¿Qué es el 0 de enero y por qué es importante para la astronomía?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alfons Puertas

¿Qué es el 0 de enero y por qué es importante para la astronomía?

El 1 de enero es el primer día del año para todo el mundo... excepto si eres astrónomo. La ausencia del día 0 genera un conflicto que la astronomía resolvió usando el 31 de diciembre.
Alfons Puertas
Por BBC Mundo
1 de enero, 2018
Comparte

El 1 de enero es el primer día del año para todo el mundo. Excepto si eres astrónomo.

La ausencia del 0 en el calendario es un foco de confusión desde que se decidió que se iba a empezar a contar los años comenzando por el 1 y no por el 0.

El año siguiente al -1 a.C. fue el 1 d.C.; no se pasó por el 0. Es lo que provocó, por ejemplo, los debates sobre si el año 2000 era el primero del siglo XXI o el último del XX, como efectivamente es.

“Al primer día del 2018 lo llamaremos 1 de enero, pero técnicamente todavía no habrá transcurrido un día entero dentro de ese año”, le dice a BBC Mundo Jorge Núñez de Murga, catedrático del Departamento de Astronomía y Meteorología de la Universidad de Barcelona y director del Observatorio Fabra.

¿Contamos días o los ordenamos?

La ausencia del año 0 y de los días 0 se explica porque “nombramos los días en números ordinales, hablamos del primer día del año, del segundo…”

Por lo tanto, no existe el día 0 antes del 1 por la misma razón que en una lista ordenada no existe una posición previa a la primera.

Preparaciones para la celebración de año nuevo.GETTY IMAGES
El primer día de 2018 debería ser el 0 de enero.

En el momento en que se tiene que hacer cálculos sobre el tiempo —usando números cardinales— surgió la necesidad de designar un día 0.

Por ello, la astronomía optó por usar como recurso el último día del año. “Es muy sencillo —dice Núñez—, el 0 de enero es el 31 de diciembre del año anterior“.

Un recurso para hacer cálculos astronómicos

Como explica Núñez, el 1 de enero de 2018 a las 12 del mediodía habrán transcurrido 0,5 días de 2018. Y el día 1 de 2018 se completa justo a la medianoche, cuando en nuestro calendario pasa a ser el 2 de enero.

Este lapso entre el nombre que el calendario da a los días y el tiempo por el que efectivamente transcurren genera un problema para los cálculos astronómicos.

“Es muy útil para los cálculos en los que tienes que usar fracciones de año o de mes. De hecho, los libros de efemérides publican los datos de posición de astros y planetas con fecha de 0 de enero, y las tablas astronómicas empiezan por ese mismo día”, explica Núñez.

Calendario.GETTY IMAGES
Los calendarios no recogen con exactitud el transcurso de los días, según la astronomía.

¿Hay que cambiar el calendario?

El director del Observatorio Fabra es claro: “Si los meses fuesen del día 0 al 30,no existiría este problema”.

Pese a ello, reconoce que el 0 de enero es “simplemente un recurso usado para los cálculos astronómicos”, y que a la hora de publicar los datos se adaptan al calendario regular.

El 0 de enero seguirá apareciendo en los libros técnicos de astronomía, aunque “ahora, con los ordenadores, ya no es tan importante”, señala.

Sin embargo, afirma Núñez, “el concepto del 0 de enero existe. El próximo 31 de diciembre será el 0 de enero de 2018“.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Derechos Humanos de CDMX acusa responsabilidad de centros penitenciarios por muerte de 7 internos

El organismo hace referencia a siete muertes registradas entre 2016 y 2018; acusan omisión del personal de los centros penitenciarios.
Cuartoscuro
2 de noviembre, 2020
Comparte

La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) emitió una recomendación para los centros penitenciarios de la capital, por la muerte de 7 personas privadas de la libertad derivada de riñas, pleitos y ajustes de cuentas.

La recomendación, presentada este lunes, está dirigida a la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México, como autoridad responsable de dichos centros.

En la recomendación 03/2020, la CDHCM señala que las 7 muertes ocurrieron entre 2016 y 2018, periodo en el que la Comisión recibió un total de 17 quejas por violaciones al derecho a la vida, cometidas dentro de los centros penitenciarios.

La siete víctimas referidas en la recomendación eran hombres que se encontraban presos en los Reclusorio Preventivo Varonil Sur, Norte, Oriente, el Centro de Reinserción Social Santa Martha Acatitla y en la Penitenciaría de la Ciudad de México.

El organismo argumentó que las siete muertes fueron la consecuencia “de la omisión del personal de los centros penitenciarios para cumplir su deber reforzado de cuidado, respecto de la vida de las personas privadas de la libertad, bajo la custodia del Estado”.

