Los negocios en la CDMX viven en la inseguridad: asaltos se disparan a su nivel más alto en 20 años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Los negocios en la CDMX viven en la inseguridad: asaltos se disparan a su nivel más alto en 20 años

En 2017 se denunciaron en la capital 17 mil 410 robos a establecimientos comerciales; un promedio de 47 al día. Se trata del año con más asaltos a negocios desde que Miguel Ángel Mancera asumió la jefatura de gobierno en diciembre de 2012.
Cuartoscuro
Por Manu Ureste
25 de enero, 2018
Comparte

Los asaltos a negocios de la Ciudad de México registraron en 2017 su nivel más alto en las últimas dos décadas.

De acuerdo con datos oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2017 se registraron un total de 17 mil 410 denuncias por robos a establecimientos comerciales de la capital mexicana, un promedio de mil 450 asaltos al mes, o 47 cada día.

Esta cifra, que incluye los hurtos con y sin violencia, refleja un aumento del 12.8% en comparación con 2016, un 20.7% más que en 2015, y  hasta un 37.4% más que en 2014.

El 2017 es, de hecho, el año con más asaltos a negocios en la capital desde que Miguel Ángel Mancera asumió la jefatura de gobierno en diciembre de 2012. Y no solo eso: para hallar una cifra superior a las más de 17 mil denuncias presentadas por este delito hay que retroceder en el tiempo hasta 1997, cuando durante la jefatura de Óscar Espinosa Villarreal se registraron 18 mil 482 robos a comercios.

Según la Procuraduría capitalina, la Ciudad de México acumuló en 2017 una tasa de 544 asaltos con violencia por cada 100 mil negocios, ubicándose en el puesto número 12 a nivel nacional, pero si la comparativa se hace teniendo en cuenta la tasa de población, entonces la CDMX estaría en la posición número tres a nivel nacional, con 196.2 robos a negocio por cada 100 mil habitantes. Solo la superan Tabasco, con una tasa de 237.1 asaltos por cada 100 mil habitantes; y Baja California, con 234.7, de acuerdo con el informe más actualizado de la organización civil Semáforo Delictivo.

Los asaltos a transeúntes también se han convertido en un quebradero de cabeza para las autoridades policiacas y la ciudadanía: en 2017 se registraron 21 mil 079 denuncias, un 11% al alza, de las cuales el 70% fueron por robos con violencia a personas que transitaban por las calles de la capital.

Mientras que el robo a casas habitación también aumentó: se registraron 6 mil 629 denuncias, 552 cada mes, un 5.4% más que en 2016.

Además de los robos, los asesinatos registraron un alza importante. En la ciudad se cometieron mil 085 homicidios dolosos, un 14% más que en 2016, y hasta un 44% más que en 2013, el primer año completo de Miguel Ángel Mancera al frente de la ciudad.

A pesar del aumento progresivo de los homicidios en los últimos cinco años, la capital del país ocupa el lugar 23 nacional con 11.2 casos por cada 100 mil habitantes, 7.5 puntos por debajo de la media nacional, que es de una tasa de 18.7.

Robo de autos, el más denunciado

Estas cifras son una pequeña muestra de lo que el 2017 fue para la CDMX: el año con más delitos de la presente administración de Mancera, con 204 mil 078 carpetas de investigación del fuero común, lo que representa 559.1 incidentes al día.

Los delitos de alto impacto que más se cometieron fueron el robo de autos (11 mil 121 denuncias, 30.5 diarias), robo a transeúnte en vía pública con violencia (6 mil 706), robo a negocio con violencia (2 mil 722), lesiones dolosas por arma de fuego (mil 821), y otros robos, entre los que se incluyen a cuentahabientes y repartidores (mil 741).

Las delegaciones más violentas fueron la Cuauhtémoc, con 32 mil 334 delitos, Iztapalapa, con 30 mil 234, y la Gustavo A. Madero, con 20 mil 285.

