido covid-19, un 0,6% sufrieron reinfección. Eso sí, con síntomas leves.

Además, el reciente estudio SIREN (SARS-COV2 Immunity and Reinfection Evaluation, llevado a cabo por el sistema de salud público británico) enfocado en la inmunidad y la reinfección por el SARS-CoV-2 concluye que la respuesta inmunitaria previene en gran medida el riesgo de contagio.

Pero también indica que, aún con sintomatología leve, los reinfectados pueden ser foco de dispersión del virus.

En Estados Unidos la exposición a las nuevas variantes ha sido considerada como factor frente a la posible reinfección en personas ya inmunizadas.

En cuanto a España, ya se han notificado casos de personas vacunadas al completo que se han reinfectado presentando síntomas leves acompañados con altas cargas víricas. Lo mismo ha ocurrido en otros países como Singapur o las islas Seychelles.

Los anticuerpos no lo son todo: el papel relevante de los linfocitos T

A lo largo de la pandemia se ha prestado mucha atención a los niveles de anticuerpos y el tiempo que se mantienen en nuestra sangre. Pero ¿de verdad son los anticuerpos tan relevantes?

Vacunados en México

PEDRO PARDO/AFP via Getty Images
Este grupo fue inmunizado con la vacuna de Pfizer-BioNTech en Ciudad de México.

Los anticuerpos son producidos por linfocitos B activados que se transforman en células plasmáticas. Las células plasmáticas dejan de funcionar con el tiempo y mueren.

Los anticuerpos producidos por éstas se mantienen circulando en la sangre durante semanas o meses hasta que degeneran y son eliminados.

También se producen linfocitos B memoria que actuarán más rápidamente y generarán células plasmáticas y anticuerpos con mayor rapidez y eficacia en el caso de reinfecciones. Por eso, la duración de los anticuerpos en el plasma no tienen tanta relevancia: son las células memoria las que importan.

En el proceso de inmunización se activan también los linfocitos T ayudantes. Se trata de células responsables de controlar la actividad del sistema inmunitario.

Simultáneamente entran en juego los linfocitos T citotóxicos, que actúan contra las células que están expresando la proteína del virus y las eliminan, reduciendo así la proliferación de éste.

En ambos tipos de linfocitos se generan células memoria con capacidad para activarse rápidamente en las reinfecciones.

Los linfocitos T resultan también esenciales contra las infecciones por virus al liberar interferón, una proteína señalizadora que bloquea la replicación de los virus.

Las mutaciones del SARS-CoV-2 están afectando especialmente a la proteína S. Aquellas variantes que presentan un cambio en esta proteína que mejora la capacidad de unión a la proteína humana, aumentan su capacidad infectiva.

Por eso, las variantes que se están imponiendo en todo el mundo están presentando cambios similares.

¿Significa que pierden efectividad las vacunas? Las vacunas generan anticuerpos contra diferentes zonas de la proteína S.

También activan a linfocitos T ayudantes y citotóxicos que actúan reconociendo diferentes zonas de la proteína.

Por tanto, las mutaciones puntuales que se están produciendo en la proteína S del virus no tienen por qué afectar a la respuesta inmunitaria de una forma importante.

La inmunización solo protege a la persona inmunizada

La vacuna no impide totalmente la invasión del virus. Tanto los anticuerpos como los linfocitos “preparados para defendernos” se encuentran dentro de nuestro cuerpo.

Mujer siendo vacunada

Getty Images
La vacunación, al igual que el contagio, inmuniza a la persona afectada, que, generalmente, no sufrirá síntomas o éstos serán leves en futuras reinfecciones.

El virus nos contagia principalmente a través de los aerosoles del aire, por lo que comienza invadiendo las células que revisten la parte superior del sistema respiratorio.

Eso implica una relación entre la capacidad de infección y el tiempo de reacción del sistema inmunitario.

Las personas inmunizadas disponen de un sistema entrenado que actuará en poco tiempo. Pero mientras, el virus puede proliferar y la persona estaría contagiada pero sin síntomas. Y podrá contagiar a otras.

El simple hecho de que el virus encuentre oposición por parte del sistema inmunitario casi de inmediato permite pensar que habrá una reducción en su capacidad de transmisión. De hecho, un reciente estudio en Reino Unido (sin revisión por pares), indica que hasta un 50% menos.

Dado que la inmunización aumenta el número de personas asintomáticas que no saben que están contagiadas, no podemos bajar la guardia. Por ello, el European Centre for Disease Prevention and Control (ECDC) previene sobre los contagios procedentes de personas inmunizadas.

Es imprescindible que se alcance la inmunidad de grupo para disminuir la expansión del virus y los contagios.

*Guillermo López Lluch es catedrático del área de Biología Celular. Investigador asociado del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo. Investigador en metabolismo, envejecimiento y sistemas inmunológicos y antioxidantes. Universidad Pablo de Olavide.

Lee el artículo original aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=WMr3tw4Igo0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.