La titular de la CDHCM, Nashieli Ramírez, señaló que sumado a la omisión, la autoridad no realizó un adecuado control en el ingreso para evitar la presencia de objetos y sustancias prohibidas en los centros penitenciarios.

Al presentar la recomendación, Nashieli Ramírez refirió que estas muertes se dieron en un contexto en el que persistía la alta densidad de población en reclusión.

“Los fallecimientos derivaron de riñas, pleitos y ajustes de cuentas entre personas privadas de libertad, y en ellas se evidencia no solo una omisión en el deber de cuidado por parte de personal técnico penitenciario y de custodia, sino una situación de violencia generalizada en los centros”, añadió.

De acuerdo con Nashieli Ramírez en 2015 ya se había presentado una recomendación similar tras documentarse 40 casos que acumulaban 46 víctimas de muerte violenta dentro de los centros penitenciarios. “Un elemento detonante de las muertes violentas fue el hacinamiento”.

Los casos

Con relación a los siete casos documentados, el primero de ellos ocurrió en el Reclusorio Sur a inicios de 2016. El 6 de febrero de aquel año un interno, que tenía dos hijos a quienes apoyaba económicamente con el trabajo que realizaba en Reclusorio, fue atacado por otro recluso con un objeto punzocortante. Según las investigaciones ya existía un antecedente de violencia entre ambos.

Después de varios meses de atención médica y cuatro cirugías en diversos hospitales, el interno murió el 1 de abril de 2016 por un paro respiratorio, consecuencia de un severo daño pulmonar ocasionado por el ataque.

El segundo caso se registró en el Reclusorio Norte. La víctima era padre de 5 hijos, quienes quedaron bajo el cuidado de su madre.

El 13 de agosto de 2016 el interno fue encontrado en un punto del Reclusorio con una herida grave en su pierna, la cual fue hecha con un arma punzocortante. En total el interno presentaba 7 heridas y diversas lesiones.

Debido a la gravedad fu trasladado al Hospital General de Ticomán donde murió horas después por una hemorragia externa en su pierna izquierda.

El caso tres corresponde a un interno de la Penitenciaría de la CDMX que tenía un hijo. El 29 de marzo de 2017 fue encontrado tirado dentro de su estancia con heridas en su cabeza y cuerpo. El interno dijo a los custodios que lo habían atacado con una punta metálica.

El agresor aceptó su culpa y dijo que atacó al interno porque éste llamó a la esposa del primero por teléfono.

La noche del mismo 29 d marzo la víctima murió a consecuencia de las heridas recibidas en su cabeza y axilas.

El cuarto caso ocurrió en el Reclusorio Oriente. El interno fue atacado con una navaja el 30 de octubre de 2017 en una riña en la que participaron varias personas.

El hombre, de 27 años, murió en la zona de atención médica del Reclusorio por las heridas recibidas.

La quinta víctima se encontraba en el Reclusorio Norte. El interno, quien vendía comida corrida, fue atacado por otro la noche del 17 de febrero de 2018.

Según la investigación, la riña se debió a que el interno anunció que el precio de su comida aumentaría. A las 23 horas de ese mismo día, el interno murió en el Hospital General de Ticomán por las heridas en pecho y abdomen.

El sexto caso también ocurrió en la la Penitenciaría de la CDMX. La víctima era un interno, padre de un menor, que fue atacado con un vidrio.

El agresor dijo a las autoridades que el ataque fue en respuesta a una amenaza de muerte que el interno le había hecho. El 22 de marzo de 2018 la víctima murió a consecuencia de diversas complicaciones provocadas por la herida, como insuficiencia renal y neumonía.

El último caso se registró en el Centro Varonil de Reinserción Social Santa Martha Acatitla el 10 abril de 2018. El interno de este caso fue golpeado por su compañero de celda hasta quedar inconsciente.

El interno fue trasladado al área médica del lugar donde se les notificó que ya no presentaba signos vitales.

La víctima presentaba varias heridas en la cabeza y tórax.

Reparación del daño para familiares

Ante este contexto, la CDHCM señaló como urgente asegurar que los diseños institucionales penitenciarios realmente contribuyan a resolver el problema originario al que buscan dar respuesta, y no a agravarlo.

“Un delito llevó a las personas a cumplir una sanción, y no puede pasar por alto que otro delito les lleve a perder la vida”, refirió el organismo.

Entre los puntos establecidos en la recomendación destaca la inscripción de las víctimas indirectas (hijos y padres de los internos) al Registro de Víctimas de la Ciudad de México para la aprobación de planes individuales de reparación integral por parte de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de la Ciudad de México.

También se establece que las medidas de reparación sean bajo los principios de máxima protección, debida diligencia y no victimización secundaria.

La CDHCM pide realizar un acto público en el que las autoridades se comprometan a continuar adoptando medidas que viten las muertes de personas bajo la custodia de la autoridad penitenciaria.

La recomendación completa puede consultarse aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.