En cuanto a los delitos de alto impacto que se redujeron, destacan el secuestro –de 46 denuncias en 2016 se pasó a 40 en 2017- y la extorsión –que pasó de 608 denuncias a 490 el año pasado, 19% menos-.

“Hay que retomar la política de control de armas”

Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano, resaltó que el comportamiento de los robos a negocio y de los homicidios no solo alcanzó máximos históricos en la CDMX, sino también a nivel nacional.

“Hay algo que desde la política nacional, hasta la política local, no está funcionando en el combate a estos delitos”, apuntó en entrevista Rivas, que señaló dos posibles factores que podrían estar generando este comportamiento.

El primero es la política de armas de fuego. En este punto, el experto indicó que el uso de armas está aumentando en los robos con violencia a negocio, mientras que los asesinatos son cometidos “casi en un 70%” con armas de fuego, de ahí la necesidad “de retomar la política de control”.

“Necesitamos controlar desde el ingreso ilegal de armas al país, hasta el traslado, y el posterior comercio en el mercado negro en las ciudades. Y para ello, es necesario trabajar con las aduanas, la policía en las carreteras, y con los gobiernos locales”, puntualizó el director del Observatorio ciudadano.

El otro factor, señaló, es que no está funcionando el uso de inteligencia policiaca.

“En el caso particular de la CDMX, su procuraduría y Secretaría de Seguridad Pública son de las mejor equipadas tecnológicamente. A través del uso de videocámaras, por ejemplo, se podría identificar cuáles son las zonas más riesgosas donde se cometen robos a negocio y otro tipo de hurtos, y sobre esto generar estrategias para disuadir el delito. Sin embargo, las estadísticas delictivas al alza nos dicen que algo no se está haciendo bien”, recalcó Rivas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo fue estar con Donald Trump el día que perdió la carrera por la Casa Blanca

Cómo el presidente que nunca ha dudado de sí mismo se enfrentó a la derrota después de cuatro años en el poder.
8 de noviembre, 2020
Comparte

En los últimos cuatro años he visto al presidente de EE. UU. en sus días buenos y en sus días malos.

Pero este 7 de noviembre, el día en que perdió las elecciones, fue un día muy distinto a todos esos otros.

Vestido con una chaqueta negra, pantalón deportivo oscuro y un gorro con la inscripción MAGA (las iniciales de su lema de campaña en inglés, Make America Great Again), Donald Trump dejó la Casa Blanca un poco después de las 10 de la mañana del sábado.

Antes, se la había pasado tuiteando sobre las elecciones y, sobre todo, sobre el fraude electoral que considera tuvo lugar en torno a los comicios generales del 3 de noviembre.

Salió por la puerta de la residencia presidencial y se subió a su vehículo oficial que lo llevó en dirección de su club de golf Trump National, en la ciudad de Sterling, Virginia, a unos 40 kilómetros de Washington.

En ese momento, proyectaba un aire de autoconfianza. Era un día precioso, perfecto para el golf, y por eso decidió que iba a pasarlo en su club.

Trump jugando al goflf.

Getty Images
Trump pasó gran parte del día jugando al golf.

Pero, a la vez, se notaba que las personas que trabajaban con él estaban incómodas. Como al borde de una situación muy tensa.

“¿Cómo la están pasando?”, le pregunté a una de sus empleadas.

“Bien”, respondió. Y sonrió, pero sus ojos se entrecerraron y bajó rápido la mirada hacia la pantalla de su celular.

Trauma electoral

La Casa Blanca ha estado en una especie de trauma en los días que han pasado desde la elección.

Aunque fue apenas el martes, parece que hubiera ocurrido hace mucho tiempo.

La mayoría de los escritorios del ala oeste de la Casa Blanca estaban vacíos cuando pasé por el edificio en la mañana de este sábado. Muchos miembros del personal han resultado infectados por el covid-19 y no pueden ir a la oficina. Los otros están en cuarentena.

