Una universidad en el desierto: inseguridad y hasta víboras amenazan a estudiantes de Juárez
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Yo Ciudadano

Una universidad en el desierto: inseguridad y hasta víboras amenazan a estudiantes de Juárez

Los estudiantes de la Universidad Autonóma de Ciudad Juárez llevan su formación académica en un entorno de riesgo, en medio del desierto.
Yo Ciudadano
Por Jonathan Álvarez (Yo Ciudadano)
27 de diciembre, 2017
Comparte

El proyecto “Ciudad Universitaria” de la Universidad Autónoma de Ciudad de Juárez (UACJ) se ubica en medio del desierto, a 40 kilómetros del Centro Histórico de la ciudad; 10 mil 500 estudiantes llevan su formación académica en un entorno que podría poner en peligro su seguridad.

Dada la lejanía con el resto de la mancha urbana, la construcción más cercana a Ciudad Universitaria es el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 9, con el que existe una distancia de cuatro kilómetros.

En cambio, los servicios de emergencia más cercanos se ubican a 33 kilómetros de distancia. En caso de una contingencia, el tiempo de traslado sería de entre 35 a 53 minutos, según las estimaciones de tránsito de Google Maps.

El centro de salud más cercano es la clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) número 66, que se localiza a 23 kilómetros de distancia, con un tiempo de traslado de 34 minutos.

La estación de la Policía Municipal ‘Distrito Sur’, que es la unidad de cuerpos policiacos más próxima, está a 25 kilómetros; mientras que las unidades de la estación de bomberos podrían tardar hasta 39 minutos en llegar, pues se encuentran a 26 kilómetros.

De acuerdo con el director del campus, Absalón Uruchurtu Moreno, existe un convenio con las corporaciones de emergencia en el que se determinó que el tiempo de respuesta sería menor a 30 minutos, pese a las distancias y tiempos estimados de llegada.

La ubicación y planeación de este complejo educativo provocaron que, en 2014, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) lo calificara como una “aberración urbana”.

Se trata de un complejo educativo fundado en 2010, cuyo actual rector es Ricardo Duarte Jáquez, hermano del exgobernador, César Duarte. El lugar se encuentra en la reserva desértica de San Isidro Zaragoza..

Proyecto injustificado

En su informe “¿Quién manda aquí? La gobernanza de las ciudades y el territorio en México”, el IMCO cuestionó y criticó el proyecto académico y de ocupación territorial a cargo de la UACJ.

De acuerdo con el IMCO, si bien este complejo pudo inyectar vitalidad y dinámica a la ciudad, los beneficios quedaron en automático cancelados por “la inexplicable decisión de construir Centro Universitario en un predio remoto”, pues no existen documentos que justifiquen y avalen la construcción del complejo en medio del desierto.

El IMCO señaló que, con el entorno de la ciudad llena de maquiladoras, lotes baldíos, casas y edificios abandonados, no hubiera sido difícil encontrar sitios donde construir infraestructura académica. Así pues, se perdió la oportunidad de que Juárez hubiera dejado de ser una ciudad meramente industrial para convertirse en una ciudad universitaria, sentenció el documento del instituto.

Por último, el IMCO aseguró que la Ciudad Universitaria contribuyó a agravar uno de los mayores problemas de Ciudad Juárez: dispersión y desorden espacial “a mayor dispersión, mayor inseguridad.”

Y tenían razón…

En la actualidad, la inseguridad es uno de los problemas al que ya se enfrentan los estudiantes y maestros que acuden a la Ciudad Universitaria, pues durante las últimas semanas se han reportado que los vehículos  en los que se trasladan éstos han sido apedreados durante la noche.

Absalón Uruchurtu, director del campus, opinó que los medios de comunicación “sobredimensionan” esta situación, y calificó como “travesuras” al hecho de que los vehículos de estudiantes y maestros sean apedreados de regreso a sus casas.

Pero aún con la supuesta sobredimensión del problema, Uruchurtu dijo que se presentará una propuesta al alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada, para que la Policía Municipal instale una base de operaciones cerca de la zona habitacional más próxima al complejo, lo cual inhibirá, según el director, los incidentes delictivos de los que son víctimas la comunidad universitaria y los habitantes de la zona.

Conviven con víboras

De acuerdo con la organización World Wildlife Fund (WWF), el municipio de Juárez se encuentra en la eco-región denominada Desierto Chihuahuense, considerado el más grande de los desiertos de Norteamérica.

