Policías y periodistas. Un libro sobre su relación en tiempos de narcotráfico (Capítulo de regalo)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Portada del libro

Policías y periodistas. Un libro sobre su relación en tiempos de narcotráfico (Capítulo de regalo)

Con autorización de Ediciones del Lirio y el Instituto Sinaloense de Cultura, te traemos un capítulo de regalo de “Ética en tiempos de guerra y narcotráfico".
Portada del libro
Por Gerardo Borbolla
30 de diciembre, 2017
Comparte

Para la periodista sinaloense Patricia Figueroa, la relación entre policías y periodistas pareciera ser, más que innegable, obligada cuando se habla de México. Lamentablemente esa relación está ligada a conflictos y desacuerdos, porque si bien en teoría ambos deben velar por la sociedad (uno en cuestión de información, transparencia y veracidad, y el otro en cuestión de seguridad y protección), en el país existe un tercer elemento que corrompe, vicia y en el peor de los casos (como se ha vuelto costumbre) los elimina del panorama a unos como a otros por igual: el narcotráfico.

La periodista trata este tema en su último libro “Ética en tiempos de guerra y narcotráfico. Relación entre policías – periodistas”, próximo a presentarse en la 39 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería. Un texto académico, editado en conjunto por Ediciones del Lirio y el Instituto Sinaloense de Cultura, en el cual parte del origen de la problemática (revisión y análisis de conceptos como Estado y ética.); hace un recorrido, breve pero conciso, sobre la historia de México, la hegemonía partidista y el surgimiento del narcotráfico así como las posteriores administraciones panistas y sus acciones, para finalmente llegar al estudio de campo donde periodistas y policías son los protagonistas.

Para Figueroa, reporteros y policías son actores fundamentales para el desarrollo de las democracias modernas, ya que ambos deben ser guardianes de los derechos humanos. En México, dice la autora, “hemos aprendido a convivir con la corrupción. Si logramos hacer una exploración, lo más profunda que se pueda de (estos) instrumentos de control que ha tenido el Estado mexicano, podemos voltear más arriba para ver los controles de estos instrumentos. Primero entenderlos para después analizar de manera más amplia al Estado.”

El libro de Figueroa, trabajado a lo largo de varios veranos durante el Visiting Scholars Program del Institute of Latin American Studies en Columbia University, es un esfuerzo para voltear las miradas de forma crítica a lo que ella llama la “petite corrupción”, aquella a la cual el Estado nos ha obligado a señalar y prestar atención, aquella donde se encuentran policías y periodistas que, muchas veces, por el propio Estado o por vacíos de poder en el mismo se ven obligados a incursionar en ella.

¿Quién está poniendo los cuerpos, la sangre y el sufrimiento en esta guerra? ¿Qué político o empresario de élite ha sido asesinado?, cuestiona al referirse sobre esta relación medios – cuerpos policíacos la cual, por sus constante enfrentamientos, “nos desgastan como sociedad. Hay periodistas que por una palabra mal dicha puede costarles no solo el trabajo, sino hasta la vida. Con los policías pasa lo mismo.” Las cifras ahí están.

Para Patricia Figueroa, esta relación abordada en su trabajo es un “vínculo que jamás fue”. A pesar de esto, ella ve, con un optimismo incierto como muchos, un posible cambio en México a partir del momento en que entendamos como sociedad que dicha relación se basa en un estado de derecho, y un “estado de derecho se logra cuando la gente piense bien lo que quiere y cómo lo quiere.”

Con autorización de Ediciones del Lirio y el Instituto Sinaloense de Cultura, Animal Político te trae este capítulo de regalo:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Remdesivir: cómo funciona el medicamento contra COVID aprobado por México pero desaconsejado por la OMS

Los entes reguladores sanitarios tanto de México como de Brasil autorizaron el tratamiento específico contra el covid-19 en sus respectivos países. Te explicamos cómo se espera que funcione y en qué situaciones se utilizará.
15 de marzo, 2021
Comparte
Ampolletas de remdesivir

Getty Images
Remdesivir solo se prescribirá en situaciones muy específicas, según el ente regulador sanitario de Brasil

A un año de la declaración del inicio de la pandemia de covid-19, México y Brasil acaban de aprobar el fármaco remdesivir -desarrollado por la farmacéutica estadounidense Gilead Sciences- para uso específico de esta enfermedad.