Entonces, a eso de las 11:30 y mientras el presidente estaba jugando al golf, la BBC y varias cadenas comenzaron a proyectar que Joe Biden había ganado las elecciones.

Estaba sentada en un restaurante italiano ubicado a un poco más de un kilómetro de distancia del Trump National cuando recibí el dato.

Trump regresa a la Casa Blanca después de jugar al golf

Reuters
El presidente Trump se enteró de la noticia de la victoria de Joe Biden en su campo de golf en el estado de Virginia.

Yo hago parte del grupo permanente de periodistas que cubren la Casa Blanca, un conjunto de colegas de medios distintos que viajan con el presidente de EE.UU.

Todos estábamos esperando que saliera del club.

“Él es una persona tóxica”, dijo una mujer en las afueras del restaurante. Ella, como muchos de sus vecinos en ese distrito de mayoría demócrata, habían votado por el rival de Trump.

Otros se preguntaban en voz alta cuándo el presidente dejaría el club y volvería a la Casa Blanca.

Pasaron los minutos. Pasaron las horas.

“Se está tomando su tiempo”, le dijo un funcionario a otro.

El presidente no tenía prisa en marcharse. En el club estaba rodeado de amigos. Fuera de esas puertas, sus seguidores me gritaban a mí y a los otros periodistas “Acaben con los medios”.

Una mujer, vestida con tacones altos y un gorro rojo, azul y blanco, llevaba un cartel en el que se leía: “Detengan el robo”.

Un hombre pasó conduciendo su camioneta por enfrente del club mientras hacía ondear varias banderas, incluso una en la que se mostraba al presidente encima de un tanque, como si fuera el comandante de los ejércitos del mundo.

Críticos del presidente.

BBC
Un mensaje claro: “Usted está a punto de perder su trabajo”.

Era una muestra de cómo sus seguidores ven al presidente, e incluso cómo Trump se veía a sí mismo.

Finalmente, el presidente decidió abandonar el club y regresar a la Casa Blanca.

Allí, miles de sus críticos lo esperaban.

“Has perdido. Nosotros hemos ganado”

La caravana presidencial avanzó por Virginia. Yo iba en una camioneta que hacía parte de la caravana, que por poco se estrella en una de las calles del condado de Fairfax. Se encendieron las sirenas.

Entre más cerca estábamos de la Casa Blanca, más grande era el tumulto: la gente estaba en las calles celebrando la derrota del mandatario.

Alguien llevaba en alto un cartel: “Has perdido y todos nosotros hemos ganado”. Había clima festivo y cánticos.

Con un letrero de "Hasta nunca" algunas personas saludaron la caravana de Trump en el Sterling (Virginia).

Getty Images
Con un letrero de “Hasta nunca” algunas personas saludaron la caravana de Trump en el Sterling (Virginia). La campaña del mandatario estadounidense anunció este sábado que no reconocen los resultados y que la “elección está lejos de haber terminado”.

Cuando llegamos a la Casa Blanca, el presidente ingresó por una puerta lateral, una entrada que ha utilizado poco durante sus cuatro años de mandato. Sus hombros estaban hundidos y la cabeza, gacha.

Entonces levantó la vista hacia los periodistas que estábamos allí y levantó su pulgar. Fue un gesto a medias. No levantó su mano ni apretó su puño, como suele hacer.

Tanto en la Casa Blanca como en el club de golf, el presidente nunca vaciló: siempre hizo reclamos sin sustento sobre el fraude electoral e insistió que será reivindicado.

Durante toda esa mañana escribió en su cuenta de Twitter sobre los “votos ilegales” y por la tarde declaró, desafiante y en mayúsculas, “YO GANÉ ESTAS ELECCIONES”.

Pero eso fue Trump en Twitter. El hombre que yo vi me dejó una impresión muy distinta. Cuando entró por la puerta lateral de la Casa Blanca por la tarde, la arrogancia se había ido.

Texto de Tara McKelvey, corresponsal de la BBC en la Casa Blanca

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.