La diversidad animal nativa de este ecosistema incluye a 76 especies de reptiles. La zona en donde está construida la CU ha dispersado flora y fauna, sin embargo, la presencia de reptiles venenosos en las instalaciones de la UACJ es constante.

Según Uruchurtu, durante el 2017 se reportaron seis incidentes donde estudiantes y maestros se encontraron con culebras debajo de sus automóviles y en los edificios.

Paola es una estudiante del campus que narró que, mientras se encontraba en su clase, escuchó un sonido parecido a una fuga de gas, pero cuando salió del edificio se percató de que el sonido era emitido por una víbora de cascabel.

La presencia del reptil llamó la atención de los estudiantes, quienes se reunieron alrededor del animal para fotografiarlo y tomarle video.

El personal de la universidad encargado de enfrentar situaciones de este tipo son los guardias de seguridad y los intendentes quienes, de acuerdo con el director del campus, fueron capacitados para lidiar con las serpientes, tarántulas, linces y coyotes.

A raíz de estos avistamientos, la UACJ colocó mantas con protocolos para saber qué hacer en caso de resultar mordido por una víbora de cascabel.

Sin antídoto

El protocolo termina hasta el traslado de la víctima al hospital más cercano, pues la universidad carece de los antídotos y medicamentos contra el veneno suministrado por ese reptil.

El director Uruchurtu aseguró que los antídotos deben ser almacenados bajo condiciones específicas y tienen que ser aplicados por personal especializado.

De acuerdo con Uriel Caballero, criador de reptiles, el veneno suministrado por la crotalus atrux, una especie de víbora de cascabel, puede matar a su víctima en una hora. Agregó que el tratamiento consiste en suministrar dos dosis de antídoto, con un costo aproximado de 2 mil 500 pesos por cada una, durante 10 días.

La unidad médica que cuenta con el tratamiento para la mordedura de la serpiente de cascabel es la clínica 66 del IMSS, localizada a 23 kilómetros de distancia del complejo universitario.

Accidentes automovilísticos

El entorno urbano próximo a la Ciudad Universitaria consiste en lotes baldíos, zonas habitacionales abandonadas y maquiladoras. El bulevar Miguel de la Madrid es una de las pocas vías que usan los estudiantes para llegar a su lugar de estudio, sin embargo, al tratarse de una zona industrial, no son los únicos que utilizan esta vía pues camiones de carga pesada circulan a diario junto con los estudiantes, lo cual ya ha ocasionado accidentes automovilísticos.

En 2015, un estudiante de 19 años falleció al impactarse contra un tracto camión. De acuerdo con reportes periodísticos, la Dirección de Tránsito en el accidente estuvieron involucrados dos automóviles de estudiantes que se impactaron contra un remolque de un tracto camión, alrededor de las ocho de la noche. La Rectoría de la UACJ por su parte, informó que daría todo el apoyo a la familia del estudiante que falleció.

Dos años después, las autoridades registraron otro accidente en el bulevar Miguel de la Madrid, en donde murió un estudiante y otro resultó lesionado de gravedad. En esta ocasión, en el accidente estuvo involucrado un camión de transporte de personal de maquiladora, que cortó el paso al vehículo del estudiante.

La respuesta de las autoridades municipales después de último accidente fue la colocación de señalética vial, así como un tope donde ocurrió el hecho. En ambos eventos, de acuerdo con las autoridades de tránsito, los estudiantes implicados iban a exceso de velocidad.

Uruchurtu Moreno informó que desde que se iniciaron actividades en la CU, se han registrado tres accidentes automovilísticos de gravedad, en donde están involucrados estudiantes de la UACJ. Tan sólo en 2017 registraron siete accidentes viales de impacto “por alcance” y uno más de gravedad.

Pierden 300 horas en transporte

Otro mal que aqueja a los estudiantes es la distancia del centro. Miles se movilizan todos los días desde la mancha urbana para tomar clases en un campus en medio del desierto.

En una encuesta donde participaron más de 400 estudiantes que acuden a la Ciudad Universitaria, se destacó que el 73% ocupa dos horas diarias para trasladarse a su lugar de estudio y regresar sus hogares o empleos, mientras que el 7% respondió que dedica hasta cuatro horas diarias en traslados.

