Brigada callejera, un hogar para las trabajadoras sexuales de la CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
GPJ News

Brigada callejera, un hogar para las trabajadoras sexuales de la CDMX

En los últimos 30 años, la organización Brigada Callejera ha brindado apoyo médico, psicológico y educativo a mujeres que trabajan en las calles de La Merced, herramientas con las que combaten la discriminación y la violencia que enfrentan regularmente.
GPJ News
Por Mayela Sánchez / Global Press Journal
7 de diciembre, 2017
Comparte

Unas 50 trabajadoras sexuales abarrotan la oficina de Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”, una organización de activistas que promueve los derechos de este sector, incluyendo a personas transgénero, además de combatir la trata de personas y prevenir el VIH y el SIDA. Las trabajadoras sexuales se reúnen para una junta grupal.

La presidenta de la organización, Elvira Madrid Romero, sube al estrado y charla con el grupo. A pesar de su baja estatura y su voz serena, Madrid Romero, de 49 años, se impone ante el resto de las mujeres, que la escuchan atentas.

La organización, comúnmente llamada sólo Brigada Callejera, tiene oficina en La Merced, un barrio considerado uno de los principales polos de trabajo sexual en la capital del país.

Madrid Romero nació en Ciudad de México y siempre ha vivido aquí. Su primer vínculo con las trabajadoras sexuales tuvo lugar en 1989, cuando, como estudiante de sociología de la Universidad Nacional Autónoma de México, fue elegida por su profesor como asistente en un proyecto de investigación sobre sociología de la prostitución.

Cuenta que, mientras hacía la investigación, observó que nadie ayudaba a las trabajadoras sexuales si se enfermaban o incluso si estaban a punto de morir. Eso la afectó y la llevó a dedicar toda su vida a este trabajo.

“No te puedes quedar con los brazos cruzados”, dice.

Brigada Callejera fue creada formalmente en 1995 por cuatro exestudiantes de Sociología. Añadieron “Elisa Martínez” al nombre de la organización en memoria de una trabajadora sexual que conocieron durante su investigación como estudiantes y que murió de SIDA.

Tres de esos exestudiantes aún trabajan en la organización: Madrid Romero; su marido, Jaime Montejo, y su hermana, Rosa Icela Madrid Romero.

Montejo, actualmente coordinador de prensa de la organización, dice que sus miembros eligieron a Elvira Madrid Romero como presidenta porque consideraron que es la que tiene más coraje y empatía con las trabajadoras sexuales.

Ahora, casi tres décadas después de haber empezado el trabajo de apoyo a las trabajadoras sexuales, Madrid Romero ha desarrollado una serie de herramientas que considera efectivas para combatir la discriminación y la violencia que estas mujeres enfrentan regularmente.

En la oficina de la Brigada Callejera funciona un centro de atención médica, donde las trabajadoras sexuales pueden realizarse tests de embarazo, VIH y otros exámenes de salud. Algunos de estos servicios son gratuitos y otros son ofrecidos a bajo costo para costear los materiales. También se venden aquí condones y lubricantes a bajo precio.

Brigada Callejera ofrece además otros servicios, incluyendo acupuntura, alfabetización y apoyo psicológico.

Pero el verdadero trabajo está en las calles.

Cuentan con Elvira

“En la calle es lo fuerte, por eso nos llamamos Brigada Callejera”, dice Madrid Romero. “Este es un espacio donde (las trabajadoras sexuales) saben que si tienen necesidad de platicar con alguien, ir al médico, al dentista, alfabetización, pues aquí está. Pero nuestro trabajo es de calle”.

La periodista Gloria Muñoz Ramírez, miembro del patronato de Brigada Callejera –instancia que supervisa el trabajo de la organización-, dice que la principal contribución de Madrid Romero ha sido darles dignidad a las trabajadoras sexuales, en lugar de tratar de convencerlas de dejar el trabajo sexual.

La Brigada Callejera usa métodos innovadores para brindar servicios e información a las trabajadoras sexuales. El grupo distribuye libros de historietas, donde se describen los derechos de las trabajadoras sexuales y los riesgos de su trabajo. Además, una red de trabajadoras sexuales, apoyada por Brigada Callejera, ayuda a otras trabajadoras a encontrar la atención médica que necesitan e incluso les ofrecen acompañarlas al médico.

