Las dos Coreas aceptan diálogo con motivo de los Juegos de Invierno; se reunirán tras dos años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Las dos Coreas aceptan diálogo con motivo de los Juegos de Invierno; se reunirán tras dos años

A un mes del evento, el acercamiento es aceptado por ambas repúblicas debido al impacto positivo que generaría el turismo en la economía de Corea.
AFP
Por AFP
5 de enero, 2018
Comparte

Corea del Norte aceptó este viernes la oferta del Sur de sentarse a conversar el próximo martes, algo inédito desde 2015 y una nueva muestra de la distensión entre los dos vecinos a un mes de los Juegos Olímpicos de Invierno.

El encuentro tendrá lugar en Panmunjom, localidad fronteriza situada en la Zona Desmilitarizada que divide la península de Corea.

El diálogo llega tras dos años de aumento de la tensión en la península, durante los cuales Corea del Norte llevó a cabo tres ensayos nucleares y multiplicó los lanzamientos de misiles, algunos de ellos intercontinentales.

El líder norcoreano, Kim Jong-Un, advirtió en su discurso de Año Nuevo que tiene el botón nuclear en su despacho. Pero al mismo tiempo, tendió la mano al Sur, al sugerir que Pyongyang podría enviar un equipo el próximo mes a los Juegos Olímpicos de Invierno, que se disputan en Corea del Sur.

Seúl respondió proponiendo la celebración de conversaciones de alto nivel en Panmunjom el 9 de enero. gracias a esto, las dos Coreas han restablecido su conexión telefónica, interrumpida desde 2016.

En otra muestra de apaciguamiento, los presidentes surcoreano, Moon Jae-In, y estadounidense, Donald Trump, acordaron el jueves aplazar unos ejercicios militares previstos para después de los Juegos Olímpicos de Invierno, que se celebran entre el 9 y el 25 de febrero en Pyeongchang.

El Ministerio surcoreano de Unificación dijo este viernes que recibió un fax de Ri Son-Gwon, jefe del Comité Norcoreano para la Reunificación Pacífica de Corea, que rezaba: “Iremos a la Casa de la Paz de Panmunjom el 9 de enero”.

La “Casa de la Paz” es un edificio surcoreano situado al sur de Panmunjom, donde se encuentran las tropas de ambos bandos frente a frente a lo largo de una línea divisoria de concreto.

El portavoz del Ministerio de Unificación, Baek Tae-Hyun, declaró a la prensa que las negociaciones se centrarán principalmente en los Juegos de Invierno y en “la cuestión de la mejora de las relaciones intercoreanas”.

“Entiendo que el Norte también conversará con el Comité Olímpico Internacional la semana que viene”, añadió el vocero.

“Olimpiadas de la Paz”

Los temores de que se disparara el conflicto aumentaron el año pasado, cuando Kim y Trump intercambiaron insultos personales y amenazas bélicas.

El presidente estadounidense respondió al mensaje de Año Nuevo de Kim diciendo en un tuit que su botón nuclear es “mucho más grande y más poderoso”, lo que generó alarma entre los analistas.

Las preocupaciones en torno a Corea del Norte han eclipsado los Juegos de Invierno, que Seúl y los organizadores declararon “Olimpiadas de la Paz”, al pedir a Pyongyang que participara, a diferencia de lo que hizo en los Juegos de Seúl de 1988.

La tensión siempre aumenta durante los ejercicios militares anuales, que Pyongyang considera una preparación para la invasión y a los que suele responder con provocaciones. Tanto Rusia como China sostienen que esos entrenamientos aumentan la tensión regional.

El objetivo del aplazamiento de los ejercicios es que “las fuerzas de Estados Unidos y de la República de Corea puedan centrarse en garantizar la seguridad de los Juegos”, dijo la Casa Blanca en un comunicado.

El secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, indicó que los ejercicios podrían llevarse a cabo tras los Juegos Paralímpicos, que finalizan el 18 de marzo.

Mattis insistió en que el aplazamiento se debía más a motivos prácticos que políticos, haciendo referencia a la importancia de los Juegos para la industria del turismo en Corea del Sur, y aseguró que Washington no reducirá la presión sobre Pyongyang en otros ámbitos.

El Norte y el Sur, que técnicamente siguen en guerra, llevan décadas separadas por la Zona Desmilitarizada, una de las fronteras más armadas del mundo.

Las últimas conversaciones bilaterales, en 2015, acabaron en fracaso y unas semanas después Corea del Norte llevó a cabo su cuarto ensayo nuclear. Desde entonces tuvieron lugar otros dos más.