De acuerdo los datos anteriores, un estudiante de la UACJ que acudió al campus gastó 154 horas de su tiempo en traslados, si se toman en cuenta los 77 días de clases que duró el último semestre y dos horas de camino; en contraste, un estudiante que invirtió 4 horas diarias en promedio habría pasado hasta 308 horas en el transporte durante el semestre.

Reubicar a 10 mil estudiantes, promesa incumplida de Javier Corral

En mayo de 2016, durante su campaña como candidato a la gubernatura de Chihuahua, Javier Corral Jurado planteó en un foro con estudiantes de la UACJ, la reubicación de la Ciudad Universitaria al Centro Histórico de Ciudad Juárez, así como la posibilidad de utilizar la infraestructura construida en el desierto para crear una universidad nacional en materia de seguridad pública.

A un año como gobernador del estado de Chihuahua, Javier Corral no ha presentado un proyecto concreto de reubicación.

El director de la CU opinó que no es viable trasladar el campus al centro de la ciudad, pues la densidad poblacional de estudiantes que actualmente toman clases en este campus lo hace difícil, además, el gobierno estatal de Chihuahua no se ha acercado a las autoridades universitarias para plantear la reubicación del campus.

Uruchurtu señaló que la propuesta de Corral respondió a las solicitudes de cambio de campus de algunos estudiantes, por lo que no representa el sentir de la comunidad universitaria que acude al centro, quienes diariamente pierden por lo menos 2 horas de su tiempo en traslados y se enfrentan a situaciones ecológicas y urbanas que los ponen en riesgo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Pandemia: las 5 ciudades más seguras del mundo tras la aparición del COVID

Ciudades en todo el mundo han tenido que volver a pensar sobre la seguridad a raíz de la pandemia. Las cinco que comentamos a continuación lo están haciendo mejor que el resto.
11 de octubre, 2021
Comparte

Ciudades en todo el mundo han tenido que volver a pensar sobre la seguridad a raíz de la pandemia de covid-19. Las siguientes son aquellas que lo están haciendo bien.

Nada en la historia moderna ha cambiado la vida en las ciudades tanto como lo ha hecho la covid.

Desde el cierre de oficinas en el centro de la ciudad hasta la obligación de usar mascarillas o las restricciones en los restaurantes, las precauciones pandémicas han transformado el panorama de las ciudades en todo el mundo, probablemente a largo plazo.

De hecho, la pandemia es la primera en su escala que nos sucede como una especie “urbanizada”. Cuando la gripe española se desató a principios de la década de 1900, solo el 14% de los humanos vivía en ciudades, pero hoy esa cifra ha aumentado al 57%, según estimaciones de la División de Población de la ONU.

Como resultado, las ciudades han tenido que volverse aún más vigilantes en términos de protección de la salud y seguridad general para cuidar mejor a sus habitantes.

Para entender qué cambios han llevado a una mayor seguridad, la unidad de inteligencia de la revista The Economist publicó recientemente el Índice de ciudades seguras 2021, que clasifica a 60 urbes según 76 indicadores de seguridad en infraestructura, vida digital, seguridad personal, factores ambientales y, por supuesto, salud, que este año incluye preparación para pandemias y mortalidad por covid-19.

Aquellas clasificadas en la parte superior del índice, incluidas Copenhague, Toronto, Singapur, Sídney y Tokio, tienen factores que ilustran cómo la seguridad general se correlaciona con un fuerte sentido de cohesión social, inclusión total de la población y confianza en la sociedad.

Hablamos con los residentes de estas ciudades para ver cómo los cambios provocados por la pandemia han hecho que sus ciudades sean más seguras, inclusivas y resilientes; y sobre qué cosas los viajeros necesitan saber para mantenerse seguros cuando finalmente puedan visitarlas.

Copenhague

Copenhague

Getty Images

Clasificada en la parte superior del índice, la capital de Dinamarca se posicionó particularmente bien debido al nuevo pilar de seguridad ambiental del índice, que mide la sostenibilidad (incluidos los incentivos de energía renovable), la calidad del aire, la gestión de desechos y la cubierta forestal urbana.

Esto último tuvo un impacto absoluto en lo bien que la ciudad y sus residentes pudieron hacer frente a las restricciones pandémicas, que se eliminaron por completo a partir de septiembre de 2021.

