Policías y periodistas. Un libro sobre su relación en tiempos de narcotráfico (Capítulo de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Portada del libro

Policías y periodistas. Un libro sobre su relación en tiempos de narcotráfico (Capítulo de regalo)

Con autorización de Ediciones del Lirio y el Instituto Sinaloense de Cultura, te traemos un capítulo de regalo de “Ética en tiempos de guerra y narcotráfico".
Portada del libro
Por Gerardo Borbolla
30 de diciembre, 2017
Comparte

Para la periodista sinaloense Patricia Figueroa, la relación entre policías y periodistas pareciera ser, más que innegable, obligada cuando se habla de México. Lamentablemente esa relación está ligada a conflictos y desacuerdos, porque si bien en teoría ambos deben velar por la sociedad (uno en cuestión de información, transparencia y veracidad, y el otro en cuestión de seguridad y protección), en el país existe un tercer elemento que corrompe, vicia y en el peor de los casos (como se ha vuelto costumbre) los elimina del panorama a unos como a otros por igual: el narcotráfico.

La periodista trata este tema en su último libro “Ética en tiempos de guerra y narcotráfico. Relación entre policías – periodistas”, próximo a presentarse en la 39 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería. Un texto académico, editado en conjunto por Ediciones del Lirio y el Instituto Sinaloense de Cultura, en el cual parte del origen de la problemática (revisión y análisis de conceptos como Estado y ética.); hace un recorrido, breve pero conciso, sobre la historia de México, la hegemonía partidista y el surgimiento del narcotráfico así como las posteriores administraciones panistas y sus acciones, para finalmente llegar al estudio de campo donde periodistas y policías son los protagonistas.

Para Figueroa, reporteros y policías son actores fundamentales para el desarrollo de las democracias modernas, ya que ambos deben ser guardianes de los derechos humanos. En México, dice la autora, “hemos aprendido a convivir con la corrupción. Si logramos hacer una exploración, lo más profunda que se pueda de (estos) instrumentos de control que ha tenido el Estado mexicano, podemos voltear más arriba para ver los controles de estos instrumentos. Primero entenderlos para después analizar de manera más amplia al Estado.”

El libro de Figueroa, trabajado a lo largo de varios veranos durante el Visiting Scholars Program del Institute of Latin American Studies en Columbia University, es un esfuerzo para voltear las miradas de forma crítica a lo que ella llama la “petite corrupción”, aquella a la cual el Estado nos ha obligado a señalar y prestar atención, aquella donde se encuentran policías y periodistas que, muchas veces, por el propio Estado o por vacíos de poder en el mismo se ven obligados a incursionar en ella.

¿Quién está poniendo los cuerpos, la sangre y el sufrimiento en esta guerra? ¿Qué político o empresario de élite ha sido asesinado?, cuestiona al referirse sobre esta relación medios – cuerpos policíacos la cual, por sus constante enfrentamientos, “nos desgastan como sociedad. Hay periodistas que por una palabra mal dicha puede costarles no solo el trabajo, sino hasta la vida. Con los policías pasa lo mismo.” Las cifras ahí están.

Para Patricia Figueroa, esta relación abordada en su trabajo es un “vínculo que jamás fue”. A pesar de esto, ella ve, con un optimismo incierto como muchos, un posible cambio en México a partir del momento en que entendamos como sociedad que dicha relación se basa en un estado de derecho, y un “estado de derecho se logra cuando la gente piense bien lo que quiere y cómo lo quiere.”

Con autorización de Ediciones del Lirio y el Instituto Sinaloense de Cultura, Animal Político te trae este capítulo de regalo:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El gobierno de Japón paga para que sus ciudadanos encuentren pareja (y se reproduzcan)

Los nacimientos en Japón han caído a su mínimo histórico y las autoridades quieren ayudar a los ciudadanos a encontrar pareja utilizando inteligencia artificial.
Getty Images
8 de diciembre, 2020
Comparte

Japón planea impulsar su maltrecha tasa de natalidad financiando programas de inteligencia artificial que ayuden a sus ciudadanos a encontrar el amor.