Pyongyang, que asegura necesitar el arma atómica para protegerse de la hostilidad estadounidense, es objeto de múltiples sanciones internacionales.

Solo en 2017, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas votó tres nuevas baterías de medidas con el objetivo de obligar a Corea del Norte a renunciar a sus programas balístico y nuclear, en vano.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Trump ordena la retirada de tropas de Afganistán e Irak: ¿por qué preocupa esta decisión?

Incluso aliados de Donald Trump están en contra de que las tropas de Estados Unidos dejen Afganistán de forma precipitada.
17 de noviembre, 2020
Comparte

Pocos días antes de dejar la presidencia, Donald Trump dará la bienvenida a miles de soldados que estaban destinados en Afganistán e Irak.

El Pentágono anunció este martes que el contingente estadounidense en cada uno de estos dos países pasará de 5.000 a 2.500 efectivos para el 15 de enero, cinco días antes de que Trump deje la Casa Blanca.

El secretario de Defensa interino, Chris Miller, dijo que la decisión refleja la política de Trump de “conducir las guerras en Afganistán e Irak a una conclusión exitosa y responsable, y regresar a nuestros valientes soldados a casa”.

Sin embargo, hay preocupación por esta retirada.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN (Organización para el Tratado del Atlántico Norte), alertó del “alto precio” que se puede pagar ” si Estados Unidos y las fuerzas aliadas se marchan de Afganistán demasiado rápido”.

La OTAN, muy criticada por Trump, ha estado entrenando y asesorando a las fuerzas de seguridad afganas desde 2004 y gradualmente fue retirando a sus soldados.

En un comunicado hecho público antes del anuncio del Pentágono, Stoltenberg remarcó que existe el riesgo de que de nuevo el país se convierta en una plataforma para que los terroristas internacionales organicen ataques.

Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN.

Getty Images
Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, alertó sobre la retirada súbita de tropas de Afganistán.

Intervenciones “costosas e inefectivas”

El presidente Trump, que aún no admite su derrota en las elecciones del 3 de noviembre frente a Joe Biden, ya había dicho que quería que “todos” los soldados estuvieran en casa en Navidad.

Este martes, el consejero de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, dijo que Trump espera ahora que en mayo de 2021 estén de regreso los 5.000 que quedarán en ambos países a partir del 15 de enero.

Trump siempre criticó las intervenciones militares de Estados Unidos en el extranjero y las calificó de “costosas e inefectivas”.

Stoltenberg también alertó de que el autodenominado grupo Estado Islámico podría usar Afganistán para ganar terreno tras perderlo en Irak y Siria.

Dijo que hay menos de 12.000 soldados de la OTAN y que más de la mitad no son estadounidenses. Hasta 2024 hay presupuesto para que las fuerzas de la organización continúen con su labor.

Los temores de Stoltenberg también los comparte el líder del Senado, Mitch McConnell, que puede convertirse en el republicano de más alto rango una vez que Biden asuma como presidente.

McConnell, aliado de Trump los últimos cuatro años, advirtió del riesgo de cambios rápidos en defensa o en política exterior en los próximos meses.

Tropas de EEUU.

Getty Images
Las tropas de EE.UU. en Irak han estado involucradas en el combate contra Estados Islámico.

El martes afirmó que una retirada precipitada en Afganistán o Irak sería “un error”.

También está en contra Mark Esper, que la pasada semana fue despedido como secretario de Defensa.

Un informe de Esper sobre Afganistán decía que cualquier retirada que dejara a las tropas con menos de 4.500 soldados debería estar condicionada a que el Talibán previamente redujera el nivel de violencia y rompiera con al-Qaeda.

Nada de eso ha pasado.

¿Por qué hay fuerzas de EE.UU. en Afganistán?

Los soldados de Estados Unidos han estado en Afganistán desde 2001.

El país lideró una coalición para derrocar al Talibán semanas después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 del grupo al-Qaeda, que estaba basado en Afganistán.

El Talibán se reagrupó y se convirtió en una fuerza insurgente que en 2018 estaba activa en más de dos terceras partes del territorio.

Estados Unidos empezó a retirar soldados como parte del histórico acuerdo de paz firmado con los insurgentes el 29 de febrero.

Varios responsables militares alertan de que las negociaciones de paz entre el Talibán y las autoridades afganas podrían verse afectadas por la retirada estadounidense.

BBC

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.