“Muchas de las trabajadoras sexuales han sido muy atropelladas, muchas son mujeres muy solas, muy vulnerables, que han sufrido un exceso de violencia”, dice Muñoz Ramírez. “Para una trabajadora sexual es importantísimo contar con alguien, y con Elvira cuentan”.

En Ciudad de México, la prostitución es considerada una infracción, según una reforma hecha en 2014 a la Ley de Cultura Cívica de la ciudad, que data de 2004. Infringir esta norma es castigado con una multa de entre 715 y 2.870 pesos mexicanos (42 a 167 dólares), a valores de 2016, o con un arresto de entre 13 y 24 horas.

En 2014, un juez dictaminó que esto es inconstitucional, por ser contrario al derecho al trabajo.

Sin embargo, ese dictamen no se aplica ampliamente, según explica Claudia Torres Patiño, quien entre 2011 y 2015 se dedicó a investigar el trabajo sexual y el tráfico humano desde una perspectiva legal en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

Torres Patiño estudia actualmente los efectos de ese dictamen judicial, según añadió en una entrevista de audio por Skype desde Estados Unidos, donde cursa una maestría de derecho en la Harvard Law School, la escuela de derecho de Harvard.

No está claro el número de trabajadoras sexuales en Ciudad de México.

A partir de la resolución de 2014 se generaron datos, porque se le ordenó entonces a la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo que entregara credenciales a las trabajadoras sexuales reconociéndolas como trabajadoras no asalariadas.

De comienzos de 2014 a enero de 2016, esa secretaría entregó 170 credenciales, según dice Torres Patiño, refiriéndose a información que ella solicitó al gobierno.

Según los registro de Brigada Callejera, 5.040 trabajadoras acudieron a atenderse al consultorio médico de la organización el año pasado, explica Madrid Romero.

“Siempre van a estar ahí”

Para Madrid Romero ayudar a las trabajadoras sexuales significa mucho más que simplemente hablar con ellas en la calle. Significa buscar a trabajadoras sexuales detenidas o visitarlas en el hospital. Significa ayudarlas cuando son atendidas en centros de salud, socorrer a sus hijos e incluso organizar el funeral de alguna trabajadora sexual muerta.

Una trabajadora sexual de 30 años, quien pidió que su nombre no se publicara, dice que supo de Brigada Callejera hace cuatro años porque Madrid Romero y otros integrantes se presentaron en la zona frecuentada por trabajadoras sexuales.

Así fue como aprendió qué eran las enfermedades de transmisión sexual y los métodos anticonceptivos. También supo de los servicios que ofrecía Brigada Callejera. Además, cuenta que recibió medicamentos, anticonceptivos y asesoramiento.

“No conocía yo, pero desde que empecé a venir aquí, aprendí todo”, dice.

Las trabajadoras sexuales han enfrentado históricamente abusos. En 1994, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, el organismo defensor de los derechos humanos en Ciudad de México, documentó abusos, extorsiones y detenciones ilegales contra trabajadoras sexuales y sus clientes por parte de policías, jueces cívicos y servidores públicos como algo común en La Merced y otros barrios.

Chabelita, una trabajadora sexual de 57 años que se identifica con este nombre, cuenta que ha trabajado en esto por más de 40 años. La época de la que habla el informe de 1994 fue de mucho sufrimiento, según recuerda.

“Yo conocí el México de antes. Había mucha razia, era de pagarles a los policías”, dice. “Imagínate, como 15 años estar batallando con todo eso para que después llegara Brigada Callejera. Fue mucha ayuda, mucho apoyo, mucha enseñanza, mucho lo que aprendimos de Brigada Callejera, que la verdad hasta la fecha seguimos aprendiendo cada vez más”.

Para difundir los derechos de las trabajadoras sexuales y los riesgos a los que están sometidas, Brigada Callejera publica y distribuye desde hace 15 años libros de historietas, que están diseñados con base en populares tiras de historietas con mujeres voluptuosas y escenas eróticas.

Las trabajadoras sexuales suelen leer ese tipo de historietas, según dice Madrid Romero, por lo cual el libro es un medio eficaz para hacerles llegar un mensaje, incluyendo a aquellas que son analfabetas o que están siendo vigiladas por proxenetas.

Una de las historietas es una adaptación de un texto académico de Torres Patiño sobre la ley contra la trata de personas.