Tanto la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios de México (COFEPRIS), como la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (ANVISA), anunciaron la autorización este viernes.

El aval del medicamento en México enfrentó muchos obstáculos y su uso fue rechazado en dos ocasiones por falta de evidencia de su efectividad, por lo cual las autoridades solicitaron más información antes de autorizarlo finalmente.

Según la página del gobierno de México “la COFEPRIS acotó la indicación terapéutica para evitar un mal uso del medicamento, incluyendo especificaciones para su prescripción médica”, al tiempo que advirtió contra la automedicación y autoprescripción.

Por su parte, Gustavo Mendes, gerente general de Medicamentos y Productos Biológicos de ANVISA, expresó: “El registro del medicamento es el resultado de la eficacia, seguridad y calidad presentada. Su uso estará restringido a los hospitales, para que los pacientes sean debidamente monitoreados”.

Aunque el fármaco ya está aprobado en más de 50 países (incluyendo EE.UU., Canadá, Japón y la Unión Europea), su uso fue desaconsejado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en noviembre de 2020.

En Brasil, la infectóloga Raquel Stucchi, de la Universidad Estatal de Campinas, asegura que remdesivir no va a ayudar a controlar o modificar el curso de la pandemia. “Es un medicamento que puede reducir levemente la posibilidad de que el paciente gravemente enfermo necesite un respirador, pero en los estudios no ha cambiado la mortalidad y tiene un costo muy elevado”, señaló.

En efecto, el precio por dosis fijado por Gilead Sciences es de US$390, pero según sus propios estudios los pacientes deben recibir un promedio de seis dosis, lo que eleva el costo total a US$2.340.

Pero, ¿cómo funciona este tratamiento? ¿Y en qué casos de covid-19 se administrará?

Obstáculo conta el virus

El medicamento desarrollado por Gilead Sciences pertenece a la clase de antivirales, cuyo objetivo es disminuir o detener la multiplicación del virus dentro de nuestro cuerpo.

“El papel exacto que juega contra el covid-19 sigue siendo incierto“, observa el especialista en enfermedades infecciosas Leonardo Weissmann, del Instituto Emílio Ribas, en São Paulo.

Al comienzo de la infección, el coronavirus invade las células ubicadas en la boca, la nariz y los ojos.

A partir de ahí, aprovecha la maquinaria celular para crear nuevas copias de sí mismo, que perpetúan este proceso al apoderarse de nuevas células.

Este ataque avanza a través de varias partes del cuerpo y llega a órganos como los pulmones y los intestinos.

Para colmo de males, se produce una reacción inflamatoria que puede dañar otros sistemas y tejidos vitales del cuerpo.

La consecuencia de toda esta agresión son los síntomas típicos del covid-19, como fiebre, dolores musculares, tos y dificultad para respirar.

Logotipo de Gilead Sciences

Getty Images
Remdesivir fue desarrollado por la farmacéutica estadounidense Gilead Sciences.

En la mayoría de los casos, el sistema inmunológico puede controlar la situación después de unos días.

Sin embargo, a muchos pacientes les va mal. Necesitan permanecer en el hospital y recibir oxígeno y otros cuidados para sobrevivir.

Una parte de ellos, lamentablemente, no resiste y termina muriendo.

Remdesivir actuaría en cualquiera de estas etapas del proceso infeccioso, frenando la replicación del virus en el organismo humano.

¿Qué dice la ciencia?

Remdesivir fue probado en un estudio patrocinado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. que involucró a 1.048 voluntarios hospitalizados con covid-19.

Entre febrero y mayo del año pasado, 532 participantes de la investigación recibieron dosis del medicamento durante 10 días.

A los otros 516 se les suministró un placebo, que es una sustancia sin efecto terapéutico.

Al observar cómo les fue a los dos grupos, los científicos notaron que los que fueron tratados se recuperaron después de un promedio de 10 días.

En el grupo que recibió el placebo, este período se extendió a 15 días.

Estos datos fueron publicados el 5 de noviembre en la revista científica The New England Journal of Medicine.