A partir del próximo año subvencionará a las instituciones locales que ya están ejecutando o preparando proyectos que utilizan este tipo de tecnología para emparejar a las personas.

El número de bebés nacidos en Japón en el último año quedó por debajo de los 865.000, lo que supone un récord de caída de la natalidad.

Esta nación, crecientemente envejecida, está buscando formas de revertir una de las tasas de fertilidad más bajas del mundo.

Impulsar el uso de la inteligencia artificial es uno de sus últimos intentos.

El gobierno planea asignar a las autoridades locales 2.000 millones de yenes (US$19 millones) para aumentar la tasa de natalidad, informó la agencia de noticias AFP.

Inteligencia artificial para encontrar pareja

Muchos ya ofrecen servicios de búsqueda de pareja, gestionados por personas, y algunos han introducido diversos sistemas de inteligencia artificial con la esperanza de que realicen un análisis más sofisticado de los formularios con los que los usuarios envían sus datos.

Algunos de los sistemas existentes se limitan a considerar criterios como los ingresos y la edad, y sólo facilitan un resultado positivo si hay una coincidencia exacta.

Pareja con hijos.

Getty Images
Se prevé que la población de Japón disminuya del máximo de 128 millones que alcanzó en 2017 a menos de 53 millones a finales de siglo.

Los medios de comunicación locales informan de que la financiación tiene por objeto permitir a las autoridades habilitar sistemas avanzados, más caros, que tengan en cuenta factores como las aficiones y los valores personales.

“Estamos planeando especialmente ofrecer subsidios a los gobiernos locales que operan o impulsan proyectos de emparejamiento que utilizan la inteligencia artificial”, explicó un funcionario del gabinete a la AFP. “Esperamos que este apoyo ayude a revertir la disminución de la tasa de natalidad de la nación”, señaló.

El tiempo apremia: se prevé que la población de Japón disminuya desde las 128 millones de personas que alcanzó en 2017 (su máximo) a menos de 53 millones a finales de siglo.

Los mandatarios tratan de garantizar que la fuerza de trabajo contratada del país pueda hacer frente a los crecientes costos del Estado del bienestar.

Mujer japonesa con su hijo.

Getty Images
Hay expertos que alertan de que sería mejor opción mejorar las condiciones laborales que gastar el dinero en tecnología.

Sachiko Horiguchi, antropóloga sociocultural de la Universidad del Templo de Japón, cree que hay mejores formas de que el gobierno aumente la tasa de natalidad que subvencionar la búsqueda de pareja con la IA, como ayudar a los jóvenes que ganan bajos salarios.

La investigadora señaló un reciente informe que sugiere un vínculo entre niveles bajos de ingresos y la pérdida de interés en las relaciones amorosas entre los jóvenes adultos japoneses.

“Si no están interesados en salir con alguien, las citas románticas probablemente sean ineficaces”, dijo Horiguchi a la BBC.

La presión sobre las mujeres

Mujer japonesa trabajando con su hijo.

Getty Images
Japón se clasificó en el puesto 121 de 153 países en un informe sobre la igualdad de género realizado por el Foro Económico Mundial

“Si tenemos que confiar en la tecnología, podría ser más efectivo facilitar robots que se encarguen de las tareas domésticas o del cuidado de los niños”.

Los especialistas han señalado durante mucho tiempo la falta de apoyo a las madres trabajadoras en Japón, una sociedad que tradicionalmente ha esperado que las mujeres hagan todas las tareas domésticas, críen a los niños y, además, cumplan con su trabajo profesional.

El gobierno ha asegurado que quiere animar a más mujeres a trabajar a tiempo completo, pero la brecha de género ha aumentado en los últimos años.

Japón se clasificó en el puesto 121 de 153 países en un informe sobre la igualdad de género realizado por el Foro Económico Mundial en 2019, bajando 11 puestos respecto al año anterior.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8kkePnSQHGs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.