Acoso, ofensas y amenazas de muerte: violencia digital contra mujeres aumenta en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: tomada del video de Versus

Acoso, ofensas y amenazas de muerte: violencia digital contra mujeres aumenta en México

9 millones de mujeres mayores de 12 años han sido víctimas de algún tipo de acoso por medios digitales, de acuerdo con el informe La violencia en línea contra las mujeres en México, elaborado por el colectivo Luchadoras.
Foto: tomada del video de Versus
Por Erendira Aquino
26 de enero, 2018
Comparte

Acoso, expresiones discriminatorias, suplantación de identidad, amenazas de muerte y acecho son los diferentes tipos de violencia del que son víctimas las mujeres en internet, lo que impacta de manera negativa en sus vidas física y emocionalmente.

En México, aproximadamente 9 millones de mujeres, mayores de 12 años, han sido víctimas de algún tipo de acoso por medios digitales (redes sociales, blogs, chats, foros), de acuerdo con datos recabados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Las más vulnerables a este tipo de agresiones son las mujeres que tienen entre 20 y 29 años de edad, las defensoras de derechos humanos y las periodistas, de acuerdo con el informe La violencia en línea contra las mujeres en México, elaborado por la colectiva Luchadoras, este tipo de violencia va en aumento.

En marzo de 2016, la periodista Andrea Noel fue víctima de una agresión sexual en la vía pública cuando un hombre se le acercó por la espalda, le levantó la falda, le bajó la ropa interior y salió huyendo. Luego de hacer públicas las imágenes del ataque, obtenidas de cámaras de seguridad, Noel recibió una andanada de insultos y amenazas de muerte por redes sociales, e incluso acosada en su domicilio. Tuvo que abandonar el país.

Otras periodistas que han denunciado ser víctimas de violencia digital son Jimena Sánchez, Marion Reimers y Verónica Rodríguez, comentaristas deportivas, quienes hicieron una campaña contra el acoso en redes sociales en la que mostraron los mensajes violentos que reciben a diario, llamándolas “putas” o “pendejas” por hablar de deportes o por la manera en la que se visten.

Las formas que más afectan a las mujeres son el spam o virus (23.7 %), la recepción de contenido multimedia (13.8 %), llamadas telefónicas (13.5 %), contacto con identidades falsas (13.4 %), registro en sitios web (10.7 %) y la recepción de mensajes (9.7 %).

Otros tipos de violencia digital contra mujeres son el robo de identidad (7.7 %), el rastreo de sus sitios web (3.9 %), el daño a través de la divulgación de información personal (3.2 %) y el robo de contraseñas (0.5 %), según los datos del Módulo sobre Ciberacoso (MOCIBA) 2015 del INEGI.

En 8 de cada 10 casos, los agresores digitales de las mujeres son desconocidos; en 2 de cada 10, los atacantes son personas conocidas, generalmente amigos, compañeros de clase o de trabajo, parejas o exparejas, y familiares.

Los estados en los que mayor número de personas han sido víctimas de ciberacoso son Aguascalientes (32 %), Estado de México (30.7 %), Quintana Roo (29 %), Puebla (28.9 %) e Hidalgo (28.6 %).

Las entidades donde menor porcentaje de población ha sido víctima son Chihuahua (15.4 %), Jalisco (18 %), Sinaloa (18.3 %), Chiapas (19 %) y la Ciudad de México (19.7 %).

Imagen: @Luchadorasmx

Tendencias y consecuencias de la violencia digital

En su informe, Luchadoras identifica seis tendencias “preocupantes” de la violencia digital contra mujeres: el odio que se viraliza al denunciar alguna agresión a través de redes sociales; la expulsión y derribo de espacios de expresión para activistas, colectivas y medios de comunicación mediante la censura, y campañas de ataques organizados.

Otras prácticas que se han detectado son la extorsión bajo amenaza de difusión de imágenes íntimas sin consentimiento; el espionaje de Estado a periodistas, activistas y defensoras, y las campañas de desprestigio.

Estas agresiones, de acuerdo con la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones, tienen consecuencias en las víctimas como daño emocional (33 %), daño a su reputación (20 %), daño físico (13 %), invasión a la privacidad (13 %) y, en ocasiones, daño sexual (9 %).

Además, pueden sufrir daños físicos como sudoración, náuseas, dolor de cabeza, dolor de espalda, dolor de estómago, dolor de riñón, falta o exceso de apetito, vacío en el estómago, tensión corporal, llanto, pesadez en el cuerpo, e incluso, autolesiones.

Emocionalmente, las personas que sufren violencia digital padecen afectaciones nerviosas, estrés, angustia, ira, enojo, depresión, paranoia, miedo, confusión e impotencia.

Además, les provoca miedo a salir, autorestricción de movilidad, abandono de las tecnologías, autocensura y sensación de vigilancia constante.

Las respuestas contra la violencia digital

De acuerdo con MOCIBA 2015, ante la violencia digital las personas en la mayoría de las ocasiones bloquean al agresor (26.3 %), ignoran la situación (26.3 %), cambian o cancelan su número telefónico o cuenta (13.9 %), le cuentan a una tercera persona (8.4 %), confrontan al agresor (5.6 %) y, en menor porcentaje, denuncian ante alguna autoridad (4 %).

