2017, el año que produjo más multimillonarios: uno nuevo en el mundo cada dos días
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

2017, el año que produjo más multimillonarios: uno nuevo en el mundo cada dos días

Los ricos no lo son por esfuerzo o innovación, sino por herencias, monopolios, nepotismo y relaciones de conveniencia con los Estados, dice Oxfam; mientras los salarios de la mayoría apenas crecieron una media de 2% anual, la riqueza de los multimillonarios subió 13%.
Cuartoscuro Archivo
Por Andrea Vega
22 de enero, 2018
Comparte

En 2017, la riqueza de los multimillonarios latinoamericanos creció en 155 mil millones de dólares. Con esa cantidad de dinero bastaría para acabar, no una sino casi dos veces, durante un año completo, con toda la pobreza monetaria en la región.

En cambio, 16% de los trabajadores asalariados y 28% de quienes trabajan por cuenta propia, en América Latina y el Caribe, apenas ganaron para sobrevivir.

En todos los países del mundo se repite la misma dinámica, así lo reporta el más reciente informe de Oxfam sobre desigualdad, Premiar el trabajo, no la riqueza, presentado hoy.

De acuerdo al documento, el año pasado se disparó el número de personas cuyas fortunas superan los mil millones de dólares: hubo un nuevo multimillonario en el mundo cada dos días, para llegar a 2 mil 043 personas con fortunas por encima de los mil millones de dólares, de las cuales nueve de cada diez son hombres.

Los últimos datos de Credit Suisse indican que 42 personas poseen actualmente la misma riqueza que los 3 mil 700 millones de personas más pobres del mundo.

Sólo en los últimos 12 meses, la riqueza de esa élite aumentó en 765 mil millones de dólares.

Mientras los salarios de la mayoría apenas crecieron una media de 2% anual, la riqueza de los multimillonarios se incrementó 13%. Con lo que ese grupo ha ganado bastaría para terminar con la pobreza extrema en todo el mundo hasta siete veces.

La bonanza de los súper ricos se erige, señala el informe de Oxfam, sobre el trabajo peligroso y mal remunerado de una mayoría. Mientras las mujeres ocupan los empleos más precarios, prácticamente todos los multimillonarios son varones.

Stefan Persson, hijo del fundador de H&M, quien ocupa el puesto 43 en la lista Forbes de las personas más ricas del mundo, recibió 658 millones de euros (15 mil millones de pesos) en concepto de dividendos el año pasado.

En cambio, Anju, quien vive en Bangladesh y trabaja confeccionando ropa para la exportación, gana poco más de 900 dólares (17 mil 217 pesos) al año.

¿Qué explica estos extremos? La justificación habitual sobre la desigualdad es que aporta los incentivos necesarios para la innovación y la inversión. Sin embargo, cada vez más estudios demuestran que la mayor parte de la riqueza se debe a herencias, monopolios, relaciones de nepotismo o acuerdos de complicidad con los gobiernos.

En los próximos 20 años, 500 de los hombres más ricos del mundo traspasarán más de 2.4 mil millones de dólares a sus descendientes.

El ejemplo Slim

Los monopolios generan beneficios excesivos para sus propietarios y accionistas a expensas del resto de la economía. Carlos Slim, el sexto hombre más rico del mundo, es el ejemplo de esto, de acuerdo con el informe de Oxfam.

“Su fortuna proviene del monopolio casi absoluto que ha sido capaz de ejercer sobre los servicios de comunicaciones (líneas de teléfono fijas, móviles y de banda ancha) en México”, dice el reporte.

La OCDE ha señalado que este monopolio tiene efectos muy negativos sobre los consumidores y la economía en su conjunto.

De hecho, la riqueza neta de Slim aumentó en 4 mil 500 millones de dólares entre 2016 y 2017. Esta cantidad sería suficiente para pagar el salario mínimo, de todo un año, de 3.5 millones de trabajadores y trabajadoras mexicanos.

Los ricos que ya poseen dinero y poder se hacen más ricos gracias a la erosión de los derechos de las personas trabajadoras, la excesiva influencia de las grandes empresas en la formulación de políticas públicas y el apremio constante de las compañías por minimizar los costos para maximizar los beneficios de los accionistas.