“Me di cuenta que era una muy buena manera de hacerles llegar información a las trabajadoras, y ojalá hubiera más iniciativas como ésas porque, por ejemplo, mi trabajo es un trabajo que si no se adecua, ellas no leen, ellas no se enteran”, dice la abogada. “Creo que yo nunca hubiera podido acercar mi información a las trabajadoras de no haber sido por ellos (por Brigada Callejera)”.

Al término de la reunión, las trabajadoras sexuales se despiden con abrazos de Madrid Romero. Todas cargan bolsas con regalos que Brigada Callejera les dio, como juguetes para sus hijos y utensilios de cocina.

“Estos eventos precisamente son eso, así como darnos fuerza de saber que siempre van a estar ahí para nosotros, que siempre nos van a apoyar, que siempre nos van a homenajear esos días que para nosotros pasaban desapercibidos”, dice Chabelita. “Este trabajo de ellos yo siento que para nosotros es muy grande, porque ¿quién te regala algo a cambio de nada?”.

 

* Ivonne Jeannot Laens, GPJ, adaptó este artículo de la versión en inglés.

Esta historia fue publicada originalmente en Global Press Journal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Coronavirus en India: un nuevo récord de muertes en el país epicentro mundial de la pandemia

India registró su mayor número diario de muertes por coronavirus desde que comenzó la pandemia, con 3 mil 689 casos en 24 horas, un día después de convertirse en el primer país en sumar más de 400 mil nuevos contagios.
EPA
2 de mayo, 2021
Comparte

India registró su mayor número diario de muertes por coronavirus desde que comenzó la pandemia, un día después de que se convirtiera en el primer país en sumar más de 400.000 casos nuevos.

El Ministerio de Salud informó que 3.689 personas murieron en 24 horas.

El primer ministro Narendra Modi se reunió con el ministro de Salud el domingo por la mañana para analizar la crisis.

Los hospitales están luchando para tratar a los pacientes en medio de una escasez crónica de camas y oxígeno médico.

En medio de la crisis, el domingo comenzó el conteo de votos de las elecciones celebradas en cinco estados: Assam, Bengala Occidental, Tamil Nadu, Kerala y Puducherry.

Los resultados están siendo analizados en busca de señales de cómo la pandemia ha afectado el apoyo a Modi y su partido nacionalista hindú, el BJP.

El mandatario ha sido criticado por permitir la organizaciones de mítines durante las elecciones de marzo y abril.

A última hora del domingo, los resultados provisionales en Bengala Occidental, donde Modi había estado buscando una victoria, sugerían que el partido TMC de la feroz crítica de Modi, Mamata Banerjee, retendrá el poder cómodamente.

Número de casos y muertes

BBC

¿Qué es lo último?

Hasta este domingo, India había registrado más de 19 millones de casos de coronavirus, sólo superada por Estados Unidos. También había confirmado más de 215.000 muertes, aunque se cree que la cifra real es mucho mayor.

Los expertos citan las bajas tasas de pruebas para detectar el covid y el número de personas que mueren en casa, especialmente en las zonas rurales, como factores que contribuyen a pensar que las cifras están subestimadas.

La anterior cifra más alta de muertes diarias en el país, también comunicada esta semana, era de 3.645.

Países como Brasil y EE.UU llegaron a registrar cifras diarias de más de 4.000 durante el transcurso de la pandemia.

En India, llevan más de 10 días apareciendo imágenes perturbadoras de familias mendigando camas de hospital y suministros vitales, mientras que las morgues y los crematorios siguen desbordados.

India

EPA
India ha registrado más de 19 millones de casos de coronavirus, pero los expertos creen que las cifras son mayores porque se realizan suficientes pruebas y mucha gent muere en casa.

Doce personas murieron el sábado en el Hospital Batra de Delhi después de quedarse sin oxígeno por segunda vez en una semana.

Y el periódico Times of India informó de 16 muertes en el estado sureño de Andhra Pradesh debido a la escasez de oxígeno en dos hospitales, y otras seis en el suburbio de Gurgaon, en Delhi.

Ante esta situación, el Tribunal Superior de Delhi dictaminó que empezará a sancionar a los funcionarios si los suministros necesarios para salvar vidas no llegan a los hospitales.

“Ya es suficiente”, aseguraron los jueces Vipin Sanghi y Rekha Patil.