La colectiva Luchadoras aconsejó a las usuarias de medios digitales no permitir que conocidos posean material íntimo sin autorización, proteger los dispositivos electrónicos con contraseñas, no publicar material sensible en redes sociales y, en caso de recibir amenazas, tomar datos del agresor y capturas de pantalla, como prueba para denunciarlo ante las autoridades correspondientes.

Al gobierno recomendó reconocer y legislar sobre delitos digitales con perspectiva de género, cuidando que no se responsabilice a las mujeres por la violencia de la que son víctimas.

A los medios de comunicación, cuidar que las coberturas no viralicen datos sobre las víctimas o material violento que pueda revictimizarlas; a las plataformas digitales, que generen soluciones contra el ciberacoso que vayan más allá de bloquear a los agresores, y a los usuarios de redes sociales evitar compartir material lascivo.

 

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Laurel Hubbard, levantadora de pesas, será la primera atleta transgénero en los Juegos Olímpicos

La levantadora de pesas neozelandesa Laurel Hubbard se dirige a Tokio 2021, es la primera atleta transgénero elegida para competir en unos Juegos Olímpicos.
21 de junio, 2021
Comparte

Laurel Hubbard se convirtió en la primera atleta transgénero elegida para competir en unos Juegos Olímpicos.

Los oficiales la seleccionaron para la competencia de halterofilia para mujeres 87kg, de Tokio 2021.

La clasificación de esta mujer de 43 años es posible luego de que el Comité Olímpico Internacional (COI) cambiara sus reglas en 2015 permitiendo a los atletas transgénero competir como mujeres si sus niveles de testosterona —la hormona que aumenta la masa muscular— están por debajo de cierto umbral.

Anteriormente, ella había competido en eventos masculinos antes de declararse transgénero en 2013.

La decisión ha causado controversia: mientras sus críticos aseguran que tiene una ventaja que puede resultar injusta para las otras competidoras, hay quienes la respaldan abogando por una mayor inclusión en los Juegos.

“Estoy agradecida y honrada por la amabilidad y el apoyo que me han brindado tantos neozelandeses”, dijo Hubbard en un comunicado emitido por el Comité Olímpico de Nueva Zelanda el lunes.

Elección controvertida

Si bien los niveles de testosterona de la atleta están por debajo del umbral establecido por el COI, algunas críticas apuntan a que existen ventajas biológicas de los hombres que han pasado por la pubertad, como el aumento de la densidad ósea y muscular, que hacen que su participación siga siendo injusta para el resto de las competidoras.

Una protesta a favor de los derechos transgénero en Londres.

Getty Images
En los úlimos años, el movimiento que aboga por los derechos de las personas transgénero ha aumentado considerablemente.

El mes pasado, la levantadora de pesas belga Anna Vanbellinghen, que competirá en la misma categoría, dijo que si Hubbard se presenta en Tokio sería injusto, catalogando el hecho como una “broma de mal gusto”.

Agregó que si bien apoyaba plenamente a la comunidad transgénero, el principio de inclusión no debería ser “a expensas de los demás”.

“Cualquiera que haya entrenado levantamiento de pesas a un alto nivel sabe que esto es cierto: esta situación en particular es injusta para el deporte y los atletas”, dijo en mayo.

“Se pierden oportunidades que cambian la vida de algunos atletas, medallas y calificaciones olímpicas”, agregó.

“Inclusión y respeto para todos”

Pero el gobierno de Nueva Zelanda y el principal organismo deportivo del país han respaldado su inclusión para los próximos Juegos Olímpicos.

El director ejecutivo del Comité Olímpico de Nueva Zelanda, Kereyn Smith, señaló que Hubbard cumple con los criterios de elegibilidad y que “como equipo de Nueva Zelanda, tenemos una fuerte cultura de inclusión y respeto para todos”.

“Reconocemos que la identidad de género en el deporte es un tema muy delicado y complejo que requiere un equilibrio entre los derechos humanos y la equidad en el campo de juego”, agregó.

Laurel Hubbard

Reuters
Hubbard dijo que estaba agradecida y honrada por el apoyo.

Por su parte, el jefe de Halterofilia Olímpica de Nueva Zelanda, Richie Patterson, dijo que la atleta había mostrado “coraje y perseverancia” para recuperarse de una lesión de 2018 que amenazó su carrera.

“Esperamos poder apoyarla en sus preparativos finales hacia Tokio”, indicó.

Controversias pasadas

Laurel Hubbard se encuentra entre las atletas mejor clasificadas del mundo en su categoría.

Pero su participación en competiciones anteriores no ha estado exenta de polémicas.

En 2019 ganó una medalla de oro en los Juegos del Pacífico en Samoa, venciendo a una atleta del país anfitrión, lo que provocó indignación.

En la competencia de los Juegos de la Mancomunidad, en Gold Coast.

Getty Images

Desde entonces, el jefe de halterofilia de Samoa ha dicho que la selección de Hubbard en Tokio es como permitir que los atletas se “droguen”, temiendo que esto pueda costarle nuevamente una medalla a su país.

En 2018, en tanto, la federación de halterofilia de Australia intentó que Hubbard fuera excluida de los Juegos de la Mancomunidad, en Gold Coast, pero los organizadores rechazaron la medida.

De todas maneras, Hubbard tuvo que retirarse de la competencia en esa ocasión debido a una lesión.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oFbgfkh4cj8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.