El sistema económico está diseñado para priorizar los dividendos de ellos por encima de todo lo demás.

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional, ha señalado: “El boom de los multimillonarios no es signo de una economía próspera, sino un síntoma del fracaso del sistema económico. Se explota a las personas… para engrosar los beneficios de las empresas y sus adinerados inversionistas”.

Los ricos son más ricos gracias también a la evasión y elusión fiscal. Tal y como se ha destapado con los escándalos de los Papeles de Panamá y los Papeles del Paraíso. Gracias a una red mundial de paraísos fiscales, los súper ricos esconden al fisco al menos 7.6 mil millones de dólares.

Pero incluso sin esa evasión, multimillonarios han construido su fortuna reduciendo salarios y las condiciones laborales de los trabajadores, dice Oxfam. En promedio, a un director general de cualquiera de las cinco mayores empresas del sector textil le basta con trabajar cuatro días para ganar lo mismo que una mujer que trabaja en el mismo sector en Bangladesh, durante toda su vida.

Mujeres y jóvenes se llevan la peor parte

Tener trabajo ya no garantiza alcanzar una vida digna. En todo el mundo se estima que el número de personas con trabajos vulnerables ascendió, en 2017, a mil 400 millones. Es más probable que los trabajos temporales y precarios los ocupen mujeres y jóvenes (500 millones de ellos sobreviven con menos de 2 dólares al día).

Además, muchas personas desempeñan trabajos peligrosos o perjudiciales para su salud. De acuerdo con la OIT, más de 2.78 millones de trabajadores mueren cada año por accidentes laborales o enfermedades relacionadas con el trabajo: uno cada 11 segundos.

Un estudio de Oxfam reportó que a las trabajadoras de una fábrica de procesamiento de carne de pollo no se les permitía interrumpir su labor ni para ir al baño. Las mujeres debían usar pañal.

Dolores, una mujer que trabajaba en estas fábricas en Arkansas reportó: “podíamos entrar a las 5 de la mañana y hasta las 11 o las 12 no podíamos ir al baño… A mí me daba vergüenza decirles que tenía que cambiarme el pañal”.

Unas pocas empresas, movimientos sociales y emprendedores están impulsando conceptos que intentan romper con esta explotación: cooperativas, modelos de empresas propiedad de su personal, las de interés público, los negocios sociales y el comercio justo. También existen ejemplos de países que han dado pasos para proteger los derechos de la mano de obra en el sector informal. Por ejemplo, Malawi ha creado un sindicato para los trabajadores y trabajadoras en esta economía.

La desigualdad no es inevitable

Al presentar su más reciente estudio, Oxfam hace un llamado a los gobiernos para equilibrar la balanza. Deben poner límite a la influencia que ejercen los individuos muy ricos y las grandes empresas sobre las decisiones políticas, asienta la organización, necesitan forzarlos a establecer techos a los beneficios de los accionistas y promover un ratio salarial para que los directivos de las empresas no ganen más de 20 veces el salario mediano de sus empleados, menos si se puede.

Oxfam señala también la conveniencia de eliminar la brecha salarial de género, garantizar los derechos de las mujeres en el trabajo y terminar con todas las formas de trabajo precario. La organización recomienda, además, garantizar que los más ricos pagan sus impuestos y aplicarles gravámenes más elevados, así como combatir la evasión y elusión fiscal. Se estima, dice el informe, que un impuesto global del 1.5% a las fortunas de los multimillonarios permitiría
escolarizar a todos los niños y niñas.

No es iluso pensar que un cambio así es posible, afirma la organización, Namibia, Chile y Uruguay, están dando pasos concretos para reducir la desigualdad: aumentando los impuestos a los más ricos y a las grandes empresas, incrementando el gasto en salud y educación y promoviendo mejores condiciones para los trabajadores y trabajadoras.

“Es difícil encontrar un líder político o un líder empresarial que no exprese públicamente su preocupación por la desigualdad. Resulta aún más difícil encontrar alguno que haga algo al respecto. Es más, muchos están tomando de forma activa medidas que empeoran la situación, reduciendo los impuestos y socavando los derechos laborales”, subraya la directora de Oxfam.