Cómo va la vacunación en India

Todos los adultos del país pueden vacunarse contra el coronavirus. Pero el plan nacional de vacunación previsto para el sábado se tambaleó porque varios estados informaron de que no tenían suficientes dosis para empezar a vacunar a las personas de entre 18 y 44 años.

A pesar de ser el mayor productor mundial de vacunas, el país carece de ellas y ha suspendido temporalmente todas las exportaciones de AstraZeneca para satisfacer la demanda interna.

Vacunas

Reuters
A pesar de ser el mayor productor mundial de vacunas, el país sufre carestía de ellas y ha suspendido temporalmente todas las exportaciones de AstraZeneca.

El Ministerio de Sanidad anunció el domingo que 84.599 personas de la mencionada franja de edad habían recibido una primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

India ha estado utilizando dos vacunas: la de Oxford-AstraZeneca (conocida localmente como Covishield) y otra fabricada por la empresa india Bharat Biotech (Covaxin).

También se ha aprobado el uso de la vacuna Sputnik V, de fabricación rusa, cuyas primeras 150.000 dosis llegaron el sábado.

Cómo ayudan otros países

Países de todo el mundo han enviado una avalancha de suministros médicos de emergencia al país. Hasta el jueves, 40 naciones habían enviado cargamentos de ayuda.

El primero de varios aviones procedentes de EE.UU. que transportaban bombonas de oxígeno, máscaras y pruebas de diagnóstico rápido llegó a Delhi el viernes.

“El vínculo entre la democracia más antigua y la más grande sigue fortaleciéndose”, tuiteó Harsh Vardhan, ministro de Sanidad indio.

Anteriormente, el Ejecutivo estadounidense había sido criticado por imponer una prohibición al envío de materias primas para vacunas en el extranjero, lo que limitaba la capacidad de India para fabricar más vacunas de AstraZeneca.

La medida se levantó la semana pasada.

Del mismo modo, un avión militar alemán con 120 respiradores llegó a la India el sábado, mientras que Reino Unido también ha enviado cientos de piezas de equipo médico.

El ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, declaró el domingo en el programa de la BBC Andrew Marr Show que “siempre estudiaría con mucho cuidado cualquier solicitud” de ayuda para que India pueda hacer frente a su aumento récord de casos de covid.

Pero cuando se le preguntó si Reino Unido debía interrumpir la vacunación de las personas más jóvenes y menos vulnerables para enviar dosis al extranjero, Raab sostuvo que no había recibido ninguna petición de la India “sobre esa cuestión específica”.

¿Por qué India no está confinada?

El gobierno central es reacio a imponer un confinamiento nacional, que el primer ministro calificó de “último recurso”.

Los altos cargos temen el impacto económico de la medida, después de que el año pasado la producción del país cayera un 24% entre abril y junio en comparación con el año anterior.

El coste humano también podría ser grave. El año pasado, el confinamiento de 68 días hizo que millones de trabajadores migrantes de India emprendieran arduos viajes de regreso a sus pueblos de origen al encontrarse sin empleo y sin dinero.

Los pobres, especialmente los niños desnutridos y las mujeres embarazadas que dependen de los programas gubernamentales, tuvieron dificultades para acceder a las prestaciones.

Los programas de vacunación se interrumpieron y quienes padecían enfermedades graves tuvieron dificultades para acceder a servicios sanitarios básicos.

Mitin Calcuta

Reuters
Las autoridades rechazan confinar al país, en el que se siguen celebrando eventos multitudinarios como este mitín en Calcuta en abril.

Sin embargo, varios estados y territorios están adoptando restricciones.

Odisha fue el último en anunciar un cierre de dos semanas, uniéndose a Delhi, Maharashtra, Karnataka y Bengala Occidental, que se han visto muy afectados.

Otros estados, entre ello Uttar Pradesh, que está muy poblado, tienen toques de queda nocturnos o confinamientos de fin de semana.

El periódico The Indian Express informa que el grupo de trabajo Covid-19 de India, que asesora al gobierno, está presionando para que se imponga un cierre en todo el país para ayudar a contener la devastadora segunda ola.

Algunas voces, como la del doctor Anthony Fauci, máximo experto en enfermedades infecciosas de EE.UU., afirman que un cierre “inmediato” durante unas “pocas semanas” podría romper la cadena de transmisión en la India.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.