Dos semanas después, la OMS publicó una actualización de sus directrices contraindicando el uso de remdesivir por no considerar que aún existían pruebas científicas sólidas.

“La evidencia sugiere una falta de beneficios en cuanto a la mortalidad, la necesidad de ventilación mecánica, un momento para la mejora clínica y otros resultados importantes”, anunció la organización.

Para la infectóloga Stucchi, la decisión de la OMS tiene que ver con los efectos discretos y el alto valor del tratamiento. “En términos de costo-beneficio, el remdesivir aún no ha sido efectivo”, opinó.

Trump en el balcón de la Casa Blanca quitándose el tapabocas

EPA/KEN CEDENO
Cuando estuvo contagiado de covid, el ahora expresdiente Donald Trump fue tratado con remdesivir.

A través de una nota enviada a la prensa luego de la aprobación de ANVISA, la directora médica senior de Gilead Sciences en Brasil, Rita Manzano Sarti, dijo creer que se pueden salvar muchas vidas y “generar alivio en un momento de máxima pandemia, aliviando el sistema de salud y brindando la oportunidad de que más pacientes reciban un tratamiento adecuado”.

Durante la rueda de prensa, ANVISA también brindó su punto de vista sobre las diferentes evaluaciones realizadas por los organismos reguladores internacionales y la OMS:

“El estudio realizado por la OMS evaluó la ocurrencia de mortalidad y pacientes con un perfil ligeramente diferente a los evaluados en los otros estudios que consideramos para dar a conocer el medicamento. El estudio que consideramos válido se centró en reducir el tiempo de hospitalización de los pacientes , y vimos que hubo una reducción de la hospitalización”, aseguró Renata Soares, gerente de evaluación de seguridad y efectividad de Anvisa.

¿Cómo va a ser aplicado?

El ente regulador de México, COFEPRIS, declaró que el medicamento está autorizado para uso exclusivo de hospitales y médicos especializados durante las primeras etapas de la enfermedad.

Lo mismo estableció ANVISA en Brasil, añadiendo que remdesivir solo se prescribirá en situaciones muy específicas.

También señala que el medicamento no estará disponible en farmacias y la terapia solo está permitida para su uso entre cinco y diez días en personas mayores de 12 años y que pesen más de 40 libras.

Además de sufrir de covid-19 avanzado, el paciente elegible para el tratamiento debe tener neumonía y necesitar oxígeno no invasivo suplementario.

En otras palabras, no puede recibir ventilación mecánica ni oxigenación por membrana extracorpórea (conocida como ECMO).

Para el especialista Leonardo Weissmann, el fármaco todavía está rodeado de incertidumbres. “Los datos que tenemos sugieren que reduce el tiempo de recuperación, lo que puede ser de beneficio clínico. Sin embargo, no se ha demostrado claramente una reducción de la mortalidad”, dice.

El uso o no de la terapia dependerá de la valoración caso por caso que realizará el equipo de profesionales sanitarios.

Tedros Adhanom Ghebreyesus durante una teleconferencia en septiembre 2020

Getty Images
La Organización Mundial de la Salud no aconseja el uso de remdisivir.

Otros tratamientos

Por ahora, no se ha demostrado que ningún otro fármaco pueda prevenir o tratar específicamente el covid-19.

En los casos más graves, que requieren hospitalización e intubación, los médicos suelen utilizar oxígeno y algunos medicamentos antiinflamatorios.

En condiciones leves y moderadas, la indicación es quedarse en casa, descansar, beber mucha agua y, si es necesario, utilizar medicamentos que controlen la fiebre y los dolores corporales.

Si experimentas dificultad para respirar o los síntomas empeoran, vale la pena buscar orientación de un profesional de la salud o ir a una sala de emergencias.

Fármacos como la hidroxicloroquina, la ivermectina y la azitromicina, que componen el llamado “tratamiento precoz” o “kit-covid”, no tienen eficacia y están contraindicados por las más importantes instituciones sanitarias nacionales e internacionales, debido al riesgo de efectos graves efectos secundarios, como arritmia cardíaca.

*Con información de André Biernath de BBC News Brasil, en Sao Paulo


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dWSHsixAaIM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.