Esta publicación fue posible gracias al apoyo de Fundación Kellogg.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Muere Ruth Bader Ginsburg: quién fue y por qué es pionera de la igualdad de género

Conocida por sus iniciales, RGB, la jueza Ruth Bader Ginsburg falleció a los 87 años luego de dos décadas de padecer cáncer. Su vida y decisiones la convirtieron en un pilar de la política liberal de Estados Unidos.
18 de septiembre, 2020
Comparte

La segunda mujer en ocupar el cargo de jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos falleció este viernes.

Ruth Bader Ginsburg murió a la edad 87 años en su casa de Washington D. C. luego de una batalla de dos décadas contra el cáncer.

Para el ala más liberal del país, la noticia es devastadora, pues RGB, como era conocida, era un ícono del pensamiento más progresista de Estados Unidos.

Y su fallecimiento abre la posibilidad al presidente Donald Trump de nombrar un reemplazo y reforzar la mayoría conservadora de 5 a 4 que hasta ahora había en la Corte Suprema.

Los miembros de la Corte Suprema de EE.UU.

Reuters
En la Corte Suprema hay una mayoría de jueces conservadores en la actualidad.

Sobre Ginsburg se han hecho libros y películas biográficas y su imagen aparece en camisetas y tazas de café hasta disfraces de Halloween.

“Creo que personas de todas las edades están emocionadas de ver a una mujer en la vida pública que ha demostrado que, incluso a los 85 años, puede ser inquebrantable en su compromiso con la igualdad y la justicia”, dijo hace un par de años Irin Carmon, una de las autoras de Notorious RBG, un libro sobre la vida de la jueza.

Famosa por su diminuta estatura, su actitud seria y sus largas pausas en las conversaciones, de ella se decía que no tenía paciencia para hablar de tonterías.

Pero ¿cómo pasó RBG a convertirse en un símbolo?

Feminismo y leyes

Joan Ruth Bader nació en el barrio de Flatbush en Brooklyn, Nueva York, en 1933, de padres inmigrantes judíos.

Después de graduarse de la Universidad de Cornell en 1954, se casó con Marty Ginsburg y poco después, tuvo su primer hijo.

Mientras Ginsburg estaba embarazada, fue “descendida” en su trabajo en una oficina de seguridad social (la discriminación contra las mujeres embarazadas aún era legal en la década de 1950) y esa experiencia la llevó a ocultar su segundo embarazo años más tarde.

Ginsburg in 1977

Bettmann
Ginsburg en 1977.

En 1956, se convirtió en una de las nueve mujeres que se inscribieron en la Escuela de Derecho de Harvard, en la que el decano obligó a sus estudiantes a decirle cómo podían justificar que ocuparan el lugar de un hombre en su escuela.

Más tarde se trasladó a la Escuela de Derecho de Columbia, en Nueva York, y se convirtió en la primera mujer en trabajar en las revisiones de leyes de ambos colegios.

Sin embargo, pese a haberse graduado en esas universidades, Ginsburg batalló por encontrar trabajo.

Finalmente, se convirtió en profesora en la Universidad Rutgers en 1963, donde enseñó algunas de las primeras clases de mujeres y Derecho, y fue cofundadora del Proyecto de Derechos de la Mujer en la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos.

RBG

AFP
Los guantes de seda eran uno de los elementos distintivos de RBG.

En 1973, se convirtió en la asesora general de esa última organización, lo que dio inicio a una era prolífica para argumentar casos de discriminación de género, seis de los cuales la llevaron ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Ganó cinco de ellos, incluido el de un hombre que reclamaba la pensión de su esposa fallecida después del parto.

También fue durante este tiempo cuando discutió en nombre de una capitana de la Fuerza Aérea que había quedado embarazada y a quien le pedían que abortara al bebé para que no perdiera su trabajo.

rbg

Getty Images
RBG con una bolsa con su imagen.

En 1973, el caso Roe vs. Wade decidió la legalización del aborto, pero Ginsburg notó que, dado que el fallo dependía del derecho a la privacidad y no del de la protección igualitaria, estaba abierto a un ataque legal.