“Los parques, las áreas verdes y las vías fluviales fueron extremadamente populares durante la pandemia. Los habitantes de Copenhague paseaban y compraban comida para llevar y disfrutban de los muchos espacios para respirar de la ciudad”, señaló el residente Asbjørn Overgaard, director ejecutivo de la organización sin fines de lucro Copenhagen Capacity.

La ciudad también continúa proporcionando “guías sobre el coronavirus” para ayudar a la gente, y mantiene una amplia señalización y marcas claras para crear espacio entre grupos al aire libre.

Copenhague

Getty Images

El espíritu comunitario del país, resumido mejor en la palabra danesa samfundssind, también permite a los ciudadanos del país trabajar juntos y confiar mutuamente -incluidos los funcionarios gubernamentales- para crear un entorno de vida más seguro.

El Índice de Ciudades Seguras encontró una alta correlación entre el control de la corrupción y las ciudades más seguras, por lo que no sorprende que la clasificación de Dinamarca como uno de los países menos corruptos del mundo haya permitido a sus ciudadanos confiar en sus instituciones y en los demás durante la pandemia.

Copenhague también implementó un programa masivo de pruebas de covid, que sigue siendo gratuito para todos, incluidos los turistas. Los datos recopilados permiten el seguimiento detallado de los brotes.

Además, la ciudad implementará pruebas de aguas residuales para detectar brotes temprano.

Toronto

Toronto

Getty Images

La ciudad más grande de Canadá ocupó un cercano segundo lugar en el índice de seguridad general, con puntajes sólidos en infraestructura y seguridad ambiental. Los residentes creen que esto se debe a que allí hay una cultura inclusiva que valora la comunicación dirigida a través de las comunidades, especialmente cuando se trata de concientización y adopción de vacunas.

Farida Talaat, residente de Toronto, señala cómo la ciudad inició una serie de programas de vacunación específicos para la comunidad a fin de hacer que la ciudad fuera más segura.

Por ejemplo, se implementó un plan para completar las primeras dosis de los residentes que no podían salir de sus hogares; y el Grupo de Trabajo de Científicos Negros sobre Equidad de las Vacunas se estableció al principio de las campañas de vacunación para garantizar un enfoque de la vacuna basado en la equidad.

Toronto

Getty Images

Los residentes también se sienten seguros debido a la larga historia de multiculturalismo de la ciudad.

“En Toronto, es normal haber nacido fuera de Canadá. Descubrí que diferentes grupos étnicos y culturales interactúan entre sí y no viven en silos”, señaló Filipe Vernaza, quien vive en la ciudad desde 1998.

“Un grupo típico de personas probablemente tiene gente de diferentes etnias, orientaciones sexuales y religiones. Toronto es una ciudad de mente extremadamente abierta en la que puedes sentirte seguro siendo quien eres”.

Singapur

Singapur

Getty Images

Singapur, que ocupa el segundo lugar en seguridad digital, seguridad de la salud y seguridad de la infraestructura, utilizó esas fortalezas para moverse rápidamente durante los primeros días de la pandemia, implementando rápidamente el monitoreo digital y el rastreo de contactos.

El país también cuenta con una de las tasas de vacunación más altas del mundo (actualmente en un 80%), pero aún requiere un seguimiento estricto y el rastreo de contactos ante las nuevas variantes.

“Antes de que puedan ingresar a edificios o instalaciones, todos los residentes deben escanear su token TraceTogether o la aplicación de teléfono para registrarse en SafeEntry”, explica Sam Lee, residente de Singapur, que tiene un blog de viajes.

“Esto permite a las rastrear rápidamente a las personas que podrían haber interactuado con los infectados para que se pueda llevar a cabo una orden de cuarentena para contener o romper la cadena de transmisión del virus”.

Los viajeros también deben instalar el token TraceTogether o alquilar un teléfono con él instalado antes de ingresar al país.

Trabajar desde casa se ha convertido en un estándar en la mayoría de los lugares de trabajo para reducir las interacciones, lo que Lee señala que ha llevado a un transporte público menos concurrido.

Las atracciones turísticas y los centros comerciales tienen entradas limitadas, y los “embajadores de distancia segura” monitorean las multitudes para garantizar que el público cumpla con las órdenes sanitarias; las personas que no las cumplan se enfrentan a costosas multas.

El público también puede rastrear a las multitudes en los centros comerciales, oficinas de correos y tiendas de comestibles con la herramienta recientemente lanzadaSpace Out.