“La Corte se aventuró demasiado lejos en el cambio que ordenó y presentó una justificación incompleta de su acción”, contó en una conferencia de 1984.

La segunda mujer en la Corte Suprema

En 1980, el presidente Jimmy Carter nominó a Ginsburg a la Corte de Apelaciones de Estados Unidos para el Distrito de Columbia.

Se ganó una reputación de centrista, votando con los conservadores muchas veces.

Por ejemplo, cuando rechazó de escuchar el caso de discriminación de un soldado que dijo que había sido dado de baja de la Armada por ser gay.

Justice Ginsburg is sworn in, with her husband Martin holding the bible

Mark Reinstein
Clinton la nominó a la Corte Suprema en 1993.

El presidente Bill Clinton la nominó a la Corte Suprema en 1993, después de una prolongada búsqueda.

Ginsburg se convirtió en la segunda mujer en ser juez del más alto tribunal de Estados Unidos.

La disidente ardiente

Uno de sus casos más importantes y tempranos en la Corte fue el llamado Estados Unidos vs. Virginia, que anuló la política de admisión de solo hombres en el Instituto Militar de Virginia.

Al explicar su decisión, Ginsburg alegó que ninguna ley o política debería negar a las mujeres “la plena ciudadanía, la misma oportunidad de aspirar, lograr, participar y contribuir a la sociedad en función de sus talentos y capacidades individuales”.

Ruth Bader Ginsburg

AFP
RBG se negó reiteradamente al retiro.

A medida que la Corte se ha vuelto más conservadora, Ginsburg movió cada vez más hacia la izquierda y se hizo famosa por sus ardientes disensiones del resto de los jueces.

Ha sido una posición que la volvió tan conocida que una joven estudiante de Derecho llamada Shana Knizhnik creó una cuenta en Tumblr dedicada a Ginsburg llamada Notorious RBG, una referencia al difunto rapero The Notorious BIG.

La cuenta reintrodujo a Ginsburg a una nueva generación de jóvenes feministas y se hizo tan popular que Knizhnik y su coautora Carmon convirtieron el blog en un libro del mismo nombre, que devino un éxito de ventas.

“Creo que en realidad es algo que Ginsburg realmente ha disfrutado en estos últimos años”, opinó Schiff Berman, quien trabajara para la jueza.

“Para ella es muy emocionante sentir que su legado puede inspirar a una nueva generación de mujeres, jóvenes en particular “, agregó.

Un icono pop

Muchos aspectos de la vida de Ginsburg se han convertido en un tema de fascinación en internet. RGB ha sido celebrada por su estilo de moda, desde su afición por los guantes de encaje hasta sus elaborados jabots, los cuellos que lleva sobre sus túnicas, o su famoso “collar disidente”.

Sin embargo, la jueza no fue inmune a la crítica… ni al error.

RBG

AFP
Los jabots sobre la túnica fueron otro de los elementos que popularizó RBG.

Durante las elecciones de 2016, llamó “farsante” al entonces candidato Donald Trump y dijo que no podía imaginar un mundo con él como presidente de Estados Unidos.

“Dice lo que se le ocurra en el momento. Realmente es un egocéntrico”, le dijo a CNN.

Sus declaraciones fueron criticadas tanto por la derecha como por la izquierda, que alegaron que esos comentarios podrían socavar su imparcialidad y autoridad de la corte.

RGB finalmente se disculpó.

Negativa de retiro

Durante los dos mandatos del presidente Barack Obama, algunos expertos se preguntaron en voz alta si no era hora de que Ginsburg se retirara en ese momento, con un demócrata en el cargo, lo que permitiría el paso de otro juez liberal para la corte.

Pero esos llamados fueron recibidos por Ginsburg con cierta irritación.

“Muchas personas me han preguntado: ‘¿Cuándo va a renunciar?’, pero mientras pueda seguir haciendo mi trabajo a todo vapor, seguiré aquí”, dijo en una entrevista.

Su muerte abre la posibilidad al presidente Trump de nombrar a un conservador más en el máximo tribunal de Estados Unidos.

*Este artículo es una versión de un perfil publicado originalmente en BBC Mundo en noviembre de 2018 y fue actualizado con la noticia su fallecimiento.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.