Sídney

Sídney

Getty Images

La ciudad más grande de Australia obtuvo el quinto lugar en general en el índice y se ubicó entre las diez primeras en seguridad sanitaria.

Australia fue uno de los primeros países en cerrar completamente sus fronteras durante la pandemia y ha mantenido bloqueos estrictos ante el aumento de casos, con un efecto positivo. La tasa de mortalidad de covid per cápita en Australia sigue siendo una de las más bajas del mundo.

A medida que las vacunas alcanzan el 70% en Nueva Gales del Sur, se espera que muchas de esas restricciones se levanten y las fronteras internacionales se abran en noviembre.

Además de sentirse protegidos de la pandemia, los residentes han tenido durante mucho tiempo una fuerte sensación de seguridad personal en las calles de Sídney.

“Realmente nunca me había sentido tan segura en un país, como al vivir en Sïdney”, dice Chloe Scorgie, fundadora del sitio web de viajes australiano Passport Down Under, quien se mudó por primera vez a esta ciudad en 2018.

“Viajé por Sídney sola y nunca sentí que estuviera en peligro”.

Sídney

Getty Images

La ciudad también ocupó el primer lugar en seguridad digital, que incluye la política de privacidad de la ciudad, las protecciones y amenazas de ciberseguridad y el plan general de ciudad inteligente.

Sídney ha liderado este esfuerzo en parte con su marco estratégico Ciudad Inteligente, que incluye algunas de las innovaciones recomendadas para ciudades más conectadas y seguras.

Por ejemplo, el plan describe cómo se podrían colocar sensores inteligentes en contenedores de basura, farolas y bancos para recopilar información sobre el uso general, el flujo de transporte y la actividad peatonal.

De manera similar, la iluminación inteligente y las redes de CCTV podrían mejorar la seguridad después del anochecer y la economía nocturna.

Algunas de estas ideas ya se están poniendo en práctica en el sur de la ciudad en forma de centros llamados ChillOUT: espacios al aire libre donde los residentes pueden reunirse bajo iluminación inteligente, conectarse al WiFi y enchufar dispositivos electrónicos, donde los datos sobre su uso son enviados a los líderes de la ciudad, para que puedan comprenderlo mejor y hacer cambios basados en la forma en que sus ciudadanos interactúan con la infraestructura de la ciudad.

Tokio

Tokio

Getty Images

La capital de Japón ocupó el quinto lugar en el índice general y se encuentra en la parte superior del índice de seguridad sanitaria, que mide factores como atención médica universal, preparación para pandemias, esperanza de vida, salud mental y mortalidad por covid-19.

Aunque los casos aumentaron durante los Juegos Olímpicos, las tasas se han reducido drásticamente ya que las vacunas han llegado a casi el 60% de la población.

A la luz de las noticias positivas, Japón anunció el fin del estado de emergencia federal y el levantamiento gradual de las restricciones a partir de finales de septiembre de 2021.

En su lugar, el país planea fomentar el uso de su pasaporte de vacunación para la admisión en centros médicos y grandes eventos, e incluso animar a las empresas a ofrecer descuentos o cupones a los titulares de estos pasaportes.

Tokio

Getty Images

Tokio también se ubicó entre los cinco primeros puestos por la seguridad de su infraestructura, que incluye seguridad en el transporte, facilidad para los peatones y redes de transporte.

Como ciudad transitable conectada por ferrocarril, Tokio se construyó para alentar las caminatas y la participación de la comunidad, lo que, a su vez, ha llevado a una participación ciudadana más fuerte en la seguridad, en forma de prevención y vigilancia del crimen en el vecindario, y un sentido compartido de responsabilidad en la prevención de los delitos.

“Desde los diversos centros de objetos perdidos en las estaciones de tren hasta los candados para bicicletas casi innecesarios, existe un inmenso respeto por el bienestar de los demás“, aseguró Sena Chang, residente de Tokio y fundadora de la revista The Global Youth Review.

Ella recuerda una vez que perdió su bolsa de la compra en el corazón de la ciudad, solo para encontrarla en el mismo lugar donde la había dejado, junto con una nota amable.

“Una cultura de colectivismo de siglos de antigüedad y un gran respeto mutuo hacen de Tokio la ciudad más segura en la que he vivido”, dice.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.